Crisis del transporte en Cuba

Fernando Ravsberg

Yamile Gonzalez trabaja en un hospital a 15 km de su casa y, por culpa del transporte público, tarda 2 horas en llegar. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES, 5 abril — “Las guaguas (buses) están malísimas, te pasas 2 hora esperando en una parada para hacer un viaje de 15 minutos”, nos explica el estudiante de medicina Roberto Díaz, mientras Jorge Ávila agrega que “además cuando pasan vienen llenas”.

Yamile González trabaja en la dirección de un hospital que queda a 15 km de su casa a pesar de lo cual tiene que salir a las 6 am para llegar a las 8 am, “pasamos muchas dificultades para ir al trabajo, las guaguas no vienen o pasan llenas”, se queja.

“La población se lo siente porque no hay la cantidad de transporte suficiente, más de la mitad de los ómnibus están parados por falta de piezas de repuesto para repararlos”, explicó Luis H. Blanco, inspector de transporte público.

Para conocer las razones que han provocado esta nueva crisis nacional del sector entrevistamos al Viceministro de Transporte, Eduardo Rodriguez, quien reconoce que alrededor del “30% de los buses están parados por diferentes razones”.

Buses chinos con corazón americano

El Viceministro Rodriguez asegura que el Ministerio del Transporte se está reorganizando para lograr una mayor eficiencia. Foto: Raquel Pérez

El viceministro Rodriguez explica que “las dificultades financieras son serias y en estos últimos tres años han tenido un protagonismo especial, porque cuando usted no tiene dinero es mucho más complicado tomar una  decisión en materia de compra”.

Pero existen otras dificultades generadas por responsabilidad del Ministerio de Transporte (Mitrans) que compró buses chinos y rusos con motores estadounidenses, a pesar de que el Embargo Económico dificulta y encarece la obtención de repuestos.

Fuentes oficiosas afirman que les habían asegurado la venta posterior de partes y piezas pero después no cumplieron. El viceministro reconoce que “el bloqueo de los EEUU no es falacia”  y asegura que en el futuro “eso es algo que hay que tener presente”.

El transporte público no es el único lugar donde hay vehículos de EEUU paralizados por falta de repuestos, ocurre en diferentes sectores productivos e incluso en Salud Publica, sin que nadie sepa explicar por qué siguen comprando equipos de ese país.

La lenta marcha de la burocracia

El 30% de los buses de la capital están paralizados y pudriéndose bajo el sol por falta de piezas de repuesto. Foto: Raquel Pérez

El otro factor determinante en la crisis es que la empresa importadora cubana que trabaja con el Mitrans tarda meses en decidirse a comprar los repuestos que le solicitan, tiempo en que el equipo está fuera de servicio y los usuarios agonizando en las paradas.

Eduardo Rodriguez nos asegura que “eso se está reformando en estos momentos para crear una empresa comercializadora que cambie la gestión y que esté más orientada no tanto a cumplir determinados principios sino a la satisfacción del cliente”.

Hasta ahora el proceso es el siguiente, cuando los vehículos se rompen se saca a licitación las piezas que faltan, se estudia durante meses las ofertas y después se da el visto bueno a una de ellas y aun habrá que esperar a que se compre y llegue. Un proceso que puede demorar hasta un año.

Así que mientras se reorganizan, la gente seguirá sufriendo en las paradas, los equipos circulando sobrecargados y se hará más difícil poner en marcha los que están fuera de servicio “porque los vehículos paralizados continúan deteriorándose”, nos explica el viceministro.

Los costos y la organización del transporte

Las paradas de buses vuelven a estar repletas de público en espera del ansiado transporte que no llega o que viene repleto de gente. Foto: Raquel Pérez

Eduardo Rodriguez nos hace notar que hay un componente financiero que no se puede desconocer, “en la transportación de pasajeroslos niveles de subsidio son muy grandes, porque la población recibe un servicio totalmente subsidiado”.

Agrega que “el costo de 1 km recorrido en trasporte público urbano cuesta prácticamente lo mismo en cualquier parte del mundo, cerca de 1 dólar”, sin embargo, el ciudadano cubano abona por 1 pasaje alrededor de U$D 0.016.

De todas formas más allá de los asuntos financieros quedan preguntas sin respuesta como por ejemplo por qué hay en La Habana menos de 1000 buses en el transporte público y más de 3000 en manos de las empresas estatales.

El viceministro nos dice que la mayoría son tan viejos que no aguantarían más de un par de viajes diarios. Sin embargo, lo cierto es que muchos de estos buses circulan por la ciudad vacíos y los fines de semana hacen excursiones extraoficiales a puntos turísticos bastante lejanos de la capital.

Tampoco queda muy claro por qué el Mitrans no organiza por rutas a los miles de transportistas particulares de pasajeros, para establecer una red que beneficie al usuario, cubriendo toda la ciudad y no solo aquellos puntos que son más rentables.

Eduardo Rodriguez nos aseguró que “estamos trabajando en muchas cosas novedosas” pero no quiso adelantar nada porque “la gente no se merece que estemos anunciando cosas que  por una razón u otra después no se materialicen”.

10 thoughts on “Crisis del transporte en Cuba

  • El tema del transporte publico en Cuba (y en particular en La Habana) siempre ha sido problematico, con periodos de relativa mejoria, para luego empeorar. Yo naci en 1969 y desde entonces han desfilado cualquier cantidad de marcas y modelos de onmibus y las explicaciones son, con pequeñas variaciones, las mismas. Recuerdo que en algun momento durante los ’80 se hablo del proyecto del Metro y hasta se enviaron gente a la URSS a estudiar con ese proposito. Durante esos años se importaron los Ikarus desde Hungria y algunos de Yugoslavia y tambien se empezaron a ensamblar en Guanajay. Sin embargo, recuerdo en la prensa de esos años se decia que asi y todo, los viajes eran insuficientes, aunque a decir verdad, yo viajaba todos los dias desde el Parque de la Fraternidad hasta el Cotorro en la ruta 7 y el servicio era excelente. Era un viaje de algo mas de 1 hora, aunque teniendo en cuenta que eran mas de 20 kms pienso que no estaba mal. Despues de 1991, eso cambio radicalmente y el mismo viaje me tomaba mas de tres horas, tomando en consideracion la espera. Asi que a estas alturas, por lo que veo, no hay muchas diferencias.
    En algun momento de mi carrera tuve acceso a los famosos planes de desarrollo del transporte publico en la Habana y siempre me parecio que la estrategia era tratar de cubrir los parches, pero no habia un enfoque a largo plazo que resolviera los problemas de una vez por todas. Esto fue en los ’90 y ya estamos en el 2012 y al parecer, el cuartico esta igualito.
    Por el MITRANS han pasado Generales y Doctores y ya he perdido la cuenta de los funcionarios que han tronado, sin embargo, el transporte publico sigue mas o menos en la misma situacion lamentable. Tendra este problema alguna solucion algun dia?
    No tengo la solucion magica, pero ciertamente con la escasez cronica de recursos y financiamiento, es dificil resolver el problema. Supongo que la solucion del problema podria ser un esquema integral que combine rutas de trenes suburbanos (esos estudios se hicieron en los ’80 para el Metro) y tal vez valga la pena revisar) con buses locales y tal vez tranvias en otras zonas (como por ejemplo, circunvalando el Casco Historico de la Habana Vieja y Centro Habana).
    Repito, esa podria ser una solucion, aunque de momento no sea posible, pero creo que solucionaria gran parte del problema.

  • estoy hablando de las guaguas de Habana. Subieron los precios? En Santiago los particulares cobran 1 Peso a veces 2 Peso. Es todo una locura, hay un monton de gente q quierr invertir en el transporte pero el estado no deja y controllar muy fuerte. En EEUU donde se botan todas viejas omnibus para estimular el consumo se pueden comprarlo super barato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *