¿Cómo y por qué regresa EE.UU. a Cuba?

Por Fernando Ravsberg*

ravs 1HAVANA TIMES — EE.UU. reabre su embajada en La Habana sin haber conseguido ninguna de sus exigencias, Cuba sigue con un sistema socialista, gobernada por el Partido Comunista, con los disidentes fuera de la ley, sin elecciones pluripartidistas, con el grueso de la economía estatal y sin devolver las propiedades estadounidenses confiscadas.

Dicho en palabras del presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, “La Casa Blanca le ha entregado al régimen Castro una significativa victoria política a cambio de nada”. La pregunta es ¿podría Washington haber obtenido concesiones de La Habana?

El presidente Obama demuestra pragmatismo al aceptar el fracaso del bloqueo contra Cuba, pero una vez reconocido es imposible sentarse a la mesa de negociación a imponer condiciones, como tampoco pudieron hacerlo al final de la guerra de Vietnam.

Si la imagen de los diplomáticos estadounidenses huyendo de Saigón escenifica su mayor derrota militar, la apertura de la embajada en el malecón habanero, simboliza el fracaso de la guerra económica de Washington contra la Revolución cubana.

La denuncia del Embargo es una bandera política que ha servido a Cuba para movilizar a la población. Foto: Raquel Pérez Díaz
La denuncia del Embargo es una bandera política que ha servido a Cuba para movilizar a la población. Foto: Raquel Pérez Díaz

Tanto Vietnam como Cuba pagaron un altísimo costo humano, material y social. Hubiera sido ilusorio esperar otra cosa cuando dos naciones pequeñas y pobres se enfrentan a la mayor potencia tecnológica, económica y militar de todos los tiempos.

En Cuba, el plan era provocar hambre, miseria y desesperación (1) para empujar a la gente a derrocar la Revolución. En 1960 decretan un embargo parcial y, ante la terquedad cubana, en 1962 lo refuerzan prohibiendo el comercio de alimentos y medicinas.

Tras la caída de la URSS aprueban la Ley Torricelli, que prohíbe a las filiales estadounidenses en terceros países comerciar con Cuba. En 1996, en medio de una brutal crisis económica, cierran el cerco con la Ley Helms Burton, castigando, también, a empresas de otras naciones.

La estrategia cubana fue resistir, convirtiendo la denuncia del Embargo en una bandera política para unificar a los revolucionarios, marginar a los opositores y ganar aliados internacionales. Además, el bloqueo fue acusado de ser la causa de todos los problemas del país.

En el ámbito internacional EE.UU. pretendió aislar a Cuba. Si bien lo lograron en un inicio, el Gobierno cubano fue, paso a paso, ganando aliados. Finalmente,Washington se quedó solo contra el mundo en su defensa del embargo económico a la Isla.

El enfrentamiento entre Cuba y los EEUU tomó tal dimensión que llevó al mundo al borde de una guerra nuclear. Foto: Raquel Pérez Díaz
El enfrentamiento entre Cuba y los EEUU tomó tal dimensión que llevó al mundo al borde de una guerra nuclear. Foto: Raquel Pérez Díaz

América Latina decidió de forma unánime invitar a Cuba a la Cumbre de las Américas del 2015 y lo hizo contra la voluntad expresa de la Casa Blanca. A Obama le quedaban dos opciones, cambiar su política o retirarse y dejar la tribuna de Panamá a Raúl Castro.

Barack Obama no fue “débil”, llevó la presión del bloqueo al extremo, antes de proclamar su fracaso. Sancionó incluso a las empresas (2) que comerciaban con Cuba equipos médicos y fue el presidente que puso las multas más altas a bancos de terceros países (3).

Sin embargo, cuando comprobó que el bloqueo no doblegaría a La Habana, decidió prescindir de una política que perjudicaba los intereses de EE.UU.. Ni siquiera contaba ya con el apoyo de sus socios de la OTAN, la Unión Europea o América Latina.

Tampoco dio el paso sin medir las consecuencias internas, sin estar seguro de que la mayoría del electorado estadounidense y cubanoamericano, lo apoyaría (4). Y aun así preparó a la opinión pública utilizando hábilmente los medios de comunicación.

La Agencia de Prensa Estadounidense AP recibió “filtraciones” que mostraban el fracaso de las acciones encubiertas de la US-AID en Cuba y el New York Times publicó una serie de editoriales preparando el terreno para el cambio hacia La Habana.

La estrategia de Obama fue impecable, apenas seis meses después de hacer público el diálogo con Cuba, y a pesar de la guerra desatada por el Congreso, las encuestas dicen que el 72 por ciento de los estadounidenses apoyan la nueva política.

EEUU rompió relaciones con Cuba hace más de medio siglo y reabre su embajada sin haber alcanzado sus objetivos.
EEUU rompió relaciones con Cuba hace más de medio siglo y reabre su embajada sin haber alcanzado sus objetivos.

Con semejante respaldo los demócratas no tienen nada que temer. Su plan parece ser erosionar el embargo hasta transformarlo en un cascarón vacío, mientras los republicanos se desgastan enfrentándose a la opinión pública y a los empresarios.

Los estadounidenses ya viajan a la Isla, gracias a que su propio Gobierno les permite violar la ley que prohíbe hacer turismo en Cuba. Mientras, a los empresarios (5) se les dice que busquen las fisuras legales del embargo para invertir y comerciar con La Habana.

Obama no se ha convertido al socialismo, lo que hace es poner los intereses de su país por encima de los de un anticastrismo que ha gastado ya cientos de millones de dólares del contribuyente para solo obtener una interminable cosecha de derrotas.

El Presidente de EE.UU. propone una política diferente, una invasión de turistas y empresarios que carcoma los cimientos de la Revolución. Lo hace, además, en un momento clave, en medio de un cambio generacional en la dirección del Gobierno y del Partido Comunista.

Es difícil saber si la nueva estrategia resultará más efectiva, pero Barack Obama será recordado como el primer presidente que, en el caso de Cuba, comprendió a Einstein cuando dijo que para lograr resultados distintos hay que actuar de forma diferente.

(*) Visita la página de Fernando Ravsberg


18 thoughts on “¿Cómo y por qué regresa EE.UU. a Cuba?

  • el 17 agosto, 2015 a las 7:42 am
    Permalink

    Bueno, Eliécer, como ya le dije a Jorgealejandro, con las nuevas tecnologías en uso, cualquier persona en algún lugar del planeta podría tener ahora mismo más y mejor información que yo, que estoy a apenas 100 kilómetros del lugar del desastre. Ayer salí en moto para recorrer los sitios más cercanos de la capital a la urbe de Tianjin y según mi lector de contaminación no había registros extraordinarios de material tóxico en los alrededores. Una de las secuelas que más se teme es que la toxicidad se amplíe hasta Pekín, traída por el viento y las lluvias de verano. Pero hasta ahora no parece ser el caso.

    En los sitios oficiales chinos, así como en BBC y CNN, y sobre todo Youtube, hay mucho material en este momento sobre la catástrofe.

    Si en el camino me cae alguna nube de cianuro encima, ya se enterarán, porque no hay muchos cubanos acá tan chismosos como yo. Y habrá un forista menos en HT.

    Saludos

  • el 16 agosto, 2015 a las 4:40 am
    Permalink

    Creo que tienes razón. Ya Kerry lo dijo: si no hay cambios es difícil que el Congreso levante el embargo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *