Disidentes cubanos enfrentan lucha cuesta arriba

Por Tracey Eaton

Danilo “El Sexto” Maldonado

HAVANA TIMES -El artista de graffiti, encarcelado durante 10 meses después de haber pintado los nombres Fidel y Raúl en dos cerdos, dijo hoy que no se arrepentía de nada.

“El arte es mi vida y no puedo respirar si no tengo vida”, dijo Danilo Maldonado, también conocido como “El Sexto”.
“Por supuesto que voy a seguir haciendo lo que hago – arte rebelde”, dijo el creador de 32 años de edad a alongthemalecon.

La excarcelación de El Sexto, el pasado 20 de octubre, fue una efímera victoria de activistas de la democracia, pero estos siguen enfrentando una intensa presión de las fuerzas de seguridad del Estado cubano.

El número de ataques físicos contra disidentes y activistas de la democracia subió a 93 en el mes de septiembre, con respecto a lo 21 que ocurrieron en agosto, un incremento del 342 por ciento, según la independiente Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional en La Habana.

Además, la Policía de Seguridad realizó, al menos, 882 detenciones arbitrarias en ese mismo mes de septiembre, la cifra más alta desde junio de 2014, informó la Comisión 5 de octubre.

Damas de Blanco a lo largo de la Quinta Avenida en La Habana.

Muchos de los arrestos tenían como objetivo evitar que los activistas pro democracia participaran en las actividades que realizara el papa Francisco, quien había llamado a una “revolución de ternura” durante su visita a la Isla el pasado septiembre.

“Antes y durante la visita de Francisco, el Gobierno de Cuba desató una verdadera ola de represión política y social, con un saldo de, al menos, 353 detenciones preventivas de disidentes pacíficos para impedirles participar en manifestaciones masivas con el Papa”, dijo la Comisión.

Cuatro activistas que se acercaron al Sumo Pontífice mientras se encontraba a bordo del papamóvil, en La Habana, fueron detenidos rápidamente. Y el 29 de septiembre, las autoridades los acusaron de alteración del orden público y otros delitos. Los cuatro permanecen en la cárcel. Sus familiares dicen que no entienden por qué.

“No hicieron nada malo”, dijo la hermana de uno de ellos en un vídeo de YouTube. “No plantaron una bomba, no causaron ningún daño al papa Francisco”.

El jueves pasado, un grupo pro democracia pidió la liberación de los agitadores y lanzó panfletos en el aire en las afuera de la oficina del Procurador General, en La Habana.

Las autoridades cubanas el viernes estaban ocupados cazando y arrestando a los manifestantes, twitió el periodista independiente Lázaro Yuri Valle Roca.

La situación de los derechos humanos en la Isla ha empeorado durante los últimos meses, dijo Antonio Rodiles, director de Estado de SATS, un proyecto destinado a impulsar los derechos humanos y la libertad de expresión en ese país. “La violencia está aumentando”, dijo Rodiles, de 43 años, un ex-profesor de Matemáticas que vive en la capital cubana.

Él contó, que una mañana de un domingo de este verano, agentes cubanos lo agarraron en medio de la calle, lo empujaron a un coche y rompieron su nariz.

Laurita Labrada Pollán y sus seguidores.

Fue uno de los 161 ataques físicos reportados, llevados a cabo por las fuerzas de seguridad contra los activistas de la democracia desde junio hasta septiembre, según los defensores de los derechos.

Incluso antes de que el secretario John Kerry visitara la Mayor de las Antillas en el mes de agosto, Rodiles había advertido al Gobierno de los Estados Unidos no renovar las relaciones diplomáticas con Cuba sin establecer concesiones, incluyendo un mayor respeto de los derechos humanos.

Rodiles dijo que ahora que las dos naciones han restablecido lazos, las autoridades cubanas tienen un nuevo sentido de legitimidad.

“Se sienten más libres para reprimir y utilizar la violencia contra el movimiento de oposición”, indicó.

Los partidarios del Gobierno lo hacen sin arrepentimiento. Describen a los disidentes como “mercenarios” que tienen poco apoyo dentro de Cuba y reciben fondos del gobierno de Estados Unidos y de organizaciones financiadas por ellos.

Las autoridades cubanas reprimieron a los llamados “mercenarios” en 2003, arrestando a 75 activistas de la democracia, periodistas y otros, abofeteándolos con condenas de prisión de hasta 28 años.

En 2010 comenzaron a soltar a los activistas. Para el 2011 todos habían sido liberados o forzados al exilio en España, como parte de un acuerdo mediado por la Iglesia Católica.

Después el Estado de la Isla comenzó a utilizar las detenciones a corto plazo, en lugar de largas penas de cárcel, para tratar de frenar a la oposición política.

Las detenciones a corto plazo pasaron de 2 mil 74 en 2010 a 8 mil 899 en 2014.

Tales arrestos, en lo que va de este año, han disminuido en un 32 por ciento, dijo la Comisión de Derechos Humanos.

El número de personas detenidas por motivos políticos, de enero a septiembre se redujo a 5 mil 146, de 7 mil 599, durante el mismo período del año pasado.

Pero los disidentes dicen que la Policía está utilizando cada vez mayor fuerza.

“Bueno, ahora estamos siendo muy, pero muy reprimidos”, dijo Arelys Blanco, de 23 años, miembro de las Damas de Blanco, organización fundada en 2003 para buscar la liberación de los 75 activistas encarcelados.

“Nos golpean cuando van a detenernos. Esposan nuestras manos detrás de la espalda y nos mantienen así durante hasta seis horas. Eso es tortura”.

No hay suficientes personas dentro del país conscientes de la difícil situación de la oposición, dijo el líder disidente José Daniel Ferrer. Él quiere cambiar eso. Y ahora que los gobiernos de Obama y Castro han renovado las relaciones diplomáticas, ve una oportunidad para eso.

José Daniel Ferrer

“A medida que un mayor número de visitantes y de cubano-americanos vengan a la Isla, debemos convencerlos lo más que podamos para que nos ayuden a informar a los residentes nacionales”, dijo Ferrer.

“Si los que vienen traen algunos DVDs con las últimas noticias de YouTube sobre la lucha, las cosas se moverían más rápidamente. La desinformación sigue siendo uno de nuestros principales problemas. Tenemos que trabajar para tener tantos aliados y amigos y partidarios entre los visitantes extranjeros como sea posible”.

Las autoridades acusan al Gobierno estadounidense de financiar grupos de la oposición para socavar al Gobierno socialista.
Durante las últimas tres décadas, los Estados Unidos ha gastado más de mil millones de dólares en programas para impulsar la democracia, la libertad de expresión y el libre flujo de información en Cuba, así lo demuestran los registros presupuestarios y los informes del Congreso.

El Departamento de Estado está usando 20 millones de dólares en programas cubanos este año. Después que el presidente Barack Obama anunciara que su país y Cuba estaban restableciendo relaciones diplomáticas, los legisladores estadounidenses subieron la cifra a 30 millones para el año fiscal 2016, que comenzó el primero de octubre 2015.

Ferrer dijo que está agradecido por el apoyo que recibe de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba con sede en Miami, así como de otras organizaciones no gubernamentales.

“Sin ese apoyo no podría responder a sus preguntas, no tendría un ordenador portátil o un teléfono móvil con acceso a correo electrónico”, dijo Ferrer. “La oposición cubana combate en condiciones muy adversas y como cualquier organización que lucha por la democracia en los países con regímenes totalitarios, necesitamos de solidaridad y el soporte material de organizaciones y gobiernos en el mundo libre.”

Ferrer es el líder de la Unión Patriótica de Cuba, uno de los mayores grupos opositores del país. Recibió una pena de prisión de 25 años en 2003 y se negó al exilio forzoso en España en 2011, escogiendo, en lugar de esto, quedarse en su país y luchar por la democracia.

Cuando se le preguntó sobre el futuro, dijo que hay tres cosas que los grupos de oposición deben hacer:
-Convertir sus ideas y propuestas en acción.
-Transformar a los cubanos de observadores pasivos a miembros activos de la oposición.
-Unir a los grupos disidentes en una sola fuerza.

La Unidad ha sido un inconveniente para la oposición política. Las Damas de Blanco, por ejemplo, se dividieron en dos después de que sus integrantes se enzarzaran en una disputa por el liderazgo en 2014.

Berta Soler, quien dirige el mayor de los dos grupos, culpa al Gobierno cubano por el conflicto.

“El Estado ha tratado de engañar o confundir a la población, así como a la comunidad internacional, al crear un nuevo grupo paralelo con el mismo nombre, que usa el mismo tipo de vestuario que nosotras: las verdaderas Damas de Blanco”, dijo Soler.

Algunos miembros “fueron chantajeados por el Gobierno cubano y han creado esta nueva congregación, muy similar a nosotros, para confundir.”

Laurita Labrada Pollán, cuya madre fue co-fundadora de la organización en 2003, lidera el más pequeño. Ella dijo que ella se separó del primero, porque Soler comenzó a permitir que los hombres participaran en las actividades de las Damas de Blanco.

Ambos grupos tienen el mismo sueño: Democracia.

“No tenemos libertad de expresión”, dijo Labrada Pollán. “No tenemos libertad de asociación; no tenemos libertad de movimiento, y esos son nuestros principales objetivos, que en Cuba se afiance la verdadera democracia porque aquí no hay democracia”.

Tracey Eaton viajó a Cuba este verano con el apoyo de la organización no lucrativa Pulitzer Center.

 

3 thoughts on “Disidentes cubanos enfrentan lucha cuesta arriba

  • Me gusta mucho el post de Tracey, sencillamente ha puesto a hablar a los actores y no ha hablado por ellos.
    Aunque la lucha sea difícil y muchos compatriotas siguen siendo golpeados y arrestados impunemente, el gobierno no ha logrado acallarlos y si esto ha sido así ha sido por la posibilidad de conocer casi en tiempo real los atropellos con nombre y apellidos. El apoyo internacional y la información constante ha cambiado la absoluta impunidad del régimen para reprimir.Lo sigue haciendo pero el costo es muy alto, dentro y fuera del país pese a la desinformación de los medios de prensa oficiales y la baja conectividad a Internet.
    Aplaudo la lucha de mis compatriotas que están luchando también por mis derechos.

  • La piara gobernante castrista siempre descalificará a quien pública y abiertamente la desafíe. Lo triste es ver como se le hace el juego.
    Juan González Habana

  • Lo interesante de esta nueva etapa desde el 17D es que los supuestos mercenarios del imperio al parecer están insubordinados a sus jefes, pues han manifestado públicamente su descontento con la nueva política de Obama de darle oxígeno económico y legitimidad política a la dictadura castrista. Me imagino que ahora la brigadita cambiara el discurso nombrandolos mercenarios de Miami.

    Creó que la oposición pacífica le perdió el miedo a la represión y no van a dejar las calles hasta que el régimen libere a los presos politicos. Si los arrestos crecen en número significa que cada día son más cubanos que se suman a la oposición y que la estrategia de las detenciones cortas y los actos de repudio no están logrando detener la indignación del pueblo cubano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *