Cuba: Díaz-Canel exige a campesinos producir más leche

La vaquería Camilo Cienfuegos, en Consolación del Sur (Pinar del Río), cerró 2023 con una deuda de 50 millones de pesos. (Granma)

Por 14ymedio

HAVANA TIMES -Salir de la “inercia” y “guapear” fueron las instrucciones que dio este jueves Miguel Díaz-Canel en su recorrido por el municipio de Consolación del Sur, en Pinar del Río, como parte de su gira oficial por las regiones de la Isla que “no funcionan bien”. Entre regaños por la falta de empeño y la ineficiencia de las industrias que no buscan medios “alternativos” para sustituir importaciones, el mandatario tocó un tema sensible en el crítico panorama del país: la escasez de leche.

Durante su visita a la Empresa Pecuaria Genética Camilo Cienfuegos, los directivos explicaron a Díaz-Canel, entre justificaciones y atenuantes, que al cierre de 2023 la industria tenía una deuda de 50 millones de pesos por fallos en la entrega de leche. Este enero, siguiendo la tendencia, la vaquería alcanzó el 87% del plan.

Según los directivos, la deficiente alimentación del ganado es una de las causas fundamentales por las que las más de 90 vacas de la empresa apenas producen tres litros diarios de leche cuando podrían ser seis. La respuesta del mandatario fue tajante: el país está “imposibilitado” para adquirir los nutrientes que necesitan los animales, por lo que el alimento tiene que conseguirse dentro. Para empezar, dispuso, deben sembrarse las tierras inactivas que tiene la empresa con plantas proteicas, una alternativa que hasta el momento es “insuficiente”.

“Queremos sacar el país adelante, y en ese propósito hacer todo lo que podamos por nosotros mismos es vital”, remachó Díaz-Canel a los campesinos a los que quedó claro que, contrario a lo que dijo el presidente, las “alternativas” deberán buscarlas solos.

La pésima situación de la entrega de leche también forzó este jueves a la ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez, a comparecer en Televisión Cubana. En un primer momento la funcionaria aludió a la compra de leche en polvo en el extranjero, que ha presentado “dificultades” en los últimos meses.

Según explicó, de las 2.200 toneladas que necesita la Isla, gran parte se adquiere en “mercados lejanos, lo cual encarece el precio y hace más demorada la travesía”. La actual distribución de este producto a niños entre cero y siete años se realiza con las reservas del país y “la valiosa contribución del Programa Mundial de Alimentos con donativos, y de actores económicos ( mipymes) a partir de préstamos contractuales”.

En cuanto a la leche fluida, Díaz aclaró que debido a la sequía que afecta al ganado cubano las entregas se han visto afectadas, por lo que el ministerio intenta “comprometer más a los productores” y trabaja para “evitar desvíos (…) hacia otros destinos que no son los de la canasta familiar normada y el consumo social”. Las limitaciones financieras del Estado y el embargo estadounidense fueron otras de las trilladas razones a las que recurrió la ministra para explicar la crisis láctea.

“No todos los inventarios están en las provincias; por tanto, hay que hacer traslados en medio de limitaciones con el combustible y la logística, pero desde hoy comienza un sistema de distribución que va a permitir que a los niños de cero a seis meses se le cubran 10 días, del 25 de febrero hasta el 5 de marzo”, aseguró la funcionaria.

Asimismo, también se entregará leche por 10 días, del 15 al 25 de febrero, a los niños de seis meses a dos años, que no la reciben desde el pasado día 5. Los de dos a siete años, no obstante, solo la recibirán por cinco días. A los niños con enfermedades crónicas se les dará la mitad de la cuota que reciben actualmente, mientras que las dietas médicas y de embarazadas “siguen pendientes”.

En los últimos meses la prensa oficial, adelantándose al Ministerio de Comercio Interior, ha ofrecido partes de la situación de la leche en cada provincia, especialmente en las mayores productoras –Camagüey, Sancti Spíritus y Villa Clara–. Este jueves, Invasor, el diario de Ciego de Ávila, daba su parte regional: “Atrasos en la llegada a Cuba de la leche en polvo contratada para mantener la continuidad del flujo productivo en los meses de febrero y marzo, obliga a adoptar medidas temporales para aprovechar racionalmente las reservas y proteger a los sectores más vulnerables”.

Además de la consabida crisis económica, los responsables de la escasez son, señala el periódico, los campesinos, que incumplen los contratos y ni entregan la leche en tiempo o en las cantidades pactadas. Como consecuencia, insiste Invasor, los niños de “tres a seis años, 11 meses y 29 días, recibirán medio litro de leche y se les asignará, además, una cantidad de refresco instantáneo vitaminado, en producción actualmente, para compensar el equivalente a la leche que dejarán de recibir en el mes”.

Semanas antes, en enero, la prensa camagüeyana también anunciaba el desplome de la producción de leche en la provincia mayor productora. De los 69 millones de litros de leche previstos en Camagüey para 2023, solamente se produjeron 42 millones. La situación se asemeja, así, a Sancti Spíritus, donde de los 42 millones de litros convenidos con el Estado para el año pasado, se dejaron a deber 11 millones, según reveló Escambray. Los culpables, una vez más, fueron los campesinos.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.