Automóviles en Cuba: “de Guatemala a Guatepeor”

Fernando Ravsberg*

En la práctica el acceso a los automóviles en Cuba está más vedado que antes, solo que ahora es por el precio.
En la práctica el acceso a los automóviles en Cuba está más vedado que antes, solo que ahora es por el precio.

HAVANA TIMES — “¿Quién es el último en la cola para comprar carro?”, pregunta un cubano frente al concesionario de Peugeot y todos los demás se ríen a carcajadas.

Este viernes fue el primer día de venta libre pero la alegría recibió un balde de agua fría: un auto cuesta entre U$D 90 mil y el cuarto de millón.

Las cosas no mejoran con los vehículos de segunda mano, un auto chino, con varios años de uso y decenas de miles de kilómetros en sus espaldas vale más de U$D 20 mil.

“Yo lo leí en internet y vine a verlo porque no me lo creía” me dice Vicente Gómez, y agrega que “esto es un chiste”.

El camionero Dorian López se indigna y a toda voz afirma que “los precios son una barbaridad, eso es solo para decir que en Cuba ya se están vendiendo carros pero en realidad es una falta de respeto”. “Es que son Peugeot-Ferraris”, dice riendo otro de los que miran la vidriera.

“Esto es una trampa porque si yo aparezco con 260 mil dólares para comprar un Peugeot, al día siguiente tengo al DTI (policía) en mi casa para meterme preso”, me explica otro de los sorprendidos que acudió al concesionario a averiguar los precios.

¿Los precios del mercado en Cuba?

El gobierno había anunciado que se venderían al valor del mercado pero en realidad superan ampliamente ese parámetro. Mecánicos y entendidos juran que nunca se ha vendido un automóvil en Cuba en U$D 260 mil. Y Guillermo Oropeza me asegura que “con ese precio te compras 3 carros en la calle”.

Guillermo Oropeza me asegura que en Cuba “con ese precio te compras 3 carros en la calle”.
Guillermo Oropeza me asegura que en Cuba “con ese precio te compras 3 carros en la calle”.

Las autoridades dicen que las ganancias irán a un fondo dedicado a la promoción del transporte público. En Facebook un cubano dijo que quieren solucionar el transporte de todo el país con la venta de un solo carro. La ironía tiene su base, cada auto que se venda permitiría comprar varios autobuses.

Al Ministerio del Transporte se queda sin excusas. Con el dinero de 2000 carros habría recursos suficientes para comprar 4000 buses en buen estado. Si se venden solo 1000 automóviles en La Habana se puede solucionar el problema del transporte colectivo de la capital.

Ahora solo hace falta que el fondo sea público y que las autoridades informen regularmente a la población cuánto dinero le ha entrado por la venta de automóviles y cuantos buses compran con esos enormes recursos financieros que caen del cielo.

El auto en Cuba más difícil que durante la prohibición

Para la gente el asunto de la compra de un automóvil está mucho peor ahora que antes de la apertura porque semejantes precios le cierran la posibilidad de adquirir uno carro a los diplomáticos cubanos, a la mayoría de los artistas, a muchas figuras del deporte y a todos los médicos cooperantes.

Vicente Gómez “Yo lo leí en internet y vine a verlo porque no me lo creía” me dice, y agrega que “esto es un chiste”.
Vicente Gómez “Yo lo leí en internet y vine a verlo porque no me lo creía” me dice, y agrega que “esto es un chiste”.

Pero la medida no afecta solo a la población local. Hoy, cuando el gobierno pretende promover la inversión extranjera, no parece un buen incentivo decirles a los empresarios que deben pagar sus vehículos de empresa a precios de Ferrari.

Todo parece indicar que el tema de los automóviles es en Cuba traumático, ninguna de las reformas económicas de los últimos 6 años ha venido tan mediatizada. Primero se prohibió a los cubanos comprar vehículos nuevos y ahora se ponen unos precios sin parangón en el mundo.

Dudo que exista otro lugar donde los automóviles cuesten tanto, estos precios duplican el valor de los países más caros. Decía el General Máximo Gómez, el dominicano que dirigió la lucha por la independencia de Cuba, que los cubanos se quedan cortos o se pasan.

(*) Visita el blog de Fernando Ravsberg.


37 thoughts on “Automóviles en Cuba: “de Guatemala a Guatepeor”

  • el 6 enero, 2014 a las 2:34 pm
    Permalink

    Pedro:

    Yo les llamaría, más propiamente, “Sinverguenzas”

  • el 6 enero, 2014 a las 12:53 pm
    Permalink

    Anastacio. Es verdad que buscan ganar tiempo, que tratan de dar una imagen internacional de liberalismo económico, etc., pero todo eso puede hacerse con medidas más inteligentes, transparentes, más favorecedoras de los intereses de todos. En fin que son ineptos de todas formas.

  • el 6 enero, 2014 a las 12:08 pm
    Permalink

    No subvaloremos la capacidad intelectual de quienes fijaron los precios de los autos. Detras de esta esta la intencion de mostrarle al mundo que en Cuba ya se puede comprar casas y autos, se puede viajar y hospedarse en un hotel. Por el otro lado, poniendo esos precios ellos saben que casi nadie va a comprarlos, asi que no tienen que preocuparse por el lado de la oferta. Ellos no son tan estupidos de vender autos baratos cuando los suministros de petroleo de venezuela estan colgando de un hilito y tener mas autos en manos de la poblacion sin gasolina es otro dolor de cabeza mas. De la misma manera ocurre con las casas: ya se pueden vender y comprar, pero no planifico la construccion masiva de viviendas de diferentes precios, las buenas van a oficiales y otros muy comprometidos con la cupula. el pueblo: alguna que otra petrocasa, un cuartico con techo de zinc o asbestos y los ripios de viviendas que existen en la actualidad. Todo esto es solo para ganar tiempo a ver como salen del atoyadero en que estan. No son soluciones a largo plazo, son solo para tener a la gente ocupada en como conseguir CUC para comer, vestirse, viajar, comprar casas y ademas autos mientras que el regimen vira la cabeza para no ver lo que sucede.

  • el 6 enero, 2014 a las 11:57 am
    Permalink

    Señor Ravsberg, usted que al escribir sus articulos acerca del regimen cubano se queda muy al centro y yendo para la izquierda; porque no reconoce que el “gobierno” cubano son una partida de ladrones y estafadores ademas del desprecio que sienten por “su” pueblo?

  • el 6 enero, 2014 a las 10:03 am
    Permalink

    Cuando en una ocasión dije que un estado que le cobra impuestos a los limpiabotas y desmochadores de palma iba directamente al abismo económico muchos se rieron, pues rían ahora. Pero comprendan que se ha creado un mercado cautivo para vender Geelys chinos ya que sus precios son más bajos.

  • el 6 enero, 2014 a las 8:53 am
    Permalink

    No cabe duda que tiene que haber alguien comiendo mucha m… en el consejo de estado para poner semejantes precios, especialmente a los nuevos autos europeos. Si esta es la idea que tienen de entrar en la economia de mercado me parece que el estimado timonel de la economia cubana va a tener que salir a tomar unos cursitos de post grado para actualizarse un poco. Hoy dia el mercado mundial se mantiene en completa recuperacion desde la ultima crisis en el 2007, y la competitividad en precios y variedad de productos esta completamente balanceada hacia el consumidor porque sin ventas no hay ganacias…entonces pareciera que el gobierno cubano no esta realmente interesado en vender ningun auto y por consecuante dedicarse a mejorar la transportacion publica. Ademas con ese tipo de mercado que han establecido lo que menos pueden lograr es incrementar los precios en el mercado de la calle los cuales estan de hecho por encima del valor real. El vendedor de carne puerco ahora quiere un carro asi que imaginense que pasara con el precio de la carne, asi funciona nuestro pais desgraciada y erroneamente. Ponaganse a hacer algo mas inteligente que la hoya tiene una capaciadad limitada de presion, no se confien mucho y no continuen burlandose del pueblo trabajador y luchador que a base de sacrificios, ya comparados con los de la Sierra Maestra, ha mantenido el proyecto que un dia tuvo algo de logica y esperanza.

  • el 6 enero, 2014 a las 8:28 am
    Permalink

    Ineptos. Creo que no hay palabra más adecuada para calificar a los que han tomado esta decisión.

  • el 6 enero, 2014 a las 7:56 am
    Permalink

    Mientras más estudio la medida de levantar la prohibición absurda de venta de autos, más me percato de que la forma en que se ha hecho es más absurda que la misma prohibición. Los “actualizadores ” del modelo económico en su afán por recoger dinero, pragmáticamente parecen dispuestos a cualquier acción por absurda y controvertida que parezca. Las cosas en Cuba deberán cambiar, pero cuando se quiere cambiar todo para que nada cambie, se cae en este tipo de barbaridades y ridiculeces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *