El reencuentro

Jorge Milanes

Havana, Cuba.  Foto: Elio Delgado
Havana, Cuba. Foto: Elio Delgado

Miro la hora en el reloj que está en la cabecera de mi cama, y son las ocho y cínico de la mañana, me levanto, me pongo un short y voy al baño a mediados de la casa, comienzo a lavarme la cara y de repente escucho el claxon de un auto detenido, pido a mi madre que fuera a ver quien era.

Ella va hasta la persiana de la sala abre ligeramente, y observa un auto blanco, yo salía del baño cuando en vos baja me dice: no se quien es.

Me acerqué  hasta la ventana y mire,  vi lo mismo, abrí la puerta de la sala y salí. Por encima del muro que limita el jardín de la calle, un carro de turismo blanco bien cuidado y con una placa roja de turismo.

No es común que a la casa vaya alguien extranjero sin avisar.  Me acerque y una vez con la ventanilla abierta pregunto: ¿Puedo ayudarlo?  Pero era una mujer, sentí que me elevaba, no podía creer lo que veía, se paralizo el día para mi, 15 años sin ver a alguien que significo para mi vida la continuidad.

Salio del auto, me abrazó, y con vos firme me dijo: ¡llegue!, yo no reaccionaba. Mi madre observaba desde el portal  aquel encuentro y entra, se daba cuenta quien era.

Rhia la primera turista de Trinidad que tuve la oportunidad de conocer en el hotel donde yo trabajaba, a quien lleve a la casa y se hizo muy amiga de mi familia, y que en un serio accidente automovilístico que tuve en el año noventa y dos, se ocupo de traer para mi recuperación los medicamentos difíciles que yo necesitaba.

Ya en el portal solos y casi sin hablar mi madre rompe el silencio con un fuerte café cubano.

Aquí tienen para romper el hielo y se relajen, dijo y de repente Rhia se paro para dar un fuerte abrazo a mi madre, que si bien sabía cuanto esa mujer había hecho por mi y por ella en aquel momento muy difícil, hoy no le importaría si avisaba o no, haría cuanto fuera por mostrar gratitud.

Lo importante era aquel encuentro, saber de alguien que por mucho tiempo no sabíamos que había sido de ella y que a partir de ahora nos tocaba a nosotros sin escatimar, servirle aunque no contáramos con todos los recursos económicos, pero cariño y amor se nos sobra para dar.

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.

Jorge Milanes has 224 posts and counting. See all posts by Jorge Milanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *