Por Juan Suárez

Adolorido
Adolorido

HAVANA TIMES — Mi vecino Fermín compró 10 pesos de croquetas criollas, el pasado viernes, en el establecimiento en moneda nacional La Demajagua, en la avenida de Ayestarán, del municipio Cerro de la capital. Ese mismo día, en la tarde, decidió freírlas para disfrutar de la comida común entre los cubanos.

Las sacó del congelador; según cuenta, las puso en la sartén y después de cocinadas, en el plato explotó una y le dio en la espalda, cuando buscaba agua en el refrigerador. No le hizo daño alguno.

Al otro día, su hijastro Leandro decidió freír otro poco, pero cuando las sacaba del sartén algunas empezaron a explotar y la grasa se esparció en el rostro, ojos, mano y otras partes del cuerpo, provocándole quemaduras en la córnea y de segundo grado en la piel.

La cocina quedó hecha un desastre; los restos de aceite llegaron hasta el techo. En el hospital el médico que lo asistió  le comunicó que había atendido otros casos con quemaduras similares ocasionadas por croquetas.

Se dice que explotan, porque le echan bicarbonato de sodio para que crezca la masa, ya algunos años atrás sucedió algo parecido, ahora parece que se repite lo mismo.

Leandro está en la universidad, por las quemaduras no puede abrir los ojos y debe estar, al menos, 15 días de reposo en la casa. Muchas personas han comprado las croquetas y he escuchado algún que otro comentario sobre ellas. Si es así, alerto a los consumidores a que, por favor, tengan cuidado.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

17 thoughts on “Croquetas peligrosas

  • Jajaa! Jesus, es verdad. Los revolucionarios tienen dos caras.

  • Gracias JUAN SUAREZ por este buen reportaje que has hecho dando a conocer las realidades de nuestro pais esperamos continues escribiendo haciendo tan buenos reportajes y dando a conocer las cosas de Cuba Graciasssssssssssssssss

  • Gracias, Miranda, al fin puedo dormir tranquilo. Ya estamos todos juntos.

  • Pues si fue una empresa del gobierno que asuma responsabilidad. Ya se que alguien va a decir:que no se puede hacer nada pues todo es del gobierno, pero todo tiene un limite. Que haria alguno de nosotros si le explota una croqueta de esas a uno de nuestros hijos y le queda la cara marcada de por vida?. Por favor que no se puede tener la sangre de horchata. Yo no promuevo la violencia, pero es hora del que el cubano de a pie empieze a luchar por el derecho de ser tratado como un ser humano y no una pieza mas del juego de parchis.

  • Mi padre también sufrió las croquetas explosivas hace alrededor de dos años, terminó con varias quemaduras. Pensaba que ya estas “Croquetas Molotov” habían desaparecido, parece que están de vuelta :-(

  • El buen revolucionario,
    Cuando no tiene manteca,
    Se come la vianda seca,
    Sin hacer mas comentario.
    No va por le vecindario
    Diciendo que no tenemos,
    Sino que cumpliremos
    Con el plan alimentario

  • Estimado Atanasio: El vendedor de croquetas no tiene culpa, las croquetas Criollas esas las elaboran en una planta que existe en La Habana para esos fines, cada nylon (bolsa) trae 10 croquetas a 0.50 centavos MN cada una. Es muy posible que el Estado Islámico haya infiltrado uno de sus tenebrosos terroristas en dicha fábrica, allí el tipo está experimentando los efectos de esa tremenda croqueta-bomba, para luego utilizarlas a gran escala en todo el mundo. Recuerdo hace años una racha de croquetas-explosivas similares, pero en esa ocasión se comprobó que la CIA había metido la mano en la masa de las croquetas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *