Colaboración EE.UU.-Cuba sobre investigación espeleológica

Profesora de Geología de la Universidad de Virginia Occidental investiga la historia de la colaboración entre los espeleólogos de Estados Unidos y Cuba.

Por Mike Atkinson (en Morgantown, Virginia Occidental)

Profesora de Geografía, Maria Perez.

HAVANA TIMES — La respuesta del gobierno de Estados Unidos al éxito de la Revolución cubana de 1959 fue un bloqueo que ha restringido severamente y, en ocasiones, ha interrumpido por completo las relaciones económicas entre las dos naciones. Uno de los efectos de este embargo fue lograr que fuera ilegal para los ciudadanos estadounidenses realizar negocios e incluso viajar a Cuba (aunque hay excepciones).

A pesar de estos desafíos, cierto número de ciudadanos estadounidenses han viajado a la Isla en los últimos años para colaborar con organizaciones cubanas en la exploración y estudio de las cuevas este país.

Estas organizaciones se dedican a la espeleología, la ciencia que estudia las cuevas. La mayoría de los espeleólogos son investigadores de cavernasque encuentran, exploran, realizan mapas e informan sobre estas.

Cuba tiene muchas cuevas debido a su paisaje cárstico. También fue el primer país de las Américas en establecer un grupo nacional de espeleología. Desde 1940 más de cinco mil espeleólogos han formado parte de este grupo, conocido como la Sociedad Espeleológica de Cuba.

María Pérez, profesora asistente del departamento de Geología y Geografía de la Universidad de West Virginia (WVU), está utilizando una subvención de tres años de la Fundación Nacional de Ciencias para investigar la colaboración entre los espeleólogos de uno y otro país.

Ella desarrolló esta propuesta durante los dos años que fue PROF-DOC en WVU. El programa PROF-DOC está diseñado para preparar a estudiantes de minorías para el éxito académico. Ella reconoce la tutoría y el apoyo que recibió de sus colegas de departamento y otros programas en la universidad que la ayudaron a desarrollar su nuevo proyecto y a ganar el subsidio de la National Science Foundation (NSF).

Ella estudia la colaboración desde una perspectiva antropológica, para averiguar cómo y por qué estos espeleólogos están interactuando entre sí y lo que la sociedad puede aprender de sus experiencias y esfuerzos.

Maria Perez

“La historia aquí con los espeleólogos cubanos y estadounidenses es que se supone que no deben estén colaborando. Tenemos un bloqueo contra Cuba. Lo hemos mantenido durante mucho tiempo y es un gran problema político”, dijo Pérez.

“Quiero saber la historia de cómo y por qué ocurrieron estas colaboraciones. Quiero entender cómo este intercambio entre ellos nos puede dar ideas sobre la geopolítica de la ciencia y la exploración más allá de las fronteras nacionales”, dijo.

Cuba está experimentando grandes cambios en un período de tiempo relativamente corto. Probablemente su líder político cambie en un futuro próximo, por lo que el proyecto de Pérez está en un momento oportuno.

“Cuba está pasando por un montón de cambios. Quiero ver, si se levanta el bloqueo, ¿qué sucederá con la ciencia y la espeleología cubana?, ¿qué impacto tendrá en la conservación y la exploración de cuevas? “, dijo.

Pérez planea realizar múltiples viajes a Cuba para entrevistar a los propios espeleólogos. Lo que no pueda conseguir de sus entrevistas iniciales lo obtendrá de archivos en Internet.

“Quiero conversar con esta gente, y quiero conocer personas que hayan tenido o no éxito en estas colaboraciones.”

Para obtener más información contacte a María Pérez al teléfono 304-293-9283 o al correo [email protected]


One thought on “Colaboración EE.UU.-Cuba sobre investigación espeleológica

  • el 23 agosto, 2014 a las 11:51 am
    Permalink

    Yo creo que Maria llego tarde al baile. Desde los 65 y de una manera u otra muchas universidades americanas han hecho trabajos conjuntos con científicos cubanos. Fue un americano quien vio almiquies vivos en Baracoa cuando se creían extinguidos, la colaboración con el instituto de océanologia y con el jardín botánico de Cienfuegos son muy antiguas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *