CubaReportajesSegmentos

Detienen a la joven que expone la pobreza de Cuba en YouTube

Núñez prosiguió el trabajo en su canal a pesar de la campaña mediática que el régimen lanzó en su contra. (YouTube/Captura)

La ‘youtuber’ fue amenazada por la Seguridad del Estado hace varias semanas pero no desistió de publicar

Por 14ymedio

HAVANA TIMES – La youtuber cubana Hilda Núñez Díaz, conocida como Hildina, fue liberada este jueves tras más de siete horas detenida en Santiago de Cuba. Unos 30 agentes de la Policía en la mañana bloquearon el acceso a la cuadra donde vive la joven, irrumpieron en su casa, la arrestaron y, tras realizar un registro, incautaron su teléfono y su computadora.

“Hildina ya se encuentra en su casa, fue multada y amenazada, según ellos (el régimen cubano) ‘por tomar las redes sociales para desacreditar al Gobierno’, y le hicieron amenazas de todo tipo como ellos bien saben hacer”, informó la propia página de Facebook de la joven.

“Ella no tiene como comunicarse porque se quedaron con todos sus dispositivos (celular, laptop, etc.)” añade la publicación. “Se encuentra muy mal psicológicamente después de todo lo que le hicieron pasar y de ser tratada como una criminal. Gracias a todos los que han compartido lo sucedido con ella. No dejen de hacerlo”.

En la mañana de este jueves, la página de Facebook de la  youtuber de 24 años, había denunciado que Hildina estaba siendo “interrogada” por la Seguridad del Estado tras un “gran operativo”. Hace varias semanas, la joven gabró un video donde daba cuenta de las amenazas a las que estaba siendo sometida por parte de la policía política del régimen, que le habían prohibido “grabar en La Habana”.

“Lo saben absolutamente todo”, denunció, aludiendo al chantaje de los agentes, que le anunciaron que le iban a “complicar la vida” y le recordaron que era madre de un niño pequeño. “¿Dónde está la libertad de expresión?”, demandó. “No quieren que se conozca la realidad de Cuba”.

Núñez prosiguió el trabajo en su canal de YouTube a pesar de la campaña mediática que el régimen lanzó en su contra. Un perfil de Facebook afín al oficialismo, Mercenarios en la mira, pretendió desacreditar a la joven. La acusó de “hipocresía”, de “manipular la realidad” de los cubanos y de “venderse como buena samaritana”.

El mismo perfil publicó, pocos minutos antes de hacerse pública la detención de Hildina, otro post. La califican, ya sin tapujos, de “terrorista”, una “simuladora con probados vínculos con quienes desde EE UU financian e incitan a realizar acciones violentas en nuestro territorio nacional”. Mencionan, además, sus presuntos vínculos con el empresario Manuel Milanés y el youtuber Ultrack.

“Detrás de Hildina y sus vídeos ‘inofensivos’ está la misma estrategia que ‘parió’ a lo más rancio y violento de los mercenarios radicados hoy en EE UU”, espetaba Mercenarios en la mira.

En su última transmisión, el pasado 5 de marzo, Hildina afirmaba haber recibido la suma de 34.000 pesos –alrededor de 200 dólares– de un suscriptor de su canal residente en Alemania. Con ese dinero, salió a las calles a comprar alimentos y entregarlos a varias personas desfavorecidas en Santiago de Cuba. En el propio video, la joven expuso que la Seguridad del Estado le había impedido grabar en un mercado de la ciudad y que una mujer la había increpado llamándola “opositora”.

La denuncia sobre la detención de Núñez ha provocado una ola de indignación en los usuarios. “Sus contenidos sólo hablan del día a día de los cubanos y ayuda a muchas personas necesitadas con artículos de primera necesidad”, expuso Jonathan Trujillo Pérez. “Esto es una violación hacia los derechos humanos. Una vez más queda en evidencia la censura y la falta de libertad de expresión”.

El régimen cubano ha endurecido las medidas represivas con los activistas y opositores que residen en la Isla. La presión para que no sigan publicando contenidos que desmienten la propaganda gubernamental es una de las prioridades de la policía política.

Duanys Moreno, el joven que reportó minuto a minuto la explosión en la Base de Supertanqueros de Matanzas, fue acosado por la Seguridad del Estado y pasó varios días sometido a torturas y amenazas. Meses después volvió a grabar desde el exilio. “Lo más importante en una lucha es preservar la vida”, declaró a 14ymedio, aludiendo al riesgo que corren los youtubers que denuncian la crisis en Cuba y la estricta vigilancia a que son sometidos por el régimen.

La también santiaguera Ruhama Fernández, exiliada hoy en Florida, fue víctima del acoso y la represión de la Policía política, que no paró de presionarla para que dejara de hacer su labor en YouTube. La joven denunciaba muchos de los males de la ciudad y del país, como la escasez crónica de alimentos y la miseria en la que sobreviven muchas familias.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times