Carlos F. Chamorro: “Aquí hay un asalto a la verdad”

Decenas de policías antimotines allanan por segunda ocasión estudio de grabación de Esta Semana y Esta Noche; también allanó antiguas oficinas de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro.

By Confidencial

HAVANA TIMES – La Policía del régimen orteguista allanó este jueves 20 de mayo el estudio de grabación de los programas Esta Semana y Esta Noche, dirigidos por el periodista Carlos Fernando Chamorro, que se había instalado provisionalmente en un pequeño espacio del centro corporativo Invercasa, tras el asalto y confiscación de la Redacción de CONFIDENCIAL, en diciembre de 2018. Un miembro del equipo de Esta Semana y CONFIDENCIAL, el camarógrafo Leonel Gutiérrez, fue retenido ilegalmente.

“Esta es la segunda vez que la dictadura lanza un ataque frontal contra este medio de comunicación, que fue asaltado ilegalmente la madrugada del 13 de diciembre de 2018, entonces, nos robaron todo (…)”, denunció Chamorro, también director de CONFIDENCIAL.

Aproximadamente a las 9:00 de la mañana, policías del régimen rodearon una de las torres del centro corporativo Invercasa y una hora y media más tarde comenzaron a retirar cajas y equipos del estudio de grabación. El camarógrafo Leonel Gutiérrez estaba dentro del estudio y hasta este momento continúa retenido por los policías, que no han brindado ninguna justificación para el allanamiento.

“Queremos ver a Leonel Gutierrez, queremos que recupere su libertad si está detenido. En este momento está retenido, secuestrado por la Policía porque no hemos podido tener ni un contacto con él. Queremos que nos devuelvan los bienes que se han llevado”, demandó Chamorro.

Al mediodía, tras llevarse cajas, computadoras y cámaras de grabación y edición de televisión, se logró observar a Leonel Gutiérrez afuera de la torre uno de Invercasa y luego fue montado a una camioneta de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ). No se observaron evidencias de agresión física. Sin embargo, se ignoran los motivos de la Policía para mantenerlo retenido.

El reportero gráfico de AFP, Luis Sequiera, también fue retenido por varios minutos por agentes policiales, mientras daba cobertura al allanamiento.

“No nos van a callar, vamos a seguir informando”

El periodista agregó que “lo que estamos viendo el día de hoy no responde a ninguna ley, no podemos encontrar ninguna justificación racional. No está ocurriendo algo nuevo. No empezó hoy. Empezó muchas décadas atrás”.

Durante una transmisión en vivo en el programa Confidencial Radio, Chamorro destacó que “no nos van a callar, pueden robarse otras cámaras de televisión, otros accesorios, pueden ocupar un recinto donde nosotros habíamos hecho algunas producciones, pero vamos a seguir informando, no van a callar a nuestros periodistas”, destacó.

Horas antes, Chamorro denunció a través de su cuenta de Twitter que “las oficinas de Confidencial están rodeadas por antimotines de la Policía” y demandó “respeto a la integridad física de nuestros periodistas y que no se roben nuestros equipos”.

“Hace dos años nos asaltaron y confiscaron, pero nunca nos callaron. Seguiremos informando”, aseguró Chamorro.

Añadió que “la redacción de CONFIDENCIAL no este en nuestro medio confiscado, ni tampoco está en este lugar, que ha sido asaltado el día de hoy por la Policía en un acto inútil, porque nunca va a poder confiscar el periodismo, porque nunca van a poder callar este medio de comunicación y aquí estamos haciendo periodismo, informando”.

Horas antes del nuevo allanamiento ilegal a CONFIDENCIAL, el Ministerio de Gobernación que obedece a Daniel Ortega señaló a la Fundación Violeta Barrios de Chamorro por supuesto lavado de dinero, mientras la Policía Nacional allanó sus oficinas, aunque esta organización cerró desde febrero pasado debido a las trabas impuestas por la Ley de Regulación de Agentes Extranjeros.

En diciembre de 2018, la Policía orteguista robó y ocupó de forma ilegal las instalaciones de CONFIDENCIAL, que dos años después, trasladó al Ministerio de Salud (Minsa), que convirtió en una casa materna de “fachada”, consumando la confiscación de las instalaciones.

Lea más desde Nicaragua aquí.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *