Cuba 2018: La urgencia de los cambios

Por Pilar Montes

Calle de La Habana. Foto: Anne Williams

HAVANA TIMES – Como sucedió en el nacimiento del mundo, los cambios al principio de la Revolución de 1959 se sucedían velozmente y, por su carácter de beneficio popular, la mayoría de los cubanos se sorprendía agradecidos.

Casi 60 años después, este pueblo más culto y sano pide que se cumpla el principio de “cambiar lo que deba ser cambiado” en esta vida y no en la que los creyentes aspiran a tener después de la muerte.

Acorde con el requisito primero del sistema socialista y aún por cumplirse en la Isla, los ciudadanos deben aportar a la sociedad según su capacidad, y recibir a cambio, según su trabajo.

Ante esta realidad, el magro 1.6 por ciento de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) cubano en 2017, no se puede atribuir a las adversidades climáticas, aunque su contribución fue destacada, ni al eterno bloqueo de Estados Unidos que oprime esta economía desde 1962.

Cuadros del Estado y analistas altamente calificados no han podido trazar el mapa de salida de la dualidad monetaria, que desde 2011 fue aprobado, pero no realizado.

Según ese “tanque pensante” y le doy la razón, hay temores de perjudicar en esa unificación a los sectores más desvalidos de la población, pero lo cierto es que la demora dañará aún más a los que se quiere proteger.

El 19 de abril de 2018, Cuba tendrá un nuevo gobierno, al que le esperan muchas vicisitudes si no se resuelven las urgencias más inmediatas: la unificación de la moneda  y un sistema de retribución del trabajo más justo, con el que los ciudadanos puedan vivir de su salario.

Vencidos esos obstáculos, el Estado tendrá que controlar mejor los grifos de sus recursos, por donde se escapan el combustible, los materiales de construcción, se desperdician productos de la agricultura y se alimenta a una clase de funcionarios corruptos y malandrines sin afiliación, que viven del sudor ajeno.

Foto: Anne Williams

En eso jugará un papel clave difundir casos ejemplarizantes para alentar la conciencia ciudadana, con nombres y apellidos, llevando el mensaje que toda ilegalidad es castigada y asegurando que los organismos policiales y judiciales defienden los intereses del pueblo.

La ruta al desarrollo solo es posible con tasas de crecimiento económico de 5 o 6 por ciento anual y no en uno, sino por muchos años seguidos, según economistas locales.

Para el próximo año se prevé el crecimiento del Producto Interno Bruto en el entorno del 2 por ciento, también insuficiente si se trata de iniciar la escalada económica.

Después de la sequía vino el diluvio

Según cifras reveladas por el ministro de Economía y Planificación, Ricardo Cabrisas, ante el pleno de la  Asamblea Nacional, los daños totales provocados por el huracán Irma, alcanzaron los 13 mil millones 185 mil pesos (520 millones  USD)

Las pérdidas de la agricultura se valoraron en cuatro mil millones de pesos (160 millones  USD), con daños a los centrales azucareros ubicados en la costa norte central y oriental.

En el plano humano, más de un millón 800 mil personas fueron reubicadas en instalaciones y casas de amigos y familiares durante el paso del ciclón. Más de 179 mil viviendas quedaron sin techo o sufrieron derrumbes, dos mil 900 escuelas y centros de Salud fueron seriamente dañados.

Lugares emblemáticos de la capital quedaron en escombros, como un tramo considerable del malecón y la avenida que bordea el mar. El monumento al general Calixto García, héroe de las guerras de independencia, está siendo reubicado en la zona de Miramar.

Poblaciones costeras como Jaimanitas, Santa Fé, al este de la capital y otras al centro de la Isla, como Isabela de Sagua, Encrucijada y Caibarién están todavía en faenas de construcción y reparación de viviendas.

Foto: Anne Williams

De acuerdo con los ingresos de las familias afectadas, se les suministraron gratuitamente materiales de construcción, colchones y muebles, mientras a otros se les construyeron nuevas viviendas. A los de ingresos medianos también se les extendieron créditos.

Estimados extraoficiales señalan que el déficit habitacional del país ahora se acerca al que tenía Cuba en 1959, estimado en un millón de viviendas.

Como dicen los cubanos, si miras hacia atrás siempre verás alguien en peor situación y en estos momentos, esos  son los ciudadanos de Puerto Rico, donde todavía la mitad de la población no tiene agua potable ni energía eléctrica, muchos otros ni casa.

Fuentes internacionales señalan que son más de 300 mil nacionales de esa isla, Estado Asociado de Estados Unidos, los que han emigrado hacia EE.UU., cuyo gobierno ha hecho caso omiso de las necesidades de esa población.

Aquí la población se conduele de lo que pasa en la hermana isla, pero prefiere mirar hacia adelante.

Espera que entre los propósitos del Estado esté la introducción de los cambios más urgentes: unificación monetaria, mayor autonomía en el uso de sus recursos a empresas, gobiernos municipales y provinciales, así como el aumento de ingresos a los trabajadores que les permitan vivir de su trabajo.

Mirar hacia adelante

Un aporte nada desdeñable al PIB ha ido creciendo de parte del sector no estatal que incluye los negocios privados y las cooperativas, tanto las agrícolas como las no agropecuarias creadas en la gastronomía, barbería, reparación y lavado de automóviles, entre otras.

Sin embargo, el presidente Raúl Castro lamentó recientemente que cuadros altamente calificados hayan emigrado hacia el sector no estatal (privado) por ofrecerles mayores ingresos.

Eso sin contar los miles que han emigrado.

La presión por una reforma salarial se impuso en la convocatoria del próximo congreso obrero, a efectuarse en 2019. El bajo nivel de satisfacción de las necesidades de los trabajadores y mucho más, de los pensionados, no puede dilatarse más.

Con esas premisas, esperaron el nuevo año los cubanos, unos con más y otros con menos abundancia, pero como oí a algunos decir, “hoy es fiesta, mañana ya se verá”.


4 thoughts on “Cuba 2018: La urgencia de los cambios

  • el 7 enero, 2018 a las 7:22 am
    Permalink

    Que manera de hablar cascaras. Como explicar que el deficit de vivienda sea igual al del 1959 si la poblacion practicamente se duplico, se paralizo la construccion de viviendas y lo construido se esta derrumbando?. Si en el 59 hubiese un millon de viviendas en deficit al menos cuatro millones de cubanos vivirian en la calle o en chozas.
    Asi que Puerto Rico esta peor que Cuba!. Pregúntale a los boricuas si quieren permutar con cubanos que si estoy seguro que están locos por estar en la isla del encanto asi sin corriente y agua pues saben bien que al final todo se recuperará

  • el 3 enero, 2018 a las 7:59 pm
    Permalink

    Y del cumplimiento de los lineamientos para fortalecer el socialismo ya nadie se acuerda. Y mucho menos del plan nacional de desarrollo al 2030. Solo se mencionan pinceladas traidas por los pelos para no llamar al fracaso por su nombre. Esto me recuerda la frase “vaso de leche” que esta prohibida usarla en la prensa oficialista.

  • el 3 enero, 2018 a las 10:53 am
    Permalink

    Yo entenderia estos argumentos si este gobierno cambiara cada 4, incluso cada 8 annos, pero la verdad este es un gobierno que lleva decadas en el mismo sitio, sin conseguir mover hacia adelante una economia a base de promesas, Cuba necesita esos cambios urgentes pero no son los cambios la raiz de lo que necesita Cuba, simplementa un cambio de gobierno, eso si que necesita Cuba urgentemente.

  • el 3 enero, 2018 a las 7:25 am
    Permalink

    A quien quiere enganar esta senora ??

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *