Díaz-Canel asegura “no hay presos políticos en Cuba”

frente miembros de una caravana de Pastores por la Paz

Gail Walker, hija de Lucius Walker fundador de Pastores por la Paz, junto a Miguel Díaz-Canel y Bruno Rodríguez. (ACN)

Por 14ymedio

HAVANA TIMES – “No hay presos políticos en Cuba”, aseguró Miguel Díaz-Canel frente a los miembros de la Caravana de Pastores por la Paz. “Aquí, personas que no están con la Revolución y que pueden manifestarse libremente las hay”, enfatizó el gobernante en un encuentro ocurrido el pasado 22 de noviembre, pero que solo fue difundido este viernes en el programa televisivo Mesa Redonda.

“En Cuba hay muchos procesos que son públicos, para discutir programas, para discutir políticas como hicimos con la Constitución”, justificó Díaz-Canel. “En la vida cotidiana hay gente que habla mal de la Revolución, lo que pasa es que muchas veces la catadura de las personas que manipulan y utilizan para eso, o los que por propia convicción están en contra de la Revolución, los lleva a cometer delitos”.

Como ejemplo de esto, el primer secretario del Partido Comunista de Cuba señala a “los que salieron el 11 de julio a tirar piedras, a actuar contra el pueblo, a saquear, en cualquier lugar del mundo estuvieran (sic) presos”, subraya. “Pero no porque estén en contra de la Revolución, sino sencillamente porque cometieron delitos contra el patrimonio y contra el orden interno”.

En un tono muy diferente al que usó durante la jornada de las protestas populares en las que llegó a decir antes las cámaras de la televisión nacional que “la orden de combate está dada”, Díaz-Canel optó en esta ocasión por tratar de disipar los cuestionamientos sobre la ola represiva desatada tras las manifestaciones y justificó los arrestos

“Lo que pasa es que muchas veces el propio imperio en su campaña mediática trata de vincular a la actividad contra la Revolución a personas que los llevan a cometer hechos vandálicos”, añade. Sin embargo, la mayor parte de las manifestaciones populares del 11J fueron de carácter pacífico, y los participantes usaron las consignas y los reclamos verbales como principal forma de expresión.

Entre los oyentes de la intervención del gobernante, además de los integrantes de la caravana, estaban el canciller cubano, Bruno Rodríguez y la jefa de la Oficina de Asuntos Religiosos del Partido Comunista, Caridad Diego, entre otros funcionarios oficiales, y Gail Walker, hija de Lucius Walker, fundador de la organización.

Díaz-Canel aprovechó también la ocasión para defender la “igualdad” que ha ofrecido el proceso revolucionario a las mujeres cubanas y a los afrodescendientes, aunque matizó que “el imperialismo trata de usar estos temas para fracturarnos la unidad”. “Constantemente alientan y crean la calumnia de que en Cuba persiste la discriminación”.

No obstante, reconoció que los jóvenes no han podido “disfrutar de las conquistas” sociales que en su opinión se lograron en las primeras décadas del proceso. “Tenemos el reto de lograr que la separación generacional nunca sea una ruptura ideológica. Solo lo podemos lograr compartiendo los valores y haciéndonos parte de la crítica que hacemos dentro de la Revolución”.

Díaz-Canel tampoco perdió oportunidad para enviar un mensaje a la administración de Joe Biden. “Al imperialismo, ni tantito así, es traicionero y desprecia a los pueblos”, dijo citando una frase de Ernesto Guevara. “Acude a la calumnia y a la mentira y cuando es derrotado trata de victimizarse”, puntualizó. “Nadie se crea [eso] a lo que llaman democracia”.

“El bipartidismo norteamericano es mentira”, remachó y explicó que “un presidente republicano impone 243 medidas para recrudecer el bloqueo contra Cuba y un presidente demócrata deja las mismas medidas”

“El bipartidismo norteamericano es mentira”, remachó y explicó que “un presidente republicano impone 243 medidas para recrudecer el bloqueo contra Cuba y un presidente demócrata deja las mismas medidas”, en alusión a las sanciones promovidas por Donald Trump y que Biden no ha eliminado, incluso a agregado nuevas.

Recientemente se dio a conocer que las intenciones de la Casa Blanca de modificar parcialmente la política de EE UU hacia la Isla se habían frenado a consecuencia de la represión del 11 de julio, según reveló en una entrevista con NBC News Juan González, director del Consejo de Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental.

“Después del 11 de julio, presionamos el botón de pausa”, contó el alto funcionario, que considera la fecha de las protestas antigubernamentales un antes y un después. “Incluso los cubanoamericanos que estaban a favor del compromiso dijeron: ‘Tenemos que esperar, prestar atención a este momento y ver cómo avanzar desde aquí'”.

Hasta la fecha las organizaciones independientes han documentado 1.283 detenidos a raíz de las manifestaciones de esa jornada. De ese total al menos 540 siguen en prisión y aseguran que han verificado 42 condenados en juicios sumarios.

En su informe, la plataforma jurídica independiente Cubalex mostró especial preocupación por “la utilización de la figura de sedición para imponer sanciones ejemplarizantes al menos a 122 personas” y recordó que antes del 11 de julio, Cuban Prisoners Defenders registraba 152 presos políticos.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *