Antonio Pacheco: ex-capitán de capitanes

Por Ronal Quiñones

Antonio Pacheco, como director técnico del equipo Santiago de Cuba.  Foto: Alex Castro
Antonio Pacheco, como director técnico del equipo Santiago de Cuba. Foto: Alex Castro

HAVANA TIMES — Las autoridades deportivas de Cuba acaban de degradar a otro de sus hijos más ilustres: el ex-pelotero y director técnico Antonio Pacheco, conocido hasta hace poco como el Capitán de capitanes. Su gran responsabilidad en los equipos cubanos por más de dos décadas pretende ser borrada porque decidió pedir residencia en Estados Unidos, para allí trabajar como técnico.

Vale aclarar que ya en Cuba Pacheco había cumplido todos sus objetivos: único pelotero que vistió todos los uniformes de la selección de su país, en todas las categorías, desde niño, estelar segunda base y capitán de la escuadra nacional por casi dos décadas, campeón como jugador y como entrenador en los torneos domésticos, y director del equipo Cuba, que como dice el destacado intelectual Norberto Codina, es más difícil que ser ministro.

El expelotero, de 50 años, residía en Canadá y trabajaba como entrenador allí desde hacía más de un año en una academia de béisbol para niños gracias a un contrato a través de Cubadeportes, empresa del gobierno cubano, pero en julio decidió mudarse al país vecino con su esposa Noemí, quien trabajaba como enfermera en Canadá.

Casi un mes después de su llegada a Estados Unidos, Pacheco declaró que quisiera poder convertirse en entrenador de las Grandes Ligas y para eso debía acogerse a la Ley de Ajuste Cubano, aunque declinó hablar de política.

Esto causó polémica en Cuba, porque la Ley fue confeccionada para dar asilo en suelo norteamericano a quienes salen ilegalmente de la isla y temen ser perseguidos a su regreso, o lo eran ya antes de partir, pero la utilizan prácticamente todos los cubanos que llegan a Estados Unidos, aunque estén muy lejos de ser perseguidos políticos, como el caso de Pacheco.

La reciente política migratoria aplicada en la mayor de las Antillas permite las contrataciones en el exterior, pero en el caso del deporte siempre es a través de su empresa y, por otro lado, en Estados Unidos ningún cubano puede cobrar mientras tenga residencia oficial en la Isla. Esto dejó a Pacheco en la encrucijada más importante de su vida, “una segunda oportunidad”, como dijo él mismo, para intentar como entrenador lo que no pudo hacer como jugador, brillar en el máximo nivel de la pelota mundial.

Antonio Pacheco (izq.) junto a Angel López, ex receptor villaclareño.  Foto: cafefuerte.com
Antonio Pacheco (izq.) junto a Angel López, ex receptor villaclareño. Foto: cafefuerte.com

En un reciente intercambio con aficionados al béisbol, este tema no pudo ser evitado.

Perucho, trabajador de Servicios Comunales, ve todavía muchas sombras en el caso. “Dicen que estuvo negociando una extensión de visa y de contrato en Canadá, pero aquí se la negaron. Yo creo que hubo problemas desde la derrota en la final olímpica en Beijing, porque al regreso no quiso ser director ni en Santiago. Aquí nunca te van a decir toda la verdad, y él a lo mejor tampoco quiere hablar demasiado porque aquí todavía están sus dos hijos”.

“Pero no tenía que solicitar asilo político”, considera Abraham, “eso los cubanos lo piden cuando quieren quedarse definitivo y es el recurso más fácil para legalizarte. Para el resto de los emigrantes es un problema. Me parece que se aprovechó de la Ley de Ajuste, porque él aquí no corría ningún peligro”.

“Mi hermano”, le responde Sixto, “nosotros no hicimos las leyes, y si nos joden por todas partes, en alguna tenemos que sacarle provecho. Si quiere tener papeles y trabajar como uno más, esa es la vía, y al año ya es residente permanente. Cuando pase un año es un ciudadano normal, no un refugiado, y podrá hacer realidad su sueño de estar en las Grandes Ligas. Aquí ya lo había hecho todo, no tenía techo”.

“Pues a mí me parece”, vuelve Abraham, “que después que se le acabó la buena vida y empezó a vivir como uno más, se le acabó el sentimiento y la conciencia revolucionaria que durante tanto tiempo defendiera. Lo veo como un oportunista.”
“¿Y eso que tú dices no es ser extremista?”, riposta Sixto, “mientras fue atleta no se vendió nunca y eso que le ofrecieron millones, siempre tuvo una posición digna y consecuente. No creo que para Pacheco la vida en nuestro país fuera tan difícil. Ahora decidió ir a trabajar y vivir en Estados Unidos, esa es su decisión, nadie tiene derecho a cuestionarla y menos a llamarle traidor.”

“Señores”, apunta Carlos, “todo cubano que llega a tierra norteamericana para poder trabajar debe acogerse a esa Ley, y más cuando llega de forma ilegal, aunque tenga visa temporal en Canadá como fue su caso. En Miami tuvo una oferta muy tentadora, y para trabajar con gente conocida, ex-peloteros cubanos como él. Lo que pasa que como es el Capitán de Capitanes eso tiene gran connotación política, pero de aquí se han ido muchas figuras, incluso altos cargos del Gobierno, y no se ha politizado tanto. El cumplió como pelotero y cubano cuando nos representó, ahora quiere ponerse un nuevo reto en la vida, que viviendo aquí no lo podía cumplir.”

“Eso es verdad”, lo apoya Richard, “¿Cuántos artistas pasan más tiempo fuera de Cuba viviendo a toda leche y cuando regresan los recibimos con bombo y platillo? Ninguno es mejor que Pacheco, lo que pasa es que no necesitan emigrar. Traidores son los que ocultan la verdad, como hizo (el comentarista de la tv) Modesto (Agüero), que después de este rollo el otro día se puso a hablar de los mejores segundas bases de la pelota cubana y no mencionó a Pacheco. Para él la lista acababa con Padilla, que toda la vida le calentó el banco. Es mejor no decir nada antes de omitir un hombre tan grande y sin dudas el mejor de todos. Ahora querrán borrar su rica historia y sus números, como si no hubiera jugado en Cuba, como han hecho con tantos otros. Como si no verlo en programas de televisión u olvidarse de ellos en una lista de records fuera suficiente para borrarlos de la mente de la gente”.

La peña del Parque Central.  Foto: Juan Suárez
La peña del Parque Central. Foto: Juan Suárez

“No puede ser traidor alguien que siempre recibió menos que lo que se mereció, que jamás nos traicionó y ahora decidió vivir su vejez donde más le plazca. Peores son los que te roban y te engañan todos los días, que andan en su carrazo y no te miran, y no les cabe la barriga en el cuerpo, con su cara rosadita. Esos que en nombre del pueblo de Cuba engañan y desvían millones. Los traidores de verdad están aquí mismo, dirigiéndonos o sacando provecho de cualquier privilegio”, comenta Erasmo.

“En eso estamos de acuerdo”, dice Máximo, “pero el asilo político es para quienes son perseguidos en su país y Pacheco nada tiene que ver con eso. Pacheco es de origen humilde, espero que no se ponga a dar declaraciones políticas para engordar los bolsillos”.

“Coincido contigo”, dice Erasmo, “no se puede tachar de traidor a alguien por irse a vivir a otro país, y al igual que tú, espero que Pacheco mantenga una posición de respeto a sí mismo y no dejarse llevar por el circo político de Miami. Muchos van a querer vivir a costa de él, ya verán.”


12 thoughts on “Antonio Pacheco: ex-capitán de capitanes

  • el 30 agosto, 2014 a las 11:04 am
    Permalink

    Eduardo, ya se te contesto esa pregunta de forma bien extensa por varias personas en el articulo “De Cuba a Miami…..”….
    No creo que pretendas que se te vuelva a hacer las mismas explicaciones cada vez que sale la oportunidad de poner un comentario desinformador como el que acabas de poner aqui.

  • el 29 agosto, 2014 a las 10:00 am
    Permalink

    Para que Pacheco haya dado ese brinco, dejando a su mujer y a sus hijos de rehenes como siempre han hecho los Castro (ya veremos el tiempo y el trabajo que pasará para traerlos), es porque ya se olía lo que estaban tramando.
    1- El contrato de un año que tenía el régimen de La Habana-con-Canadá ya se le expiraba a Pacheco, que bien pudo haberse quedado en Canadá trabajando con contrato privado y manejando El, su propio dinero y cómodo viajando Cuba-Canadá como si nada y ahí no hubiese pasado Nada, Perooo, como ya sabemos “los esclavos” son propiedad de la finca-Castro, yyyy hasta su pasaporte se lo quitaron, (como le hacen a los médicos-internacionalistas)
    2- Pacheco trato de “negociar” a través del manager de los peloteros ” el distinguido Tony Castro” para que aunque sea le bajarán la comisión conque el estado cubano le robaba , yyyy le dijeron que los esclavos no tenían derecho a reclamar Nada.
    3- Como -por la plata baila el mono-, Pacheco decidió saltar para USA y hacer con su contrato lo que le “saliera de su forro” (para que el EDUARDO entienda).
    4- Si viraba para Cuba, para hacer las cosas civilizadamente o como Dios manda, le hubiesen puesto un agente de la gestapo cubana en la esquina de su casa, por “su osadía”, porque los esclavos no tienen derecho a ser osados.
    5- Conclucion, dejaron a Pacheco con la opción de: seguir siendo negro-esclavo, o liberarse de las garras de estos abusadores, y los 10 o 15 años que le queden de “vida laboral” poder trabajar y dejarle a sus hijos lo mismo que todos ellos ya le tienen a los suyos.

    Por ultimo, dicen que cuando el barco se esta hundiendo, las ratas se revuelven, y eso es lo que estamos viendo, unas ratas alocadas diciendo hasta lo más inconsevible e incoherente y prestandose a ser el hazme reír a nombre de unos patanes que se ríen de estas mismas ratas que los defienden, venir a cuestionar a la prensa libre cuando en Cuba le corretean a cualquiera que diga una lindura del dictador, para enseguida sacarlo en su prensa-politizada.

  • el 29 agosto, 2014 a las 4:58 am
    Permalink

    Se le da estatus de refugiado político porque si no lo era desde el momento que lo pide pasa a serlo. Si no lo fuese porque la prensa oficial cubana los execra?
    Tu entiendes la diferencia entre una entrevista o una declaración y un juicio de valor?

  • el 29 agosto, 2014 a las 3:53 am
    Permalink

    De acuerdo con Eduardo. Ahora vamos a prohibir el libre trabajo de los periodistas en Miami para que no hieran la susceptibilidad de los compañeros

  • el 28 agosto, 2014 a las 11:16 pm
    Permalink

    EDUARDO, si eres cubano y vives en Cuba, automaticamente eres un ciudadano de tercera clase privado de muchos derechos humanos elementales. Si reclamas en alta voz esos derechos cuartados por el gobierno de Cuba te hace automaticamente un disidente y mercenario del imperio. Pacheco llego a la frontera y si EE.UU lo deportan como a cualquier otro emigrante, su vida en Cuba seria un infierno pues de entrada le negarian ejercer el unico trabajo que sabe hacer (impedimento de sustento economico), ademas de un sonado acto de repudio de bienvenida por traidor a la patria (tortura psicologica, terror). Ese tratamiento inhumano bien conocido en Cuba es motivo suficiente para alegar miedo de regresar a tu pais y por tanto le permite aplicar para asilo politico. Todo basado en tratados internacionales.

    A no ser que que alguien pueda probar que Pacheco fue un represor, tiene derecho a la ley de ajuste cubano.

  • el 28 agosto, 2014 a las 7:58 pm
    Permalink

    Pacheco siempre fue muy serio en cuba y allí ser serio no el cae muy bien a mucha gente
    se fue escogió su camino y su vida espero que mantenga su seriedad y siga adelante,
    como siempre los envidiosos e hijos de puta hablando mierda.
    Espero de todo corazón que le vaya bien.

  • el 28 agosto, 2014 a las 7:11 pm
    Permalink

    …yo no digo que no haga con su vida lo que le de la gana ni tiene porque dar explicaciones….entonces ..porque lo entrevistan y le piden declaraciones para radio y television???….porque se le da status de refugiado politico si es solo un adulto libre haciendo,con todo su derecho,lo que le da la gana???..

  • el 28 agosto, 2014 a las 5:42 pm
    Permalink

    Eduardo. El no tenía ningún problema político pero ahora si lo tiene. Que tal?
    Eduardo. Porque al contrario que al resto de los gobiernos de este planeta el cubano busca obstaculizar la vida en el extranjero de sus emigrantes? Contestando esa pregunta. Tendrás muchas respuestas.
    Todo el mundo se cree con el derecho de opinar sobre la vida de los otros. Si se quedó fue porque le dio su realisima gana y bastante adulto es para tener que andar dando explicaciones sobre su vida personal.

  • el 28 agosto, 2014 a las 3:35 pm
    Permalink

    ….era antonio pacheco un perseguido politico en cuba???….su vida corria peligro si regresaba a la isla???…estaba acusado de algun delito politico???…entonces…porque pide y se le otorga el asilo politico???…si decidio vivir en los usa,como es su derecho de elegir;no podia hacerlo de forma normal sin necesidad de mezclar el asunto politico???…porque se le trata de buscar una declaracion politica si el no tenia ningun problema politico???….porque los cubanos no se radican de forma normal en los usa y se les otorgan beneficios y privilegios unicos solo si se declaran refugiados politicos???…si sabemos que casi el 100% de los que se acogen a la ley de ajuste cubano no son perseguidos politicos….porque se mantiene esta ley???…creo que contestando estas preguntas sacaremos algunas conclusiones del asunto pacheco….

  • el 28 agosto, 2014 a las 9:45 am
    Permalink

    Pues ahi tiene “la adorada revolución” que tiene que entender que “todos somos iguales”.

    Si todos los del clan Castro y sus cuarenta ladrones tienen residencia y ciudadanía fuera de Cuba, no se pueden disgustar porque ahora Pacheco haga lo mismo.

    De que sea un oportunista, claro que todos lo han sido y lo siguen siendo. Que no es perseguido político?, claro que no lo es, ese cuento como el del “bloqueo” lo sabe to’elmundo.

    Y a ese tal “Erasmo” le digo, que mejor se preocupe por el “circo” que ya La Habana montó con el payaso de Modesto Agüero. El Capitan tiene bien claro que quienes querian seguir “viviendo de El” era su adorada Revolución, Pacheco se cansó de que el contrato que tenía Cuba-con-Canadá, la mayor parte de su dinero se la robaba el estado, se dio cuenta que lo que Tony Castro esta tramando es desesperadamente conseguir contrato en las Grandes Ligas y venderle a sus esclavos para El seguir siendo el terrateniente que siempre ha sido, siguiendo la misma línea de su abuelo Ángel, de su padre Fidel y de su tío Raul.

    En fin, que se quedarán solos con los “fieles” que les salen bien baratos, con los papagayos de adentro que se conforman con una jabita de tres jabones, y con los otros chicharrones que tienen regados por todo el mundo que se transan conque sólo los dejen volver sin ningún problema, pero que en realidad no son los que les aportan el cash que ellos necesitan para seguir de tiranos.

    Será importante que acaben de tomar conciencia los ilusos que siguen de cabezadura creyendo que van a poder cambiar a esta banda de delincuentes.

  • el 28 agosto, 2014 a las 8:19 am
    Permalink

    el circo politico de miami,ja,ja,ja…que perdidos estan los cubanos…el unico lugar decente de cuba es miami,la otra cuba es menos que un circo…un circo malo.

  • el 28 agosto, 2014 a las 8:13 am
    Permalink

    Hasta los esclavos con privilegios, un día despiertan y lo dejan todo por el bien mas caro que es la libertad. No le busquen otra explicación al tema. Pacheco sabe bien que no va a dirigir un equipo en ligas mayores, pero sabe que ahora es un hombre libre y sera recompensado justamente por su aporte a la sociedad sin tener que alabar a político alguno como condición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *