Che y Chávez en aromas inexplicables

Progreso Semanal

perfumes che y chávezHAVANA TIMES — Un despacho de AP trae una noticia que a más de uno ha levantado de su silla esta mañana, en Cuba y fuera de aquí. “No puede ser cierto”, supone inmediatamente un usuario en Facebook. Cubanos de cualquier credo político han quedado sorprendidos ante el reporte que da a conocer el surgimiento de dos nuevas marcas para perfumes producidos en el país, con fórmula francesa, por la empresa estatal Labiofam.

Lo curioso de la información, que ha tenido amplia repercusión en medios internacionales –y ninguna hasta el momento en medios de comunicación cubanos-, es que estos nuevos aromas están representados por los nombres de “Ernesto” (Che Guevara) y “Hugo” (Chávez Frías).

“Van a ser perfumes muy atractivos, pero el nombre para nosotros significa (también) mucho”, dijo a la AP Isbel González vicepresidenta de investigación y desarrollo de Labiofam, la mayor empresa cubana dedicada a la producción de compuestos naturales para usos médicos, de alimentación y cosméticos.

Y como se sabe que todo juego con símbolos entraña también un acto simbólico, no han demorado las interpretaciones. Las más diversas reacciones entre personas informadas sobre el particular van desde el sarcasmo hasta la consternación; desde la burla hasta la ira. La mayoría de las discusiones en las redes sociales, por ejemplo, se enfocan a interpretar la carga ideológica de esta decisión comercial.

En Cuba no es inédito el uso de la reputación de ciertas personas para representar productos. Durante décadas se ha comercializado la línea cosmética Alicia Alonso, creada con la anuencia de la Prima Ballerina Assoluta, en pleno uso de sus facultades. Asimismo existe la vitola de tabaco Vegas Robaina, en honor de uno de los más importantes productores de la hoja en Cuba.

Pero ante la creación de “Ernesto” y “Hugo” no han sido pocos los que notan que el ballet tiene mucho más en común con el ornamento y la perfumería, que las biografías de dos figuras políticas vinculadas de manera tan esencial con la historia de la Revolución cubana.

Las imágenes del Che Guevara y de Hugo Chávez, dos innegables líderes y mitos de las causas populares, desaparecidos físicamente, están sometidas de forma sostenida a campañas difamatorias y de banalización a través de medios de comunicación de enorme capacidad de influencia en el mundo contemporáneo.

¿Cuáles son entonces los resortes de esta acción de mercadeo bastante insólita en la Cuba que se sigue proclamando socialista? ¿Se trata simplemente de una iniciativa de un grupo de empresarios perseguidores del rendimiento del capital? Si así fuera, ¿cómo interpretar que este grupo decisor no sienta ya los mismos escrúpulos que hace solo pocos años produjeron más de un debate en el que se criticaba el uso comercial de esos mismos símbolos?

“Se acabó”, escribía un usuario en Facebook esta mañana, mientras compartía la nota firmada por la corresponsal de AP en Cuba Andrea Rodríguez. Una frase tan abierta que rezuma muchos significados.

Una usuaria panameña comentaba en esa misma red social: “en Panamá lanzaron uno llamado “Canal”. Lo hemos ignorado. El Canal ha sido motivo de luchas por generaciones. Debe entonces esta fragancia huele a sudor, lágrimas y sangre. Espero que Cuba no se deje llevar por caminos económicos equivocados.”

Sin aparente conflicto ético, el bioquímico de Labiofam que dirigió al equipo de diseño de los perfumes explicó que “no queríamos crear propaganda, sino rendirles homenaje y contribuir a que sus nombres perduren”. Un cuestionable favor si se considera que han elegido un formato bastante poco tradicional para hacer el tributo.

La mayoría de los cubanos apenas conocerá este debate debido al poco acceso a fuentes de información como Internet u otros medios de comunicación. Y si todo sigue su curso, pasarán unas cuantas semanas hasta que comience a exportarse o a venderse en la red minorista de comercio en divisas estos perfumes, contenidos en los frascos elegantes con los que sueñan los empresarios de Labiofam.

Cuando llegue ese momento, en que “Ernesto” y “Hugo” pueblen las vidrieras de los establecimientos, muchos ciudadanos cubanos interpretarán como “normal” una acción comercial que persigue ingresos en moneda “dura”, con un enfoque eficientista, en el que anidan valores sociales emergentes de dudosa estirpe.

Es probable que, en esas condiciones, ante los nuevos consensos, solo algunos se pregunten y exijan conocer cuáles son los límites éticos que el Estado impondrá a los actores económicos para conducir su mercadeo; pero probablemente no encuentren una respuesta clara.

Aquí la reacción del Consejo de Ministros al nuevo perfume.


21 thoughts on “Che y Chávez en aromas inexplicables

  • el 29 septiembre, 2014 a las 8:12 am
    Permalink

    Señores sin fanatismo que la idea es buena y tiene un nicho de mercado de algunos millones de idealistas que existe en el mundo.

    Lo que es ridículo y falto de coherencia es que el PCC y gobierno que es lo mismo, interfieran abiertamente en una iniciativa económica empresarial utilizando argumentos políticos infantiles, sabiendose que estan regalándole el país con esclavos y todo a las transnacionales capitalistas que tanto despreciaba el Che.

    Quieren jugar en las ligas mayores del mercado capitalista con peloticas de trapo.

  • el 28 septiembre, 2014 a las 8:09 pm
    Permalink

    jajaja qué ridículo todo… ahora botarán a medio Labiofam, y merecido lo tienen por imbéciles y tracatanes. ¿A quién se le ocurre? Uno oye “Ché” o “Chávez” y piensa en sudor, sangre, mugre y peste a grajo, ¿quién coñ. se va a poner un perfume así?

    ¡Gracias Fidel!

  • el 27 septiembre, 2014 a las 5:56 am
    Permalink

    Ya Granma salio condenando esos perfumes. La pobre química ya la deben haber botado por estúpida y chicharróna. Ahora falta ver que le pasa al director de Labiofan que es pariente de los Castro

  • el 26 septiembre, 2014 a las 1:35 pm
    Permalink

    Efectivamente hay una linea de 61 colonias y perfumes Hugo Boss, pero como en Cuba el acceso a Internet está tan limitado, es probable que los que inventaron el perfume cubano, no hayan hecho la elemental indagación y probablmente nunca hayan estado fuera del país. La culpa es del imperialismo por su bloqueo y si hay una demanda, los gringos serán los que tendrán que pagarla.

  • el 26 septiembre, 2014 a las 12:13 pm
    Permalink

    Sin contar que no deben haber hecho ni un mínimo focus Group porque se hubieran dado cuenta de que nadie va a querer “oler a muerto”

    A mi me recuerdan esas producciones cheas del campo socialista.

  • el 26 septiembre, 2014 a las 11:32 am
    Permalink

    La colonia Hugo existe desde tiempos inmemoriales y pertenece a Hugo Boss. Un gugleo simple les. Hubiera ahorrado el papelazo.
    La demanda no la ganan, asi que mejor harian en retirar la pócima sin hacer mucho ruido
    Esta gente de lq biofam viven en otro planeta.

  • el 26 septiembre, 2014 a las 10:58 am
    Permalink

    jorgealejandro1 dice:
    25 septiembre 2014 a las 22:41
    Por cierto, los frascos y las etiquetas están “de truco” . Te me adelantaste, si el contenido (perfume) es como el diseño de los frascos, pa su escopeta, ñooo, que feos!, se parecen a los pomitos en que vienen las pinturas de uñas.

  • el 26 septiembre, 2014 a las 9:23 am
    Permalink

    Espero que saquen en esa línea el papel sanitario “Comandante”, ♫tan suave y poderoso como las barbas de Fidel♫; ¿y qué tal tangas “La China”, con la imagen del adorable general-presidente en el culero? Otra buena sería un juego de baberitos “Los 5 Héroes”…

  • el 26 septiembre, 2014 a las 6:51 am
    Permalink

    …a lo mejor no es pa vender caballero, quizas los entreguen gratis a los vanguardias por sindicatos…

  • el 25 septiembre, 2014 a las 10:41 pm
    Permalink

    Por cieto, los frascos y las etiquetas están “de truco”

  • el 25 septiembre, 2014 a las 10:11 pm
    Permalink

    Ingenio y dinero para estas esencias…mientras los cubanos carecen de artículos de higiene, de primera necesidad…le zumba, pero le zumba el merequetén…

  • el 25 septiembre, 2014 a las 9:13 pm
    Permalink

    Así es que hay dinero para estar elaborando perfumes, en vez de hacer un poco de jabón y desodorante. Como dice alguien por ahí, el país de la sin razón.

  • el 25 septiembre, 2014 a las 8:41 pm
    Permalink

    A ver si no les cae una demanda de Hugo Boss que no me extrañaria que tenga el nombre de Hugo registrado en perfumería.

    Un perfume puede tener el nombre que quieran pero la gente se lo echa por el olor. Es de esos pocos productos donde la marca no se ve y el olfato es un sentido muy instintivo.

  • el 25 septiembre, 2014 a las 5:58 pm
    Permalink

    Ya el Che es como el ratón Mickey de la izquierda platanera de por acá. Guarapo parece que va por el mismo camino. Hay un excelente libro que se llama “Rebelarse, Vende”; tal vez se lo leyeron, y ya ven….

  • el 25 septiembre, 2014 a las 5:41 pm
    Permalink

    El Sr Don Ernesto Guevara, que jamás de los jamases tocó a ningún cubano con otra cosa que el pétalo de una flor, así en la sierra como en La Cabaña, indudablemente olía a rosas, jazmín y azucena, según cuentan los juglares. Es de justicia que le sea dedicado un perfume, aunque por muy bien que huela jamás se acercará al sublime aroma de sus delicados pies y sobaquera, que emanaban olor de santidad.

    Y si no, havanatimes simplemente te borra el comentario. Larga es la sombra del Hombre Nuevo.

    ¡Gracias Fidel!

  • el 25 septiembre, 2014 a las 5:33 pm
    Permalink

    Si Labiofam tiene tiempo, talento y recursos para dedicarse a hacer perfumes,hay que sospechar entonces que el Vidatox y otros productos suyos no rinden las ganancias esperadas ¡Le zumba!

  • el 25 septiembre, 2014 a las 4:21 pm
    Permalink

    Creo que ya hay un ron Fidel, así que no me extrana el mercantilismo burocrático continue usando otros simbolos para etiquetear productos.

  • el 25 septiembre, 2014 a las 3:56 pm
    Permalink

    ¡en serio??? pensé que era un chiste de yahoo cuando lei el titular!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *