Brasil gira a la extrema derecha con Bolsonaro de presidente

Como se esperaba, Jair Bolsonaro es el nuevo presidente de Brasil.  Foto: youtube.com

HAVANA TIMES – Jair Bolsonaro es el nuevo presidente de Brasil: el polémico ultraderechista fue elegido hoy jefe de Estado de la mayor economía de América Latina con el 55,54 por ciento de los votos en la segunda vuelta electoral, según los resultados oficiales al 94,67 por ciento del escrutinio, considerados ya irreversibles, reportó dpa.

El izquierdista Fernando Haddad, por su parte, alcanzaba el 44,46 por ciento del voto válido, según los datos del Tribunal Superior Electoral.

Bolsonaro, un polémico ex militar de 63 años, y llamado el Trump brasileño, era desde hace semanas claro favorito para ganar las elecciones más inciertas y tensas en el gigante sudamericano desde el final de la dictadura en 1985, debido al ascenso de la ultraderecha.

Bolsonaro llega a la presidencia impulsado por el voto de protesta de millones de brasileños hastiados de los escándalos de corrupción, la crisis económica y la ola de violencia que castiga en los últimos años a la mayor economía latinoamericana. Su investidura será el 1 de enero de 2019.

El ex militar, que se presentaba como un “antisistema” pese a que es diputado desde 1991, es polémico por sus insultos a mujeres, negros y homosexuales, y por sus elogios de la tortura y de la última dictadura brasileña (1964-1985).

Haddad, heredero del popular ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, cargaba con el lastre de los casos de corrupción atribuidos a su Partido de los Trabajadores (PT) en el marco de la megacausa “Lava Jato” (“Lavado de autos”).

Más de 147 millones de brasileños estaban llamados hoy a las urnas en la elección más grande de América Latina.

Brasil está sumido desde hace años en una fuerte crisis institucional por los casos de corrupción destapados sobre todo por el caso “Lava Jato” (“Lavado de autos”), dado a conocer en 2014, que salpica a gran parte de la clase política.

A ello se suman los efectos de una dura recesión, que condujo a una contracción del 7 por ciento del producto interno bruto (PIB) entre 2015 y 2016, y una ola de violencia e inseguridad.

Bolsonaro cosechó apoyos en amplios sectores de la población, incluso entre votantes más moderados, con su agresivo discurso contra las desacreditadas clases políticas y sus promesas de mano dura para combatir el crimen.

“Su propuesta que más me gusta es la de la seguridad. Hoy en día no puedes salir en Río de Janeiro sin miedo a ser asaltado”, dijo a dpa Leandra Nascimento, una muchacha negra de 22 años, que acudió después de votar a celebrar a la casa de Bolsonaro, en el acomodado barrio de Barra da Tijuca, en la zona oeste de Río.

“Este país necesita un cambio”, agregó Nascimento, natural de Fortaleza, en el noreste de Brasil, tradicional bastión del PT. “Yo voté en 2014 por el PT, mi familia siempre votaba en el PT, ahora está dividida. El PT ya tuvo su oportunidad y no hizo nada”.

“Él es el único candidato que está preparado para cambiar el país y que no recibió sobornos”, consideró por su parte Kelly Barreto, de 33 años. “Sacar del poder a la mafia del PT será un gran comienzo”, agregó.

Los electores de Haddad, por su parte, ven al nuevo presidente como una amenaza para la democracia brasileña.

“Bolsonaro representa para mí un gran retroceso para mi país”, dijo Carla Oliviera, una arquitecta de 42 años. “Es un candidato que no respeta a las personas ni a las instituciones”, agregó.

“Sobre activistas como nosotros dijo que sólo queda el exilio o la cárcel”, recordó una de los últimos discursos del candidato. “Yo siento miedo”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *