Crónica del “NO” en La Habana

(Como dice Silvio Rodríguez: “Llover sobre lo mojado”)

Vicente Morín Aguado

HAVANA TIMES — Les propongo un viaje al reino del NO. Basta una mirada atenta, algunas notas y varias fotos para corroborar la negativa persistente que enfrentan las personas al chocar con los servicios creados supuestamente para hacer llevaderas sus vidas. Asoma en primera instancia el crónico desabastecimiento imperante en la capital cubana, un hecho que la prensa oficial soslaya en tanto las autoridades gubernamentales tratan de ocultar o al menos disimular.

En la mañana nos encontramos en los llamados “Cuatro caminos”, entronque de varios municipios de alta densidad poblacional, donde predomina la gente humilde: Centro Habana, La Habana Vieja, El Cerro y Diez de Octubre. Las imágenes nos guían:

A la derecha y detrás del dependiente, un estante vacío espera por las cajetillas de cigarrillos, en tanto el trabajador nada tiene que hacer. Sencillamente, ¡NO HAY!

Buscando si la situación es excepcional, caminamos calle arriba desde la esquina Belascoaín/ Monte, hasta llegarnos a la calle Matadero, donde nos esperan otros empleados con deseos de vender algo porque lo contrario es vivir el aburrimiento del hombre antes retratado:

De comer, unos panes con algo adentro, les aclaro, son tortillas porque la foto furtiva no permite mayor definición, sin embargo, el estante sólo ofrece una calculadora portátil y al menos podríamos comprar la botella de ron, que bien parece otro adorno y no mercancía en venta.

Al fondo nos desean “feliz año”, sin saber si se refieren al próximo, al presente o al anterior, tal vez será la prometida felicidad de construir un socialismo próspero y sustentable. El letrero sobrevive en su lugar desde quién sabe cuándo.

Sin embargo, administrar la pobreza es un arte bien aprendido por la burocracia gobernante, al día siguiente tenemos una imagen diferente, ya que “de vez en cuando traen uno o dos cajones de cigarrillos”- le escucho decir a un camarero, quien le advierte a sus amigos: “esto se acaba rápido porque la ansiedad es mucha y la gente compra por cantidad”.

Entonces una imagen algo diferente nos espera al día siguiente:
Al menos hay cigarrillos y el dependiente está ocupado. Bueno es recordar, de acuerdo a las estadísticas que pueden obtenerse en los murales de cualquier unidad gastronómica de La Habana, que la venta de cigarros, tabacos y bebidas alcohólicas suponen casi el 90 % del plan asignado a cada establecimiento de la gastronomía popular.

Por cierto, los tabacos tal como se llaman en Cuba- Cigars en inglés- andan perdidos de la red que vende a los pobres, son acaparados al momento, comprados por mazos de a 25 unidades- un peso nacional cada una- para revenderse al menos al doble de esta cifra fijada por el monopolio estatal sobre la mercancía, uno de los símbolos del país.

Tiempo de refrescar, llegamos hasta uno de los pocos restaurantes con aire acondicionado, ofertando a la vez sus servicios en moneda nacional. La mesa más allá de la barra debiera ofrecernos una variedad de productos, pero sólo nos queda mirarnos a nosotros mismos gracias al espejo sobreviviente luego de, como dijo el poeta, “los tantos palos que nos dio la vida:”

Vicente 6Pero el revolucionario Roque Dalton no alcanzó a ver un país dominado por décadas de comunismo. Imagino su sensible sacudida, acompañada de otro de sus magníficos poemas si como turista salvadoreño se ubicara junto a la oficina de correos-Zona # 3- calle Belascoaín/ Carlos III.

A la vista todo un moderno sistema de comunicaciones:
Mensajería electrónica, FAX, DHL líder mundial en paquetería a todo lo largo y ancho del mundo, fotocopias y…

No creo que la mujer de la foto ande creyendo en tantos anuncios bonitos, tal vez espere su turno para cobrar un giro o algo similar, siempre dentro del limitado horario del día, porque de 24 horas nada, esta oficina cierra al caer la tarde, ni siquiera garantiza eficazmente los telegramas de urgencia.

Vicente 8Lo peor de una negativa aguarda aún por venir, porque a veces, aunque hay productos y servicios disponibles, pueden aparecer negaciones sorprendentes:

El cartel generalmente aparece en la mayoría de las oficinas públicas del país: habrá fumigación, destinada a combatir los vectores de diversas enfermedades contagiosas propias del trópico y por tanto la unidad interrumpe su horario habitual. En el caso visto, serán 3 horas y media a favor de los complacidos trabajadores.

Tal forma del NO carece de normativa reconocible, se aplica sin programación previa, seguramente hubo advertencia anterior pero los presuntos clientes no son adivinos, frecuentemente se enterarán ante las puertas del establecimiento.

El NO persigue nuestro destino desde hace medio siglo, se presenta siempre, aunque suele aparecer a intervalos, hay una extendida práctica de la sobrevivencia que nos deja tomar aliento entre una de estas crisis y la próxima, de tal manera, aunque no sea posible diagnosticar completamente la enfermedad, finalmente vivimos, sentimos, que estamos ante una dolencia crónica de la cual no podemos escapar.

Vuelvo a los poetas, recordando al cantautor amigo de Roque, quien últimamente se nos ofrece un tanto espantado de la realidad y digo con sus propias palabras que ¡vaya forma de saber que aún quiere llover sobre mojado!

Vicente Morín Aguado. [email protected]


15 thoughts on “Crónica del “NO” en La Habana

  • el 28 noviembre, 2014 a las 11:07 am
    Permalink

    De nuevo sus comparaciones desleales, ¿hay algún estúpido que piensa que si regresamos al capitalismo, será tan bonito y reluciente como en USA?
    Lo que nos toca es un capitalismo como el de Haití o Tanzania, o Eritrea o Jibutí¿Alguno de los bocazas que hablan tanto han estado allí?
    Es un poco triste ver a una niña pidiendo limosna mientras se come un grillo, o a los leprosos tirados en las aceras sin dedos en las manos ni los pies, sin narices ni orejas, y sin nadie que los pueda ayudar.
    Sus vitrinas están llenas y relucientes por las riquezas que les arrebataron a aquellos durante siglos de explotación .
    Es mas fácil criticar que tratar de resolver el problema. ¿Dónde están las minas de oro o los pozos de petróleo para que nuestra economía se ponga al nivel de la de USA?Estoy seguro que lo haríamos. Bolivia pasó de ser uno de los países más pobres de América en uno de los de mayor PIB, solo por que en lugar de robar como siempre se hizo, llegó al poder un humilde indio y demostró que gobierna mejor que un montón de oligarcas que lo antecedieron.
    No tenemos oro ni petróleo, y tenemos un bloqueo que solo por flete de transportación encarecen sobremanera todo lo que se adquiere, somos el vecino más cercano del mayor mercado del mundo donde no podemos adquirir ni siquiera una aspirina, nuestras transacciones bancarias deben hacerse en cualquier moneda menos en la de uso internacional pues son confiscadas y aquellos bancos que las aceptan son multados con multas desproporcionadas y desmesuradas.Todo barco que se arriesgue a traer mercancías a Cuba, solo puede entrar 6 meses después a cualquier puerto del mayor productor del mundo, lo que obliga a pagar el flete hacia acá con la carga y el regreso hacia atrás vacío.
    Nuestro unico y más grande recurso son los hombres y el pueblo, que solo ponen un pie fuera de Cuba y ya son perseguidos con proposiciones deshonestas para que abandonen y se queden, robándonos la única riqueza con que contamos.
    El objetivo manifiesto de la política de USA hacia Cuba es crear un estado de ánimo de frustración y desaliento en el pueblo por los sufrimientos que su política provoque, para que se den las condiciones para un cambio de régimen en el país, no lo digo yo, ni lo inventó el partido ni Fidel, lo dicen las declaraciones del gobierno de USA y una relación de documentos oficiales que no alcanza el espacio para relacionarlos.
    Todo eso para traernos la democracia y la libertad. Me disculpan los que no estén de acuerdo, me basta con la democracia y la libertad que ya les llevaron a Afganistán, Irak, Libia y que tratan de llevar a Siria.Y si aún les quedan dudas, lean el “Acta para la transición democrática en Cuba”.

  • el 2 noviembre, 2014 a las 5:05 pm
    Permalink

    Yo me refiero al hecho que el estado toma la responsabilidad de dirigir y gestionar la economia y a la vez que elimina esa responsabilidades de la poblacion, tambien elimina el derecho a ser empresario , comercializar , financiar y tener proyecto propio economico. El estado lograr encubrir sus incapacidades esgrimiendo una moralidad que convierte aparentemente en egoista quien se oponga (chantaje). Este chantaje hace que las personas hagan funcionar las instituciones ,lo quieran o no. Realmente es un circulo vicioso . Mas que un hombre nuevo , hay que recurrir al pensamiento practico y sencillo, la sociedad no necesita que todo el mundo sea filosofo , ni ideologo y mucho menos marxista.

  • el 31 octubre, 2014 a las 11:56 pm
    Permalink

    Es decir necesitamos otro “Hombre Nuevo II”. Fuera de Cuba, con los problemas básicos resultos y con libre acceso a la información resulta difícil entender la mentalidad de una persona dentro de Cuba que cada día durante muchas decadas tiene que buscarse el sustento básico para la supervivencia. Si además hay una familia que depende de ti es peor el grado de enajenacion. Es como querer que el hombre de Cromagnon se preocupara por temas políticos. Lo digo por mi propia experiencia vida dentro y fuera de Cuba.

  • el 29 octubre, 2014 a las 10:21 am
    Permalink

    Me llama la atención el NO en la Habana.Yo creo que es un problema nacional, y en provincias siempre debe ser peor por aquella costumbre tan extendida en “el socialismo real” de que las capitales son vitrinas retocadas para el turismo.

  • el 29 octubre, 2014 a las 3:58 am
    Permalink

    Los cubanos deberan algun dia despertar y darse cuenta que son parte importante del problema, darse cuenta del desbalance de poder entre estado y la sociedad. Reconocer los mecanismos de poder implantados en la conciencia social , atravez de la cual son chantajeados sutilmente para ser gobernados y donde cada cubano de una manera u otra participa conciente o inconcientemente de ese proceso dictatorial. La remoralizacion como ciudadano , individuo libre, sera lo primero que debera hacerse para lograr movilizar a las personas en direccion de solucionar sus problemas. Rescatar derechos pasa primero , por sentir que se necesitan.

  • el 29 octubre, 2014 a las 12:30 am
    Permalink

    Se perdio una buena oportunidad en el 90 de virar la tortilla, 24 años perdidos que los checos, hungaros, etc. han aprovechado.

  • el 28 octubre, 2014 a las 8:53 pm
    Permalink

    Nada la URSS de los 80 con menos cosas…. indolencia total, doble moral y un grupo de viejetes que ni ellos mis se creen lo que dicen afianzando a sus failiares para que “””hereden el imperio””” y cuando ellos mueran hagan con el pais lo que les venga en ganas. Eso si para volve a llevar a cuba la conciencia del servicio, la educcion civica, los valores morales y de trabajo haran falta otras 3 generaciones poscastristas ya el robo, la vagancia, la sumision, y la indolencia esta en el gen de los cubanos… bueno de la mayoria de los cubanos

  • el 28 octubre, 2014 a las 7:47 pm
    Permalink

    En el correo ese que se menciona en el articulo es una odisea cobrar un giro, quien va a hacer un trámite de ese tipo puede prepararse para estar allí dos o más horas. Lo de las cafeterías en MN es habitual, una estampa de La Habana de la clase humilde, donde te venden alimentos que a veces ni comérselos uno puede, de la pésima calidad que tienen. El bochorno mayor son las panaderías, en muchas de ellas de un lado tienen venta en CUC (dulces buenos, cakes, refrescos) de otro lado venta en MN de: torticas de calidad infernal y de tamaño acorde a los deseos del administrador y los dulceros, masareales duros como palo e incomibles, marquesitas que el merenge y la mermelada del relleno sabe a rayos….en fin el mar.

  • el 28 octubre, 2014 a las 5:46 pm
    Permalink

    Vicente, tu post estuvo perfecto. Gracias por contarnos la realidad de lo cotidiano en Cuba. Verás como sí hay debates, y hasta uno que otro brete.

    Gracias.

  • el 28 octubre, 2014 a las 3:56 pm
    Permalink

    Exacto, estimada Miranda.

    Lamentarse es fácil.

    Darle la culpa al gobierno es una cosa habitual y obvia.

    Pero reconocerse como parte del problema y, más aún, como actor fundamental de la solución es algo que difícilmente le pasa por la cabeza al pueblo cubano.

    Es más fácil esperar a que sean los USA o la Unión Europea o los disidentes o cualquiera de “afuera” los que se encarguen de combatir a la Dictadura.

  • el 28 octubre, 2014 a las 3:49 pm
    Permalink

    Como me he reído con este post de Vicente. La cara del gastronómico de la foto es un poema. Lo mas cómico fue cuando hablo del moderno centro de correos con telegramas de urgencia y fax en pleno siglo XXI. Oye y con fotocopia y todo. Recuerdo mi ultimo viaje a La Habana estuve un día completo camonando para sacar copias a un documento y no encontre un local que diera el servicio.

    Vicente, despues del viaje a Miami, debe ser triste andar La Habana otra vez. Parte el alma como han destrozado nuestro país y los responsables fresquecitos hablando de proyectos de 9 mil millones para entretener al pueblo.

  • el 28 octubre, 2014 a las 3:32 pm
    Permalink

    Demasiado dóciles.

  • el 28 octubre, 2014 a las 12:16 pm
    Permalink

    Vaya, cuando una se esfuerza en algo de la realidad, de lo cotidiano, no hay comentarios, parece preciso meterse en debates, bretes inclusive y entonces si viene la lista de opiniones. Yo creo que muchas veces leen, pero al comentar expresas cierta catarsis personal.
    De cualquier manera, adelante!

  • el 28 octubre, 2014 a las 12:06 pm
    Permalink

    sin palabras….

  • el 28 octubre, 2014 a las 10:29 am
    Permalink

    Todo se resume en una palabra: ingobernabilidad!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *