Cuba y EEUU celebrarán un nuevo encuentro para normalizar relaciones

Por Isaac Risco

Havana Before Castro, When Cuba Was a Tropical Playground
Cubierta de una caja de tabaco en 1902. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES (dpa) — Los gobiernos de Cuba y Estados Unidos volverán en las próximas semanas a la mesa de conversaciones para tratar la prevista reanudación de relaciones diplomáticas, según anunciaron hoy los negociadores de Washington y La Habana.

Ambos gobiernos no acordaron en su primer encuentro aún una hoja de ruta concreta para retomar las relaciones rotas en 1961. Después de sus primeros diálogos al respecto, ambos países prevén celebrar aún una nueva ronda de las negociaciones que debe conducir a la reapertura de embajadas, en una fecha aún por determinar.

“No hay un plazo todavía definido”, dijo la jefa negociadora de Cuba, Josefina Vidal. “Debemos reunirnos próximamente. Tenemos que acordar entre ambas partes la fecha”, explicó la directora general para asuntos de Estados Unidos del Ministerio de Exteriores de La Habana.

“En las próximas semanas nos vamos a intercambiar propuestas de fechas para un próximo encuentro”, agregó Vidal tras la primera reunión con la alta delegación estadounidense encabezada por Roberta Jacobson.

Según la diplomática cubana, ambas partes tampoco saben si tendrán que celebrarse más encuentros tras la próxima cita. En La Habana se especulaba con que la próxima ronda de conversaciones puede celebrarse próximamente en Washington.

“No le puedo decir desde ahora si después de esa nueva reunión van a ser necesarias otras”, dijo también Vidal.

“No puedo decirles exactamente cuándo ocurrirá eso”, dijo por su parte Jacobson sobre la prevista reapertura de embajadas.

Ambas partes subrayaron por otro lado que las negociaciones transcurrieron en un ambiente “respetuoso”.

“La primera ronda de conversaciones ha sido un diálogo positivo y constructivo”, dijo Jacobson en su primera comparecencia ante la prensa desde que llegó a La Habana el miércoles.

“Discutimos en términos reales y concretos los pasos requeridos para el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre nuestros países”, agregó.

La secretaria adjunta para asuntos de América Latina en el Departamento de Estado también subrayó que normalización diplomática será un proceso “largo y complejo”, más allá de la reapertura de embajadas.

“El restablecimiento de relaciones y de abrir embajadas es sólo una parte de un proceso más amplio de normalización de relaciones”, comentó. Jacobson es la funcionaria de mayor del gobierno de Washington que visita la isla caribeña desde 1980.

En su comparecencia ante los medios, ambas partes hablaron al margen también de las “profundas” diferencias que existen entre sus dos países, después de décadas de rivalidad ideológica.

La situación de los derechos humanos es de interés central para su gobierno, aseguró Jacobson. “Sí tenemos diferencias en ese tema, profundas diferencias”, respondió a una pregunta al respecto. Según la diplomática estadounidense, su delegación abordó el tema en las conversaciones celebradas hoy. Vidal lo negó.

La parte cubana, en cambio, enfatizó que espera que las nuevas relaciones diplomáticas respeten la “igualdad soberana” y “la autodeterminación nacional”.

“Para Cuba esto significa el respecto recíproco al sistema político, económico y social de ambos Estados y evitar cualquier forma de injerencia en los asuntos internos”, dijo Vidal.

“Nadie puede pretender que para mejorar las relaciones, Cuba renunciará a sus principios”, agregó. El gobierno de Raúl Castro ha descartado en varias ocasiones reformas políticas al sistema de partido único que rige la isla desde hace más de medio siglo.

Washington y La Habana anunciaron el pasado 17 de diciembre un histórico acuerdo para restablecer relaciones diplomáticas tras más de medio siglo de ruptura y enfrentamiento ideológico.

Delegaciones de alto rango de ambos países se reúnen desde el miércoles en una ronda de negociaciones de las que en las próximas semanas debe salir la hoja de ruta para la reapertura de embajadas.

Las conversaciones del primer día estuvieron centradas en temas migratorias. Hoy se empezaron a discutir los mecanismos para reanudar los lazos diplomáticos.


6 thoughts on “Cuba y EEUU celebrarán un nuevo encuentro para normalizar relaciones

  • el 23 enero, 2015 a las 12:18 pm
    Permalink

    Isidro:

    Si el restablecimiento de relaciones diplomáticas e intercambio de Embajadores tardo 7 años en China, no me extrañaría que en Cuba pase lo mismo, siendo precisamente el mas anunciado. Los contrarios a la negociación han enfocado este tema como el mas importante, pero para mi no lo es.
    Esta al salir a la luz publica la lista de EEUU para las importaciones cubanas, los que han visto el borrador dicen que es “muy amplia”.

  • el 23 enero, 2015 a las 2:14 am
    Permalink

    Coincido en que por ahí salen los tiros. Como le decía a Jorgealejandro, con China hubo muchas más zozobras cuando se iniciaron los contactos secretos, en los cuales Henry Kissinger jugó un papel esencial, viajando más kilómetros en poco meses que los que hay de la Tierra a la Luna. Bueno, él y todo un equipo de diplomáticos, que se podían encontrar sin prensa ni testigos en sitios tan extraños para ambas partes como Varsovia. Y muchas veces las reuniones terminaban con el desesperante colofón de que era preciso proseguir los contactos.

    EEUU llevaba dos puntos principales de interés en su agenda: procurar un aliado de peso para plantarle cara a la Unión Soviética, además de cabildear ante China para que le ayudara a poner término “feliz” a la Guerra de Viet Nam, en aquel entonces aún cercano aliado de Pekín.

    China, por su parte, también estaba muy interesada en contar con un compañero de batalla fuerte que contribuyera a detener la expansión del oso ruso, además de que a esas alturas Mao -viejo y enfermo- había comprendido la derrota total de su Revolución Cultural, su aislamiento no solo con respecto a Occidente, sino además dentro del Campo Socialista, y para colmo, hasta Lin Piao, su otrora “íntimo camarada de armas” y supuesto segundo hombre en el poder, recién lo había traicionado, fraguando un golpe de Estado en su contra.

    Como ves la mesa estaba servida para que las partes coincidieran. A pesar de ello, de la visita de Nixon, en febrero de 1972, a la apertura de las embajadas, el 1 de enero de 1979, transcurrieron casi siete años, cuando George Bush padre se convirtió en el primer embajador de EEUU en la RPCh.

    En todo este decurso, eso sí, las partes enfatizaban que el mero hecho de reunirse implicaba un gigantesco y simbólico paso de avance.

  • el 22 enero, 2015 a las 8:57 pm
    Permalink

    Tiempo al tiempo…EEUU tenía mucho más interés en retomar sus relaciones con China que las que demuestra ahora hacia Cuba, y aun así, el proceso hasta la apertura de embajadas en ambos países demoró siete años.

  • el 22 enero, 2015 a las 8:02 pm
    Permalink

    Esa frase me recuerda la famosa entrevista de Martinez Campo con Maceo;
    “Entonces general, no estamos de acuerdo” y Maceo le responde; “No estamos de acuerdo”

  • el 22 enero, 2015 a las 7:40 pm
    Permalink

    Me cuesta trabajo pensar que después de “18 meses de negociaciones secretas al mas alto nivel” , los únicos acuerdos firmes hayan sido el cambio de espías y el establecimiento de relaciones diplomáticas. Digo, a no ser que la delegación cubana haya llevado las negociaciones también a paso de jicotea.

    Por el tiempo y el secretismo cabe pensar que los acuerdos fueron mucho mas allá de estos dos temas. La comparecencia de Obama en TV da a conocer el acuerdo del canje y plantea en lineas generales cual es la posición de EEUU, pero no creo que hablo de todos los aspectos de los acuerdos, ni tampoco tenga que decir nada sobre otros puntos mas sensibles que Cuba acordó con ellos. En mi opinión, Cuba debió de haber cedido en cuestiones de derechos humanos. ALGO tuvo que dar a cambio mas allá de lo que se conoce públicamente. No creo que sea gran cosa, ni que vayan a establecer la Democracia en Cuba ni nada eso, pero debieron de informales de algunos planes que ellos tienen pensado hacer en esa área y que a los americanos les parecieron bien, pero no suficientes. De ahí “las diferencias” que tanto Obama como Raúl hablan sobre este tema.

    Unas de las cosas mas tontas que se oye hablar en Miami, es la afirmación que Obama “se bajo los pantalones”. Allí nadie se bajo los pantalones. NI el Presidente Obama ni el Presidente Raul Castro son “mariquitas” ni ninguno de los dos “son fáciles”. Tampoco creo que los americanos fueron a las negociaciones llevando un “Gran Garrote”, y me atrevería a decir que las negociaciones fueron basada en el respeto mutuo. Pero difiero de los que piensan que David sea del mismo tamaño que Goliat.

    Los americanos serán todo los que ustedes quieran pensar de ellos, menos tontos. Si son los mejores comerciantes y negociadores que hay en el mundo. Desde que le compraron la isla de Manhattan a los indios hasta el día de hoy, no les conozco haber hecho un solo mal negocio.

  • el 22 enero, 2015 a las 5:43 pm
    Permalink

    Según las noticias en la red y fuera de ella, las cosas no marcharon como se esperaba. Un portal español de noticias creo que definió como nadie lo que en realidad pasó:

    “Hemos acordado que estamos en desacuerdo”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *