Bacuranao: la “playa de la plebe”

 

Fotorreportaje por Irina Echarry

HAVANA TIMES — El domingo 19 de abril —último día del receso escolar y jornada de elecciones municipales en el país—, ante la escasez de opciones baratas y el intenso calor, muchos prefirieron ir a refrescar los más de 35 grados de temperatura a la playa de los más humildes de la capital: Bacuranao. Después de cruzar el túnel de la Bahía es la más cercana a la ciudad; conocida popularmente como “Basuranao” por la cantidad de desechos que pueden encontrarse en la arena o flotando en el mar.

Actualmente, lo que más trasciende de esa playa son historias trágicas sobre las personas que la visitan: habitantes de Alamar, San Miguel del Padrón, Regla, Guanabacoa; gente humilde y con fama de conflictiva. Diversos son los cuentos de peleas, asaltos y agresividad que tienen a Bacuranao como escenario, la mayoría de las veces sin verificar su autenticidad los repetimos y ayudamos a expandir el mito.

Sí, yo sé que cuando el río suena… Pero ese domingo llegué por la tarde a la “playa de la plebe” (así la bautizó un amigo), había una muchedumbre impresionante, botellas de ron tiradas por doquier y olor etílico en el ambiente; confieso que no pude evitar el recuerdo de esas leyendas bélicas que desde hace años fluyen de boca en boca.

A los 10 minutos de estar en el lugar, rodeada de muchachones que gesticulaban de manera exagerada, temí que cualquiera viniera a arrebatarme la cámara. Sin embargo, muy pronto me relajé, no iba sola y, además, cada uno estaba en su grupo riendo, conversando o jugando; no me prestaban mucha atención. Yo era una más, extraña, sí —porque no todo el mundo quiere ser fastidiado por un lente indiscreto—, pero tampoco resultaba tan molesta.

El paso peatonal que lleva hasta la playa tiene una parte desplomada, una gran plancha de hierro bloquea la entrada, no obstante, nadie se detiene; la mayoría no quiere desviarse por la Vía Blanca y busca la manera de pasar del otro lado de la barrera sin interrumpir su camino. Así mismo en el río hay bandera roja, lo que indica que es una zona de peligro por contaminación, pero eso tampoco impide que la gente se bañe en él.

Aquí les dejo unas imágenes. Las sombrillas, toallas y algunos techos improvisados dan un toque de color y creatividad, a la vez que ayudan a protegerse de los rayos del sol.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.


11 thoughts on “Bacuranao: la “playa de la plebe”

  • el 8 mayo, 2015 a las 8:20 am
    Permalink

    Irina te cuento que yo voy poco a la playa pero, cuando lo hago llego a las 8:00am y salgo temprano, antes que se ponga la cosa caliente, y no precisamente del sol. La mayoría de las veces soy el primero, y si hay basuras al alrededor del lugar que escogí, la recojo y la echo en una bolsa, amarrada la boto en algún cesto, si hay, porque detesto ver basura donde estoy ubicado

  • el 7 mayo, 2015 a las 12:58 pm
    Permalink

    Bueno Irina por lo que comentas de la higiene, por mi está perdonada la playa, la verdad que estoy que me pongo histérico cuando veo cerca de mi botellas y latas tiradas en la playa, la pasada semana estuve en santa maría y lo p`rimero que me dio por hacer fue dejar un poco limpia el área donde estaba, pues mira que sorpresa, esas personas cubanas, no todas, que visitan Santa María al menos en el área donde me encontraba tanto personas jóvenes como bastante mayores, a pesar de el cesto estar apenas unos metros de ellxs tiraban sus desperdicios en la arena.

  • el 4 mayo, 2015 a las 10:42 pm
    Permalink

    Conozco a Bacuranao muy bien porque ha sido la playa de mi adolescencia y juventud, pero no es la playa de la gente de pueblo llano. Es Cuba la que es país de la plebe. ¿O no es pura plebe lo que va en masa a Santa María, El Mégano… y hasta Varadero? (A esta última, va; también, la plebe; pero con “FE” -Familiares en el Extranejero-)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *