Cuba entre agricultura orgánica y transgénicos

Por Pilar Montes

Lechuga orgánico en Holguín. Foto: Agustin Borrego/ Guamuta, Matanzas.
Lechuga orgánico en Holguín. Foto: Agustin Borrego

HAVANA TIMES — Si en un sector de la economía se están dinamizando las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, es en el de la Agricultura. Cientos de empresarios, funcionarios y expertos han viajado de un vecino al otro y parecería desatarse una “fiebre del oro”, aunque los interesados de ambos lados del Estrecho de la Florida no traen palas, ni excavadoras consigo.

De una parte, los empresarios y agricultores estadounidenses buscan comprar alimentos orgánicos producidos en la Isla, en tanto a otros les interesa vender semillas y cereales genéticamente modificados.

Una sorpresa para hombres de negocios y expertos estadounidenses encontrar en Cuba un raro oasis de agricultura orgánica. Sucedió por razones políticas, geográficas y la desaparición del campo socialista, su fundamental fuente de créditos y del 80 por ciento de su comercio exterior.

Este tránsito de la agricultura extensiva a la intensiva está lejos aún de proveer de alimentos a la población y, mucho menos a la exportación, como indican las cifras que incumplen los planes de producción cada año.

La nación caribeña busca proveedores de maquinaria y alimentos del mercado más cercano, aunque también han mermado respecto a los primeros años de este siglo. Muchos dirán, pero todavía estorba el bloqueo a ese comercio. Sin embargo, hay quienes siempre se adelantan a los acontecimientos, como la empresa que desea invirtir en el montaje de pequeños tractores Cleber en Cuba.

Genetically modified corn.
Maís genéticamente modificado.

Un representante demócrata por Maine, Chellie Pingree dijo a The New York Times, que “a los cubanos no los entusiasma tener un Burger King en cada esquina ni que Monsanto se instale aquí.”

En realidad, los cubanos confían más en sus científicos de la biotecnología que en las semillas que pudiera suministrarle Monsanto, Dupont u otra de los grandes fabricantes transgénicos. En 2011, se hicieron algunos experimentos, aunque varias fuentes y no oficiales cubanas, aseguran que La Habana renunció a los cultivos transgénicos.

El director general de la empresa productora de semillas del Ministerio de Agricultura, Manuel Rodríguez, citado por la agencia DPA, de Alemania y publicado por Havana Times, afirmó que la política del país (hasta junio de 2015, que fue la fecha del despacho) es no negociar con nadie que produzca semillas transgénicas”.

Otro funcionario que lo acompañaba, Rogelio Pupo, añadió que el uso de ese tipo de cultivo no se contempla por motivos “de seguridad biológica”.

Una de las entidades más prestigiosas cubanas defensoras del medioambiente, la Fundación Antonio Núñez Jiménez, sentó su postura opuesta al uso de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) con fines agroalimentarios.

En el documento emitido sobre el tema, la Fundación Jiménez señaló que “es necesario destacar la posición favorable de nuestro país de incrementar la producción agrícola para el consumo humano a través de la práctica de una agricultura orgánica y sostenible que ha demostrado su potencial y se convirtió en un modelo de agricultura familiar, como alternativa a los modelos convencionales”.

También es cierto, según un informe publicado por la organización internacional People in Need en colaboración con ambientalistas cubanos, que la Isla no posee ninguna legislación que prohíba la producción, uso y consumo de OGM, aunque suscribió en 2010 la Declaración de Cochabamba, que reniega categóricamente la explotación de ese tipo de cultivos.

Cuba todavía importa, no obstante, entre el 60 y 80 por ciento de lo que comen sus habitantes. El Estado, hasta hace poco propietario mayoritario de la tierra y ahora poseedor de apenas el 29 por ciento, decidió distribuir en usufructo parcelas de tierra a particulares, además de los pequeños agricultores y las cooperativas que son más eficientes que las empresas estatales.

Lo que piensan los visitantes de Estados Unidos

En mayo último, un representante demócrata por Maine, Chellie Pingree encabezó una coalición de líderes de la industria orgánica, chefs de cocina e inversionistas que estuvieron cinco días en Cuba con el objetivo principal de alentar a los funcionarios cubanos a resistir los intereses más convencionales y poderosos agrícolas, de la industria alimenticia de Estados Unidos y persuadir a los productores de la Isla sobre la necesidad de extender sus prácticas orgánicas de pequeña escala, que ya son parte de su vida cotidiana.

Congresswoman Chellie Pingree heads to Cuba on April 30th to meet with organic farmers and agricultural officials. She is pictured here in an undated photo on a Maine farm.
La congresista Chellie Pingree. Foto: bangordailynews.com

Para el grupo de la Coalición Agrícola su sueño es ayudar a Cuba a mantenerse fiel a una agricultura sostenible, que rechace los productos químicos y la modificación genética. El incentivo está claro: alimentar un mercado estadounidense ávido y capaz de pagar una prima por los productos orgánicos.

Los temores de la Coalición, entre cuya membresía hay orgánicos y convencionales o transgénicos, fueron tranquilizados por opiniones como la de DevryBoughnerVorwerk, anterior ejecutivo de la transnacional Cargill y ahora director del grupo. “El punto clave aquí es que hay espacio (dulce) para todos.”

Para Doug Schroeder, un agricultor de soya de Illinois, su estado embarca hacia Cuba unos 20 millones de dólares anuales de maíz y soya, incluso bajo el complejo sistema de restricciones que todavía rige el comercio entre los dos países. Si Estados Unidos levantara el bloqueo financiero, esa cifra podría subir hasta 220 millones de dólares.

La delegación de la Coalición no se fue a casa con las manos vacías, ya que el grupo de unos 100 miembros, incluyendo a grandes como Butterball y Cargill, lograron un acuerdo con el Grupo Empresarial Agrícola de Cuba para restablecer a la Isla como mercado para los productos agroalimentarios de Estados Unidos.

De La Habana a Washington

Una delegación cubana encabezada por el Ministro de Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero, cumplió recientemente una invitación de su homólogo estadounidense, Tom Vilsack, con el objetivo de fortalecer los vínculos y continuar las negociaciones iniciadas en La Habana.

El secretario de Agricultura estadounidense, Tom Vilsack, se llevó al ministro Rollero, en los primeros días de junio, en una visita a Iowa, visitando tanto una finca orgánica como los predios de Dupont Pioneer, el mayor productor en EE.UU. de semillas híbridas y genéticamente modificadas.

Iowa farmer Aaron Lehman (left) explains his operation and conversion to organic production to Cuban Agriculture Minister Gustavo Rodriguez Rollero (center) and U.S. Ag Secretary Tom Vilsack during a tour of Lehman's farm Friday. (DTN photo by Chris Clayton)
Aaron Lehman (izq) productor orgánico de Iowa con el ministro de Agricultura cubano,  Gustavo Rodriguez Rollero (c) y el secretario de Agricultura de EE.UU., Tom Vilsack, durante una visita a la finca de Lehman.  Foto: Chris Clayton/DTN

Según informó la prensa cubana el 4 de junio sobre la visita de Rollero, las partes coincidieron en la importancia de ampliar la cooperación, mediante los intercambios e investigaciones conjuntas para su aplicación práctica en el desarrollo de la agricultura de la Isla.

Recientemente, The New York Times, refirió que los empresarios y oficiales de la administración del presidente Barack Obama reconocen que los transgénicos pueden ser una propuesta lucrativa, pero amenazaría el potencial de miles de hectáreas dedicadas en Cuba a los cultivos orgánicos.

Tampoco creen que se desenrede la madeja del bloqueo pronto, porque los esfuerzos para levantar las restricciones se mueven lentamente en el Congreso y también caen detrás de las prioridades de las elecciones presidenciales de noviembre.

Ensayos premiados y publicados en revistas científicas cubanas reflejan una posición contraria a los organismos transgénicos. De la vigilancia de los ecologistas cubanos y la población consciente de su peligro, dependerá que se detengan planes para aceptarlos en el país.


15 thoughts on “Cuba entre agricultura orgánica y transgénicos

  • el 4 julio, 2016 a las 11:33 am
    Permalink

    A 10 centavos la libra de picadillo de res y los bodegueros te fiaban hasta final de mes. Así me contaba mi anciana madre que según ella era pobre.

  • el 3 julio, 2016 a las 10:22 pm
    Permalink

    Sí, según ellos no queremos Mc Donald’s pero a ellos, si se los qitan, les da un infarto.

  • el 3 julio, 2016 a las 10:18 pm
    Permalink

    No éramos 11 millones en el 59, solo 6. Toda la agricultor era orgánica porque no se conocía otra cosa y los precios ern en centavos. Esos conucos, como usted dice, funcionaban perfectamente, producían de todo, incluso frutas como anón, guanábana y nísperos que el cubano actual a veces nunca ha probado y los mercados estaban abarrotados. Mi madre fueron seis hermanos huérfanos de padre en los años 30 y nunca se acosaron sin comer aunque fuera un plato de arroz con frijoles y plátano hervido. Ah, frijoles con chorizo y demás.

  • el 3 julio, 2016 a las 10:07 pm
    Permalink

    Has dado en el clavo. Antes de 1959, Cuba era exportadora neta de alimentos, no solo el azúcar, sino carne, leche y derivados, vegetales, etc. y el mercado interno estaba abastecido de producción nacional a precios bien bajos, accesibles para cualquier cubano. esto lo digo con conocimiento porque mi familia era humilde y tú podías ir a casa de cualquier tío en hora de almuerzo o comida y se te ofrecía un plato de lo que hubiera, generalmente carne, arroz, frijoles y una vianda. Esos tiempos ya pasaron, el cubano cocina estrictamente lo necesario para alimentar a su familia, no para convidar a visitantes inesperados.
    Por su condición geográfica y extensión, Cuba pudiera ser una potencia agrícola de productos orgánicos, pero las condiciones impuestas por un régimen centralizador que controla y entorpece el libre flujo de la producción y lar relaciones mercantiles en toda las esferas de la economía, incluida la agropecuaria, no permitirá que haya un verdadero despegue en ese sector.
    el campesino cubano sigue atado de pies y manos y el colmo sería que eventualmente exportara productos en un país donde el desabastecimiento y los elevados precios de los alimentos son crónico desde hace mas de medio siglo.
    Y el final del artículo no tiene desperdicio “. De la vigilancia de los ecologistas cubanos y la población consciente de su peligro, dependerá que se detengan planes para aceptarlos en el país.” Quisiera que me dijeran cuando el pueblo ha tenido voz y mucho menos voto en decidir qué come y qué no. Ávido el cubano carga con la cuota mensual de la libreta, sea lo que sea. Hace años, un ex yerno marino mercante me contó que fueron a Canadá a cargar chícharos para la población y en el puerto de Montreal condujeron el barco hacia donde se cargaba el grano destinado a pienso par animales. Allí llenaron las bodegas y partieron urgente hacia Cuba para cubrir la cuota del racionamiento. Esa es la realidad de Cuba, no nos llamemos a engaño.

  • el 2 julio, 2016 a las 8:46 am
    Permalink

    Un visión diametralmente opuesta a la defendida por 110 premios Nobel. En el periódico el País de ayer 1ero de julio, se refieren las razones de por qué “el arroz dorado” puede suplir la ausencia de vitamina A para los países más pobres, que por las carencias de esta vitamina pone en riesgo de ceguera sobre todo a la población infantil en África y en algunos países de Asia.
    Lamentable la desinformación de esta periodista sobre el tema.
    ¿Agricultura orgánica versus agricultura GMO? En Cuba, ¿cómo logramos que la población coma y que no haya que importar el 80% de los alimentos?

  • el 2 julio, 2016 a las 8:16 am
    Permalink

    Top New: un montón de científicos premiados con el Nobel se han manifestado a favor de los transgénicos. Pero eso no importa, son personas al fin.

    Lo que importa es el resultado: ¿se puede alimentar a una masa poblacional con cultivos tradicionales?

    Volviendo esa población al campo a participar de la producción, sí.

    ¿Hay tierra para eso? No. (Y no solo por área)

    Entonces, ¿debemos condenarnos a pasar hambre y/o pagar pagar por alimentos caros? En mi OPINIÓN No.

  • el 2 julio, 2016 a las 8:12 am
    Permalink

    En la mente de él. Mala costumbre que tienen de dar por HECHO lo que no pasa de ser CREENCIA

  • el 2 julio, 2016 a las 5:58 am
    Permalink

    Lily: la poesia es solo oesia.Nadie quiere seguir el ejemplo de Haiti,por favor.Para darle comida a 11 millones de
    personas no se puede andar con cultivos de conucos,por favor !! Hay que instrurse acerca de la agricultura moderna. O ponerle una dieta obligatoria a todo el mundo y ver si da la cuenta !!!

  • el 2 julio, 2016 a las 4:50 am
    Permalink

    Lily, por favor, habla solo de lo que sepas. Los OGM no hacen daño. Es aburrido el tema ya. Lo último que leí fue alguien que dijo: Ahhh pero no han demostrado que no hacen daño. Jajajaja tampoco Júpiter no ha demostrado que no va a chocar con la tierra en el 2020 y no veo a nadie preocupado con eso.

  • el 2 julio, 2016 a las 3:30 am
    Permalink

    Haiti no sirve de ejemplo de nada , es un pais que a perdido un gran porciento de su suelo gracias a la depredacion humana . Si un pais podra ver la luz en el tunel gracias a los GMO ese es Haiti , porque tardara 30000 anos para que se cubra de suelo otra vez

  • el 1 julio, 2016 a las 10:37 pm
    Permalink

    Aparte de todo esto, dónde está la encuesta que hizo ese representante de Maine para decir que a los cubanos no los entusiasma tener un Burger King en cada esquina?.

  • el 1 julio, 2016 a las 3:31 pm
    Permalink

    Espero que no sea muy tarde para que Cuba se de cuenta que Los productos GMO son alimentos que lentamente te van envenenando y que Por mucha necesidad que halla, el poder de escoger entre algo quimico y algo natural Es derecho de aquel que escoga entre salud o dinero! En Haiti despues de un terremoto quedo todo destruido, Mosanto donó mas de miles de granos de maiz GMO. Para sorpresa de ellos Los haitianos Por mucha hombre que habia quemaron las donaciones y decidieron no sembrarlas. Ellos le dijeron que si no era provediente de la tierra y no de un laboratorio no lo querian. Intruyanse y busques estudios que existen sobre esos alimentos transgenicos no son nada buenos. En muchos paises hasta son ilegales…….espero que alguien sea juicioso y pongan un Pare a esto ✋

  • el 1 julio, 2016 a las 1:47 pm
    Permalink

    Pero que nos cuentas Pilar, si Cuba hace ratón y queso que está metida hasta el cuello en la producción de cultivos y piscicultura transgénica. Aqui mismo en HT se publicaron artículos donde se informaba que programa de transgénicos made in Cuba estaba en fase de pruebas de campo a escala comercial. No dudes que las millonarias importaciones de soya, maíz y cereales que hace Cuba anualmente sean de cultivos transgénicos. Así que tranquila que los cubanos estamos “chocando” con el transgénico desde hace décadas y a nadie le ha salido un rabo de cochino, ni nada por estilo.

    No hay dudas que una relación comercial con los USA favorecerá sobre todo al agro cubano por el acceso a tecnologías avanzadas y un mercado inmenso de todo tipo de alimentos. Si hace años los productos agrícolas cubanos no están presentes en los USA es por el bloqueo interno que impide que el sector no estatal de la isla pueda exportar directamente. No olvidar que el embargo esta impuesto al sector estatal cubano y en los últimos meses ni eso se está cumpliendo.

  • el 1 julio, 2016 a las 11:18 am
    Permalink

    pilar: no hable esas cosas.Le recomiendo se actualice acerca de los metodos agricolas.La agricultura organica es un lujo en la actualidad….!!!!! Claro,el que se pueda dar y crea que es o correcto,pues adelante …..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *