Cuba: Nuevos salarios, ¿incentivo a medias?

En las empresas con capital extranjera

José Jasán Nieves Cárdenas  (Progreso Semanal)

CUP
Foto: Carlos Ernesto Escalona Martí

HAVANA TIMES — Los trabajadores vinculados a empresas de capital foráneo en Cuba ya saben a cuánto equivaldrá el aumento salarial prometido luego de la aprobación de la nueva Ley de Inversión Extranjera. Pero también esperaban que la cantidad fuese mucho mayor.

La decisión gubernamental define un “coeficiente” de 2 para multiplicar el salario que paga el inversionista internacional por cada trabajador a una agencia del Estado cubano. Y hace falta multiplicar, porque el extranjero paga la fuerza de trabajo en pesos cubanos convertibles (CUC) pero el obrero recibe sus sueldos en pesos cubanos (CUP).

Así por ejemplo, un ingeniero químico que trabaje en una industria ronera con capital mixto y haya estado cobrando 510 pesos (CUP), con la nueva resolución pasa a cobrar 1020 (CUP), hasta que se negocie un nuevo salario por todas las entidades, de manera independiente, a inicios de 2015.

El primer cambio que entraña esta medida es el reconocimiento de una nueva forma de pagar, porque los estipendios de estos trabajadores eran establecidos centralmente, mientras que ahora se pueden negociar según cada modalidad de inversión y teniendo en cuenta el salario que para la misma labor devengan los empleados en nuestra área geográfica. Como condición solo queda un mínimo: que en ningún caso el empleado gane menos de lo que percibe ahora o que se quede por debajo del salario medio del país (471 CUP).

Pero el asunto se complica, porque los 40 mil obreros involucrados deben acudir al mercado en divisas para comprar artículos básicos como el detergente y el aceite de cocina, y para eso deben emplear una tasa de cambio de 1 CUC=24 CUP. Por esa razón, muchos se asombran de que les apliquen a ellos una tasa de 1 CUC=2 CUP, lo cual significa que, por ejemplo, en el caso del ingeniero químico, aunque el empresario extranjero pague 510 CUC (Pesos Convertibles) como salario, a él sólo le entregarán cada mes el equivalente a 42,50 CUC

¿Lógico? ¿Justo?

Ambos adjetivos resaltan, explícita e implícitamente, entre los más reiterados en las reacciones a la divulgación de la información. Un amplio debate se ha generado en el foro digital del diario Granma, en el cual varios participantes recuerdan que en una decisión anterior se había fijado un “coeficiente” de 10 CUP por cada CUC como salario para los trabajadores de la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM).

Ahora, la sustancial diferencia entre 10 y 2 le resulta conflictiva para usuarios como “Lázaro” quien opina: “es como si existieran inversiones extranjeras de 1ra y de 2da categoría, y a los efectos trabajadores de 1ra y 2da categoría en el marco de la inversión extranjera”.

Las autoridades cubanas parecen haber superado el prurito del igualitarismo por encima de todo, según se trasluce de las respuestas de los funcionarios al anunciar la medida. “Para nosotros la ZEDM es el esfuerzo fundamental que el país está haciendo para atraer inversión extranjera y es por eso que incentivamos que la fuerza de trabajo que vaya a la Zona tenga un coeficiente que genere un salario superior”, dice la directora de Inversión Extranjera del Ministerio del ramo, Déborah Rivas.

Lo que no se puede dudar en ambos casos (y otros como el de los trabajadores de la Salud) es que el gobierno cumple con su anunciada política de retribuir mejor a los sectores por los cuales ingresa moneda dura al país.

Pero, más allá de la voluntad de estimular, lo que en realidad parece estar detrás de la notable diferencia de los “coeficientes” es la falta de dinero en las arcas del Estado, tamizada por el mantenimiento aún de la dualidad monetaria (evidentemente, sin perspectivas de desaparecer en los primeros días del 2015, como algunos creían que iba a ocurrir).

El problema es que, a los efectos contables de las empresas en Cuba, 1 CUC es igual a 1 CUP, y por tanto, aunque se le cobre al empresario extranjero en moneda dura, el Estado cubano registra como si fueran Pesos (sin apellidos) todos los ingresos. Luego, debe erogar fondos presupuestarios para que sus agencias empleadoras tengan recursos que les permitan duplicar el monto de lo pagado hasta ahora.

“El país está operando con dualidad monetaria y cambiaria y no podemos traspolar el tipo de cambio en las relaciones empresariales a las relaciones con la población”, argumenta el director de ingresos del Ministerio de Finanzas y Precios, Vladimir Regueiro. “No podemos aplicar coeficientes (para los) que no podamos tener un respaldo con los recursos presupuestarios”, sentenció.

Un salario suficiente

Ajenos a tamaña complejidad, varios trabajadores directamente involucrados con la decisión revelan poco entusiasmo. Para ellos lo más importante es seguir percibiendo los pagos “ocultos” que les hacen sus contratistas extranjeros. En casi todas las empresas con capital foráneo, el gerente paga “en negro” sumas equivalentes a la diferencia entre lo que su casa matriz considera salario real y lo que el gobierno cubano cobra por los empleados.

Es ahí donde estriba la preocupación de Marcos*, comentada a Progreso Semanal vía correo electrónico: “Me pongo a pensar en que si ese aumento va a la cuenta de mi empresa, ¿me rebajaran lo que me dan por la izquierda?”.

“Todo aumento es bienvenido, mas es insuficiente”, opina Dulce*. “Multiplico por 2 y seguiré sufriendo que todos los precios estén disparados, porque no los dividen entre 2. En mi casa resolvemos con lo que me entra por debajo de la mesa, con eso pongo lo que va sobre ella”, agrega.

La tardía llegada de esta decisión (por ley debió ser aprobada en octubre, por eso ahora la aplican con carácter retroactivo) y su temporalidad ante la futura unificación monetaria garantizan que el problema de los salarios en el vital sector de la inversión extranjera no sea, por mucho, un asunto concluido.

Hablar solo del beneficio que supone el aumento salarial es ver el vaso medio lleno. Notar que ese aumento se queda por debajo de las necesidades y que el trabajador se siente esquilmado por la conversión de las monedas, revela la porción del vaso que falta por llenar.
—–
* Nombres cambiados a solicitud de las fuentes

Foto de portada: flickr.com

 


4 thoughts on “Cuba: Nuevos salarios, ¿incentivo a medias?

  • el 17 diciembre, 2014 a las 11:35 pm
    Permalink

    Haciendo un analisis simple de un salario de 1000 cuc que paga el empresario extranjero, se descuenta 20% de la agencia empleadora (200 cuc) se descuenta el 5% de aporte a la seguridad social (50 cuc) quedan 750 cuc que se multiplican por dos son 1500 CUP. Si el trabajador los lleva a CUC en la Cadeca son 1500/25 = 60 CUC de pago mensual que ya se sabe que no llega a cubrir la canasta basica vital . Al final el gobierno de una forma u otra le saca del bolsillo 940 CUC del salario inicial que representan el 94%. Si el cambio de 1 CUC x 10 CUP de la zona franca del puerto del Mariel parecia una estafa al trabajador, esta resolucion suena en como el refran del que no quiere caldo……Despues se quejan del desvio de recursos y el robo de cerebros. ¿Y donde estan los sindicatos que supuestamente velan por los derechos de los trabajadores?

  • el 17 diciembre, 2014 a las 10:22 am
    Permalink

    Desastres y más desastres como si hubieran sido pocos los que hemos sufrido por una dirección torpe y miope!!
    No acaban de definir la tasa oficial de cambio del CUC al CUP (no la criminal tasa de 1 CUC a 25 CUP de CADECA) y esta medida hace que el Estado se quede con el 92% de los CUC que paga el empresario extranjero, entregandole al trabajador soloel 8%!!!
    Sin embargo, los precios en CUC son del 240 al 300% del precio de costo.
    Tamaña especulación estatal e injusticia!!
    Claro, el empresario extranjero, que conoce bien todo esto y solo quiere obtener los beneficios que le reportan los servicios de sus trabajadores, les va a seguir pagando por la izquierda para compensarlos y que no se les vayan y seguiran estas ilegalidades a “soto voce” sin que la “lucha contra las ilegalidades, la corrupción y el delito” resuelvan nada!!
    Hasta cuándo?

  • el 17 diciembre, 2014 a las 9:57 am
    Permalink

    Transparencia y mas transparencia es la palabra de orden en Cuba, total e igualitaria transparencia para aplicar entonces una política salarial justa y de conformidad con la política en la construcción del socialismo al respecto, de cada cual según su capacidad a cada cual según su trabajo, ya sea rendimiento físico en bienes de consumo y prestación de servicio, calificación o capacidad demostrada con resultados en el desempeño de sus funciones, importancia y complejidad de su trabajo, responsabilidad y efectos materiales multiplicadores para beneficio de toda la sociedad, unido a precios justos, lógicos y proporcionales al margen de utilidades y a los costos de producción, todo lo cual hoy por hoy es una locura, donde convierte a un Gobierno enunciado revolucionario y socialista en un ingenioso creador de mecanismos populistas y de igualdad social pero al mismo tiempo explotador, recaudacionista y desarroyista financiando su crónica ineficiente con precios absurdos y salarios desiguales y miserables que obliga a la inmensa mayoría a llevar sobre la mesa lo que puede comprar con ingresos que logra por debajo de la mesa.
    Cualquiera comprende que así no puede manejarse la economía de un país, los errores de mas de 50 años se solucionan con errores peores de una mezcla de economía de mercado y capitalismo, en una original forma de esclavitud en nombre de una ideología y principios ya inexistentes.
    El pueblo no tiene lo que tenia que tener, sino lo que el gobierno considera que debe tener, pagando con salud y educación lo que en salario deja de retribuir al obrero, para que este consuma lo que desea y consedera mas necesario consumir, el Cubano es un gobierno de crisis económica permanente, mientras que dispone de toda la plusvalía del trabajo obrero, mas lo que de forma amañada le arrebata de el valor de su trabajo.
    Hasta cuando seguir con estas practicas que su único fin es la destrucción de las esperanzas de la sociedad a vivir en una sociedad socialista, mientras intencionalmente se maneja un discurso demagogo donde se vende al mundo intenciones como logros, mientras se incrementan las emigraciones ilegales a un alto costo de la vida, y añoran que se elimine la platica migratoria impuesta para socavar el prestigio del país por el enemigo de la revolución, de “Pies Seco, pies mojado”, parece que quieren tener o convertir a Cuba en una gran cárcel sin puertas, solo la que sus carceleros abren para algunos elegidos.
    Mientras se condena a varias generaciones a no poder aspirar a comprar un carro, o una moto a precios justos, a vivir con austeridad pero aquella que el mismo se imponga para adquirir aquello que su salario le permite, este tipo de prisión con igualdad era tolerable, pero ahora con tantas desigualdades y falta de transparencia de los ingresos y poder adquisitivo de los Dirigentes del Estado, del Gobierno, el Ejercito, y toda una minoría que recibe migajas de las nuevas y poderosas clases sociales, es triste e humillante.

  • el 17 diciembre, 2014 a las 9:19 am
    Permalink

    Estimado José Jasan, yo también me lei todos los comentarios de los participantes en Granma.cu y creo que te faltó varias consideraciones que ellos hicieron.

    1-Varios comentaristas señalaron a las empresas empleadoras como nuevos parásitos estatales que no aportan nada a la producción ni a los servicios. Es más burocracia parasitaria de los trabajadores. Varios comentaristas piden que se contrate directamente por el capital extranjero y que el trabajador pague impuestos de acuerdo a su salario.Varias veces aparece también la queja de que las cosas no se hacen más fáciles si no siempre más difíciles.

    2-Varios señalaron también que se les obliga el descuento de las vacaciones cuando en el Código del trabajo es un derecho las vacaciones pagas, no descontadas del salario.

    3-Se deduce de las aclaraciones de los funcionarios a las nuevas normativas que el 20% que cobran las empleadoras será exigido al capital extranjero, encareciendo la mano de obra.Es decir si el capital extranjero paga 600 cuc por un trabajador mensualmente, será más bien 800 cuc lo que tendrá que pagar el capital extranjero para mantener a las parasitarias empresas empleadoras y no se revierte en el mejor salario del trabajador.

    4-Varios comentarios señalan además que de la misma manera en que los precios de los carros nuevos no bajaron, las demandas de rectificación de las nuevas medidas tampoco vendrá.

    5-También existen comentarios que señalan que esta forma de contratar con intermediarios y con tasas cambiarias diferenciadas de 1 a 10 en el Mariel y de 1 a 2 en el resto de las empresas mixtas significan una explotación mayor que en el capitalismo, ya que se paga en una proporción ínfima y se compra con una tasa cambiaria de 1 a 24 quedándose el estado con una plusvalía superior a la de cualquier tipo de capitalismo. Luego, siendo un pequeño aumento de salario se queda por debajo de las necesidades primarias de la canasta básica individual y familiar.

    6-Si Acorex se ha quedado desde que existen en los años 90, con el 90% del salario de los trabajadores, ahora varios comentaristas comentan y sacan cuentas que el estado se está quedando con el 91. y algo% del salario pagado por la empresa extranjera.

    Si el gobierno cubano no tiene dinero, es su interés mantenerse así.Una política de estimulación a las pequeñas empresas cuentapropistas y cooperativas con los derechos de importar exportar y una disminución de los impuestos leoninos que se les impone, además de unos tiempos agónicos para aprobarlas, haría posible una política tributaria positiva que incrementaría exponencialmente el ingreso al estado. No lo quiere el estado así e impone la precariedad y la superplusvalía a los trabajadores. El estado cubano no quiere tener dinero, quiere tener el control centralizado y vertical de la producción y los servicios. Han pasado ocho años con el “nuevo” gobierno y siguen subsidiando a las empresas estatales corruptas e ineficientes con una tasa cambiaria de 1cup= 1cuc. Subsidio que no se dirige a los sectores más vulnerables y perdedores de la actualización.El estado prioriza a sus empresas y menosprecia la pobreza generalizada de su población.
    Por otra parte según tu cifra de los 40,000 trabajadores involucrados, estamos hablando de un 0.8% de la población ocupada. El resto de los cinco millones de empleados o de la población económicamente activa, ¿que recibe?
    Las políticas económicas de la actualización no resuelven nada de la crisis y el gobierno le sigue culpando a los factores externos, siempre el comodín de la incapacidad o de la tozudez política para no hacerse responsable de no resolver la crisis de más de 23 años. Del período especial no hemos salido aunque el gobierno escamotee la realidad.
    Lo grave del asunto es el abismo entre los intereses del gobierno y sus ministros y los intereses de la ciudadanía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *