Arranca la pelota cubana

Por Ronal Quiñones

Foto: Roberto Morejón / jit.cu

HAVANA TIMES – A puertas cerradas, como dictaba toda lógica, arrancó la LX Serie Nacional de Béisbol de Cuba, que por un buen tiempo se jugará básicamente en estadios del centro y oriente del país.

Apenas una semana antes de hincarse las acciones fue que oficialmente se anunció la decisión de jugar sin público, lo cual era inevitable por la expansión de la COVID-19 en todo el territorio nacional.

En aras de evitar contagios, fueron informadas varias medidas de protección, que deben ser estrictamente chequeadas para que no existan casos en un grupo de personas mayoritariamente en edades de gran riesgo, salvo los propios peloteros. Me refiero a miembros del grupo de dirección, árbitros, personal que labora en los estadios, etc.

En el último mes, todos los equipos estuvieron haciendo prácticas y tomando la forma deportiva, y no se conoció de ningún caso positivo, aunque ahora con el movimiento que implica cada subserie el peligro es mucho mayor.

Cómo será el rigor de las medidas sanitarias?

Espero que las indicaciones se sigan con más rigor que en las escuelas, donde se confía casi todo a la conciencia de los padres. Me explico:

Se suponía que a la entrada habría alguien tomando la temperatura a los niños (no hay aparatos de ese tipo para repartir en todas las escuelas de Cuba), que se eliminara el hacinamiento en las aulas (siguen las mismas matrículas), y que mantuvieran distanciamiento en el puesto de estudio (no hay uno por mesa), para no hablar de los recreos, que son más difíciles de controlar.

En el caso del béisbol, lo nuevo es el uso de las mascarillas en los bancos, y que quienes no están activos en el juego se sienten en las gradas.

También como era de esperar, se jugará de día. Si en circunstancias normales la mayoría de los encuentros era en horario vespertino, ahora, sin aficionados presentes y con más apuros económicos, no tiene sentido tener encendido el estadio.

Depende de quien adapta mejor

Quienes mejor se adapten a esta realidad, podrán sacar mejores dividendos.

La lluvia puede ser otro factor importante, pues en esta época del año es bastante frecuente en las tardes, y eso forzaría a jugar dobles juegos, que en la mayoría de las ocasiones concluyen en división de honores, lo cual es positivo para los equipos más débiles.

Entrando en la Serie como tal, como se había adelantado, este año solo habrá selección de refuerzos para las fases semifinal y final, por lo que a los cuartos de final se accederá con la misma nómina que se presentó en el período eliminatorio, que quedó finalmente en 75 juegos, al comenzar la competencia un poco más tarde.

Una novedad es que los que están contratados en Japón solo se incorporarían a sus planteles de origen de llegar en tiempo. Eso presentó no pocos problemas en años recientes, específicamente con Liván Moinelo y Alfredo Despaigne, quienes luego de haber sido nominados para reforzar otros conjuntos, nunca se llegaron a poner el uniforme.

El calendario regular terminará el 27 de diciembre

De acuerdo con el calendario previsto, el día 27 de diciembre concluiría la fase inicial, y los cuartos de final se jugarían del 9 al 14 de enero, para luego dar paso a la primera selección de refuerzos; el campeón debe conocerse en la segunda semana de febrero.

A las fases decisivas no deben faltar los protagonistas de la pasada postemporada: Matanzas, Camagüey, Industriales y Las Tunas, aunque en el caso de los capitalinos habrá que ver cómo encajan el no tener localía, pues aunque tengan una buena nómina, eso les puede pasar factura.


Este año de abre un poco más el diapasón, ya que serán ocho los clasificados, y no seis como en anteriores certámenes, por lo que la mitad de los involucrados en la lid estarían en la postemporada.

Con estas posibilidades, puede haber más de una sorpresa, y además de los que mostraron grandes progresos el año pasado como Cienfuegos y Santiago de Cuba, pudieran colarse en la pelea Mayabeque, Villa Clara, Pinar del Río y Granma.

Los mayabequenses están rozando la clasificación desde hace varias campañas, y ahora tienen un pitcheo interesante, al igual que los villaclareños; a Pinar nunca se le puede dar por muerto, y ahora recuperaron a Vladimir Baños, mientras que Granma esta vez solo tiene ausente a Despaigne, así que está bien completo.

Mucho esta por ver

La Isla es otro conjunto que no descartaría en esa pelea, porque está acostumbrado a dar guerra con lo poco que tiene, mientras que Ciego de Ávila y Holguín hay que ver si sacan a relucir la calidad que tienen en sus filas, y no decepcionan como el pasado año.

Los únicos que realmente veo con muy pocas posibilidades de mantenerse en competencia más allá del juego 75 son Guantánamo, Sancti Spíritus y Artemisa, aunque este último lo ha hecho recientemente.

Sucede que Artemisa tendrá un cuerpo de dirección menos experimentado, y creo que no podrán explotar todas sus potencialidades, porque además han perdido a varios jugadores que estaban en sus filas y regresaron a sus provincias de origen.

Todo esto realmente es en teoría, puesto que un campeonato tan atípico es complicado de prever. Hay novenas que juegan mejor con su público, otros a los que les afecta la presión, en fin, que la situación puede incluso resultar beneficiosa para alguno, deportivamente hablando.

Esto acaba de empezar, así que veremos lo que nos depara esta rara Serie 60.

Lea más articulos sobre deporte en Cuba aqui.

One thought on “Arranca la pelota cubana

  • En las escuela era sabido que sería un desastre, por la cantidad de niños por aula, porque no hay los materiales para un control seguro, y los maestros son insuficiente, en la pelota es triste mirar un estadio solitario el rudo de los aficionados, esperemos que las medidas sanitarias se cumplan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *