Cuba en la era de Trump

Fernando Ravsberg

HAVANA TIMES — El teatro, la escenografía, el guión, la banda sonora y hasta el público elegido por Trump para anunciar el fin del acercamiento con Cuba no podría haber sido peor. En comunicación política el nuevo presidente de los EEUU es apenas una caricatura de Obama.

Elige un teatro que simboliza la derrota de EEUU en Playa Girón, no tienen la delicadeza de colocar banderas de Cuba, vuelven al tosco lenguaje de la Guerra Fría, la música la dejan en manos del hijo de un conocido asesino y reúne a un auditorio de cubanos que corea como posesos ¡USA! ¡USA!.

El nuevo inquilino de la Casa Blanca es transparente en sus intenciones respecto a Cuba. Regresa a los años 60 con la fracasada estrategia de generar hambre, miseria y desesperación en la gente común para empujarlos a alzarse contra el gobierno y terminar con la revolución.

Gracias a Telesur, los cubanos pudieron ver el discurso de Trump contra Cuba y el show que lo rodeó.

El objetivo de Barack Obama fue apoyar el florecimiento económico de los emprendedores para que ellos fueran quienes transformaran el socialismo en capitalismo. El de Trump es llevar esos pequeños negocios privados a la quiebra para que los dueños y empleados se lancen a las calles.

¿Quién pierde cuando se limita el turismo? El investigador Pedro Monreal explica que el 76% de los estadounidenses se hospedaron en casas particulares. El 99% comieron en restaurantes privados. El 86% compraron artesanías u obras a artistas independientes. El 85% viajaron en taxis particulares.

La mayoría de los canadienses, europeos y latinoamericanos contratan hoteles “Todo incluido” y dejan el grueso del dinero en las arcas del Estado. Los estadunidenses vienen por su cuenta, comen en paladares, alquilan casas particulares y pasean en descapotables de los años 50.

En el público estaban los sobrevivientes de la invasión a Cuba, quienes se rindieron antes de 72 horas y fueron cambiados después por compota al gobierno de J. F. Kennedy.

El show del 16 de junio convirtió a Trump en un solista, acompañado apenas por un selecto coro de congresistas cubanoamericanos, los derrotados de la brigada invasora de Bahía de Cochinos y la oposición interna, mientras “serruchaba” un violín el hijo del asesino de Frank País.

Los disidentes presentes en el acto eran Jorge Luis García (Antúnez), Ángel de Fana, Antonio Rodiles, Ailer González y Rosa María Payá. Cantaron eufóricos el himno de EEUU a pesar de que Donald se niega a devolverles los U$D 20 millones que les entregaban sus predecesores cada año.

Los extremistas están felices porque volvemos a la Guerra Fría. En un lado del estrecho de La Florida aplauden frenéticos porque otro presidente les promete el fin de la revolución. Mientras, los de esta orilla se autoproclaman como los “elegidos”, los únicos con derecho a defender a Cuba.

Esos son los que excluyen y destruyen, mientras el resto siente que la nación está por encima de cualquier diferencia. Los que hablan de unir a todos los que la amen, creando una enorme alianza para enfrentar e impedir que la estrategia de Trump se consolide.

Con las restricciones al turismo de estadounidenses a Cuba, Trump afectará en gran medida a los emprendedores cubanos.

La nueva política permite ver un escenario descarnado, sin espacio para confusiones. El ataque no va dirigido contra el gobierno o los militares como aseguran sino contra toda la nación cubana, buscando socavar sus esfuerzos de salir adelante desarrollando una economía más flexible.

El levantamiento del Embargo de los EEUU no depende de Cuba sino de los enredos políticos de elefantes y burros en Washington. Los cubanos poco pueden hacer, no tienen el poder económico, militar o político suficiente como para presionar a la primera potencia mundial.

Quedan entonces pocas opciones, una es rendirse y aceptar el derecho de EEUU a dictar la política interna de Cuba, tal y como lo hacían durante los gobiernos republicanos. La otra es volver a las viejas trincheras y continuar, por los siglos de los siglos, siendo tan dignos como pobres.

Pero la respuesta más inteligente, para impedir que hundan a los cubanos en el hambre, la miseria y la desesperación, podría ser acelerar las transformaciones económicas internas imprescindibles para resistir con cierta prosperidad hasta que en la Casa Blanca se instaure el sentido común.


11 thoughts on “Cuba en la era de Trump

  • el 26 junio, 2017 a las 6:33 am
    Permalink

    Buen articulo Fernando, con sus luces y con sus sombras pero Bueno en esencia

  • el 25 junio, 2017 a las 7:23 am
    Permalink

    ¡Candela, Fernando! No es fácil la andanada que te ha caido encima…Y esto es sólo la diestra….A ver que te depara la siniestra allá en La Habana…

  • el 23 junio, 2017 a las 6:29 am
    Permalink

    Me imagino que con este articulo Fernando tiene garantizado la renovacion del permiso de residencia. Pareciera que sus enemigos de la Upec le pusieron este panfleto para que lo publicara a su nombre como forma de reconciliacion.

    Fernando maliciosamente mezcla pueblo cubano con los dictadores ilegitimos que nos gobiernan a punta de bayonetas. Obvia olimpicamente que el embargo es el resultado de las erroneas acciones de los Castro hace 58 años, cuando robaron al gringo y a los cubanos que ahora tambien son gringos.

    Fernando y la dictadura creen que delitos de esa magnitud en los USA es borron y cuenta nueva pero no lo son si esta codificado como ley del Congreso.

    Yo como cubano, me gustaria que un gobierno que elijamos democráticamente se siente a negociar en serio con los USA para restablecer relaciones de todo tipo incluyendo el levantamiento del embargo y devolucion de la base de Gtmo. Los cubanos, el pueblo, saldriamos beneficiados 100%.

  • el 22 junio, 2017 a las 4:16 pm
    Permalink

    La Guerra fría no la ha dejado el gobierno cubano que persiste en su lenguaje y práctica nacional e internacional en una política de confrontación e incumpliendo todos sus compromisos internacionales en la ONU y frente al mundo.
    Con Obama el gobierno se enquistó,con Trump el gobierno se enquista.DA LO MISMO la mano extendida que la mano cerrada,el gobierno sigue en la Guerra Fría.

  • el 22 junio, 2017 a las 4:13 pm
    Permalink

    Bueno Fernando hasta aquí tu irreverencia y falta de respeto a los cubanos.Decir que es lo mismo la Nación que los militares que desgobiernan a Cuba es el colmo de tu insolencia.Creo que ya te debes mudar de país,porque perdiste el último milímetro de decencia. Vete a tu país para que seas un desconocido como te mereces.

  • el 22 junio, 2017 a las 11:52 am
    Permalink

    Si usted no fuera solo un izquierdoso sudamericano, seria muy ofensivo con los cubanos anticomunistas, que somos personas con derechos y que en tiempos aun no lejanos, compartíamos con todas las orientaciones partidaria, los desvelos por una Cuba mejor. La brigada 2506 estaba formada por jóvenes anticomunistas que no podían ver con los brazos cruzados, el apoderamiento de nuestro Pais por un punado de conspiradores que se entregaban al mejor postor para conseguir el Poder Totalitario sobre Cuba.En verdad, para Fidel Castro, el comunismo solo fue un pretexto,le hubiera servido el fascismo, el nacismo,en fin algún sistema que le permitiera ser el Iluminado en Jefe El Régimen comunista que impera en Cuba, debe ser repudiado por cualquier persona decente, mas si esa persona puede confrontar diferentes vías politicas,los cubanos están excepto de eso, ellos en su esclavitud y miseria,no pueden confrontar nada…Después que se repudie al regimen,se podria hablar sobre muchas cosas,antes,no merece la pena. Y para terminar por ahora, es de orgullo aliarse con los EEUU, es indigno,aliarse con una Potencia exportadora de modos de vida represivos, elitistas y totalitaria !!

  • el 22 junio, 2017 a las 11:46 am
    Permalink

    Los unicos que socavan el esfuerzo de los cubanos de salir adelante es la mafia que los ha controlado por 58 anios.

  • el 22 junio, 2017 a las 11:39 am
    Permalink

    como es que hay hambre si los estados unidos vendio 70 millones de dolares en comida y medicina a cuba.

  • el 22 junio, 2017 a las 9:54 am
    Permalink

    Con este artículo Fernando acaba de comprarse un seguro para su dentadura. y de los caros. Pero, si hacemos como que lo tomamos en serio, le preguntamos: ¿Quiénes son los que impiden que un cubano pueda ser un empresariop tan próspero como cualquier extranjero invirtiendo en su propio país? ¿Es Trump? ¿Qué justifica que el estamento militar controle hasta el 80% de la economía de un país, si el ejército no se constituye, ni para adminstrar hoteles, ni para hacer negocios? ¿Que justifica que no le rindan cuentas ni a la Contraloría? ¿Quién impíde que esos pequeños propietarios hagan negocios por sí mismos con los empresarios norteamericanos’ ¿Qué papel juegan entonces esos obreros y campesinos en una sociedad supuestamente de ellos, si no controlan realmente nada?

    No, la nación no está por encima de cualquier cosa, si la concibes como un ente abstracto divorciado de los seres humanos. La nación son todos y cada uno de los cubanos, sin los cuales no existiría. La nación no son los cuatro viejos corruptos que han arruinado al país, mientras ellos, sus familias y su camarilla gozan de los privilegios y laas riquezas que les niegan a otros. La nación no son los militares, como no lo fue, ni el del seboruco, ni lo es Raúl Castro.

    ” La otra es volver a las viejas trincheras y continuar, por los siglos de los siglos, siendo tan dignos como pobres.” ¿De verdad? ¿Quién te dijo que tú eres quien para decirle eso a un cubano? Empezando porque tú no eres el que va a sufrir las consecuencias; porque eres uno de los privilegiados a costa de todo eso que escribes y de vender tu conciencia; porque el día que se te ocurra, te vas a otro país a hacer ese mismo periodismo amarillista y falto de ética que te costó la plaza en la BBC, a algún tabloide de pacotilla. ¿Después de que el castrismo te hizo lo que le hicieron a Galileo te quieres redimir? No cojas a Cuba ni a los cubanos para eso; y déjate de lloriquear cuando te pisan el callo, si después no tienes ni el valor para defender ni el lloriqueo.

  • el 22 junio, 2017 a las 9:46 am
    Permalink

    La verdad que el Obama es tremendo comunicador, llegó, dijo “que volá”, y hasta visitó a Pánfilo; mientras (de común acuerdo con el gobierno cubano, que ya eso estaba “cocinado”), le serruchó el piso a una tonga de gente con lo de “pies secos, pies mojados”, de “tranca” el comunicador Obama ajajajaj.

  • el 22 junio, 2017 a las 9:41 am
    Permalink

    Fernando, concuerdo 100% contigo pero como siempre me maravillo conque a Trump u Obama los llamas por su nombre, los calificativos son directos y las comparacines explicitas, el analicis certero pero cuando el tema es en Cuba, a Raul Castro jamas lo llamas por su nombre cuento es el responsable de las penurias de cualquiera de tus articulos “criticos”, a los funsionarios cubanos no los nombras, los articulos se quedan en un quizas, tal ves, puede ser, se puede pensar… hablando de Trump te sientes en total libertad periodistica de ser directo pero cuando el tema es del patio, Cuba, no logramos claridad y mas bien te quejas como baby cuando te critican y ni aun asi te atreves a llamar por su nombre a la sensura, represion, arbitrariedades, abusos y por su nombre a quienes lo permiten, toleran y practican.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *