Cambian bosque por casas para el MININT (II)

Isbel Díaz Torres

No ha quedado un solo árbol en pie.

HAVANA TIMES, 3 oct. — En el parque ubicado en Quinta Avenida, entre 256 y 258, Santa Fe, no ha quedado un solo árbol en pie.   El pasado mes de julio una tala sorpresiva abrió espacio para un complejo habitacional destinado a oficiales del Ministerio del Interior (MININT).

En el poblado de Santa Fe existen restricciones urbanísticas debido a las dificultades de acceso al agua potable y a la electricidad, según nos informó la arquitecta de la comunidad.   Además, el espacio es uno de los de mayor vulnerabilidad a causa del ascenso del nivel del mar, y de la consecuente penetración marina.

Leer la primera parte del reportaje

No obstante, existe un área disponible para emplazamientos al final del pueblo.   El lugar, conocido como El Roble, posee un suelo firme, a diferencia del sitio que ocupaba la arboleda de casuarinas, que es terreno pantanoso además de estar ubicado en un ‘túnel de viento’ por donde entran los frentes del norte.

El Roble, por supuesto, no es lo suficientemente céntrico como tener vivienda en plena Quinta Avenida.

El delegado no sabía nada

Lázaro E. Delgado, el joven delegado de la circunscripción 64 a la que pertenece el parque, no fue informado, ni antes, ni después de la tala.

“Ellos no cuentan con ningún factor dentro de la comunidad” dijo el Delegado.

“La Ley 91 establece que el delegado debe tener conocimiento de todo lo que sucede dentro de su área de atención, sin embargo, en este caso, como son del MININT, y tienen esa libertad.  .  .   o se la toman.  .  .   o alguien se la da.  .  .   entonces ellos no cuentan con ningún factor dentro de la comunidad,” declaró.

Delgado supone que el proceso pasó por un mecanismo bastante riguroso, porque por la zona transitan todas las delegaciones oficiales que visitan la Escuela Latinoamericana de Medicina, además de estar radicada la vivienda del comandante Ramiro Valdés, actual Ministro de Comunicaciones e Informática.

“Me imagino que ellos no deben haber hecho nada sin una autorización de Planificación Física.   Santa Fe y Jaimanitas son zonas congeladas: todo pertenece al MININT.   A 500 metros de Quinta Avenida, hacia adentro y a ambos lados de la calle, todas las viviendas que hay son fondo del MININT, y los terrenos también,” nos aclaró el delegado, quien es representante popular por votación directa de los electores.

Es por eso que “como ellos son el MININT, como ellos son las FAR, llegan, tumban, y ya.   Ellos no tienen que rendir cuentas a nadie,” recalcó el delegado, rebelando su inconformidad con el procedimiento usado en este caso.

Lázaro E. Delgado cuenta la experiencia previa que tuvo con una construcción del Ministerio de Relaciones Internacionales (MINREX), a escasas cuadras de allí.   “A mí esta vez nadie se me ha acercado, como lo había hecho la gente del MINREX, quienes de modo espontáneo me entregaron la autorización de Planificación Física para construir en ese terreno, los planos de la obra, y la licencia de construcción,” nos detalló el joven.

También señaló que “las obras de construcción llevan ruido, polvo, molestias, solo que cuando los del MINREX terminaron arreglaron su destrozo, y colaboraron con el hogar de ancianos aledaño, con el fin de amortiguar las molestias.”

Nada de eso han hecho los directivos de la actual obra del MININT.   “Esta gente empezaron mal,” se lamenta.   Agrega que ni siquiera a Zenaida, la presidenta del Consejo Popular, le han dado información al respecto.

“Las obras de construcción llevan ruido, polvo, molestias…”

Qué se puede hacer

Según testimonios, los niños de la vecindad rellenaron los huecos con piedras para impedir el avance de la obra, mientras les gritaban a los constructores que no les quitaran el pinar.

Otra vecina comentó: “Yo empecé a decirle a todo el mundo en el barrio: vamos a escribir cartas, yo misma las entrego, y vamos a movernos; pero todo el mundo se quedó dormido.”

“Los vecinos han ido allí donde están ellos, pero a ellos no les importa,” sentencia la presidenta del CDR.

Según testimonio, Marta, la abuela de Dinaidis, había comentado en su cuadra que iba a reunir a todo el barrio, y que iban a salir con carteles, noticia que molestó mucho al Coronel al frente de la obra.

Al ser entrevistada la señora nos confiesa que realmente había pensado “llamar a la periodista Gladys Rubio para contarle, pero mi marido me dijo que no me metiera en eso, que ya yo estaba vieja, que me iba a dar una cosa, pues yo me puse mal.”

No obstante, sí acudió al Coronel quien le dijo que ellos no estaban obligados a comunicarle nada a la comunidad.   La señora llamó “depredador del siglo XXI” al militar del MININT, cuando este le exigió que no se quejara tanto, pues con la tala estaban eliminando los mosquitos del área.

Su nieta Dinaidis, madre de un niño de dos años, está aún preocupada por el efecto de las inundaciones.   El bosquecillo funcionaba como sumidero, pero al ser ocupado por edificios probablemente cuando llueva el agua se desplazará hacia las casas aledañas, pues el área no dispone de alcantarillado.

El espacio es uno de los de mayor vulnerabilidad a causa del ascenso del nivel del mar, y de la consecuente penetración marina.

Hasta el momento, la única acción práctica ha sido la realizada por la activista Patricia Alonso y otros jóvenes, quienes indignados grabaron un graffiti en un muro cercano al lugar, en plena Quinta Avenida, con el texto “Desarrollo S.  O.  Stenible,” y el dibujo de un pino cortado.

La audacia de tan inofensiva protesta los hizo terminar detenidos esa noche en la estación de policía más cercana.   Se les ordenó que al día siguiente pintaran el muro para eliminar el reclamo ecologista.

La casuarina no es un pino

La casuarina es un árbol exótico, oriundo de Australia y las islas del Pacífico.   Llega a alcanzar hasta 30 metros de altura, y su follaje hace que las personas la confundan con los pinos, conociéndose como pino australiano en algunos lugares.

La especie fue traída a Cuba con el fin de utilizar su madera, que es muy dura.   Se utiliza para la construcción de cercas y la fabricación de carbón vegetal, pues es un combustible de gran calidad.   Además, su corteza se pueda utilizar con fines medicinales para combatir las diarreas.

Desafortunadamente, todos los entrevistados han coincidido en que los árboles talados ni siquiera fueron aprovechados para beneficio de la comunidad, sino que fueron tirados en un vertedero.

La casuarina sirve también como rompe-vientos, o para hacer una pantalla de gran altura contra el salitre del mar.   Resiste bien la falta de humedad y los sustratos pobres y salinos, de ahí que sea muy adecuado para reforestar zonas litorales.

No obstante, históricamente su uso extensivo y descontrolado en toda la isla dañó las arenas de las playas y endureció los suelos donde fue sembrada.

Patricia Alonso y otros jóvenes grabaron un graffiti en un muro cercano al lugar: “Desarrollo S. O. Stenible”.

Por otra parte los manglares afectados (como los de Santa Fe), admiten con mayor facilidad a especies no nativas, más agresivas y menos exigentes como la casuarina.   En ese ambiente la especie es capaz de multiplicarse espontáneamente y desarrollar poblaciones grandes y vigorosas en detrimento de las especies autóctonas.

Los controles y evaluaciones de la colocación de esta especie son medidas imprescindibles.   No obstante, la estrategia para el manejo de la casuarina en las zonas costeras no debe olvidar la función histórico-social de la misma.

Un rincón para salvar

La impopularidad de la obra acometida ha resaltado, así como el potencial impacto ambiental y social de la misma.   Las transformaciones podrían provocar cambios en el suelo que impliquen deterioros significativos en los recursos naturales y afectar el equilibrio ecológico del lugar, según criterios de especialistas.

“Esta obra incrementa mucho más la vulnerabilidad, por ser un obstáculo al drenaje natural, constituyendo una  barrera a  la actividad de las olas, con la consecuente tendencia al incremento erosivo y abrasivo, y a una mayor incidencia de los efectos negativos de la penetración marina,” había expresado la ingeniera Gertrudis Valdés Hernández, investigadora del Instituto de Geofísica y Astronomía, en carta entregada a las autoridades locales.

“Tantos lugares que hay por aquí donde la gente tira desechos, o llenos de marabú: corten marabú y construyan ahí, y no en ese pinar que estaba tan bonito, y donde se respiraba otro aire,” dice con nostalgia Aymé, la presidenta del CDR Nº5, para quien la tentadora ubicación de la manzana en Quinta Avenida fue determinante para el MININT en la selección del lugar.

“Yo hice un terreno de futbol allí.   Los muchachos me pedían dónde jugar, y es cierto que no tenían dónde jugar,” recuerda por su parte el joven delegado, como una acción equilibrada para responder a una necesidad social y a la par respetar la naturaleza.

A Patricia Alonso, quien había solicitado asistir a la reunión pública que realizan los delegados del poder Popular y otros factores de la comunidad, le fue prohibida su participación.   Ella, junto a su familia, y los vecinos del lugar aún aspiran a reforestar, al menos en parte, aquel rincón siempre verde de Santa Fé.

 

Isbel Diaz

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.



13 comentarios sobre “Cambian bosque por casas para el MININT (II)

  • Cuba: uno de los primeros países que incluye en su constitución el respeto al medio ambiente. Es una pena este artículo. Me gustaría conocer como continúa esta historia.

    Respuesta
  • Isbel, me parece buenísimo que hayas relatado esta historia. es una historia triste que llena de muchísima impotencia. Pero a la vez, me resulta bueno, que la gente al menos sienta que algo no anda bien en la historia, que no se puede llegar y acabar con un pequeño bosque así como así. Qué pena, Isbel.

    Respuesta
  • ¿Uds. no recuerdan los enormes árboles que habían en la Avenida que desde ayesterán entra al Ministerio de las Fuerzas Armadas? Eran árboles que deben haber sido sembrados cuando se construyó la Plaza Cívica, allá por los años finales del 1950. Un buen día los talaron todos. Hace unos cinco años. Los militares son esos que dijo Martí: “los que odian y destruyen”. No me caben dudas. Y los del MININT son peores.

    Respuesta
  • Verdaderamente nuestra legislación se destaca por sus muy buenas intenciones de proteger el medio, pero adolece de una visión antropocentrista, utilitarista, que da al traste con nuestros intentos de promover el respeto a la naturaleza. Este caso en realidad es de los menos terribles.
    Charlene, en efecto, la gente ya no se queda callada. Eso me apreció muy positivo en este caso. Ahora recuerdo cuando el caso de La Seiba de San Agustín, que la directora del Servicio Estatal Forestal me contaba como había ancianitas que se sentaban sobre las motosierras e impedían las talas y podas extremas de los árboles. Esas cosas pasan aquí, pero no nos enteramos.
    Gracias por sus comentarios

    Respuesta
  • genial trabajo, hermano!!! pincha sutil y poderosa de periodismo militante! te felicito, trabajos de estos son los que deben abundar para el bien de la civilidad comunitaria y la solidaridad de los cubanos. fuerte el paso, te felicito, abrazos!!!

    Respuesta
    • gracias, brother, seguimos en la batalla

      Respuesta
  • Los argumentos leguleyos no aplican en regímenes como este (y tantos otros de Latinoamérica donde la tala desmedida e irracional se da furtiva, descarada, miserable y por supuesto delictivamente). Las acciones tipificadas como ecocidio están no simplemente consideradas por cuerpos de leyes locales y federales, también son parte de legislaciones internacionales, se incluyen en tratados y convenios que signan los estados, y ante eso ¿hay órgano alguno que le ponga un estate al que con acciones como esta daña tan gravemente a miles de seres vivos?. No hay argumentos leguleyos que apliquen ante las arbitrariedades de regímenes como este, el sentido común ha sido antes que la ley el potencializador directo de los países desarrollados; el sentido común ligado al respeto, a la observancia de los valores universales, pero eso no aplica para países con gobiernos constituídos por seres nefastos y tan ignorantes como este.

    Respuesta
  • Arriba el desarrollo sostenible………. y que cuenten con las personas involucradas para tomar las decisiones …

    Respuesta
  • Estos edificios van a hacerse ahí para que estén cerca de la casa de nuestro querido comandante Fidel en el Punto Cero. Viva el comunismo!

    Respuesta
    • y te faltó decir que también sería adecuado que tundieran con todo al arrecife que pega ahí mismo en aguas correspondientes a Santa Fe para construírle “al senil” un aeropuerto donde pueda recibir a su apreciado, querido, amado “comandante sátrapa” venezolano… al fin que de ahí al CIREN el camino es más directo.

      Respuesta
  • Una rectificación:
    Donde dice que Ramiro Valdés es el actual ministro de Informática y Comunicaciones, debe decir ex-ministro. El Comandante de la Revolución y miembro del Buró Político del PCC fue relevado de su cargo por Raúl Castro en enero de este año. Ramiro “atiende” los ministerios de la Construcción, la Industria Básica y el propio ministerio de la Informática y las Comunicaciones.
    Pido disculpas por la imprecisión.

    Respuesta
  • Y peor aún, hoy 16 de Diciembre, todavía no se ha iniciado ninguna construcción y la tierra de relleno que se empleó se ha ido perdiendo con las lluvias en un clásico ejemplo de lo que causa la deforestación. Es inmenso el contraste de lo que era ese pequeño y bello bosque, donde niño y jóvenes jugaban, al desierto polvoriento que es ahora. Soy vecino del lugar y para cortar un árbol es necesario todo un proceso de autorización y de hacerlo sin esa autorización todo el “peso de la ley” caería sobre mí, en cambio estos amos y señores llegan y pueden talar varios árboles sin que les pase nada, sin ni siquiera tener la necesidad de comunicarlo a la comunidad… entonces hago una pregunta: ¿Vivimos en un Estado de Derecho?
    La respuesta es evidente.

    Respuesta
  • El día 22 de Diciembre he pasado por el lugar y vi que ahora este terreno está arado, a la verdad que no sé desde cuando lo habrán arado. Isbel sería muy importante que dentro de tus posibilidades periodísticas intentaras averiguar en qué ha parado toda esta situación. Gracias.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Transportes, Trinidad, Cuba. Por Kenny Dawson (Canadá). Cámera: Samsung phone

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]