Amor por la lectura en ciudad cubana

Con usuarios de diferentes edades, profesiones y procedencias, la biblioteca ha recibido muchas donaciones. Foto: Cortesía de la Biblioteca Andante

Más de 600 títulos integran este proyecto que incluye un grupo de WhatsApp, página en Facebook, tertulias y exposiciones.

Por IPS-Cuba

HAVANA TIMES – Cuando parecería que la lectura de libros en papel es algo de círculos exclusivos y del pasado, la Biblioteca Andante, surgida en la ciudad de Cárdenas, provincia de Matanzas, unos 150 kilómetros al este de La Habana, demuestra que la afición por la literatura sigue viva y se renueva.

Ella, profesora de español y literatura, aunque hace tiempo no ejerce esa profesión. Él, profesor de inglés y con vocación de escritor. Beatriz Lima y su esposo, Miguel Ángel González, emprendieron una aventura que ha llegado mucho más lejos y alto que lo imaginado inicialmente.

“Teníamos muchos libros, cada uno por separado, y cuando nos casamos, pues todos esos libros se unieron y seguimos comprando en las ferias del libro y logramos una biblioteca importante”, reveló Lima a la Redacción de IPS Cuba.

Tras los largos meses de aislamiento debido a la epidemia por el coronavirus, cuando nuevamente se pudo salir a la calle, decidieron crear un proyecto que contribuyera a paliar los daños psicológicos causados por la pandemia en las personas de su comunidad.

La Biblioteca Andante cuenta con más de 600 ejemplares de literatura variada.

“Dijimos: qué hacemos con ellos, por qué no les damos uso a todos estos libros, que son unos cuantos”, agregó.

Siguieron pensando: “y los préstamos y si hacemos un sistema, como una biblioteca,  una Biblioteca Andante, porque no va ser estática, sino que vamos a movernos y llevar los libros hacia diferentes lugares”. Así surgió la idea.

El recurso del método

Residentes en un apartamento pequeño, alejado del centro de la ciudad, de poco más de 150.000 habitantes, Lima y González decidieron aprovechar un transporte familiar para promocionar la literatura.

“Una de las preguntas que nos hicimos fue: cuál es el objetivo y dijimos: convertirnos en promotores culturales y literarios y llevar la literatura física que se ha perdido al competir –en el mejor de los casos-, con la tecnología digital”, explicó la joven.

Un público esencial son los niños y las niñas, quienes acogen con alegría al “señor de los libros”.

“Mi esposo se monta en la bicicleta eléctrica y mete en una mochila los libros. A veces llevamos más de uno, de dos o tres, para que los usuarios elijan”, describe el proceso.

“Un público esencial son los niños y las niñas, quienes acogen con alegría al `señor de los libros´, cuando Miguel Ángel llega con la mochila. Madres y padres dicen que no se duermen si no leen antes un libro de la biblioteca y eso, para nosotros, es bien importante”, relató.

La Biblioteca Andante cuenta con más de 600 ejemplares de literatura variada, infantil, juvenil, ensayo, teatro,  narrativa en todas sus manifestaciones: cuentos, novelas, alguna literatura especializada y de autoayuda.

Conociendo los usuarios

“Después de conocer a nuestros usuarios, a las personas que regularmente nos solicitan préstamos, hemos tenido incluso que ampliar más la colección y comprar nuevos ejemplares”, destacó.

“A quienes nos solicitan los préstamos, les cobramos cinco pesos en moneda nacional,  un precio muy simbólico y lo tenemos guardadito para poder comprar libros. El objetivo es recaudar un poco de fondos, que ni remotamente cubren los libros comprados. Nos hemos percatado de cuáles son los intereses literarios de quienes leen en físico y hemos ampliado la colección”, señaló.

Con usuarios de diferentes edades, profesiones y procedencias, la biblioteca ha recibido muchas donaciones de personas que los contactan por las redes sociales y han viajado hasta Varadero y Matanzas a buscar libros donados, de títulos interesantes y algunos hasta repetidos.

Además de la Biblioteca Andante, decidieron también crear un grupo de WhatsApp, mediante el cual se comunican las personas que están dentro del proyecto “porque ya lo veíamos como un proyecto sociocultural”.

Surgió así el grupo homónimo, que se convirtió en algo nacional, con integrantes del Municipio Especial Isla de la Juventud, La Habana, la occidental Pinar del Río, las centrales Villa Clara, Cienfuegos y la oriental Holguín, mediante esa red social, en la que hablan de literatura y comparten retos, algunos relacionados con apreciación literaria y escritura creativa.

La bola de nieve crece

Según Lima, al grupo se unieron muchas personas que escriben y “empezó a producirse otro efecto directo del proceso: la promoción y la renovación del movimiento literario cardenense, donde estamos enclavados –con una gran carencia en ese sentido-, pero en el que están presentes escritores y escritoras de diferentes lugares de Cuba”.

La iniciativa tuvo un efecto aglutinador: se unieron la Casa de Cultura y los museos y “comenzamos a hacer actividades y acciones de conjunto con estas instituciones y con el Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo (CCRD), que nos ha ayudado con los locales y sobre todo también con la organización logística.

“La idea de seguir promocionando la literatura física, principalmente en las personas jóvenes, es uno de nuestros sueños. Nos cuesta trabajo, porque la literatura digital la suple a veces, pero es interesante que personas jóvenes son usuarias de la biblioteca y eso nos satisface, aunque todavía falta mucho por hacer”, reiteró.

Antes del rebrote de la covid-19, que condujo a nuevas restricciones para evitar la transmisión, realizaron una primera tertulia para conocerse, proyectar líneas para encaminar a escritores y escritoras y otras dirigidas a lectoras y lectores para apreciar la buena literatura, a la vez que decidieron organizar lecturas mensuales, con público.

Además, han organizado talleres sobre hayku (poesía japonesa), en coordinación con  un museo de la localidad, otros de narrativa y minicuentos.

Otra de las iniciativas emanadas de esta experiencia es la alianza con un club de fotografía existente en Cárdenas, que participó en el reto de interpretar imágenes desde la literatura y textos, desde la fotografía, que deberá concluir con una exposición en CCRD, cuando la situación epidemiológica lo permita.

El proyecto demuestra que la.afición por la literatura sigue viva y se renueva.

La biblioteca sigue en pie

Fieles a la idea inicial, desde una página de Facebook siguen promocionando retos, libros, efemérides literarias, curiosidades de autores reconocidos y, por supuesto, los libros físicos y la lectura, indica Lima.

Quienes frente a su estante lleno de libros hicieron surgir la Biblioteca Andante no dejan de soñar y aspiran en el futuro a organizar un encuentro al que “vengan todas estas

personas de diferentes provincias, que no nos conocemos y  podamos levantar el amor por la literatura y la capacidad creativa de las personas”.

Aunque en estos momentos la situación epidemiológica se ha complejizado en Cárdenas, con un incremento de nuevos casos diagnosticados, la Biblioteca Andante sigue su camino y el señor de los libros, los sigue llevando a los hogares.

“Hace unos días, tuvo que regresar porque la cuadra donde vive un usuario estaba cerrada por el virus. Se están prestando menos libros ahora, pero se siguen prestando”, dijo Lima.

Lea más reportajes y noticias desde Cuba aquí en Havana Times.


One thought on “Amor por la lectura en ciudad cubana

  • el 27 mayo, 2021 a las 1:17 pm
    Permalink

    Este proyecto es estupendo. Enhorabuena a Lima y Miguel Ángel.

    Por favor usted puede transmitir mi dirección de correo electrónico a Lima para que se ponga en contacto conmigo.

    Soy Véronique Bleuzen, me gustaría ayudar ese proyecto.

    Vivo en Lyon Francia y recuerdo con mucho cariño mi estancia de dos semanas en Cuba en enero de 2020.

    Tengo la intención de viajar a Cuba de nuevo y puedo ofrecer libros.

    Me jubilé de la universidad de Lyon hace dos años como profesora de inglés.

    Aprendí el español en el Instituto Cervantes y me gusta leer en español, biografías como la del bailarín Carlos Acosta.

    Mi correo es: bleuzen.Vé[email protected]

    Mi WhatsApp es: + 33 6 23 54 07 70

    Gracias por su ayuda. Le mando un muy cordial saludo de Francia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *