Cooperación Cuba-EEUU Finaliza Secuestro

Por Isaac Risco y Silvia Ayuso

La familia Hakken.  Foto: www.wptv.com
La familia Hakken. Foto: www.wptv.com

HAVANA TIMES – (dpa) – La colaboración entre Estados Unidos y Cuba permitió que la pareja estadounidense que secuestró a sus hijos y huyó a la isla esté ya hoy en una prisión de Florida.

Los niños se encuentran a salvo con sus abuelos, que tienen la custodia permanente, mientras Joshua Michael Hakken y su esposa, Sharyn, entraron en la cárcel del condado de Hillsborough acusados de secuestro, entre otros cargos. Ambos comparecerán mañana ante el juez.

Hakken está acusado de haber secuestrado el miércoles a sus hijos, Cole (de cuatro años) y Chase (dos), de la casa de su suegra en Tampa, Florida y de llevárselos a La Habana, adonde llegaron el domingo en barco.

Los abuelos de los niños recibieron la pasada semana la custodia permanente de los niños. “Nuestros nietos están bien”, dijo el abuelo, Bob Hauser, la noche del martes.

Los Hakken habían perdido la custodia de sus hijos tras ser arrestado el año pasado por drogas y armas en Louisiana, reportó CBC News.

Cuba decidió repatriar a la familia, pese a que no hay acuerdo de extradición entre la isla y Estados Unidos.

Debido a las malas relaciones entre ambos países, la isla ha sido refugio tradicional de fugitivos estadounidenses, algunos de los cuales han sido repatriados, como Leonard B. Auerbach, que en 2008 fue acusado de abusar sexualmente de una mujer y de estar en posesión de pornografía infantil.

En 2011, agentes de Estados Unidos volaron a Cuba y arrestaron a dos sospechosos de un asesinato en Nueva Jersey.

“Nos gustaría expresar nuestro agradecimiento a las autoridades de Cuba por su amplia cooperación para resolver rápidamente esta situación peligrosa”, dijo la noche del martes la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana (SINA).

La historia salió el martes a la luz, después de que medios norteamericanos apuntaran a la posible huida de la familia a Cuba.

Joshua y Sharyn Hakken llegaron con sus dos hijos a La Habana el domingo por la tarde, confirmaron poco después fuentes del gobierno de Raúl Castro.

Desde el primer momento, Cuba mostró la “disposición del gobierno”

a entregar a la familia a las autoridades estadounidenses. El matrimonio llegó el domingo a la Marina Hemingway, un puerto turístico para la pesca en las afueras de La Habana, a bordo del barco de vela “Salty Paw”, según el Ministerio de Exteriores cubano.

De acuerdo con medios estadounidenses, Joshua Hakken había perdido la custodia de sus hijos tras ser arrestado el año pasado por drogas en Louisiana. Al parecer, ya había intentado en una ocasión anterior, sin éxito, llevarse a los pequeños amenazando con una pistola a la casa de acogida donde permanecían, aunque huyó antes de poder ser arrestado.

El lunes, medios estadounidenses reportaron la posibilidad de que hubieran huido a Cuba, previsiblemente con la esperanza de evitar una extradición por la falta de acuerdos al respecto entre los gobiernos de La Habana y Washington.

La cadena CNN localizó finalmente el martes en la Marina Hemingway el barco de vela adquirido por Joshua Hakken, y donde una pareja muy parecida a las fotos distribuidas por las autoridades de Florida se encontraba con los dos pequeños.

El corresponsal de CNN explicó que aunque los Hakken no parecían estar detenidos, su barco sí estaba inusualmente rodeado de agentes de seguridad cubana. La Habana informó horas después a la opinión pública de lo ocurrido.

“A partir de las informaciones de prensa que asocian al matrimonio Hakken con un caso de secuestro de menores, las autoridades cubanas comunicaron la presencia de estas personas en Cuba”, informó la subdirectora de asuntos relacionados con Estados Unidos del Ministerio de Exteriores cubano, Johana Tablada.

Según las autoridades cubanas, el gobierno de Raúl Castro estuvo desde el comienzo en contacto con la SINA para informarles del caso.

Así lo confirmó también en Washington Patrick Ventrell, portavoz del Departamento de Estado.

La cooperación funcionó bien, pese a las disputas ideológicas que dividen a los dos países desde hace más de medio siglo.

Sólo la congresista estadounidense de origen cubano Ileana Ros-Lehtinen atacó con dureza el martes al gobierno de Castro. “No sorprende que los criminales sigan viendo a Cuba como un puerto seguro cuando quieren huir de las autoridades de Estados Unidos”, dijo Ros-Lehtinen, una conocida opositora del castrismo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *