“Conducta” o Romance del chico malo

Nuevo largometraje cubano

Irina Echarry

Foto/captura: cubadebate.cu
Conducta.  Foto: cubadebate.cu

HAVANA TIMES — Ernesto Daranas pone a consideración del público su último largometraje: Conducta. Si en Los Dioses Rotos se adentraba en el enmarañado laberinto de la prostitución y el proxenetismo, ahora vuelve a tocar un tema sensible, del que apenas se habla; y lo hace junto al mismo equipo de filmación, con los actores que siempre lo acompañan.

Una vieja maestra lucha por sacar a flote a sus alumnos, sumidos en la vorágine de la cruda realidad de un barrio capitalino. La escuela se encuentra en la Habana Vieja, pero no en la parte bonita remodelada por la Oficina del Historiador de la Ciudad, sino en la otra, la que no suele salir en la prensa.

Carmela no escatima recursos para lograr su objetivo: educa con afecto y rigor, rompe dogmas establecidos y aceptados por todos, reafirma su autoridad, se involucra sentimentalmente con los niños; su labor traspasa los límites de la escuela y alcanza el entorno familiar.

Mientras, otra angustia la corroe, la desgasta: ha visto posarse sobre esa misma aula donde imparte clases desde hace tantos años, la sombra que dejan la emigración, la muerte, la exclusión, la violencia; esa sombra le recuerda que no todo depende de su lucha.

El otro protagonista, Chala, es un dolor de cabeza para su maestra Carmela. Hijo de una adicta, el niño es quien lleva las riendas de la casa. ¿Cómo lo logra? Cuida perros de pelea, cría palomas para vender, está dispuesto a meterse de apuntador en la bolita; cualquier cosa que le dé la plata necesaria para sostener el hogar. Ese ambiente sórdido lo ha vuelto inquieto, belicoso; habituado a la confrontación con los otros, no conoce el miedo. Al final termina en una escuela de conducta.

Conducta. foto: cubacine.cult.cu
Conducta. foto: cubacine.cult.cu

Desde hace un tiempo el cine cubano coquetea con lo marginal, aunque no siempre muestra buenos resultados. De todas las películas que he visto sobre el tema, Conducta me parece más sincera, pues evita —hasta donde le es posible— el melodrama, los estereotipos y el paternalismo.

En esta historia de vidas maltratadas predominan las buenas actuaciones, sobre todo en los niños, capaces de soportar continuamente primeros planos y alejarse del estilo encartonado de La Colmenita.

Una fotografía cálida hurga sin timidez hasta encontrar belleza junto al deterioro de la ciudad. La película roza algunos temas importantes; en unos profundiza más que en otros de acuerdo a la estructura dramática del guión.

Alerta sobre las deficiencias del sistema educativo en la atención de menores con problemas de conducta: es rígido, promueve la violencia y, además, estigmatiza a los niños.

Menciona la disidencia —el padre de un amigo de Chala está preso por cuestiones políticas—.

Trata la migración ilegal de los orientales hacia la Habana y las dificultades que se encuentran al llegar: no pueden matricular a sus hijos en las escuelas, si la policía los atrapa los extorsiona o los deporta.

El director Ernesto Daranas.  Foto: wikipedia.org
El director Ernesto Daranas. Foto: wikipedia.org

Y lo mejor: intenta asumir el aula no como cárcel que vigila, restringe y controla, sino como lugar donde los menores son tratados con cariño, tienen voz y son respetados.

Veo innecesario —y creo que le resta credibilidad al filme— que el personaje de Chala haya sido construido con tantos y tan altos valores positivos: tierno, amoroso, preocupado, bondadoso, responsable, buen hijo, inteligente, buen amigo, chistoso. ¿Pensado para atrapar al espectador y ponerlo de su lado?

Por momentos recuerda el poema de Raúl Ferrer Romance de la niña mala, sobre aquella Dorita que la gente criticaba y sin embargo era la única preocupada por la salud del maestro, la que llevaba flores al busto de Martí o compartía su merienda. Lo que le daba fama de “mala” era su rebeldía. Y Chala ¿es “malo” o solo es hijo de sus circunstancias?

Carmela está mejor diseñada; sus sermones no son correctivos sino explicativos (aunque a veces en exceso), lo mismo grita que acaricia y, cuando deja que la pasión la ciegue, pide perdón por sus errores.

Lo más forzado es la relación amorosa entre Chala y la niña más inteligente del aula.

Los niños de hoy suelen ser mucho más prácticos, no usan estrategias de seducción tan elaboradas ni son tan románticos, es el reggaetón quien los inspira.

Múltiples lecturas puede tener Conducta; ya está en los cines de estrenos, no se la pierda. Es una película que no da conclusiones —así como en la vida misma los problemas continúan—, y sirve para percibir la escasa resonancia de la “actualización del modelo” en las esferas más humildes de la sociedad cubana.


6 thoughts on ““Conducta” o Romance del chico malo

  • el 1 mayo, 2014 a las 2:58 pm
    Permalink

    Las personas se identifican mucho con ella la verdad hay que reconocerlo es una pelicula genial

  • el 12 febrero, 2014 a las 7:48 am
    Permalink

    Irina, por acá tenemos una versión de Walter Lippmann, así que déjalo correr, a ver si su agua estancada toma un poco de oxígeno.

  • el 11 febrero, 2014 a las 5:07 pm
    Permalink

    “Conducta me parece más sincera”

    No he visto la película, por lo tanto no puedo comentar sobre ella. Erasmo dice que todo es político y tiene razón. Irina se nos presenta como una critica cinematográfica “objetiva”. . Pero le busca la quinta pata al gato con tal de minimizar el éxito POLÍTICO de la película y por muy buena que pudiera estar,, le parece que todo esta flojo, no es realista, como si tuviera que serlo, que los personajes están exagerados, que si esto o lo otro. Se va por las ramas pero no habla de lo fundamental. Pero como dice el dicho; El Diablo esta en los detalles” y ella misma nos da la pista con su “curiosidad” y viene la preguntica;- No sera que quiere “atrapar al espectador y ponerlo a su lado”. No es que sea muy curiosa. Quiere poner cualquier duda y sospecha en nuestras mentes con lo que sea, con tal de minimizar una cosa; Una buena critica “dentro del sistema” con la que el publico se identifico.

    Una buena película, novela, etc, no necesariamente tiene que ser ni tan contestaría, ni tan revolucionaria, ni tan “anti sistema”. De ahí la analogía con muchos grandes novelistas. Escribieron novelas sin ser tan radicales ni tan anti-sistema. Crearon conciencia y sensibilidad en los seres humanos. En muchas novelas nos describen las malas condiciones de los obreros, de la mujer, del trabajo infantil, la mala educación, la esclavitud etc, etc, no siendo ni siquiera el tema central de la obra. Libros de aventuras, costumbristas, bellas historias de amor, etc, etc. en casos, precisamente, utilizando el recurso de la visión de los ojos de un niño o una niña.. Aun siendo “burgueses” no solo movieron corazones sino que contribuyeron a cambiar las injusticias de la sociedad. No hay que ser “tan tan” para ser efectivo políticamente. Esa es la lección que nos da película.

    El arte anti-sistema y supuestamente revolucionario, nunca han logrado gran cosa para cambiar el mundo. Hasta “El Acorazado Potankin” fue filmado después del triunfo de la revolución. Los otros, sin tener grandes pretensiones, si movieron montañas. La articulista, aunque se crea tan imperceptible e escurridiza como una hormiga negra en la oscuridad de la noche, se le ve claramente que tiene una de posición política contraria a la del director. Cualquiera que sea, la respetaría. Pero sepa, que aquí, nadie es bobo.

    @

  • el 10 febrero, 2014 a las 4:35 pm
    Permalink

    Querida Dariela:
    “Si es posible ser un marginal y no por eso estar exento de valores. Recordemos que la marginalidad es la mayoría de las veces un fenómeno circunstancial y no escogido”.
    No sé por qué entendiste lo contrario. Para mí eso es más que obvio, no tengo que ver una película para saberlo. Lo que digo es que si le ponen taaaaantos valores positivos pierde un poco de credibilidad el personaje. Eso es todo.
    Y sí, la película es muy buena, tampoco he dicho lo contrario.

  • el 10 febrero, 2014 a las 2:38 pm
    Permalink

    ¿Pensado para atrapar al espectador y ponerlo de su lado?

    Si el publico se identifica con el personaje y el personaje tiene valores positivos, se esta promoviendo esos valores. Pero si ademas, toca aspectos de la sociedad críticamente, no se puede agradecer mas. Señora, ¿Usted se ha leído alguna vez a los grandes novelistas de este mundo?

  • el 10 febrero, 2014 a las 1:35 pm
    Permalink

    Querida Irina, ¿por qué siempre querer encontrar la quinta pata del gato? No creo que valga la pena detenerse en las supuestas “analogías” que tenga la película de Darnas con el Romance de la niña mala. Si es posible ser un marginal y no por eso estar exento de valores. Recordemos que la marginalidad es la mayoría de las veces un fenómeno circunstancial y no escogido. Además si Carmela no hubiera descubierto y abonado esos intrínsecos buenos sentimientos que hay en Chala, no tendría sentido la película y entonces si debía terminar el niño en una Escuela de conducta, ¿no crees?. MI amiga, reconócelo, la película es genial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *