Declaran culpable a la presa política Ana Margarita Vijil

Ana Margarita Vijil

Es condenada por su labor de defensa de los derechos humanos, señala su familia. En el acta firmó identificándose como presa política

Por Confidencial

HAVANA TIMES – La presa política y expresidenta de la Unión Democrática Renovadora (Unamos, antes MRS), Ana Margarita Vijil, es la tercera opositora declarada culpable por la justicia del régimen Ortega-Murillo, por supuesta “conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional en perjuicio del Estado de Nicaragua y la sociedad nicaragüense”. Este martes, Yader Parajón y Yaser Vado fueron los primeros reos políticos con un fallo de culpabilidad por el mismo delito. Vado también fue encontrado culpable por “propagación de noticias falsas”, como resultado de juicios que especialistas en derecho han calificado de “ilegales”.

María Josefina Gurdián, conocida como “Pinita”, en una transmisión en vivo, aseguró que este miércoles dos de febrero, el régimen condenó a Vijil por “delitos que no ha cometido y que le imputan ilegalmente”. “Hoy el régimen la declaró culpable por su labor de defensa de derechos humanos, por soñar y trabajar para una Nicaragua en libertad y con justicia”, expresó tras la finalización del juicio que duró unas ocho horas y se realizó en la Dirección de Auxilio Judicial, conocido como el “nuevo Chipote”

Relató que al final del juicio, Vijil se declaró “defensora de derechos humanos y afirmó que es una labor que seguirá haciendo por el resto de su vida”.Al firmar el acta de condena se identificó como una presa política.

CONFIDENCIAL conoció que la Fiscalía solicita la pena máxima para la opositora Vijil, que corresponde a diez años.

La audiencia de Vijil fue calificada como “una nueva sesión de tortura”, por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), que denunció que las abogadas defensoras de la líder opositora permanecieron incomunicadas, despojadas de sus teléfonos.

Contrario a lo que ocurrió en el juicio de Parajón y Vado, que la Policía prohibió la entrada a sus familiares, tras la protesta de parientes de Vijil, permitió el ingreso de una persona al “nuevo Chipote”, donde se están realizando todos los juicios políticos, que Daniel Ortega reactivó el 24 de enero, que fueron “congelados” desde octubre de 2021, previo a las votaciones presidenciales, en las que se reeligió sin competencia política para un cuarto período consecutivo.

El Cenidh también aseguró a través de su cuenta de Twitter que al mediodía de este miércoles, la Policía solamente permitió el ingreso de comida para las abogadas y rechazaron la de Vijil. La líder opositora cumple 235 días de encierro, en los que ha sufrido pérdida de peso, aislamiento y constantes interrogatorios, que son calificados como tortura psicológica por abogados y defensores de derechos humanos.

Vijil fue detenida con violencia junto a la exguerrillera, historiadora y líder de Unamos, Dora María Téllez, el 13 de junio de 2021, durante la cacería política contra los líderes de Unamos, que incluyó la detención del general de brigada en retiro y comandante guerrillero, Hugo Torres; el exvicecanciller Víctor Hugo Tinoco y la presidenta de Unamos, Suyen Barahona.

Hasta este 2 de febrero, el régimen orteguista ha programado los juicios para unos 16 opositores de más de una treintena de encarcelados en el “nuevo Chipote”, incluidos tres integrantes de Unamos. El juicio de Téllez se realizará este jueves 3 de febrero y el de Barahona, el próximo lunes 7 de febrero a las 8:30 a.m.

Vijil ha dedicado 16 años de sus 44 años de vida al activismo político. Es la menor de seis hermanos y desde 2018 acompañó a las familias de las víctimas de la represión orteguista en su demanda de justicia. Fue retenida junto a otra treintena de opositores, incluida Barahona y Tamara Dávila, integrante del consejo político de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), el 14 de octubre de 2018, mientras participaban en una manifestación pacífica, que fue brutalmente reprimida por antimotines, en el sector de Camino de Oriente, en carretera hacia Masaya. La detención duró unas horas y después, todos fueron dejados en libertad.

Justicia sin impunidad

Desde su encierro, Vijil protestó contra las pretensiones de Daniel Ortega, quien tras prometer en el acto de autoinvestidura, el pasado 10 de enero pasado, que el país retornaría al crecimiento económico que llevaba antes de las protestas de 2018, aseguró que harían “borrón y cuenta nueva” en alusión a la matanza ocurrida en la rebelión cívica, que reprimió a sangre y fuego.

Al salir de la quinta visita en el “nuevo Chipote”, la madre de Vijil, María Josefina, conocida como “Pinita” Gurdián, publicó el mensaje de la opositora, señalando que en Nicaragua “no puede haber ‘borrón y cuenta nueva’”, que nunca olvidarán a los asesinados, y que “cuenta nueva habrá hasta que haya justicia sin impunidad”.

Pinita mantiene la lucha por la libertad de Vijil y el resto de presos políticos. En una carta abierta, publicada en diciembre, compartió que su hija estaba angustiada por su estado de salud, debido a dos cirugías y una intubación a las que se sometió para tratar el cáncer que padece. “Tengo metástasis causada por un cáncer de ovario y pronto comenzaré una nueva tanda de quimioterapias. No me quiero morir y menos en estas circunstancias. Quiero tenerla conmigo- a Vijil-, estoy haciendo todo lo posible para vivir, para liberarla”, expresó Pinita en la carta publicada en CONFIDENCIAL.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.