Cuba/Elecciones: Una crítica desde dentro

Fernando Ravsberg*

elec1
Una de las tantas votaciones unánimes del parlamento de Cuba. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES — Cuba acaba de realizar sus elecciones nacionales y tras ellas queda la reflexión de Guillermo Rodríguez, un intelectual revolucionario, que cuestiona algunos aspectos del sistema electoral de su país, reclamando mayores y mejores espacios de participación popular.

Critica Rodríguez que en Cuba no haya campaña electoral, “no solo no tenemos financiamiento de las campañas políticas, sino que no tenemos campañas políticas. Acaso porque estaban asociadas a esa deformación que es la ‘politiquería’: el candidato prometía lo que sabía que no iba a cumplir”.

Recuerda que antes a 1959 -igual que ocurre hoy en otros países- los políticos de la isla mentían a los electores para ganar sus votos pero cree el intelectual cubano que “eliminar las campañas políticas para eliminar la politiquería, es como botar el agua sucia de la palangana con niño y todo”.

En Cuba está prohibida toda propaganda política, solo se permite exponer una breve biografía de los candidatos con una foto carnet.

Sin embargo, Guillermo Rodríguez asegura que al ciudadano le “interesaría más conocer qué se propone hacer como diputado, cuáles son sus proyectos como legislador”.

Otro cuestionamiento expresado en el artículo tiene que ver con la composición territorial que debería observar el parlamento. A pesar de esto muchos diputados son electos por territorios donde hace décadas que no viven y en algunos casos donde nunca han residido.

Las urnas en Cuba son custodiadas por niños. Foto: Raquel Pérez
Las urnas en Cuba son custodiadas por niños. Foto: Raquel Pérez

“Es absurdo que exista un diputado por Sagua de Tánamo que no haya visitado la localidad en un año” sostiene el intelectual y argumenta que un parlamentario “debe conocer los males, las carencias, las necesidades de su región, de su pueblo, y hacerlos presentes allí donde legisla”.

“La descentralización que la economía pide a gritos, la necesita a todo dar la vida política del país”, dice y concluye afirmando que “la poca o casi nula atención que el cubano presta a sus legisladores, proviene del hecho de que no pueden resolver los problemas que afectan
y a veces agobian al ciudadano”.

Para empeorar las cosas, la imagen que la TV cubana ha transmitido durante décadas es la de un parlamento que se limita a “legalizar” de forma unánime cada una de las medidas anunciadas por el gobierno.

Nunca los cubanos han visto a un diputado cuestionar los informes ministeriales o del ejecutivo.

En Cuba los electores deben votar a sus diputados sobre una lista única en la que figura un solo candidato para cada puesto. El ciudadano no tiene la opción de elegir entre una y otra persona, lo
más que puede hacer es no votar por los que no sean de su agrado.

En este sentido Guillermo Rodríguez asegura que “si el elector no tiene dónde seleccionar, la Comisión (de candidatura) es entonces la que decide cómo se integra la Asamblea (…) en la práctica, es la Comisión de Candidatura la que está eligiendo a los diputados”.

Cuestiona también que se incluya a un 50% de candidatos no electos por la población “son demasiados cuando, de hecho, la mayor parte de ellos son funcionarios del gobierno. Creo que ello disminuye la capacidad crítica de la Asamblea Nacional para valorar la actuación del gobierno”.

El conteo de los votos en Cuba es público, cualquier ciudadano puede presenciarlo. Foto: Raquel Pérez
El conteo de los votos en Cuba es público, cualquier ciudadano puede presenciarlo. Foto: Raquel Pérez

En este sentido propone un cambio bastante moderado: que el parlamento cubano aumente su representatividad incluyendo a “personalidades de reconocido prestigio y saber que no tengan ese compromiso con el gobierno, aunque puedan ser militantes del PCC”.

Finaliza Rodríguez su artículo asegurando “que adoptar estas medidas ampliarían sensiblemente el carácter democrático de nuestras elecciones y en consecuencia reforzaría los vínculos entre la población y sus representantes. Bien nos va a hacer”.

Al parecer no es el único que lo cree porque su análisis fue reproducido por varios blogs cubanos de izquierda, entre ellos “Segunda Cita”, del cantautor Silvio Rodríguez.

Al parecer esta vez la crítica viene desde dentro de la Revolución y es expresada por quienes siguen apoyando el socialismo.
—–
(*) Publicado con la autorización de BBC Mundo.


9 thoughts on “Cuba/Elecciones: Una crítica desde dentro

  • el 16 febrero, 2013 a las 1:39 am
    Permalink

    jajajajaja…elecciones…si como noooooo, jajajajjajajajjajajajajaj….

  • el 15 febrero, 2013 a las 5:37 pm
    Permalink

    Sr. Soybueno la “unanimidad” es solo para ahorrar papel…tenga en cuenta que por “culpa del imperio” hasta el papel sanitario esta escaso en Cuba.

  • el 14 febrero, 2013 a las 11:19 pm
    Permalink

    Y por fin se sigue votando por unanimidad en Cuba o ya se dio la orden de parar la payasada?

  • el 14 febrero, 2013 a las 2:41 pm
    Permalink

    UNA SALIDA A LA ENCRUCIJADA DE LA NACION CUBANA
    El sistema parlamentario cubano no funciona, es una reliquia de la guerra fria y del socialismo totalitario de europa del este que ya ni existe el referente original. Ni siquiera la Constitucion “Socialista” vigente permite aplicar todos los lineamientos economicos recientes, pues tienen un fuerte componente de economia de mercado capitalista.

    Entonces Cuba esta urgida de llamar a una Asamblea Constituyente que formule una nueva Constitucion que responda a los nuevos tiempos y que sea aprobada por el voto secreto y directo de todos los ciudadanos cubanos residentes en la isla y en el exterior. Esta Asamblea Constituyente debe estar integrada por representantes de todos lo grupos politicos, economicos y sociales de la nacion. El resultado sera una Constitucion que defina el marco legal, deberes y derechos de los ciudadanos cubanos y sobre todo que el pueblo cubano de una vez por toda defina el futuro inmediato que queremos para nuestro pais.

    Sera un momento de confrontacion de ideas y proyectos de todas las tendencias politicas que abrazamos los cubanos y predominara la que mas le interese al pueblo. Sera un reto para el PCC-Gobierno, pues tendran que convencer democraticamente al pueblo cubano que ellos se han ganado el derecho de regir los destinos de Cuba. Tendran que aceptar si el pueblo los castiga por su intolerancia e ineficiencia para traer el prometido progreso al pueblo cubano.

    Por fin podremos ver legitimado un sistema politico, economico y de gobierno por mas de 53 años y todas las naciones del mundo, incluida EE.UU tendran que aceptar la soberana decision del pueblo cubano. No le veo otra salida para que Cuba no caiga en el abismo que ya hasta el mismo Raul Castro avizora.

  • el 14 febrero, 2013 a las 12:08 pm
    Permalink

    Fernando: la población y sus “representantes.” Hay está la clave. En que los representantes representan a la población.

    Te lo digo porque para que un dibujo represente bien a una cara, el dibujo tiene que incluir la nariz, las orejas, la boca, los ojos. Un dibujo donde solo aparece una oreja “representa” una oreja.

    El parlamento cubano no “representa” a la población cubana porque no incluye a toda la variedad ideológica de la población cubana. Solo se incluyen parlamentarios castristas. Y no estoy diciendo castristas en sentido peyorativo, sino en sentido literal. Solo se incluyen parlamentarios que admiran la obra y el pensamiento de los hermanos Castro; como si toda la población cubana fuese castrista.

    El día que el parlamento cubano incluya a toda la variedad ideológica de los cubanos, ese día Cuba será una verdadera democracia “representativa.”

  • el 14 febrero, 2013 a las 11:23 am
    Permalink

    Pudieran publicar la entrevista o el articulo completo de Guillermo Rodríguez ? No lo encuentro en la web

  • el 14 febrero, 2013 a las 11:19 am
    Permalink

    Muy interesante este articulo y toca un tema modular y de importancia. Buscare el articlo original, Aunque por lo leido aqui estoy muy de acuerdo en lo que plantea.

  • el 14 febrero, 2013 a las 10:29 am
    Permalink

    El sistema electoral parlamentario cubano esta diseñado con el superobjetivo de perpetuar en el poder a la Fidel y ahora de Raul. Los objetivos estrategicos secundarios son que la Asamblea Nacional sea una “simulacion” de democracia donde se aprueben todos los decretos y leyes que la elite eterna del PCC-Gobierno ponen en vigor( incluso antes de ser aprobadas por el parlamento) y otro objetivo muy importante, que no exista la posibilidad que alguna persona que tenga proyectos alternativos al oficialismo pueda lograr un escaño (sea opositor o izquierdista)

    Recuerden que desde el 1959 hasta 1976 el pais vivio sin Constitucion, ni parlamento, ni elecciones. La avanzada Constitucion de 1940 vigente en al triunfo de la Revolucion fue ignorada y asesinada brutalmente por la misma persona que se apoyo en ella para utilizar la violencia armada y derrocar a Batista. Porque segun el alegato de autodefensa y programa politico de Fidel, se levanto en armas porque Batista era un total violadorde la Constitucion de 1940. Durante ese tiempo Fidel, el joven abogado democrata de la Generacion del Centenario y de la marcha de las antorchas, se encargo de diseñar una nueva Constitucion con un sistema politico y de gobierno donde el tendria todos los poderes y de paso cuartar muchos derechos conquistados por el pueblo cubano que se reflejaban en la asesinada Constitucion del 1940 (incluso elimino el derecho a la resistencia para defender la Constitucion). Recuerden el cargo que se creo a su medida “Presidente de los Consejos de Estado y de Ministro y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, ademas de Primer Secretario del PCC” ¿Alguien con dos dedos de frente puede pensar que en un sistema democratico elemental pueda existir una persona con tantos poderes?

    Fidel y Raul cumplieron sus objetivos y ambiciones personales, pero no cumplieron con su promesa de un pais prospero, justo, democratico, donde se respetaran todos los derechos de los ciudadanos. La maxima Martiana de “con todos y para el bien de todos” fue sustituido por “conmigo y para el bien de los mios”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *