Desafío de los ancianos cubanos: ¿protagonistas o dependientes?

Por Pilar Montes

Jubilados. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES – Actualmente, Cuba tiene 11 millones 221,060 habitantes, 18,164 menos que en 2016, según datos del Centro de Estudios de Población y Desarrollo (CEPDE), de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).

“La población cubana disminuye en términos absolutos y ello intensifica su proceso de envejecimiento”, explicó el demógrafo Juan Carlos Alfonso Fraga, director del CEPDE.

Por otra parte, la esperanza de vida al nacer aumentó a niveles de países desarrollados, hasta la octava década, producto de un sistema nacional de Salud, de cobertura universal, reconocido internacionalmente.

El factor principal que incide en el decrecimiento de la población es la emigración, acentuando la falta de habitantes en edad reproductiva.

La mayoría de las familias que emigran dejan atrás a los más viejos, con la consiguiente soledad que va restando impulso para seguir una vida activa, aun cuando algunos reciban con cierta regularidad remesas del exterior.

En una reciente reunión del Consejo de Ministros, el presidente Miguel Díaz-Canel se interesó por los servicios de fertilización asistida y la disponibilidad de viviendas para matrimonios jóvenes o para aquellos con hijos, pero hacinados en espacios demasiado estrechos.

En Cuba no son dos ni tres las parejas infértiles. Son más de 100,000 las que presentan alguna dificultad para la reproducción y alrededor de 1,500 las que están a la espera de técnicas de reproducción asistida de alta tecnología.

Desde el 2007 se habilitó un laboratorio de Reproducción Asistida en el Hospital Hermanos Ameijeiras, y está entre las prioridades del Sistema de Salud mejorar y consolidar la infraestructura del Programa de Atención a la Pareja Infértil. En la actualidad se han fortalecido los servicios municipales y la red de Centros Provinciales de Reproducción Asistida, además de que se inició el desarrollo de cuatro Centros Territoriales.

También se han destinado cuantiosos recursos a la atención de los adultos mayores, como el sistema de Casas de Abuelos, donde muchos ancianos pasan el día y duermen por la noche en sus casas, mientras otros tienen en la institución su hogar permanente.

Algunos, sin embargo, prefieren permanecer en su hogar y en esos casos, los bajos ingresos de pensiones rara vez superan los 200 pesos mensuales, cuando la manutención de una persona no baja de mil pesos, a los precios actuales.

Entre la soledad y la depresión se debaten muchos ancianos en Cuba, sector poblacional que representa el 20.1 por ciento de los habitantes de la Isla.

Los de carácter más emprendedor y dado el alto nivel educacional de los mayores de 60 años, anima a algunos a ser protagonistas y unirse al “Club de los 120”, grupo que apuesta por ejercitarse y seguir estudiando o enseñando.

Pero me atrevería a asegurar que esos optimistas gozan de la atención y el amor de familiares y amigos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *