Comedores sociales habaneros llevan comida por coronavirus

Se trata de las personas de 60 años y más de la capital, que almuerzan y cenan en comedores comunitarios y a partir de ahora recibirán los alimentos en sus hogares.

Por IPS Cuba 

Los adultos mayores apoyados por la asistencia social representan una pequeña parte de la franja envejecida en Cuba, que es de 2,2 millones de habitantes.  Foto: Jorge Luis Baños/IPS

HAVANA TIMES –  Pedro Mejías tiene 78 años y vive solo, por lo que integra el grupo vulnerable al nuevo coronavirus. Para miles de personas como él, funcionan en Cuba comedores comunitarios que al menos en la capital tienen que llevarla a domicilio a partir de ahora.

En tiempos normales, las personas que reciben esta ayuda de la asistencia social de cada municipio, como jubiladas, pensionadas, con discapacidad, que viven solas o tienen muy bajos ingresos, acuden dos veces al día a almorzar y cenar, por un precio máximo al equivalente a cinco centavos de dólar.

Pero en la pandemia, que la víspera pasó a la tercera etapa de transmisión autóctona limitada, el Sistema de Atención a la Familia (SAF) facilita el aislamiento social de las personas adultas mayores del nuevo coronavirus que hasta el 6 de abril había afectado a casi 400 personas en el país caribeño.

“Vamos hasta el SAF, allí están tomadas todas las medidas sanitarias como el lavado de las manos con hipoclorito antes de entrar, la limpieza de las superficies y nos despachan la comida”, explicó Mejías.

La red nacional de 1.437 establecimientos abrió primero la posibilidad de que los acogidos al programa o sus familiares recogieran en el horario del mediodía, el almuerzo y la cena, para reducir la movilidad en las calles, que contribuye a propagar el virus.

Y ya al menos en la capital todos los adultos mayores recibirán los alimentos en sus hogares.

Adultos mayores en casa

Elaine Castellanos administra uno de los 152 comedores ubicados en La Habana del sistema creado en 1998 y que en todo el país beneficia a unas 71.000 personas, la mayoría de ellas con 60 años y más.

Estos adultos mayores apoyados por la asistencia social representan una pequeña parte de la franja envejecida, que es de 2,2 millones de habitantes en el país caribeño.

Vivian Pérez, especialista técnica de gastronomía, dijo a medios locales que el SAF garantiza diferentes menús que responden a las necesidades nutricionales de sus edades y características, que incluye cárnicos, viandas, frijoles y arroz.

La decisión tomada ahora satisface uno de los viejos reclamos de las personas censadas en el sistema, de poder recoger las dos comidas en un solo viaje a los centros.

“En Cuba, casi siempre hay calor… y tener que caminar bajo el sol hacía que algunas veces solo recogía el almuerzo”, comentó Mejías.

La comida “no es de restaurante, pero hay pollo, algunas veces cerdo o res, o derivados cárnicos como jamonada o picadillo. Hace falta que siempre se esmeren y cocinen bien”, comentó Rosa, quien acude a un comedor del municipio de Centro Habana.

Este sistema recibe alimentos del Estado y presupuesto para la adquisición de condimentos y otros insumos que no les son entregados centralmente, como medida para garantizar la calidad, algo que no siempre se logra, según aseguran comensales entrevistados.

La entrega a domicilio se realizará de conjunto con el sector de la gastronomía, explicó a la prensa local Yasmani Calviño, director de trabajo y seguridad social del municipio Plaza de la Revolución, donde se encuentra el Carmelo, uno de los barrios con medidas específicas de aislamiento social.

Personas que en los municipios puedan haber visto interrumpidas sus actividades laborales debido a la covid-19 serán contratadas para llevar la comida a domicilio, trascendió.

Y los trabajadores sociales identifican adultos mayores con necesidad de protección alimentaria no censados, para que sean incluidos en este servicio.

“Lo esencial es que ninguno se quede sin el alimento: ellos son los más vulnerables de la sociedad”, dijo Lázara Wilson, administradora del comedor Sensacional, en Centro Habana.



2 thoughts on “Comedores sociales habaneros llevan comida por coronavirus

  • Es una buena idea, son personas de alto riesgo y muchos viven solo, esperemos que se mantengan con seriedad y puntualidad, esos lugares que reparten comida para ancianos tienen fama de robar, cuidemos a nuestros adultos mayores.

  • Ojala que cumplan y la comida tenga calidad, y las personas puedan permanecer aisladas sin peligro de contagio. En Cuba tenemos una poblacion envejecida que vive en condiciones muy precarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.