Cuba debe legalizar las reformas

“Seamos esclavos de las leyes para poder ser libres” *

Fernando Ravsberg

Foto: Raquel Pérez Díaz
Foto: Raquel Pérez Díaz

HAVANA TIMES — “Las leyes son, antes bien, las normas positivas, luminosas, universales, merced a las cuales la libertad ha ganado una existencia impersonal, teórica, independiente del capricho del individuo” (**). Esta idea no fue expresada por un filósofo “burgués”, sino por Karl Marx.

Viene del padre del socialismo, cuya teoría sustenta el sistema social, político y económico de Cuba. A pesar de lo cual, la sociedad cubana no se rige siempre por leyes, en parte, porque tiene pocas y las que existen son, muchas veces, anuladas por “circulares” y “resoluciones”.

Durante décadas, las leyes cubanas se “adaptaban” a las necesidades políticas coyunturales. Así, se prohibió el hospedaje de cubanos en hoteles turísticos, sin tomar en cuenta que ese veto violaba literalmente un artículo de la Constitución de la República.

Con las reformas emprendidas por el equipo de gobierno de Raúl Castro  la situación se ha agravado en la medida en que los cambios no son acompañados por un respaldo legal que garantice normas, procedimientos, límites, deberes, derechos y seguridad jurídica.

Eso sí, sobran “resoluciones” que determinan hasta el número exacto de sillas de los restaurantes y prohíben utilizar la palabra “hostal” en los carteles de los hostales. Confirman así la sentencia de Montesquieu cuando afirmó que “las leyes inútiles debilitan a las necesarias”.

Los productores independientes y los cineastas reclaman desde hace años leyes que el Gobierno no termina de aprobar. Foto: Raquel Pérez Díaz
Los productores independientes y los cineastas reclaman desde hace años leyes que el Gobierno no termina de aprobar. Foto: Raquel Pérez Díaz

Y ciertamente no hay ese nivel de detalle “legal” en las cosas que realmente importan. Se autorizó a los cuentapropistas la contratación de personal, a sabiendas de que la Constitución lo prohíbe de forma expresa, calificando ese mecanismo como explotación del hombre por el hombre.

Se han abierto miles de pequeñas empresas privadas sin amparo legal. Funcionan bajo el manto del trabajo por cuenta propia, metiendo en el mismo saco a los empresarios y a sus empleados. Incluso quisieron innovar con una “fusión clasista”, sumando propietarios y proletarios en un único sindicato.

Los trabajadores de estas empresas privadas están totalmente desprotegidos, no hay una legislación que obligue a sus patronos a respetar los contratos, que regle el despido, determine las horas de la jornada laboral, garantice vacaciones o la licencia por maternidad.

La cantidad de cambios que están ocurriendo en Cuba necesitarían una legión de juristas trabajando en la creación de su marco legal. Empezando por la Constitución y siguiendo por las leyes complementarias, que son las que garantizan la aplicación a la realidad.

La reforma puede ser imprescindible y justa, pero no viene acompañada de una legislación acorde. No existe, por ejemplo, una ley de cine que norma el trabajo de los independientes, a pesar de que son ellos los que realizan la mitad de la producción cinematográfica.

Crece el número de medios de comunicación “alternativos” en el ciberespacio, pero seguimos sin una ley de prensa que regule la actividad, marcando deberes y derechos. Los medios se manejan con órdenes verbales y, cuando no basta, utilizan el despido o la policía.

Marx asegura que si no hay Ley de Prensa no puede haber libertad de prensa. “La ausencia de una legislación sobre la prensa excluye a la libertad de prensa de la esfera de la libertad jurídica, pues la libertad jurídicamente reconocida existe en el estado como ley y solo como ley” (**), explicaba.

Las leyes no se respetan como demuestran estas guaracheras vestidas con la bandera cubana, lo cual está expresamente prohibido. Foto: Raquel Pérez Díaz
Las leyes no se respetan como demuestran estas guaracheras vestidas con la bandera cubana, lo cual está expresamente prohibido. Foto: Raquel Pérez Díaz

El uso de la bandera como vestimenta está legalmente prohibido (1),a pesar de lo cual el primer crucero de los EE.UU. fue recibido por guaracheras envueltas en la enseña cubana y ese fue también el uniforme de los deportistas a las Olimpiadas de Río de Janeiro.

La existencia, la vigencia y el respeto de las leyes convierten a todos los ciudadanos en iguales, sin importar el cargo, la riqueza o la capacidad intelectual de cada uno. Por supuesto que siempre habrá unos más iguales que otros, pero sin las leyes esa tendencia se agudiza.

Las reformas cubanas necesitan de ese respaldo legal, el cual no debería ser problema, dado que la mayoría de la población aprobó los cambios. Sin embargo, pasan los años y aumentan las transformaciones sin que estas se reflejen en la Constitución o en las leyes.

El padre del socialismo comprendió que la ley es el único respaldo del ciudadano para limitar la autoridad de los funcionarios públicos, la influencia de los ricos o el poder de los poderosos, por eso aseguró que “un código de leyes es la biblia de la libertad de un pueblo”.
——
Notas:
*Cicerón (106 AC-43 AC) Escritor, orador y político romano.

** (MARX,K. “DebattenüberPreßfreiheit und Publikation der LandständischenVerhandlungen”, RhenischeZeitung, 12 mai 1842 [MEW, Vol. I].) .entry-content

5 thoughts on “Cuba debe legalizar las reformas

  • Bueno ravsberg pero ponle fecha, porque el despelote generalizado del país, demuestra que no hay voluntad política para hacerlo. Hay rumores de una nueva ley de empresas para el año que viene, de otra ley electoral para el 2018, de una reforma constitucional que nadie sabe cuándo se hará, de una ley de cine que se anuncia en los nuevos Lineamientos.¿Cuánto tiempo necesita la dictadura para crear leyes? y ¿estas leyes con quién se consultarán?.
    En fin que seguiremos en la jungla como hasta hoy.El gobierno hasta ahora ha demostrado su absoluta incompetencia en el asunto.El nuevo Código del trabajo tiene graves violaciones de los derechos de los trabajadores a la libertad sindical, a la huelga y al trabajo decente(salarios) según los compromisos del gobierno cubano con la OIT. Otra violación es la confiscación del salario de los trabajadores en empresas mixtas y extranjeras, además de la confiscación de la gran parte del salario a los profesionales que colaboran en el exterior.
    Es decir que no hay credibilidad en el gobierno para crear las leyes.Incluso las nuevas, siguen violando derechos fundamentales de los trabajadores cubanos.

  • Le comente a Fernando en su Blog, aunque no publica nada de mi, por un problema de “elitismo revolucionario ” : Yo nunca conoci esta faceta de carlos marx de amante de las leyes y la legalidad….solo conoci al marx desconocedor de la legalidad, a no ser que sea la “Legalidad revolucionaria ” (????)…Eso de hacer las leyes por y para el puebo ,con su participacion y el sometimiento a la Ley de todos, esa faceta nunca la conoci.Carlos marx fue solo un Espiritista que decia ver el futuro…..Y sus creyentes solo aprendieron a tomar el Poder, despues nunca supieron que hacer con el…..Los unicos marxistas que recuperaron la razon, fueron los Socialdemocratas y a esos los apartaron y reprimieron, tambien !!

  • el sistema que rige en.Cuba no es socialismo ni nada que se le parezca es por eso que las docrrinas de Marx no son la guis ideologica de los ancianos dictadores del Buro Politico del PCC . Las dictaduras son sistemas represivos , sin leyes o las leyes son cascarones vacios que los dictadores violan a su antojos o cambian segun las circunstancias . De todas maneras cuando no existe un estado de.derecho y separacion de poderes las leyes son letra muerta y eso Sr Fernando Ud lo sabe en Cuba lo que debemos es lograr que la.sociedad se democratice y que se despoliticen las instituciones que defiendan a los.ciudadanos de lo contrario por muchas leyes que hagan no se garantiza que se violen impunemente.como han hecho hasta ahora.
    Porque en Cuba no hay un Tribunal Constitucional, una Defensoria de los Habitantes, porquea los dictadores no les interesan

  • Fernando en las dictaduras no se necesitan leyes, pues cuando el tirano de turno se le ocurre algun nuevo capricho hay que acomodar la Constitucion y todas las leyes vigentes para complacerlo. Si reconocen en una ley las empresas privadas del pueblo, entonces no seria facil dar marcha atras al trabajo por cuenta propia como han hecho varias veces. Si crean una ley de prensa o de cine le hacen el trabajo mas dificil a los guardianes de la fe cuando van a censurar.

    Si cometieron la aberracion de anular la Constitucion nacional vigente en 1959 con una ley llamada fundamental, pueden pasarse por el forro todo el sistema juridico que ellos mismos crearon despues, que de paso no tiene ningun valor pues fue creado a partir de asesinar una Constitucion. Con los Castro y su revolucion prima el principio acuñado por el rey Luis XIV “El Estado soy yo” y lo demas es emborronar cuartillas con letra muerta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *