Cuentapropistas cubanos o la lucha por la supervivencia

Fotoreportaje por Caridad con Texto de Irina Echarry

HAVANA TIMES, 11 agosto — Desde hace años la gente se las agencia para sobrevivir “por la izquierda”: unos porque el salario estatal no les alcanza y otros porque prefieren la libertad de ganarse el sustento sin tener que dar cuentas a nadie.

En los años 90 hubo una apertura del comercio privado, y aunque tenía muchos inconvenientes (altos impuestos y dificultades para conseguir los productos más baratos), muchas personas aún conservan sus Paladares, cafeterías o algunos puntos de venta de artículos varios.  Otros muchos tuvieron que entregar las licencias por no poder mantener el negocito.

Parece que la misión de cubanos y cubanas es “inventar” para sobrevivir y eso hemos hecho durante muchos años aún a riesgo de infringir la ley.

Desde enero de este año la cosa ha tomado otro matiz, el gobierno ha estipulado nuevamente licencias para diferentes actividades que antes se realizaban sin tener que pagar impuestos por ellas.

Payaso para ganar la vida

Por ejemplo Raúl, quien estudió Cultura Física, cuando va a un cumpleaños no es solo para llevar a su hijo sino para cobrar por su actuación.  “Llevo casi seis años trabajando de payaso, pero ahora tuve que sacar licencia porque empezaron a controlarlo todo. No es lo mismo, hasta ayer toda la ganancia era mía, ahora debo pagar un por ciento de lo que cobro; pero aun así da la cuenta, gano más que en la escuela donde impartía clases de educación física y no tengo un jefe encima de mí.”

Las calles de la Habana se han convertido en ferias donde se exhiben diferentes productos: en cada esquina hay un puesto de venta de discos quemados (pirateados), o de artículos de albañilería o religiosos y hasta un arreglo de colchones se puede encontrar en la calle 25 del Vedado.

Es raro que la chispa que nos caracteriza se haya paralizado y no se encuentren carteles imaginativos o alguna publicidad creativa que atrape la atención y que sea única. Por el contrario predomina la repetición, quizá por los pocos recursos o la falta de una cultura de comercio.

Joaquín trabaja en un hotel y además hace dulces para vender por encargo.mis cakes son famosos en Cojímar, como no los hago siempre no puedo darme el lujo de pagar una licencia, no tengo tanto dinero. Hago los dulces con lo que traigo del hotel (que tampoco es mucho), si tuviera que pagar licencia tendría que dedicarme por entero a la repostería y no hay condiciones para eso.  No hay un mercado donde yo pueda comprar más barato una buena mezcladora o los huevos, por ejemplo.  Los cuentapropistas no tienen buenas condiciones, lo que hacen es a pulmón, como se dice.”

Hay actividades que no necesitan inversión como los gestionadores de viajes: persona que “invita” a montarse en un taxi particular.  Invita es una palabra noble para describir su acción, para bajar del carro hay que pagar 10 ó 20 pesos convertibles (CUC) según la distancia y la hora.   Algunos negocios (restaurantes o cafeterías) aparecen de la noche a la mañana, lo que hace pensar que se mueve bastante dinero detrás de ellos…

Y luego hay que sacar la inversión, por eso los precios no son muy bajos que digamos. En la Curva, Alamar, una cafetería particular oferta (además de otras opciones) pizzas especiales a 60 pesos y siempre tiene cola.

Muchas preguntas rondan en la calle.

¿Lograrán sobrevivir los negocios privados con los nuevos impuestos y sin un mercado mayorista?  ¿Podrán seguir sin pagar licencia los que trabajan por la izquierda?  ¿Se resolverá el problema económico del país con estas nuevas medidas?  ¿Usted qué cree?

Haga clic sobre las  imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería

 

3 thoughts on “Cuentapropistas cubanos o la lucha por la supervivencia

  • ¿Lograrán sobrevivir los negocios privados con los nuevos impuestos y sin un mercado mayorista? ¿Podrán seguir sin pagar licencia los que trabajan por la izquierda? ¿Se resolverá el problema económico del país con estas nuevas medidas? ¿Usted qué cree?

    Con esas preguntas la sacaste por central.


    Y ROTUNDAMENTE NO
    Es como se responden esas cuestiones. El comercio informal es la ùnica vàlvula de escape que han logrado hallar estos miserables pseudogobiernos, la abren un poquito, liberan algo de vapor y vuelven a apretar. La corrupciòn es la herramienta de la que se valen para disfuncionar ante una situaciòn asì, vale màs que el inspector cobre una pequeña tajadita diaria para que el dinero se mueva en la calle a que el impuesto ìntegro llegue a la cuenta del gobierno y desaparezca sin ser retribuìdo a la sociedad en obras y servicios; es decir, “que los parias se las arreglen entre ellos”. Gobierno Clasista? Sectario? Corrupto? Inoperante? No, simplemente estrategia econòmica gubernamental.

  • Estoy de acuerdo con Luismi,sin un mercado mayorista..es imposible…creo que aumentaran los robos y devios de recursos de la empresas y Venderlos en el mercado negro..una forma de “paliar” la economia domestica de cada quien…..o comprar en las Panamericanas? o tiendas del Grupo Gaviota?? u otras tiendas! que “pertenecen” al Minint,las Far…quizas??..es tan complejo abrir tiendas mayoristas? me hacia esa pregunta,creo que en silencio…para no ofenderme yo mismo…me pregunto el que? hace pizza ..de donde saca la harina??el queso? la reciben ..de esas tiendas que lo dudo…pues es caro..o en la calle…robada quizas? de empresas estatales? este ultimo es mas factible…quien se perjudica?? las tiendas mayoristas es la piedra angular de las transformaciones que quiere hacer Cuba…sino…es una broma…tipo indio…solo “Señles de humo”….quizas???

  • ¿Lograrán sobrevivir los negocios privados con los nuevos impuestos y sin un mercado mayorista?
    Por supuesto que no. Seguirán teniendo que comprar los productos por la calle.

    ¿Podrán seguir sin pagar licencia los que trabajan por la izquierda?
    En cuanto los pillen, están jodidos.

    ¿Se resolverá el problema económico del país con estas nuevas medidas?
    ¿Es broma, no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *