EEUU elige a Donald Trump en un salto a lo desconocido

Por Sara Barderas (dpa)

Donald Trump. Foto: vistazo.com
Donald Trump. Foto: vistazo.com

Estados Unidos dio este martes un salto hacia lo desconocido: el republicano Donald Trump, un multimillonario que mutó en político y se presentó a las elecciones presidenciales prometiendo dinamitar el establishment, fue el elegido para dirigir en los próximos cuatro años a la primera potencia del mundo.

El hombre al que nadie dio opciones cuando en junio de 2015 lanzó su carrera por la Casa Blanca llamando “violadores” a los indocumentados mexicanos se impuso a Hillary Clinton, una mujer que se preparó durante décadas para entrar en el Despacho Oval por derecho propio.

El golpe que sufrió la candidata demócrata fue tan grande que fue incapaz de comparecer públicamente para reconocer la derrota.

“Republicanos, demócratas e independientes, es momento de estar unidos”, instó Trump en Nueva York al celebrar la victoria ante cientos de seguidores congregados en la madrugada del miércoles para escuchar al que con 70 años se convertirá en el presidente número 45 del país.

Su llamada a la unidad la hizo tras una campaña en la que su discurso xenófobo y sus arremetidas contra los hispanos y las mujeres, entre otros, reabrieron viejas heridas y una profunda división en el país. “La nación tiene que estar unida”, insistió Trump el miércoles.

El republicano tuvo palabras positivas para Clinton, las primeras que se le conocen desde que se lanzó por la Casa Blanca en una carrera en la que la llamó “asquerosa”, amenazó con encarcelarla si llegaba a presidente y llegó a sugerir a sus seguidores usar la violencia contra ella. Clinton llamó a Trump para felicitarlo.

La ex primera dama, ex senadora y ex secretaria de Estado perdió a los 69 años la segunda oportunidad, y probablemente la última, de convertirse en presidenta. Una mujer iba a llegar por primera vez a la Casa Blanca ocho años después de que lo hiciera el primer presidente negro, a quien le había prometido proteger su legado. Las esperanzas para ella se desvanecieron.

Cuando Trump subió al escenario de Nueva York acompañado por su esposa, Melania, y sus hijos, lo primero que hizo fue agradecer a la demócrata su llamada y felicitarla públicamente por la campaña: “Luchó muy duro”, dijo.

Trump y Clinton han sido los candidatos más impopulares de la historia estadounidense reciente. Él por su retórica y sus modos y ella, la mujer del ex presidente Bill Clinton, por los escándalos que la rodean y su identificación con el establishment.

Trump repitió la madrugada del miércoles algunas promesas de la campaña: dijo que doblará el crecimiento económico del país, que construirá infraestructuras y que a través de ello volverá a crear empleo. “Hagamos a América grande otra vez”, era el lema de su campaña. De sus planes de expulsar a los inmigrantes sin papeles y construir un muro en la frontera con México no dijo nada.

Una vez más, las encuestas y previsiones erraron y la victoria de Trump en Estados Unidos da continuidad a dos hechos que sorprendieron al mundo en el último año: el “Brexit” y el rechazo a los acuerdos de paz en el referéndum colombiano.

La incertidumbre ahora es enorme. Trump ha demostrado ser imprevisible e irritable y poco después de su celebración de la victoria comenzaban a escucharse en Europa las primeras palabras de preocupación. La ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, habló de “gran conmoción”.

Trump fue aupado a la victoria por más “swing states” -los que pendulan de un partido a otro según el momento- de los que realmente necesitaba. El escrutinio fue lento por lo ajustado de la carrera. A las 22:30 horas del este se adjudicó el primer estado clave, Ohio, que fue para Trump. Clinton ganó en Virginia y Colorado.

Apartir de ahí, grandes campos de batalla electoral empezaron a ser adjudicados a Trump, entre ellos Florida, el más importante y en el que un gran aumento del voto hispano había dado esperanzas a los demócratas de ganarlo.

A las 2:30 horas de la costa este se le adjudicó la victoria. Según CNN, logró al menos 289 votos en el colegio electoral, frente a 218 de Clinton. El mínimo necesario es de 270. La movilización de los hispanos no sirvió de cortafuegos. Y, además, Trump ganó Winsconsin, un estado que desde 1984 estaba en manos de los demócratas.

El 19 de diciembre, el colegio electoral votará oficialmente al presidente. Un mes después, el 20 de enero, Trump, un outsider que promete acabar con el establishment, asumirá las riendas del país más poderoso del mundo en una ceremonia a los pies del Capitolio.


18 thoughts on “EEUU elige a Donald Trump en un salto a lo desconocido

  • el 9 noviembre, 2016 a las 8:19 pm
    Permalink

    Lo que veo como consecuencia inmediata es que el turismo mexicano a Cuba descenderá a causa de un dólar caro y se espera que el peso mexicano siga depreciándose. Por otro lado Trump quiere continuar con el bloqueo hacia la isla, entonces la baja del turismo mexicano no se compensará con el turismo gringo.
    No entiendo por qué los cubanos en Florida votaron por Trump

  • el 9 noviembre, 2016 a las 8:15 pm
    Permalink

    No se si ya se contaron todos los votos, pero las cifras actuales dicen que votaron un poco mas electores por la Clinton.

  • el 9 noviembre, 2016 a las 5:13 pm
    Permalink

    Se comprobó lo no querían los americanos. Me dicen que a Jorge Ramos de Univisión le salía sangre por los ojos, un mejicano que jamás se le ha oído levantar su voz en contra de los abusos que Méjico comete con los emigrantes que pasan por su país. Y los cubanos que Castro ha mandado para acá, con el fin de desestabilizar la dinámica de la política americana, de hacerse ciudadanos para que voten por el candidato más afable a su dictadura también se fueron con la de trapo.

  • el 9 noviembre, 2016 a las 4:04 pm
    Permalink

    En 4 años es que los estadounidenses volvemos a votar, y el pueblo es quien decide si lo quiere 4 más, y qué es lo que les interesa para el país. En estos momentos están los analistas revelando algunos de los motivos de éste revés, de los americanos quejarse de no haberse visto antes una campaña a’lo tercermundismo como fue esta, de hacértele daño a tu auto o a tu casa por solo por desplegar un cartel del candidato al que tu apoyaras, (dígase Trump), mucho menos que la campaña de un candidato pagara dinero (dígase Hilary) para crear caos con violencia y “probar” que eso era lo que el otro generaba, y ahí están las pruebas, Los resultados acaban de informar que el 77% de los college educated voted for Trump, igual se llevó más votos negros que ningún otro candidato Republicano antes, en Ohio las mujeres acabaron con Hilary, y los hispanos en la Florida también la embarcaron, muchos dentro de su propio partido también le dieron la espalda. Fue un voto que dejó claro que preferiría al payaso de Trump antes que a la clase de corrupción de los Clinton. Eso es lo que se dice, yo honestamente jamás pensé que éste iba a ser el desenlace, todo el mundo está atónito.

  • el 9 noviembre, 2016 a las 3:15 pm
    Permalink

    Atanasio, de acuerdo. Los democratas perdieron hasta la camisa en estados que daban por ganados. El mapa electoral de la Florida muestra que Miami Dade, Broward y otros condados alrededor de otras ciudades como Orlando, Tampa, Jacksonville los ganaronlos Dems pero el resto estaba lleno de banderitas republicanas.

  • el 9 noviembre, 2016 a las 2:42 pm
    Permalink

    Ganó en toda la línea, y por hummillación,. Una victoria aplastante, y con casi la totalidad de la prensa y los medios en contra. Les guste o no, està ahí porque el electorado lo quiso. Por cierto, en Florida, ningún partidario de la pasadera de mano a los Castro se llevó nada.

  • el 9 noviembre, 2016 a las 2:15 pm
    Permalink

    Atanacio, que sólo fueron 623 mil votos en Miami, ahí faltan muchos cubano americanos, no te parece? Leí un análisis que dice que de las comunidades latinas, la cubana fue una de las que con mayor porcentaje voto a Trump.

  • el 9 noviembre, 2016 a las 12:32 pm
    Permalink

    Razon tienes Eduardo,pero al menos a Trump abra que comerselo con papa por 8 años en el peor de los caso..

  • el 9 noviembre, 2016 a las 12:27 pm
    Permalink

    Mucha razon tiene Isidro,pero este populismo,como el de Putin son los mas peligrosos.Los de izquierda dan hambre,estos dan miedo,menos mal que por ahora se gustan uno al otro……..Pero que sucedera si sus enorme egos chocan en un conflicto serio?

  • el 9 noviembre, 2016 a las 12:20 pm
    Permalink

    Pero siempre muchisimo mas maravillosa que lo que nos quieres vender tu.

  • el 9 noviembre, 2016 a las 10:35 am
    Permalink

    Lo que si está claro es que Cuba seguirá jodida, con Obama, Clinton o Trump, porque el problema de Cuba no es quiénes gobiernan en Estados Unidos, sino quienes gobiernan en Cuba.

  • el 9 noviembre, 2016 a las 10:31 am
    Permalink

    Pero entre populismo de zurda y de diestra, me voy con la diestra siempre, sin titubear.
    Bravo por la salud de la democracia norteamericana, siempre dándonos lecciones y feliz, porque han terminado de un zarpazo estos 8 años de neo socialismo obamista.
    A ver quién saca a Maduro, populista de izquierda, ya lo dijo “ni con balas , ni con voto”, pequeño detalle no.

  • el 9 noviembre, 2016 a las 10:18 am
    Permalink

    …una muestra de que la democracia no es tan maravillosa como la quieren vender…

  • el 9 noviembre, 2016 a las 10:17 am
    Permalink

    Mecanismo de accion-reaccion. No hay nada de que extrañarse.

  • el 9 noviembre, 2016 a las 10:15 am
    Permalink

    Bobo, Hillary gano en Condado de Miami-Dade con el 63% de los votos, pero perdio la Florida como perdio el resto del pais. El caso Cuba nada tuvo que ver con ese resultado pues de la frontera de Miami hacia el norte a nadie mas le interesa ese problema.

  • el 9 noviembre, 2016 a las 9:57 am
    Permalink

    Caramba, Isidro, me “robaste” mi propio comentario.

  • el 9 noviembre, 2016 a las 9:51 am
    Permalink

    Ahí está el legado de Obama. Con su controvertida política hacia la dictadura castrista perdió el decisivo estado de Florida y de paso la Casa Blanca. Alertamos en anteriores comentarios que Obama con estaba jugándose todo su capital político y poniendo en peligro hasta las elecciones presidenciales tratando caprichosamente de imponer su legado jugando un extraño ajedrez con los camajanes Castro, los cuales lo utilizaron para lavarle la cara a un régimen tiranico, obsoleto e inviable.

  • el 9 noviembre, 2016 a las 8:20 am
    Permalink

    Jeje…a los que que quejaban del populismo de izquierdas del sur, ahí les viene dosis doble de populismo de derechas y del norte….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *