Denuncian “criminalización” de defensores de DDHH en Nicaragua

Por Gabriela Selser (dpa)

Monica López Baltodano

HAVANA TIMES – Activistas y defensores de derechos humanos de Nicaragua denunciaron hoy que sufren una “campaña de amenazas y criminalización” en su contra por parte del Gobierno de Daniel Ortega, por el hecho de respaldar a manifestantes civiles y a las víctimas de la violencia en el país.

En declaraciones a la emisora “Radio Corporación”, la abogada ambientalista Mónica López Baltodano denunció que en redes sociales y medios oficialistas circulan mensajes en los que se le pretende asociar con actividades ilícitas y se le acusa de un supuesto almacenamiento de bombas y armas.

“Quieren criminalizarme, apresarme y agredirme en mi integridad física y la de mi familia”, afirmó la jurista de 33 años, hija de la ex comandante guerrillera Mónica Baltodano y Julio López, quienes fueron altos funcionarios sandinistas y desde hace años son disidentes. También ellos denunciaron amenazas en su contra.

El matrimonio declaró al canal 100% Noticias que el domingo, tras asistir a una protesta cívica en Managua, escaparon de un intento de ataque de paramilitares. “Nos interceptaron en dos vehículos con la intención de capturarnos o matarnos”, dijo Baltodano.

Según la abogada ambientalista, conocida por su defensa del movimiento campesino que se opone a un canal interoceánico en el sur del país, Nicaragua “está viviendo bajo una dictadura y un estado de sitio”.

“El Gobierno sabe muy bien que mi única arma son mis ideas, mi convicción y mi compromiso. En cualquier parte del país que me capturen me van a encontrar totalmente desarmada”, aclaró.

Emilia Mello, documentalista brasileña que fue maltratada y deportado por la Policia Nacional.

López Baltodano condenó la detención de más de 400 personas consideradas “presos políticos” del Gobierno, de los cuales 137 ya han sido sometidos a juicios por delitos graves, incluyendo terrorismo y crimen organizado.

El fin de semana, el Gobierno detuvo a casi 30 personas que asistían a manifestaciones cívicas, entre ellos siete líderes estudiantiles que fueron encerrados en la cárcel El Chipote, donde ONG de derechos humanos han denunciado maltratos y torturas.

La detención de los jóvenes ha sido condenada por organismos humanitarios internacionales, incluyendo la Fundación Bianca Jagger Pro Defensa de los Derechos Humanos (BJHRF) y Human Rights Watch (HRW), que demandaron su liberación inmediata.

En tanto, en la norteña zona de Las Segovias, la conocida activista ambientalista Haydeé Castillo denunció que el Gobierno pretende involucrarla en la ejecución de tres campesinos la semana pasada.

Castillo aparece señalada como responsable del crimen junto al abogado Nelson Waldelomar y el dirigente campesino Denis Montano, según un video que circula en las redes sociales. “Pretenden llevarnos a la cárcel y procesarnos al igual que lo hacen con centenares de nicaragüenses que se manifiestan en contra de este régimen”, dijo Castillo a periodistas.

Mientras, el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao, denunció que una documentalista brasileña-estadounidense, detenida el sábado en la provincia de Carazo (sur), fue deportada tras ser sometida a “un largo interrogatorio y un maltrato psicológico”.

“La brasileña-americana Emilia Mello reporta que sufrió un largo interrogatorio y un maltrato psicológico de parte de las autoridades de Nicaragua. Fue deportada ayer por la tarde a un vuelo a El Salvador. Se dirige a la Ciudad de México y se va a Nueva York hoy”, indicó el directivo de la CIDH en un mensaje en Twitter.

Este es el segundo incidente en menos de dos meses que ocurre con ciudadanas brasileñas en Nicaragua. El 23 de julio, una joven brasileña que estudiaba medicina en Managua fue asesinada a tiros por un presunto paramilitar cuando conducía su vehículo.

Por su parte, la vicepresidenta Rosario Murillo, esposa de Ortega, convocó a la población a participar en una “enorme caminata” para reclamar “paz y justicia” con las víctimas de las protestas, que según el Gobierno son 198, 22 de éstos policías.

Murillo arremetió contra los manifestantes que desde abril realizan constantes marchas y protestas, y dijo que son “puchos (minorías) con el rostro amargado, alargado como cuchillos que quisieran enterrarse todavía en la humanidad de las familias nicaragüenses”.

“Vamos adelante y no nos detendrá la intimidación (.) A los protagonistas del odio: cesen, dejen a Nicaragua vivir en paz”, agregó.

Foto EFE

En tanto, la llamada “Caravana de Solidaridad Internacional con Nicaragua” llegó este lunes a Uruguay en busca de apoyo para los movimientos sociales y organizaciones que luchan contra el Gobierno.

La feminista y universitaria Ariana McGuire, el activista social Yader Parajón Gutiérrez, y la ambientalista Carolina Hernández fueron recibidos por una comisión de la Cámara de Diputados, y tienen en la agenda a Javier Miranda, presidente del gobernante Frente Amplio (FA), de tendencia progresista.

El grupo de nicaragüenses, que inició su gira en julio pasado, ya estuvo en Chile y en Argentina. Permanecerá hasta el miércoles en Montevideo, para proseguir la gira en Brasil y finalizar en el Perú.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *