Conversación con una cubana desalojada de su vivienda

Vicente Morín Aguado

Ventana por medio, Odalis discute con el Presidente del gobierno municipal
Ventana por medio, Odalis discute con el Presidente del gobierno municipal

HAVANA TIMES — “Al final, te digo, el estado tiene la fuerza y tiene la ley, yo vengo para acá con las tropas especiales, tumbamos todo esto aunque la gente esté en contra, lo hacemos y no pasa nada.” (Dr. Fraga, Presidente del Poder Popular en el municipio Contramaestre)

Odalis Guerra Gómez, 43 años, Licenciada en enfermería, vivía en una construcción por esfuerzo propio aún sin terminar, cita en calle 50 s/n, entre Carretera central y 1ra Cruce de los Mártires, Contramaestre, provincia de Santiago de Cuba.

“Era el 23 de junio, desde el día anterior la gente del barrio comentaba que pronto vendrían a desalojarme, yo estaba atrincherada con toda mi familia. Antes cayó uno de esos aguaceros de verano que estremecen las lomas.”

Entonces, ¿Se presentaron esa mañana las autoridades, con los documentos, para exigirte la confiscación?

“Nada de eso, amanecí rodeada de carros patrullas, una ambulancia, los bomberos, oficiales de la Dirección antidrogas-DNA-, hasta cerraron el tránsito.”

¿Qué decía la gente?

La mudanza forzada
La mudanza forzada

“Imagínate, todo el mundo en la calle, nada podían hacer ante tanta fuerza, pero decían que era un abuso, una injusticia. Yo llevaba diez años construyendo mi casa, todavía sin terminar los pisos, el baño y parte de la cocina.”

¿Quien vino a desalojarte, más o menos a convencerte sin aplicar la violencia extrema?

“El Doctor Fraga, Presidente del Poder Popular, nos conocíamos del mismo hospital, el único del pueblo. Me habló de una reubicación, un traslado, cosas del MININT de Santiago, la Fiscalía, según ellos, no era discutible, lo mejor, obedecer.”

¿Confiscación, o reubicación?

“Hay grabaciones, el Doctor me habló de reubicación, que siguiera reclamando y estaban dispuestos a devolverme la casa.”

¿Cómo se justifica un acto tan extremo?

“Juan Carlos, el padre de mis hijos, fue sentenciado a 7 años por tráfico de drogas, fueron tramposos, buscaron a una persona y la empujaron hasta que apareció en las cercanías de mi casa, le obligaron a declarar que la marihuana de su mochila era para él.”

¿Todo así, de pronto?

Panorama repetido de techo y paredes en el apartamento abandonada que pretendían dar a Odalis.
Panorama repetido de techo y paredes en el apartamento abandonada que pretendían dar a Odalis.

“Antes hicieron dos registros en mi casa y uno en la casa de la mamá de Juan Carlos, sin pruebas, nada encontraron. Ni los perros olieron algo, pero se la arreglaron para detectar, quién sabe, lo dicen los documentos, 0.0012 gramos de picadura de Marihuana.”

Leo la “Resolución No V_01/ 2015.” Firmada el 13 de marzo del 2015 por el Ing. René Mesa Villafaña, Ministro de la Construcción, donde citan los 0.0012 gramos. ¿Supongamos que realmente era traficante de la Cannabis, qué vínculos hay entre el supuesto dinero de la “María” y la casa en construcción?

“Imagínense que Juan Carlos cumplió prisión anterior entre el 2006 y el 2013, los papeles de mi vivienda tienen fecha noviembre del 2004, al salir le apoyé autorizándole a instalar un taller de reparación de zapatos, lo cual le hizo conviviente. No pasó un año y lo “cogen” otra vez. En los últimos 11 años apenas estuvo dos en el hogar, tengo suficientes papeles, testimonios también, de mi esfuerzo propio en la construcción.”

Así y todo, el Decreto Ley 232 es severo, se trata de drogas. Háblame del desalojo, bueno, te dijeron reubicación.

“El Dr. Fraga me dijo: tu casa no tiene ni tendrá nunca propiedad, te vas para un apartamento que tiene tres cuartos.”

¿Accediste a la promesa?

The kitchen of the apartment.
The kitchen of the apartment.

“Yo tenía aquello rociado con alcohol y luz brillante-Kerosene-pero era de pensar, un nieto de 8 meses, mi hijo de 10, mi padrastro de 77, diabético, por cierto, miembro de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (A.C.R.C.), él lucho por esta Revolución, yo y mi hija, Licenciadas en Enfermería, para colmo, en medio de la situación estábamos de duelo por la muerte de mi mamá el mes anterior, entonces fui con mi cuñada y la Vice Presidenta a ver el apartamento.”

Las fotos, son elocuentes. Odalis aún no vive allí, no creo que pueda vivir una familia en tal lugar:

“Aquello es un corral de puercos, me dieron la llave, le dije a la Vice Presidenta: no estoy dispuesta a enfermar a mis hijos por el capricho de nadie.”

¿Hubo confiscación, firmaste documentos?

“Nada, únicamente palabras, grabamos el video a solas, trasladé los materiales de construcción, cemento, losas de piso y las cosas de la casa, todo al amparo de mis familiares y amistades. Hasta el día de hoy, agosto 26, nadie se ha ocupado de papeles, es tal vez esperar a que yo me refresque.”

¿Qué piensas al final de esta tragedia?

“Sigo reclamando, no hay razones para este desalojo aunque lo quieran vestir de narcotráfico. La noche del 25 de junio, no habían pasado dos días, había una familia viviendo en mi casa.”

Ángel Salgado, el padrastro de 77 años, veterano de las luchas por la Revolución, retrata:

“Trajeron a Manuel y su familia, le dicen “caramelo”, empina el codo demasiado y no precisamente con agua del río Contramaestre, donde vivían en un tejar abandonado.”

Otros vecinos dicen que su mujer se llama Belkis, pronto se agregó una joven llamada Marisbel y sus dos hijos de Camagüey, en los últimos días aparecieron dos menores más.

¿Confiscación?, no lo parece, ¿Reubicación?, tal fue el concepto expresado por la máxima autoridad municipal, pero el traslado forzoso a un apartamento abandonado, en estado crítico, deja mucho que desear.

La casa por terminar, en la calle 50 S/N de la Carretera Central de Contramaestre es una historia inconclusa.

Vicente Morín Aguado: [email protected]

 

10 thoughts on “Conversación con una cubana desalojada de su vivienda

  • el 6 septiembre, 2015 a las 7:20 am
    Permalink

    Vicente como periodista tomate el trabajo de pasar picadura de cigarro hasta llegar a los 0,0012 gramos y cuando veas la miniscula cantidad tendrás argumentos para otro post. Ya puedo imaginar en el juicio oral al fiscal mostrandole las evidencias al juez con un microscopio electronico. Eso no es ni remotamente narcotráfico, es un circo para afectar a esta mujer. Será disidente?

  • el 5 septiembre, 2015 a las 9:13 am
    Permalink

    Hola, la cifra es tal como la dije, nada de suponer, fueron los exiguos 0.0012 gramos, así consta en la resolución ministerial algo así como una colilla. Si, lo pesaron con una balanza especial, es insignificante.
    Tengo los documentos al respecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *