¿Cuándo veremos a los nuestros?, siguen preguntándose los cubanos

Por Ronal Quiñones

Odrisamer Despaigne con su uniforme de los Padres de San Diego.  Foto: m.espn.go.com
Odrisamer Despaigne, ex-Industriales y equipo Cuba, con su uniforme de los Padres de San Diego.  Foto: m.espn.go.com

HAVANA TIMES — Hace unos meses recogimos inquietudes de los aficionados al béisbol en la capital, en las cuales hablaban sobre todo del deseo de ver juegos de las Grandes Ligas por la televisión nacional.

Por el canal de los deportes en Cuba, Tele Rebelde, salen desde finales del pasado año dos espacios con asiduidad: Béisbol Internacional, dedicado a la actualidad en todo el mundo, y Béisbol de siempre, con énfasis en épocas pasadas. Ambos salen solamente una vez por semana, pero a veces se pasan partidos de Grandes Ligas algún día entresemana como relleno en las noches.

Ya los aficionados cubanos pueden ver béisbol de la MLB, de manera bastante pobre y selectiva, pero lo hacen, aunque sus inquietudes no se detienen. En busca de estas respuestas volvimos al célebre Parque Central, donde cada día, sin importar si es feriado o laborable, si hay frío o calor, lluvia o vientos huracanados, se reúnen aficionados para debatir sobre todos los deportes, pero sobre todo de béisbol, la gran pasión de los cubanos.

La pregunta inicial iba dirigida a saber si se sentían complacidos con la posibilidad de poder ver al fin, luego de más de 40 años, juegos de las Grandes Ligas.

“Mira, para el que no tiene nada es algo”, dice Germán, un vendedor por cuenta propia, “pero la verdad es que lo que más nos interesa es poder ver a los cubanos, como hacían cuando estaba Despaigne en México o ahora con Japón. A mí me encanta la pelota, pero es difícil seguir las Grandes Ligas cuando lo único que tienes es un programa a la semana.”

Coincide con él Rolando, para quien se hace necesario un mayor seguimiento en todos los programas informativos dedicados al deporte. “En Radio Rebelde es donde único lo actualizan a uno, incluso con juegos en vivo, pero eso es solamente en el espacio de las tardes, y a esa hora muchos están trabajando. En la televisión nada más te ponen el estado de los equipos los domingos, viendo nada más que jugadas es difícil aprenderse los nombres de los peloteros.”

Fanáticos en el Parque Central de La Habana.  Foto: Juan  Suárez
Fanáticos en el Parque Central de La Habana. Foto: Juan Suárez

“Es que de entrada eso viene en inglés”, interviene Mauro, “el que no sabe mucho se queda sin entender y a veces ni los nombres logra escuchar. De más está decir que si hay un cubano entre los destacados, esa no la ponen. Ya he visto varias veces un top ten de jugadas al que le falta la 5, la 4 o la 7, y amigos míos que pueden ver la señal original me dicen que esos fueron cubanos.”

La decisión, como casi todas en la televisión cubana, pasa por las manos de Danilo Sirio, presidente de Instituto Nacional de la Radio y la Televisión (ICRT), quien, para no buscarse problemas con sus superiores en el Departamento Ideológico del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, o siguiendo instrucciones de estos, decide privar a los aficionados de sus mejores jugadores en Estados Unidos.

“Yo creo que ese es el principal problema del programa”, opina Yander, “como gastan neuronas buscando el jueguito donde no hay cubanos para trasmitirlo.! Y mira que cada vez se les hace más difícil con la cantidad de cubanos que hay en Grandes Ligas! Vemos siempre a los mismos equipos, y cuando ponen a los Dodgers o los Atléticos es porque Yasiel Puig y Yoennis Céspedes están sancionados, o lesionados o de vacaciones.”

“Así es”, indica Basilio, “el derby de los jonrones en los dos últimos años (ganado por Céspedes) no lo veremos nunca. El año pasado pusieron uno viejo, y hasta que no haya cubanos no volveremos a ver uno reciente, y eso está difícil, porque este año por falta de uno, hubo cinco en el Juego de las Estrellas. De más está decir que ese Juego tampoco lo veremos nunca aquí.”

Durante la estancia en la instalación insignia para los peñistas capitalinos, esa fue una inquietud recurrente, la mayor fuente de insatisfacción entre los asistentes.

Erisbel Arruebarrena, hace poco el mejor campo  corto en Cuba es ahora un prospecto de Los Dodgers de los Angeles. Foto: www.sbnation.com
Erisbel Arruebarrena, hace poco el mejor campo corto en Cuba es ahora un prospecto de Los Dodgers de los Angeles. Foto: www.sbnation.com

“Eso no hay quien lo entienda”, reaparece Mauro, “si vas a poner un resumen de lo mejor de la semana tiene que estar TODO, venga de donde venga. El colmo es que parece que alguien habló con Telesur, y ahora cuando se menciona a un cubano no se dice que es cubano. Antes nos enterábamos por ahí de las actuaciones diarias, pero desde hace varios meses parece que cambió la política de la emisora, porque le pasan por arriba o no dicen de donde es. A todos los demás latinoamericanos los destacan, menos a los cubanos.”

En este instante comentó Gerardo, quien trajo a colación un tema interesante sobre la programación.

“Yo no sé ustedes, pero yo ve incongruencia en la política de programación, porque el programa histórico de pelota sí habla de los cubanos, de todos. Ahí se ha mencionado a Luis Tiant, Bert Campaneris, Tany Pérez y otros. Entonces no entiendo por qué no se puede hablar de los de ahora. En su momento aquellos eran “traidores, innombrables” y ahora no, como debe ser. Nosotros los aficionados nunca los hemos considerado traidores, ni lo hacemos ahora con los que deciden probarse en las Grandes Ligas. Al contrario, estamos orgullosos de que representen dignamente al béisbol cubano.”

“Asimismo”, le apoya Maikel, “hace rato que en Estados Unidos no se hablaba tan bien de los peloteros cubanos. Es que hace unos años eran muy pocos, y ahora hay más, aunque no se puede olvidar que si no fuera por las leyes estadounidenses serían muchos. Miren lo que pasó con Despaigne, pasó el primer año, pero ya al segundo no lo dejaron jugar, porque lo que quieren es que se vaya del país.”

“Yo no critico a nadie por esa decisión. Lo que no me parece lógico es que se desgasten tanto buscando precisamente los partidos menos atractivos para nosotros. Los mismos conductores de esos espacios, y hasta los de Radio Rebelde, reconocen que no es por ellos, y a veces les piden a los aficionados que soliciten lo que quieran por correo para ellos responderle por esa vía, pero no al aire, entonces, ¿por dónde le entra el agua al coco?”, se pregunta Leandro.

Parque Central, donde cada día, sin importar si es feriado o laborable, si hay frío o calor, lluvia o vientos huracanados, se reúnen aficionados para debatir sobre la pelota.  Foto: Juan Suárez
Parque Central, donde cada día, sin importar si es feriado o laborable, si hay frío o calor, lluvia o vientos huracanados, se reúnen aficionados para debatir sobre la pelota. Foto: Juan Suárez

“Por donde mismo ha entrado siempre compadre”, responde Charly, “por la política. Quienes deciden eso no están pensando en la gente, sino en mantener sus puestos. No les importa lo que la gente quiera ver, sino mantener sus privilegios y no buscarse problemas. Así ha sido siempre y no sé hasta cuándo seguiremos igual.”

“No nos queda otro remedio que seguir esperando y pidiendo dondequiera que esto cambie”, apunta Darío. “Aunque parezca que no, las insatisfacciones de nosotros ellos las saben y poco a poco aflojan, ya tenemos juegos de Grandes Ligas, a lo mejor llega pronto el día en que se den cuenta que con eso nadie tumba al Gobierno, y que lo que tienen que hacer es atender mejor a los peloteros que quedan aquí.”

“Estamos de acuerdo”, vuelve Charly, “siguen buscándole la quinta pata al gato cuando se sabe que aquí todo el mundo lo que quiere es vivir mejor. Si en Cuba no le pagan lo que merecen se van, y eso no hay quien lo pare. En cualquier momento no vamos a ver más juegos de las Grandes Ligas porque ni buscando con lupa van a encontrar uno donde no haya cubanos.”

Hasta aquí un resumen de lo escuchado en esta incursión por la peña más famosa de Cuba. Como se ve, persisten las insatisfacciones de los fanáticos. Ojalá en una próxima visita al Parque Central estas frustraciones hayan quedado atrás, y toda Cuba pueda ver a sus peloteros en acción en cualquier rincón del mundo.


3 thoughts on “¿Cuándo veremos a los nuestros?, siguen preguntándose los cubanos

  • el 23 agosto, 2014 a las 7:53 am
    Permalink

    Noticia de última hora. Anoche pusieron un juego de los Atléticos de Oakland…uno donde no estaba Céspedes, porque fue después que lo vendieron a Boston. Ahora serán los Medias Rojas, habituales hasta el otro día, los que desaparecerán de la tv cubana.

  • el 23 agosto, 2014 a las 1:37 am
    Permalink

    Estas decisiones entrañan un evidente contradicción en el discurso oficial en Cuba: se acusa a ciertos sectores en EEUU de procurar politizar todo lo que tenga que ver con Cuba. Sin embargo, el “club de los cancerberos ideológicos” en la Isla, no está haciendo menos cuando adoptan estas decisiones. Quizás con el béisbol suceda como con la emigración en general, pues ahora que hay más de millón y medio de cubanos viviendo fuera del país – y aportando una cuantiosa suma anual en remesas- es imposible negar que existen. Esperemos a ver cuántos peloteros se necesitan viviendo fuera de Cuba para que sean admitidos como tales.

  • el 22 agosto, 2014 a las 10:24 am
    Permalink

    Jajajajajaj, el problema es que Danilo Sirio y sus Jefes del Comité Central ven todos los juegos. Claro, ellos están inmunes a la intoxicación “capitalista”!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *