Coincidencias entre demócratas y cubanos

Por Dawn Gable  (desde la Convención Nacional Demócrata)

Marisa Richmond, delegada a la Convencion Nacional Demócrata.

HAVANA TIMES — El jueves pasado, en la última mañana de la Convención Nacional Demócrata, todavía se escuchaba, entre los delegados, los susurros de confusión y descontento por la enmienda de última hora a la plataforma del partido, aprobada en la noche del miércoles.

Para empezar, un delegado de Carolina del Sur se quejó de que en la votación se encontraban menos de la mitad de los delegados. Él estaba allí, pero no sabía lo que ocurría, permaneció en silencio durante el “sufragio”.

Otra delegada estuvo de acuerdo, y dijo que no le importaba las palabras que se agregaran, pero consideró inapropiado la forma en que se manejó el asunto. Sin embargo, estos dos delegados admitieron, más tarde, que nunca habían leído el documento original de la plataforma que ratificaron la noche anterior, y por lo tanto no tenían idea de lo que había en ella primeramente.

De hecho, ninguno de los más de 10 delegados con los que conversé en la convención había leído la plataforma que ratificaron. Una joven delegada ni siquiera sabía lo que significa la palabra “plataforma”.

Sólo dos horas después de que se realizara la ratificación, ella me aseguró que a pesar de haber estado allí, y haber aplaudido al Presidente de la Convencion, no había votado por nada. Después me sugirió, por casualidad, que le preguntara al periodista Dan Rather, a quien había visto pasar, “pues seguramente él sabría algo acerca de tal plataforma.”

¿Es raro que los delegados no sepan lo que contenga el documento que define el partido al que pertenecen, y que tienen la responsabilidad de aprobar? En realidad no, ellos no tenían nada que ver con la elaboración, ni con los aportes. Su papel era aprobarla por unanimidad, aclamándola en voz alta cuando el presidente de la convención les diera la señal, sin importar si conocían o no lo que estaban vitoreando. Ellos también son responsables de elegir unánimemente al  candidato presidencial pre-seleccionado.

A pesar de su falta de influencia a nivel nacional, los delegados tienen una función real e importante a nivel estatal. Sin embargo, ninguno de los más de una docena de ciudadanos estadounidenses, a los que les pregunté antes de comenzar la convención, pudieron decirme cómo son elegidos los 5552 delegados o qué papel tienen. En la convención le pregunté a un grupo que explicara el proceso.

Semejanzas con el proceso cubano

Sorprendentemente, el proceso para escoger a los delegados es muy similar a la utilizada en Cuba para los delegados del poder popular. En ambos casos existen dos posibilidades: por elección y por nombramiento.

Comenzaremos con la segunda. En los distintos niveles, los líderes del Partido y los funcionarios electos pueden designar delegados cuando ven la necesidad de diversificar al grupo de delegados, o cuando necesitan llenar algunas posiciones.

La delegada antes mencionada que aprobó la plataforma del partido, había sido nombrada por el congresista para el que ella trabaja. Sí, es cierto, ¡la delegada menos informada que conocí trabaja realmente en una oficina de un congresista! Su distrito había sido modificado este año, y les faltaban algunos delegados. Ella y algunos de sus amigos llenaron los asientos.

Conocí a otra delegada designada, elegida en 2008. Los líderes del partido local le pidieron a la Dr. Marisa Richmond, de la Coalición Política Transgénero de Tennessee, que fuera delegada en esta ocasión para que aportara algo de diversidad al grupo.

La delegada Liz Campbell.

Ella explicó que cualquiera puede ser delegado. Uno sólo tiene que ir al distrito electoral de su partido y llenar una solicitud. Luego, cuando se desarrolla el comité electoral, uno trae a todos los seguidores que pueda reunir para votar por él/ella. Los que obtengan mayor cantidad de votos, llenarán los puestos vacantes a nivel de precinto. Muy similar a los pasos que se siguen para convertirse en Delegado Municipal en Cuba.

Más tarde, estos delegados de distrito elegirán, entre ellos, a  los delegados para los distritos electorales del Congreso, y a su vez estos elegirán a los del nivel estatal. Estos delegados estatales son los que asisten a la convención nacional para llevar a cabo el teatro de la designación del candidato presidencial y la ratificación de la plataforma del partido. Muy similar al proceso de elección de los diputados a las Asambleas Provinciales y Nacional de Cuba.

Una diferencia es que los delegados de Estados Unidos pueden aceptar dinero de los comités de acción política (PAC), como mismo puede hacer un candidato. Sin embargo, a diferencia de los candidatos, los delegados no tienen que informar del dinero que reciben, por lo que es muy difícil determinar si las contribuciones hechas son significativas o no. Pero ¿existe alguna razón para que un PAC entregue dinero a un delegado? Sí, y no.

Como delegada y oficial de la Comisión Electoral del Distrito, Liz Campbell, del estado de Washington, explicó que los representantes tienen la posibilidad de influir en la plataforma del partido estatal, pero no tienen participación, en absoluto, en la nacional. A medida que ascienden en la escala, se votan y se elevan las resoluciones presentadas por la plataforma del partido.

En cada nivel las resoluciones son más debatidas, pulidas y consolidadas, hasta que se escribe y se aprueba una Plataforma Estatal. Marisa dijo que su aporte consistió en realizar debates a través del correo electrónico. Liz habló de las reuniones de trabajo y debates realizados frente a frente. Otros delegados, con los que conversé, no participaron y ni siquiera sabían que podían participar en la elaboración de la Plataforma Estatal.

Las 50 plataformas estatales pueden ser muy diferentes y reflejarán las particularidades de un grupo demográfico. Por ejemplo, la Plataforma Estatal de Washington incluye un texto a favor de la legalización de la marihuana; la Plataforma Estatal de Tennessee seguramente no hizo esto.

Estas plataformas no tienen fuerza legislativa o vinculante, son simplemente una expresión de la opinión del partido sobre diferentes asuntos. No tienen relación directa con lo que se incluirá en la Plataforma  del Partido Nacional, sin embargo, se supone que sean leídas y tenidas en cuenta por el Comité Nacional de Proyecto de Plataforma.

El Comité Nacional del Proyecto de Plataforma es un pequeño grupo que se extrae del Comité de Plataforma Nacional, compuesto por designados políticos: tres de cada estado (en teoría se da relativamente más influencia en el proceso a los estados menos poblados, que suelen ser más conservadores).

El proceso de elaboración se realiza a puertas cerradas, y el debate que conduce a la versión final es aún más reservado. El producto final es entregado pocos días antes de que delegados como Liz y Marisa se reúnan para aprobarlo con entusiasmo, sin haberlo leído siquiera.

Una vez más, las similitudes en la estructura y funcionamiento del Poder Popular en Cuba son muchos, pero no total. La Asamblea Nacional está compuesta por individuos que subieron la escalera electoral y la de los designados para representar a una parte de la población. Son convocados muy pocas veces para aprobar de forma ceremoniosa las propuestas presentadas por la dirección del partido. En lugar de designar un candidato que después será elegido por un colegio electoral, eligen directamente la dirección de la nación.

La reciente reestructuración de la plataforma del Partido Comunista (2011) trajo consigo un gran número de reuniones locales y miles de recomendaciones. A partir de estos, el Partido elaboró un proyecto. Se realizaron más reuniones y debates, y se presentaron recomendaciones. El proyecto fue modificado en gran medida y, finalmente ratificado por la Asamblea Nacional.

Una gran diferencia es que la plataforma cubana lleva mucho más peso, y se espera que se transforme en una política concreta. La razón de esta diferencia es doble: existe un solo partido, por lo que no hay obstáculos políticos para la implementación, y la Asamblea Nacional del Poder Popular tiene poder legislativo, además de poder de opinión.


2 thoughts on “Coincidencias entre demócratas y cubanos

  • el 11 septiembre, 2012 a las 8:38 am
    Permalink

    Muy interesante!
    Sufre Taladrid! Ya ves, tu democracia es bastante parecida a esa que criticas.

  • el 11 septiembre, 2012 a las 7:59 am
    Permalink

    Superinteresante….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *