Carrera por la vida en Cuba

Por Irina Echarry, Fotos: Caridad & Elio Delgado

Foto by Caridad.

HAVANA TIMES, 19 marzo — Susanita no sabe quién fue Terry Fox, pero desde que nació está viendo a su familia entrenar fuerte y correr en el maratón que lleva el nombre del canadiense.

Maratón que convoca , cada año, a centenares de personas de todas las edades, género, ideología o raza, sin distinción alguna, a recorrer el trayecto que comprende las calles Prado, Neptuno, Galiano y San Lázaro.

“No hay que correr,” dice un anciano de muchas canas, “con venir y caminar despacito ya es suficiente para apoyar a los enfermos.  Si la desaparición del cáncer dependiera de la velocidad, yo volara.  Pero ahora lo que puedo hacer es estar aquí, de la cura física se encargan los médicos y científicos.”

Son las diez de la mañana y el sol calienta el asfalto.  Con más desorganización que otros años, la gente sale corriendo cuando Radio Reloj anuncia la arrancada.

Como siempre, las personas se desplazan en sillas de ruedas, patines, algunos en bicicletas. Se mezclan e interactúan enfermos y  gente sana que se solidariza con los que padecen la enfermedad que hizo que Terry Fox decidiera recorrer las calles de Canadá recaudando fondos para las investigaciones sobre el cáncer.

Foto: Elio Delgado

Aunque Yolexis, un joven cubano de 38 años cree que la actividad  “está envuelta en un poco de mentira, la mayoría de la gente que viene aquí (me refiero a los jóvenes como yo) lo que hacen es por un beneficio personal, para sentirse bien, fuertes, saludables, no por nadie en particular.  Lo que pasa que es la oportunidad para correr y ya”.

Sin embargo, esta no es una competencia, quién gane o pierda aquí no tiene ningún significado, lo importante es participar.  Debiera ser un ejemplo a seguir para librarnos de tanto estrés competitivo.  Los niños (también los adultos) disfrutarían más los juegos, los atletas se relajarían, en general la diversión, el placer y el éxito cambiarían su connotación.

Por el momento debemos conformarnos con este evento, una vez al año.  La doctora María Luisa Figueredo acompaña a sus pacientes: “vengo como ser humano, no como doctora, por eso no traigo la bata.  En definitiva cualquiera puede enfermarse independientemente de la profesión que tenga.  De lo que se trata es de apoyar, de concientizar, de no sentirnos ajenos al problema.  Ah y de vivir de una manera más sana en todos los sentidos.”

También se trata de vivir en armonía, de socializar, de aceptar al otro(a).

2 thoughts on “Carrera por la vida en Cuba

  • Cuando escribi el 1er comentario todavia no habia visto las fotos, mis felicitaciones por las fotos, desde la 1era hasta la ultima

  • Lindisima iniziativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *