Chapa Numero 40787

Irina Echarry

Malecon de La Habana.  Foto: Bill Hackwell
Malecon de La Habana. Foto: Bill Hackwell

Cuando se habla de la violencia contra las mujeres en Cuba, hay que decir que las que viven fuera de la capital son las que peor situación tienen.  Allí, el machismo (de ambos sexos) es más fuerte, las costumbres cambian menos que en la ciudad, hay menos opciones laborales y una serie de condiciones socio-económicas y culturales que posibilitan las conductas de agresividad hacia ellas.

Hace unos día, al subir a la guagua mis ojos tropezaron con un hombre vestido de uniforme que “jugaba” (esa fue la primera impresión) con su “novia.”  Ella, sentada; él, de pie a su lado.  El modo de apretarle el cuello con todo su brazo me pareció muy tosco para un juego.  Enseguida comprendí de qué se trataba la cosa.

Había tensión entre ellos.  Había tensión entre todos los que viajábamos a su alrededor, la mayoría muchachos muy jóvenes con intenciones de bañarse en la playa.

La tensión entre el hombre y su “novia” fue aumentando.  Ella le pedía que no la tocara y entonces él apretaba el cuello con más ferza y le recriminaba por alguna conversación con alguien que a él no le agradaba.

No le quité la vista de encima, con deseos de interceder, pero ¿a quién iba a llamar?  ¿a un policía?,  si lo tenía delante.  Impedir que él continuara golpeándola (los manotazos y los apretones continuaron hasta que bajaron del ómnibus) en ese momento no iba a resolver mucho.  En caso de que  me escucharan, cuando estuvieran a solas se desquitaría con más saña.

La muchacha era muy joven y se notaba que hacía poco había abandonado su provincia oriental (o estaba de visita en la Habana).  Si yo hubiese conocido algún centro de ayuda la hubiera ayudado.

Decirle que visitara una de las Casas de Atención a la Mujer y la Familia hubiese sido una burla, entre otras cosas porque era sábado en la noche, mal día para que alguien necesita auxilio.

Avisar a una estación de policías y entregar el número de la chapilla del abusador no resolvería mucho, sin pruebas y sin la acusación de la víctima.  No me parece que los policías, hasta este momento, hayan recibido alguna educación respecto al tema.

Son hombres, la mayoría viene de las provincias orientales -donde “situar a una mujer en su lugar” es cosa común-. Los demás pasajeros se quedaron incómodos, pero la mayoría eran hombres y algunos expresaron su preocupación por “¿qué habrá hecho la niña? Estas orientalitas son la candela…”; otros solo movieron la cabeza como negando, como si con eso se resolviera algún problema.

Ojalá alguien con cierto poder leyera esto.  Y actuara.  La experiencia me ha enseñado que es poco lo que se logra cuando intentamos unirnos fuera de una organización establecida, pero las mujeres y los hombres amantes de la armonía, el respeto y la paz, debiéramos hacerlo.

Quizá a alguien le interese conocer que la chapa de ese policía era 40787, pero él no es el único, con uniforme o sin él.

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.

Irina Echarry has 200 posts and counting. See all posts by Irina Echarry

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *