Alimentación y coronavirus: varias aristas en Cuba

Cola ante un supermercado de La Habana. Foto: IPS Cuba

Las familias cubanas enfrentan varios retos en ese sentido que van desde quedarse en casa o salir a la calle a tratar de abastecer las despensas, y manipular bien los alimentos.

Por IPS Cuba

HAVANA TIMES – “No quería salir a la calle… pero llegaron los huevos a la bodega y eso es imprescindible”, comentó Amelia Martínez, de 58 años, una de las tantas cubanas que alterna el aislamiento social recomendado con garantizar los alimentos durante la pandemia.

Y cuando llegue a casa debe seguir normas más estrictas en la manipulación de los alimentos, que las familias comienzan a aprender junto a las más conocidas recomendaciones de lavarse frecuentemente las manos, no tocarse la cara y mantener el distanciamiento de otras personas para evitar expansión del nuevo coronavirus.

Aseguramiento alimentario y propagación

Con 119 casos de contagio confirmados y tres fallecidos por la covid-19 hasta el 27 de marzo, el tema de la alimentación preocupa tanto a la población como a las autoridades cubanas, que han reconocido como una de las principales causas de aglomeración las colas (filas) para la compra de alimentos.

La baja disponibilidad de la oferta se agudizó desde finales de 2019 por la conjunción del reforzamiento del cerco al comercio exterior por parte del gobierno estadounidense, las limitaciones financieras del país y la insuficiente producción local de alimentos.

Entre las medidas adoptadas por las autoridades nacionales ante la actual coyuntura se encuentra el racionamiento y estímulo a la elaboración de alimentos para llevar en las redes gastronómicas facilidades para la adquisición de comidas por parte de personas vulnerables y con bajos ingresos.

En algunos territorios, siguiendo experiencias internacionales, se da prioridad en las compras del pan a las personas adultas mayores, mientras en otros la policía se encarga de velar por el orden en las colas y que las personas mantengan una distancia segura entre ellas.

Otras de las alertas lanzadas por las autoridades es evitar que suban los precios de los alimentos, ante lo cual se ha llamado a la población a denunciar a quienes intentar lucrar en medio de la peligrosa pandemia.

Ante la insuficiente disponibilidad de alimentos, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel ha hecho un llamado a los sectores de la agricultura y la industria alimentaria a incrementar aceleradamente su producción, lo que resulta complicado por las restricciones para la compra de insumos y las limitaciones con el combustible.

——-

Productos regresan a la libreta

Jabones de tocador y de lavar, pasta dental y detergente, son algunos de los artículos que por la insuficiente disponibilidad actual regresan a la libreta de abastecimiento (cartilla de racionamiento) después de años de venta liberada, en medio de la epidemia por el coronavirus.

La ministra de Comercio Interior, Betsy García, dijo el 27 de marzo en el programa televisivo Mesa Redonda Informativa que la medida se adopta para garantizar la distribución equitativa de alimentos y productos de aseo –incluido el hipoclorito de sodio-, ya sea de forma controlada como regulada.

Informó que, mediante la libreta, los consumidores recibirán en abril una libra adicional de pollo –a precio no subsidiado-, 10 onzas de chícharos, así como viandas y vegetales.

Para garantizar producciones del sector privado, estos podrán adquirir insumos como harina y huevos.

One thought on “Alimentación y coronavirus: varias aristas en Cuba

  • La alimentación está difícil, no aparece nada y lo poco es a sobreprecio porque hay matazón. La crisis era profunda y ahora ya es incontrolable. Un verdadero caos y una odisea encontrar lo que necesitas. Está feo esto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *