Aglomeraciones exponen al denso municipio de Centro Habana

Centro Habana es uno de los territorios de la capital que en los últimos días ha acumulado un número significativo de casos positivos de la pandemia Covid-19

Por IPS Cuba

Personas que usan mascarillas protectoras caminan en busca de alimentos en una centrica calle del capitalino municipio Centro Habana,en medio de los riesgos de contagio por la covid19 , en La Habana, Cuba 20 de abril de 2020. Foto: Jorge Luis Baños IPS

HAVANA TIMES – Las largas colas (filas) de consumidores se han convertido en un panorama habitual en el municipio de Centro Habana, el más densamente poblado de Cuba, a raíz del avance de la pandemia de la Covid-19 en la isla caribeña.

Algunas de estas aglomeraciones para adquirir pollo, jabón, detergente y otros productos básicos se han salido de control y por momentos se convierten en crispados tumultos.

El Gobierno cubano hace constantes llamados a preservar la disciplina social, mantener el «distanciamiento social», que en el caso de las colas implican un metro y medio entre cada persona, y el uso obligatorio de mascarillas (nasobucos).

Sin embargo, pese a que la mayoría de las personas han acatado estas normas, todavía hay quienes hacen caso omiso y no llegan ventas de alimentos a los barrios, lo que contribuye a la expansión de contagios del coronavirus que hasta el sábado 25 de abril ascendían a 1.369 pacientes positivos y 54 fallecidos.

Aumentan cifras de contagiados

El número de contagiados, fallecidos, graves, críticos y recuperados varían, según el parte diario que divulga el Ministerio de Salud Pública.

«Mi municipio, Centro Habana, es uno de los más afectados, pero también es uno de los más indisciplinados. Veo personas sin nasobuco o mal puesto, personas sentadas en las aceras, otras haciendo visitas, jóvenes reuniéndose y deambulando las calles», dice Aida Fuentes mientras intenta mantener la distancia con sus compañeros de fila.

Aida vive desde hace 35 años en el barrio de Cayo Hueso (Consejo Popular de Cayo Hueso según la nomenclatura oficial), uno de los que integran Centro Habana.

Es el más pequeño, con una extensión superficial de 3,42 kilómetros cuadrados. Está integrado por los barrios (Consejos Populares) de Cayo Hueso, Dragones, Los Sitios, Colón y Pueblo Nuevo, con 99 circunscripciones, una de ellas especial.

Con una población de 152 335 habitantes, es el más densamente poblado de los 168 de la Isla, con 45 360,9 moradores por kilómetro cuadrado. Hasta tres generaciones viven hacinadas en los viejos apartamentos, debido a la crónica escasez de viviendas.

Desde hace años el territorio está urgido de un plan serio de reconstrucciones y construcciones estatales. Eso es particularmente importante en lo que se refiere a las edificaciones altas, muchas de las cuales carecen de ascensor.

Según especialistas, los pequeños emprendedores del trabajo privado (a pesar de trabas burocráticas y del alto costo de los materiales y de la mano de obra), han realizado el mejoramiento de sus locales, aunque no siempre todos con buena calidad constructiva ni estética.

En febrero pasado, antes de la irrupción de la pandemia, el Gobierno cubano presentó un Plan de desarrollo integral del municipio, durante el chequeo del Programa de apoyo a la capital, al cual asistieron el presidente Miguel Díaz-Canel y el primer ministro, Manuel Marrero, entre otros funcionarios del Estado y el Gobierno.

De acuerdo con el sitio de la presidencia, Díaz-Canel proclamó que en este caso deben aplicarse los mismos principios que han guiado las acciones sociales y de restauración de La Habana Vieja, que se ha acometido bajo la batuta del Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal.

Por ahora este proyecto está detenido.

La provincia occidental de La Habana, una de las 15 del país, tiene 15 municipios, de los cuales nueve son totalmente urbanos, y 2,2 millones de habitantes.

Cuba aplica varias escalas de aislamiento y cuarentena

Centro Habana es uno de los territorios de la capital que en los últimos días ha acumulado un número significativo de casos positivos de la Covid-19, y como resultado se realizan reuniones de sus Consejos Populares, en las que se evalúa la situación epidemiológica y el cumplimiento de las medidas sanitarias.

Desde mediados de abril, al igual que en otros distritos de la capital, se adoptaron medidas de aislamiento en siete manzanas de alto riesgo por la acumulación de contagiados, con una tasa de incidencia de 19,8 por 100 000 habitantes.

Quedarse en casa o hacer la cola del pollo

Sin embargo, los habitantes de esta comarca, como los del resto del país, se enfrentan al dilema de quedarse en casa, como piden las autoridades, o salir a buscar alimentos, en especial carne de pollo, pues la de cerdo está casi desaparecida y los vendedores del mercado de oferta y demanda quieren expenderlas a altos precios.

La ansiedad por comprar provoca filas de hasta 200 metros de largo, bajo un fuerte sol.

«Es espantoso lo de las colas. Tiene que existir una solución. La exposición es mucha y la distancia mientras se espera no veo que sea la solución», señala por su parte Manuel Hernández, de 68 años y por tanto en el grupo de los más vulnerables al virus.

Personas que usan mascarillas protectoras caminan en busca de alimentos en una centrica calle del capitalino municipio Centro Habana,en medio de los riesgos de contagio por la covid19 , en La Habana, Cuba 20 de abril de 2020. Foto: Jorge Luis Baños IPS

Según la ministra de Comercio Interior, en la nueva fase de enfrentamiento a la Covid-19, se reorganizarán unidades para la venta de alimentos, aseo y productos de higiene, a fin de desconcentrar el servicio y, donde las cadenas de tiendas sean limitadas, se organizarán ventas móviles para acercar los productos al barrio.

El de mayor riesgo epidemiológico

El 23 de abril, Centro Habana pasó a ser el municipio capitalino de mayor riesgo, con una tasa de incidencia de 38,94 por cada 100 000 habitantes, según el Consejo de Defensa de la capital, que anunció medidas como el cese de las ventas en la concurrida calle Monte.

Pero hasta ahora la realidad es otra. La gente sigue amontonándose en interminables filas frente a los comercios, aparentemente sin miedo al posible contagio, para poder aprovisionarse.

Ante este panorama, la representación en Cuba de la Organización Panamericana de la Salud, tras reconocer acertadas medidas oficiales, advirtió, empero, que las autoridades cubanas deben organizar la distribución de alimentos para evitar la expansión de la Covid-19.

Policías vigilan el orden en las colas

En muchos lugares agentes de la policía, que exigen al público el uso de nasobucos como ellos, son desplegados para vigilar que las personas guarden las distancias en la medida de lo posible. También para que la ansiedad y frustración no genere conflictos físicos como ha ocurrido.

En el emblemático parque Trillo, de Cayo Hueso, hubo un conato de tumulto antes de que llegara la patrulla policial y la gente se aglomeraba cerca de la tienda La Habanera.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.