Atletas del año en Cuba: ¿esto qué es?

Mijaín López. Photo from the Olympic Games website.

Por Ronal Quiñones

HAVANA TIMES – Anualmente por estos días en Cuba se dan a conocer los mejores deportistas de la temporada. Frecuentemente se genera debate, porque hay resultados igualados y siempre se pasa por el tamiz de las preferencias personales.

Este año no fue la excepción, porque los especialistas se debatían entre el luchador Mijaín López y el boxeador Andy Cruz, ambos campeones olímpicos de Tokio e invictos durante toda la campaña.

En el caso del gladiador, en la capital japonesa había logrado la hazaña de sumar su cuarto título estival, algo que ningún otro hombre ha logrado en la centenaria historia de esa disciplina en justas cuatrienales.

Además, sus triunfos fueron aplastantes, sin conceder puntos en su contra, y mostrándose ampliamente superior a todos sus rivales.

Sin embargo, su número de combates en el año fue muy bajo en comparación con los del púgil, que además fue seleccionado como el mejor libra por libra en el Campeonato Mundial que tuvo lugar pocos días después de la competición bajo los cinco aros.

Por eso había cierta polémica en cuanto al premio de Mejor Atleta del año y algunos se inclinaban por hacerlo de manera compartida.

Andy Cruz

En definitiva, fue López el ganador del pergamino a nivel nacional, al cual añadió también la distinción de Mejor Deportista Latinoamericano, que otorgó la agencia Prensa Latina, mediante un sondeo en el cual participaron representantes de más de 100 medios de comunicación nacionales e internacionales.

Sin embargo, el gran chasco fue que el abanderado de la delegación cubana en Tokio no fue escogido como el mejor en su provincia natal, Pinar del Río.

Las autoridades de ese territorio prefirieron conferirle el lauro al boxeador Roniel Iglesias, monarca olímpico, y le dejaron a López el reconocimiento de Acontecimiento del Año, lo cual supo muy mal al deportista.

Tras conocerse la insólita decisión de los directivos pinareños, el también multicampeón mundial se quejó en una entrevista de que algunos “no lo quieren” en su terruño natal.

Eso, sumado a la presión popular que se desató casi de inmediato, provocó que dieran marcha atrás a la decisión inicial y decidieran compartir el premio entre los dos deportistas.

López en sus palabras eligió a su compatriota y lo consideró digno del galardón, pero hasta ahora se mantiene firme en su decisión de no asistir a la gala de premiación, una posición entendible,

Pero si este caso fue sonado, más aún es el del boxeador Arlen López, titular también en la capital nipona, quien no fue escogido entre los mejores del año.

El resto de los titulares estivales sí aparecieron en la nómina, como es lógico, y enseguida la afición comenzó a alarmarse.

De hecho, en su provincia de nacimiento, Guantánamo, fue seleccionado como el más destacado, haciendo caso omiso a la indiferencia de las autoridades nacionales del Instituto cubano de Deportes (Índer).

En el periódico provincial fue enjuiciada la decisión del Índer nacional, y se pidió explicaciones, algo muy poco común en la prensa oficialista cubana.

Tímidamente salió una respuesta del presidente de la Federación cubana de boxeo, Alberto Puig, quien dijo que Arlen no fue incluido en el listado porque no participó en el Mundial, y dejando entrever que no lo había hecho porque no quiso. “Su error atentó contra el compromiso del equipo, y como medida educativa no fue avalada su presencia en esa relación”, explicó Puig.

Entonces quien salió a la palestra fue el propio pugilista, que en sus redes sociales negó que en aquel momento se le tratara como a un sancionado, y mostró su desacuerdo por haber sido obviado.

“No traicioné ni a mi equipo, ni al pueblo, ni al país”, escribió el guantanamero en su cuenta de Facebook.

En sus palabras, el atleta recalca que no se encontraba listo para asumir el reto del certamen del orbe. Mencionó que había perdido jornadas de entrenamiento tras contagiarse con la Covid-19 (lo cual tuvo lugar en el concentrado nacional, no en su casa cuando estuvo de vacaciones), y por eso prefirió no acudir al certamen planetario.

Evidentemente, esa decisión no gustó a las autoridades, pero en ningún momento le dijeron que se enfrentaba a una sanción.

Incluso, me atrevo a decir que al boxeador le costó trabajo tomar esa postura, porque la lid universal fue la primera que otorgó premios en metálico para sus medallistas, y el dinero que muy probablemente ganaría porque estaba entre los favoritos en su división (independientemente de la tajada que se lleva el Índer), le serviría para resolver problemas personales que hace tiempo tiene, y conocen de sobra sus superiores.

“Aún teniendo muchos problemas personales, desde hace ocho años sin resolver, dejé a mi familia una vez más atrás y me incorporé al centro de entrenamiento, donde fue que me atrapó la pandemia. Regresé a mi casa con la respuesta de que todo estaba bien, no que estaba excluido de ningún evento y mucho menos de entre los mejores atletas del año”, explicó.

En este caso todavía oficialmente no se ha dado marcha atrás, pero parece que no ocurrirá, porque evidentemente la interpretación de lo sucedido no es la misma por ambas partes. Tanto el púgil como cualquiera con dos dedos de frente entienden que es un ser humano y puede sentirse no apto para una competencia, pero los responsables del deporte no le perdonan que tome decisiones por su cuenta.

Conociendo cómo funcionan los dirigentes en Cuba, sé que la postura valiente del deportista al salir a defenderse no va a gustar, pero quiero pensar que no tendrá consecuencias para su futuro profesional. En caso contrario, estaríamos en presencia de la génesis de otra pérdida de talento, una raya más para el tigre.

Omara Durand amplió su cosecha de títulos paralímpicos en este 2021. Foto: Paralympics.

Con el resto de las nominaciones no hubo polémica, entre ellas la de la mejor atleta femenina del año, que recibió la judoca Idalis Ortiz, subcampeona olímpica.

Igualmente, la tres veces dorada en Tokio Omara Durand, recibió el trofeo como mejor representante del deporte para discapacitados.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *