¿Crisis en la Escuela de Cine de La Habana?

Fernando Ravsberg

El director Académico, Gerónimo Labrada, asegura que la escuela de cine no está en peligro de colapso. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES, 30 nov — La Escuela Internacional de Cine de Cuba está herida pero no de muerte, según explicó a BBC Mundo el Director Académico, Gerónimo Labrada, quien agregó que “nosotros no nos explicamos bien y algunos nos entendieron peor”.

La alarma nace a partir de una carta publicada por el actual Director de la Escuela, Rafael Rosal, quien asegura que el centro docente “se encuentra a punto de colapsar” y necesita ayuda urgente “para frenar el deterioro de su infraestructura”.

Labrada nos explica que en la escuela existen problemas concretos sobre todo en el transporte, en el mantenimiento de los edificios y para la renovación del equipamiento pero no hay ningún peligro de que se produzca un colapso.

En un recorrido por las instalaciones comprobamos que los cursos se mantienen y que se están reparando los apartamentos a pesar de que algunos alumnos confirman que hay cierto deterioro en las condiciones de vida respecto a anos anteriores.

Buen nivel académico

“No estamos cerca del colapso ni siquiera en crisis, es la única escuela de cine del mundo que tiene un claustro de 300 profesores de diferentes partes del mundo, de Australia, de la India, de los EEUU, franceses, ingleses y de América Latina”, explicó Labrada.

Agrega que “en esta escuela han impartido e imparten clases y talleres personalidades como su fundador, el escritor Gabriel García Márquez, Robert Redford, Luckas, Coppola, Spilberg y muchos otros cineastas de todo el mundo”.

Los estudiantes entrevistados coinciden con Labrada en que “en el terreno académico no se ha sentido la crisis, los profesores han seguido llegando a pesar de los costos que eso significa para la escuela”, nos dice Antonio Caro de Chile.

En la escuela se graduaron 750 alumnos y en la actualidad estudian 109 jóvenes de 25 países. Foto: Raquel Pérez

Sin embargo, Labrada acepta que existen problemas materiales, los autobuses son muy viejos, los edificios necesitan ser reparados, hay que construir otros para aumentar el número de talleres y es imprescindible una renovación del equipamiento.

La dirección de la escuela busca contribuciones financieras para solventar estos problemas, en concreto ayudas privadas y de organismos, además de que esperan que los países de origen de los estudiantes los apoyen pagando las becas.

Matricula barata

Desde su fundación en 1986, se graduaron 750 cineastas, en la actualidad cursan los 3 niveles 109 jóvenes provenientes de 25 países. Nos explican que algunos gobiernos africanos, Bolivia, Republica Dominicana, Brasil y Venezuela les otorgan becas.

La Escuela surge como una iniciativa gratuita para formar cineastas latinoamericanos pero durante la crisis de los años 90 se comenzó a cobrar matrícula para aliviar la carga del gobierno cubano que financia un tercio del presupuesto.

“Cobramos 15000 euros, que incluyen la formación académica, el alojamiento y la alimentación durante 3 años”, nos dice Labrada pero agrega que “esto no nos gusta porque limita el ingreso de mucha gente pobre con vocación por el cine”.

Antonio Caro nos confiesa que “por ese dinero nunca hubiera podido estudiar esta carrera en otra parte del mundo, sobre todo porque incluyen alimentación y alojamiento. Probablemente en Chile no me hubiera alcanzado ni para pagar la matricula”.

Los nuevos tiempos

La dirección de la escuela nos aseguró que el problema habitacional es uno de los más complejos aunque ya se emprendieron obras de reparación. Foto: Raquel Pérez

Cada estudiante cuesta 41 mil euros, una parte de los cuales se costea con el pago de la matrícula, otro monto importante proviene de los más de 40 talleres internacionales que se organizan cada ano y el resto lo financia el gobierno cubano.

El nuevo enfoque económico de la isla implica también cambios para la Escuela Internacional de Cine. El estudiante Antonio Caro explicó a BBC Mundo que “ya desde dentro se nota que se agudizó la situación económica”.

“Acabo de ser informado de que las consultas médicas al exterior tienen que ser pagadas, hay dificultades para recibir productos alimenticios y las tesis ya no se pueden filmar en 35 mm como era tradicional”, nos dice el joven chileno.

Posiblemente la palabra “colapso” haya sido exagerada o mal interpretada pero lo cierto es que la Escuela Internacional de Cine de Cuba necesita encontrar fuentes de financiamiento que le permitan adaptarse a los nuevos tiempos que se viven en el país anfitrión.

One thought on “¿Crisis en la Escuela de Cine de La Habana?

  • ufff, entonces a los panitas calzonudos ya no les corren los duros para jugar a la escuelita? mis niños, habrían de aprender un poco de la vida de verdad antes; luego se consideran los grandes artistas cuando no entienden ni lo más mínimo la realidad que los rodea, porque claro que esa en la que viven es un invento, es ficticia, es disneylandia… su hollywood personal!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *