Cascos azules con uniformes blancos

Fernando Ravsberg*

1HAVANA TIMES — A pocos kilómetros de Cuba y EEUU se desarrolla una epidemia de enormes proporciones, un drama que la ONU compara con el del ébola en África. El cólera en Haití ha provocado ya 8813 muertes, 725 608 casos sospechosos desde el 2010 y el pasado año se detectaron 30 mil nuevos enfermos.

“Enfrentamos la mayor epidemia de cólera en el hemisferio occidental, es la mayor emergencia de salud. Hace falta capacidad para prevenir los nuevos casos y también para atender a los enfermos”, expresó Pedro Medrano, Coordinador de la ONU para dar respuesta al cólera en Haití.

“El apoyo que hemos tenido de las brigadas médicas cubanas ha sido excepcional”, reconoció el experto y agregó que visita Cuba en busca de una mayor asistencia de la isla, que en la actualidad tiene 650 cooperantes de la salud trabajando de forma permanente allí.

“Buscamos ampliar la cooperación Sur-Sur y además tomaremos contacto con representaciones diplomáticas de otros gobiernos como el de Noruega o Chile, que en la actualidad apoyan a través de Cuba”, detalló Pedro Medrano.

Pedro Medrano: “El gobierno cubano nos ha dado garantías de que el trabajo de las brigadas médicas en Haití continuará”.
Pedro Medrano: “El gobierno cubano nos ha dado garantías de que el trabajo de las brigadas médicas en Haití continuará”.

Asegura que uno de los grandes problemas que enfrentan es la escasez de vacunas a nivel mundial y pone muchas esperanzas en la que Cuba está elaborando, la cual muestra ya muy buenos resultado, según el experto internacional.

“Todavía está en periodo de validación pero los resultados son muy positivos, hay protocolos que le dan una eficacia del 80% o 90% y además enfrenta la misma cepa que hay en Haití. Nos indicaron que están muy próximos a registrarla e iniciar una producción”.

El stock de vacunas que hay en el mercado es siempre muy escaso, la razón es que en lo fundamental no se fabrican para abastecer a las poblaciones que se encuentran en las zonas de riesgo sino para aquellos que las visitan desde otros países con mayor poder adquisitivo.

Explicaron que hoy las vacunas son muy caras y están fuera del alcance de las naciones que más la necesitan pero piensan que el plan de Cuba, por su “espíritu solidario”, sería producirlas a precios asequibles para las poblaciones de las regiones con mayores riesgos.

Los médicos cubanos están diseminados por todo el país y trabajan junto a sus colegas haitianos.
Los médicos cubanos están diseminados por todo el país y trabajan junto a sus colegas haitianos.

“Nosotros compraríamos las vacunas aunque no descartamos que haya un programa de cooperación bilateral pero lo importante es saber que habrá vacunas suficientes”, dijo el enviado de la ONU y agregó que buscan también países que financien la producción cubana o se comprometan a comprarla para Haití.

“Este año queremos vacunar a unas 300 mil personas, necesitamos trabajar con la prevención y esa es una de las formas”, señaló Medrano y agregó que “el tema es más que vacunas, se requiere atención médica porque así la posibilidad de salvar la vida del enfermo es muy alta”.

“El cólera no mata. El gran problema de Haití es que la gente se está muriendo porque no alcanza a llegar a los centros médicos, no alcanzan a tener el tratamiento adecuado, por eso necesitamos fortalecer los equipos móviles de salud”, dijo el representante de la ONU.

“El gobierno cubano nos ha dado garantías de que el trabajo de las brigadas médicas continuará pero pensamos también aprovechar la experiencia preventiva de Cuba en educación comunal”, imprescindible de en un país en el que no existen suficientes sistemas de saneamiento, solo el 77% de la población tiene agua potable en las ciudades y menos del 50% en el campo.

Cuando la ONU lo solicitó Cuba envió casi 300 cooperantes de la salud, una gran parte de ellos médicos.
Cuando la ONU lo solicitó Cuba envió casi 300 cooperantes de la salud, una gran parte de ellos médicos.

“La forma de erradicar el cólera es con agua potable y saneamiento pero al ritmo actual de crecimiento, Haití necesitaría 40 años para alcanzar los niveles del resto de América Latina. Es un tema de pobreza pero como no podemos esperar a resolver los problemas de fondo hay que actuar ya contra la epidemia”.

Cuba se está convirtiendo en los “cascos azules” de la ONU para intervenir en las emergencias de salud en el mundo pero no se debe perder de vista que, aunque los recursos humanos de la isla son enormes, los económicos son muy limitados.

Los países desarrollados, que no tienen capacidad enviar al terreno una brigada médica para que actúe de forma permanente, podrían financiar las intervenciones sanitarias de Cuba, tal y como hoy lo hace, por ejemplo, el gobierno de Noruega en Haití.

La negociadora cubana, Josefina Vidal, anunció que La Habana y Washington crearán una comisión para estudiar la colaboración en temas de salud. Haití sería un escenario perfecto, teniendo en cuenta el peligro de que la epidemia se propague y la cercanía geográfica de los 3 países.
—–
(*) Visita el blog de Fernando Ravsberg.

 


17 thoughts on “Cascos azules con uniformes blancos

  • el 7 marzo, 2015 a las 10:45 am
    Permalink

    Y hasta los terremotos, según el ahora pajarito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *