Cultura pop cubana: con magia y sin panfleto

Por Verónica Vega

HAVANA TIMES – Con excelente salud el proyecto Dialfa celebró este viernes 1ro de diciembre su décimo cumpleaños.

En el bello edificio con vista al malecón que ocupa el Centro Hispano Americano de Cultura se demostró, como dijo un conferencista refiriéndose a la fatalidad que ha arrastrado en Cuba la historieta, que es posible romper la concepción reducida de las instituciones, la “maldita circunstancia del agua por todas partes”, mirar al mundo y generar eventos con identidad propia.

Según Sheila Padrón, principal coordinadora del evento:

Dialfa surgió en 2007. Inicialmente fue un club de amigos amantes de la fantasía que devino en un proyecto para la promoción de la literatura y el arte fantástico.

Tenemos un espacio fijo en la biblioteca Rubén Martínez Villena donde todos los meses hacemos el evento Behique con conferencias, presentaciones de libros, y una vez al año esta fiesta para la literatura, la historieta, la ilustración, la animación cubana, los videojuegos y en general todo lo relacionado con la cultura pop.

Es una forma de despenalizar el extranjerismo del que tanto se le acusa a estos géneros y el reproche de que no producen valores autóctonos, ¿o no?

Es innegable que producto de la globalización, nos llegan muchas obras de esta literatura como las ya clásicas “Harry Potter” o “El Señor de los Anillos”. Y así como hay gente a la que le gusta el deporte, o las novelas coreanas, a nosotros nos gusta esta temática. Pero también nuestros artistas dibujan, pintan, escriben. Y esas obras se convierten en cubanas porque las hacen artistas cubanos. Y nosotros las promovemos. Tenemos el premio Juracán, que es el de la popularidad al mejor libro leído en un año en específico. Sabes lo difícil que es hacer que los jóvenes lean, pues nosotros incitamos a que lean para luego poder votar por la obra que más les gustó.  

¿Hacen talleres literarios?

Nos gustaría, pero organizarlo requiere esfuerzo, tiempo, por ahora forma parte de los proyectos futuros. Nosotros divulgamos a los que hacen talleres.

Tenemos concursos, otorgamos distinciones a personalidades de la cultura cubana que han promovido y difundido estos géneros.

¿Hay posibilidades de que los jóvenes más distantes del centro de la ciudad se enteren del evento Behique?

Tenemos muy poca promoción porque trabajamos con nuestros medios, nuestro único auspiciador es el Centro Hispano Americano que nos da la sede, somos un proyecto independiente. Cada uno tiene su profesión, yo soy bioquímica, el otro es abogado, el otro informático… Nos cuesta mucho organizar todo esto porque lo hacemos por amor al arte, no recibimos ni un centavo, solo mucho apoyo de profesionales del tema.

Para Miguel Bonera, investigador agregado y museólogo, los héroes de la historieta cubana eran guerrilleros, indígenas heroicos, “hechiceros cero”. Comentó cómo se le llegó a pedir a un historietista que adaptase el cuento de la Cenicienta, pero “sacando al hada de la historia, lo cual es como hacer una tortilla española sin huevo. Somos una Isla mágica con una historieta sin magia”, concluyó.

Sin embargo la presentación de los libros “Las arenas de Eref y Remedio divino”, de Denis Mourdoch y Alejandro Martin Rojas respectivamente, por la Editorial Gente Nueva, es un ejemplo de que la magia no es importada, sino compartida. 

La revista electrónica de historietas APULPSO, proyecto independiente como el propio Dialfa, irrumpe en la escena juvenil cubana utilizando el soporte del momento: el digital. El nombre alude al instrumento creado por el hombre para observar el espacio sideral. Apulpso es el intermedio entre la estrella y el lente. Tal vez entre el universo objetivo y subjetivo, entre la ciencia y el sueño.

Estos sinceros amantes de la historieta decidieron sacar del closet al relegado género. Sin esperar condiciones idóneas (que nunca llegan), materializaron un mundo que tantos jóvenes descubren garabateando en una libreta, dibujos que rara vez ven la luz. La revista aspira a establecer una plataforma para estos creadores anónimos, “hacer alianzas sin hegemonías, leerla sin autocomplacencia, que surjan números que polemicen, provoquen, sanen heridas antiguas”.

A mi pregunta de si hay alguna censura con respecto al contenido, la respuesta fue: “siempre hay censura y la política editorial que tenemos trazada es que no se ofenda a ninguna figura pública, también las malas palabras y temas que tocan el porno. Hasta ahí. Todo lo demás es libre”.

Apulpso puede adquirirse en el paquete semanal, en la sección de revistas nacionales o descargarla del sitio: www.apulpso.com

Los jóvenes Alexander Rodríguez e Isis Chaviano, presentaron la serie animada cubana Equipo 009.

En el reto de intentar definir cuán difícil es hacer animación en Cuba y especialmente creativa, los presentadores comentaron que entre ellos circula un chiste: “para entrar en dibujo animado hay que tener un expediente psiquiátrico”. El joven Antonio Enrique Gómez describió a los muñequitos cubanos como un género que se distingue por el uso del panfleto, y por la música.

Este último elemento que se ha vuelto anodino en la animación oficial, en Equipo 009 tiene una gran carga explosiva. Bajo la autoría de Lázaro Piñol, un músico “no académico sino FreeLancer, pero que trabajó de corazón, que era lo que nosotros queríamos”, la música es protagonista innegable e ingrediente del eficiente dinamismo logrado. “El propósito de la serie es ante nada entretener, y a través del entretenimiento transmitir valores. Pero la prioridad es que el niño se divierta y se reconozca en los personajes”.

Considerado un objeto de transmedia, es decir un paquete que permite entregar en varios soportes un producto nacional, la serie ya existe como videojuego y gracias a la cadena Caracol ilustra pulóveres, mochilas, merenderos y libretas escolares. El canal Habana le encargó al equipo realizador 9 spots. 

Tal vez, y no sin ironía, el mejor elogio expresado por el público infantil se resume en que el animado “parece yuma”, lo cual no significa solamente hecho en Estados Unidos sino en cualquier parte, menos en Cuba.

Con estos truenos, hay evidencia suficiente de que Behique, sacerdote y curandero de la cultura taína, se ha sacudido de la injusta omisión de la historia para curarnos de la ceguera científica. De la cobardía de rechazar, al decir del gran poeta Rainer María Rilke, “lo más extraño, maravilloso e inexplicable, todas estas cosas tan emparentadas con nosotros…”

Cada generación demanda lo que le pertenece. Y la de hoy, como dijo un exponente, decidió “no esperar, hacer, ser actor activo que cambia la realidad”, fundando un espacio lícito, autentico y autóctono, para la magia de nuestra Isla.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.


One thought on “Cultura pop cubana: con magia y sin panfleto

  • el 5 diciembre, 2017 a las 5:34 am
    Permalink

    Hola, gracias por el reportaje Veronica, en verdad hacen falta equipos y gente como esta para renovar la historieta cubana, que no siempre tiene que tratar los temas historicos, sino otros como la magia y la fantasia, en tiempos donde los videos juegos que abundan solo tratan de violencia, con los golpes y las muertes como plato fuerte.
    Gracias a estos cubanos y les deseo carta abierta y exitos en el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *