“Respaldar el salario con productividad”: la misma cantaleta burocrática

Pedro Campos

Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Un artículo del periódico Granma del 11 de junio publicado desde Las Tunas por Pastor Batista, señala que varias empresas de esta región del país pagan salarios muy superiores al rendimiento productivo de sus trabajadores.  El artículo sitúa las causas en el descontrol de los aparatos administrativos.

Mientras el estado-partido-dueño, el gobierno, su prensa y la burocracia central sigan culpando a los administrativos de las empresas de la improductiva del trabajo, seguirá el desastre económico que impera en las empresas del estado y del cual son ellos los únicos responsables.

No entienden, no quieren entender o no les interesa entender que el problema de fondo está en las relaciones sociales de producción que hay entre el capital y el trabajo, entre los dueños del capital y los dueños del trabajo,  entre los dueños de los medios de producción y los trabajadores.

Lo cual en Cuba equivale a decir entre el estado dueño del capital y los medios de producción y los trabajadores que explota asalariadamente.

En el sistema estatalista, las empresas pertenecen al estado. Y éste, dueño de los medios de producción, del capital, sigue pagando salarios a los trabajadores. Por cierto, cada vez más ultrajantes de la dignidad obrera.

Este concepto de propiedad “social” de todo el pueblo, corresponde a las teorías estalinistas sobre el socialismo y fracasó en todas partes donde se ha intentado; pero en Cuba sigue predominando.

Por mantener esa relación asalariada entre el capital y el trabajo y concentrada la propiedad en el estado, es que los socialistas democráticos  denominamos a este sistema -que se hace llamar socialista -capitalismo monopolista de estado.

En el capitalismo privado, los dueños específicos de los medios de producción velan directamente, a través de capataces o medios técnicos la productividad de sus explotados asalariadamente. Ellos están muy interesados en que haya buena productividad, porque en ello les va su capital y pagan a sus asalariados por el uso de la fuerza de trabajo.

A los capitalistas privados les conviene que sus asalariados reproduzcan su fuerza de trabajo y de ahí los salarios diferenciados que lo garantizan, según cuanto cueste como promedio social general, reproducir a un obrero manual, a un técnico o a un profesional.

Foto: Caridad

Para mantener a raya el precio del trabajo, disponen de un ejército de desempleados que presiona sobre los obreros con empleos, de acuerdo con la ley de oferta y demanda.

En el sistema donde el dueño es el estado, una entelequia formada por un montón de burócratas, éstos no son dueños de nada y sus cargos y salarios en nada dependen de lo que producen las empresas que dirigen, sino de los burócratas de arriba quienes los designan y solo exigen lealtad personal y “política” a la dirección del partido y el gobierno y en muchos casos a ellos mismos.

Los trabajadores del capitalismo privado tienen razones para ser “productivos”. De su trabajo, cantidad y calidad,  dependen que le paguen. No son dueños de los medios de producción, pero dependen de los capitalistas para vivir.

El estado dueño de los medios de producción, también explotador de trabajo asalariado, que no cambió las relaciones sociales entre el capital (ahora del estado) y el trabajo, pues mantuvo el salario como forma de pago; ahora no paga salarios por el uso de la fuerza de trabajo  sino de acuerdo con escalas determinadas burocráticamente, quedándose no solo con la plusvalía, sino con todo lo que considera necesario del trabajo de sus asalariados para el mantenimiento de su enorme burocracia económica, política y militar y sus gastos sociales, bases de su poder.

Por su parte, a la burocracia poco le importa la productividad de sus asalariados, sino sus prebendas en pago por su lealtad a la alta burocracia que los nombra.  En consecuencia ni trabajadores ni burócratas tienen razones suficientes para producir eficientemente, más allá de las consignas burocráticas.

Las soluciones nunca han sido la exigencia, el control, cambiar a los burócratas ineficientes, llamar a la conciencia de administrativos y trabajadores. Todas han fracasado en Cuba por más de medio siglo, como fracasaron el llamado “socialismo real” europeo y asiático.

Son otras: 1-Se avanza hacia el capitalismo privado, es decir entregando las empresas al capital privado nacional o extranjero, como se ha hecho en China y al parecer se pretende por el gobierno en Cuba; o 2-Se profundiza el proceso revolucionario hacia el socialismo, como demandamos los socialistas democráticos, entregando las empresas a formas de cogestión, autogestión y cooperativas, donde los trabajadores, como propietarios o usufructuarios, dirijan las empresas ellos mismos, elijan a los dirigentes y decidan sobre la gestión, de dónde y cómo sacar fondos para la inversión y repartan equitativamente una parte de las utilidades.

Sobre estas dos opciones incursionaré en un próximo artículo.

Mientras, es apreciable que las políticas económicas del gobierno cubano parecen más consecuentes con la primera opción, en medio de una lucha donde los “socialistas estatalistas” se aferran a los métodos tradicionales, como vemos en ese artículo de Granma; los innovadores “capitalistas pragmáticos” de la “actualización” se van imponiendo lentamente y la opción socialista es cada vez más rechazada por el poder.

Desde la posiciones del Socialismo Participativo y Democrático seguimos en combate político y no descansaremos en denunciar el rumbo hacia el capitalismo privado privilegiado por el actual gobierno y en nuestra lucha porque el poder real, el económico y el político, llegue a manos de los trabajadores.

Sabemos que la defensa del socialismo, en un país donde tanto se ha mancillado el vocablo, es una tarea épica; pero también conocemos que una mayoría no quiere seguir siendo explotada por el estado ni por nuevos o viejos ricos.

También sabemos que para lograr nuestros objetivos necesitamos libertad de expresión y asociación, internet libre, un parlamento y un gobierno que resulten de la elección verdaderamente democrática, un estado de derecho y por tanto la democratización del poder político.

No tenemos duda: sin democracia, no hay socialismo posible.
—–
Pedro Campos: [email protected]

24 thoughts on ““Respaldar el salario con productividad”: la misma cantaleta burocrática

  • el 27 julio, 2013 a las 11:58 pm
    Permalink

    helkaraxe:

    Ya se sabe que tú eres un especialista en baba. ¿Qué quieres decir, que las muelas bizcas tuyas tienes rigor científico?

  • el 18 junio, 2013 a las 11:29 am
    Permalink

    Cuanta tonteria se escribe! Y para colmo se le pone un cierto lenguaje cientifico jajajaja

  • el 17 junio, 2013 a las 10:05 pm
    Permalink

    Julio estoy de acuerdo. Mi mundo son las ciencias exactas dado que soy ingeniero de ahi quizás mi afán por dejar claro conceptos donde no existan ambigüedades en la interpretación pero entiendo que el pensamiento humano no es algo rígido y evoluciona. En cualquier caso creo que tanto el Capitalismo como el Socialismo tienen mucho que aportar a un mundo futuro mejor. El Capitalismo de la praxis de la vida económica, el Socialismo de que no todo es competencia y que una sociedad que no cuide de todos (en especial de los mas débiles) termina siendo una anti-sociedad (inhumana) por solo citar dos ejemplos. Creo que algunos Capitalismos del mundo de hoy, no todos por desgracia, han dado algún giro en ese sentido; los Socialismos por desgracia o los Sistemas que han usado ese nombre hasta hoy (para respetar las ideas expuestas aquí) han sido usados en su mayoría como cuevas de dictadores y han terminado como regímenes totalitarios pero como dije antes creo que un sistema con lo bueno de ambos y lo malo de ninguno habrá de surgir. Tengo Fe en una Cuba y un mundo mejor. Gracias por tu comentario.

  • el 17 junio, 2013 a las 9:46 pm
    Permalink

    100 % de acuerdo. Gracias Pedro Campos.

  • el 17 junio, 2013 a las 8:04 pm
    Permalink

    Pedro la mejor forma de demostrar que lo que dices es falso es dando ejemplos

    mira aquí el proyecto español de Mondragon

    http://en.wikipedia.org/wiki/Mondragon_Corporation

    http://www.mondragon-corporation.com/language/en-US/ENG.aspx

    Mira este de aquí mismo de Estados Unidos

    http://www.usworker.coop/front
    http://american.coop/

    Y mira aquí en este articulo de wikipedia sobre diferentes proyectos cooperativos por todo el mundo

    http://en.wikipedia.org/wiki/Worker_cooperative

    Ahora estoy seguro que sabias eso y por lo visto lo que escribiste fue para desinformar verdad?

    El único enemigo del trabajo cooperativo es un sistema de capitalismo monopolista de estado o sea el tipo de “socialismo” que existe en Cuba.

  • el 17 junio, 2013 a las 7:52 pm
    Permalink

    Pedro, Nunca me gusto que me sacaran en cara la salud y la educación que en realidad pagábamos nosotros. No ellos. Digamos que la salud cueste que se le pague a cada trabajador el costo de la salud y de la educación y que paguen seguros. Algo que se pierde totalmente es idea del costo de las cosas con planes como el cubano. Dime. Cuanto cuesta un empaste en el dentista? Cuanto es el costo para Uds? Cuanto vale una operación de corazón abierto? etc etc Cuanto vale un ano en una carrera en la universidad?

    Estoy seguro que no puedes contestar ninguna de esas preguntas. Si te costara un empaste seguro que cuidarías tus dientes mucho mas. Déjame ponerlo así de claro. Esa educación y salud que piensas que no pagas la pagas ampliamente con los salarios miserables que el gobierno les paga.
    He visto y escuchado mucho de las deficiencias actuales de los sistemas de salud y de educación en Cuba.
    Que crees? Que los que así le critican son mal agradecidos? No es preferible poder premiar con tu dinero al medico que hace su trabajo? Y no tener que llevar regalitos para que aparezca lo necesario para curarte?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *