Ciego-Pinar: Un final apropiado

Peter C. Bjarkman (*)

Vladimir García, la carta prinicipal en el montículo para Ciego de Avila.

HAVANA TIMES, 22 de abril — ¿Qué podría ser más apropiado para una temporada del Béisbol Cubana que un resultado todo lo contrario de lo que se esperaba? Ahora, a partir de mañana 23 de abril, tenemos una discusión por el campeonato que nadie creyó posible cuando comenzó esta Serie de Oro especial, el pasado noviembre.

Los Tigres desdentados de Ciego de Ávila (la versión cubana que más se parece a los Browns de San Luis, de la  vieja Liga Americana) están a punto, por primera vez, de disputar la serie final.

Solo en una ocasión en sus 35 años (2009), Ciego de Ávila ha quedado entre los tres primeros lugares. Pinar del Río, anteriormente orgulloso pero últimamente sin brillo, está celebrando su primera visita a la final de la gran serie cubana después de tres largos años. En la edición de 2010 los Vegueros quedaron fuera de los play off, después de que tuvieran una de sus peores campañas en décadas,

Teniendo en cuenta la posibilidad de que se pueda coronar un campeón sin un título, por tercera ocasión en el  actual decenio, Ciego espera duplicar las recientes celebraciones de habaneros en el 2009 y de holguineros en el 2002, en una final que refleja un nuevo balance competitivo más atractivo y que parece ser la característica creciente del béisbol cubano actual.

La más grande figura de la postemporada no fue Abreu, Céspedes, Despaigne o Saavedra, los bateadores de fuerza que llenaron los titulares durante gran parte de la temporada, sino el revitalizado lanzador Vladimir García. A pesar de perder un juego como abridor, el tercer desafío de los cuartos de final, los tres triunfos de la segunda ronda lo han puesto a la par del pinareño Yosvani Torres, en la lucha por el jugador más valioso de la postemporada (JMV).

Mientras García ha estado salvando a los muchachos de Roger Machado, de igual forma, un brazo increíblemente rejuvenecido ha hecho maravillas por los pinareños de Alfonso Urquiola. Yosvani Torres fue más bien un lanzador mediocre durante los primeros años de su carrera, lanzando solamente ocho juegos completos en seis temporadas, ganando unos pocos más de los que perdía (27-24), y mostrando un promedio de carreras permitidas de 4,01..

Pero con la pérdida de Maya y el retiro de Lazo, Torres ha tenido, ahora, la mayor de sus oportunidades  y llenó el gran hueco que tenía el pitcheo de los Vegueros. García todavía puede probar ser el JMV de la postemporada, pero realmente Torres debe ser el jugador del año que más superó. Si Cuba otorgara el reconocimiento del “Comeback Player of the Year” (Jugador más recuperado del año) de seguro Yosvani Torres recibiría  ese honor, este año.

La lucha final entre Ciego y Pinar debe tener gran dramatismo, especialmente después del los diez días de interrupción, para dejar descansar los brazos de los lanzadores de ambos grupos. Los dos equipos están en un buen momento y llenos de confianza. Ciego parece tener mejor talento en sentido general, pero solo por un margen pequeño.

Alfonso Urquiola, manager de Pinar del Rio.

Ellos compartieron honores en la etapa regular; Torres apareció en una ocasión para obtener una victoria por lechada de 3-0 en Ciego de Ávila, pero Vladimir García nunca estuvo en la lomita contra Pinar. Los Tigres ganaron el título del Oriente, sin embargo solo ganaron cinco juegos más que los Vegueros; mientras Pinar persiguió solamente a Cienfuegos en una lucha que fue mucho más balanceada en el Occidente.

Los dos equipos sufren dependencia en un lanzador

Parece que el problema, para ambos, será el mismo que enfrentó Villa Clara (con un pitcher superestrella Freddy Asiel Alvarez) en los cuartos de final. Machado no puede usar a Vladimir García todos los días, aunque parece que era justamente eso lo que intentaba hacer en la serie frente a Granma; y Urquiola tendrá que encontrar a alguien para que le llene el hueco entre las tres salidas previstas para Yosvani Torres.

Como elemento adicional, parece que esta serie final servirá como último elemento para elegir al mejor manager del año. El éxito de cualquiera de los dos conjuntos puede ser muy importante para determinar quién heredará el reino del equipo Cuba para la próxima temporada internacional del verano, y particularmente para los desafíos de la Copa Mundial, que tendrá lugar este septiembre en Panamá.

Urquiola ha hecho milagros durante toda la temporada logrando el resultado máximo de un conjunto que no tiene jugadores estrellas. Por el contrario, Machado ha sido blanco de muchas críticas por la forma en que usó el pitcheo, especialmente por el sobre uso de García y su lealtad al bateado Maikel Folch, entre sus principales abridores. Sin embargo todos los riesgos que corrió Machado dieron buenos resultados y aseguró la llegada de su equipo a la gran final de la Serie Nacional Cubana, por vez primera.

En el béisbol las victorias recaen más en las actuaciones diarias de los mismos atletas que en las decisiones que tomen los managers en el dogout. Al mismo tiempo, la pelota cubana muestra una reciente tradición de entregar la responsabilidad del equipo nacional al director que gane el trofeo de la Serie Nacional.

Teniendo en cuenta las derrotas sufridas frente a los estadounidenses en la lucha por la medalla de oro de las recientes Copas mundiales, el manager que gane el campeonato durante los próximos días, quizás no tenga mucho que celebrar antes de tomar un reto mayor y más difícil, lleno, además, de mayor tensión.

Voy con Pinar pero cuidado con mis pronósticos

Después de haber fallado en mis anteriores pronósticos relacionados con la segunda ronda, ¿me atreveré, nuevamente, a realizar una predicción para el ganador de 4 de 7 juegos del año? Pues, una vez más, me arriesgaré. Aunque después de haberme ido en blanco con mi selección de la semifinal, debo decir (tengan cuidado con mis recomendaciones), esta vez.

Recuerden que soy un historiador y no un clarividente. El buró de mi oficina está lleno de libros de referencia y no con bolas de cristal, y me va mucho mejor con mis comentarios sobre el pasado que con previsiones sobre el futuro, que, después de todo, ¿qué es el pronóstico, especialmente cuando se refiere al diamante del béisbol, sino una deducción libre encubierta por gran parte de lógica coja?

Yosvani Torres está en su mejor momento.

Después de haber dicho todo esto, tendré que votar por Pinar del Río, quizás en otra serie de seis juegos. En la estadística, Ciego tiene la ventaja de ser homeclub, pero este factor es aparentemente nulo (o por lo menos neutral) por el hecho de que Pinar, de alguna forma, juega mejor de visitante que en su casa del estadio Capitán San Luis.

Lo que más favorece a Ciego es su defensa, la primera en toda la liga, y esto, de cualquier manera, no es una pequeña ventaja. Pero para que Ciego pueda detener la ola del gran Tsunami verde, Maikel Folch debe volver a su antigua forma y salir adelante con al menos una buena actuación. Y desafortunadamente para Machado y compañía, lo que demuestran las últimas semanas es que Folch está básicamente acabado como abridor principal.

Quizás sea demasiado propicio, en la historia de una temporada que ya se ha entrelazado con demasiadas preocupaciones, presenciar un campeón novel, uno que nunca ha puesto sus pies en el podio de la Serie Nacional. Yo, simplemente, no creo que esto ocurra, debido a la continua inefectividad de Folch, el buen momento que vive Pinar, y a la misteriosa habilidad de los Vegueros de ser muy difíciles de vencer como visitantes.

¿Cómo sería un final sorpresa casi visible en mi bola de cristal ya cuarteada? Después de permanecer durante dos temporadas en la oscuridad y una postemporada mayormente quieta, Yosvani Peraza propina el home run decisivo en el sexto juego y lleva a su equipo cenicienta a lo más alto del campeonato.

—–

(*) Peter C. Bjarkman es el autor de A History of Cuban Baseball, 1864-2006 (McFarland, 2007) y es ampliamente reconocido como una autoridad líder en el béisbol cubano, tanto en el pasado como en el presente. Ha sido el reportero de la Liga Cubana y del Equipo Nacional Cubano para www.BaseballdeCuba.com desde hace más de cuatro años y está actualmente terminando un libro a cerca de la historia del Equipo Nacional Cubano de la pos revolución.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *