Pedro Campos: De nuevo sobre la problemática racial en Cuba

Para enfrentar y resolver este fenómeno tendría que haber primero muchos cambios en toda la concepción actual de gobierno, estado y país.

Por Pedro Campos

Victor Fowler Calzada
Victor Fowler.   Foto/archivo HT

HAVANA TIMES — El sábado 7 de marzo tuvo lugar otro encuentro auspiciado por la revista Espacio Laical, en su habitual sede del Centro Cultural Félix Varela en el antiguo Seminario de San Carlos en La Habana.

En esta ocasión, para tratar sobre la problemática racial en Cuba. El panel estuvo integrado por los académicos y especialistas Rodrigo Espina, Mayra Espina, Víctor Fowler, Tato Quiñones y Antonio Martínez, este último de la Comisión Aponte.

Los exponentes retrataron la problemática en su momento actual y abundaron sobre manifestaciones y eventuales remedios, así como trataron algunas experiencias en marcha que intentan adelantar soluciones locales y estatales.

Nadie de los presentes podría quedar con duda: en Cuba continúa existiendo la discriminación racial, el problema no se ha resuelto, incluso parece haberse agravado como consecuencia de las diferencias sociales acrecentadas con el “Período Especial” y las medidas de la “actualización”, los negros siguen estando, como conjunto, entre los más pobres. El tema no está debidamente concientizado ni recibe la atención que amerita por parte de la prensa y el gobierno y no existe una política oficial coherente para enfrentar el problema, a pesar de existir una comisión oficial (la Aponte) que se ha reunido y presentado sus trabajos al vicepresidente Díaz-Canel.

La revista Espacio Laical publicará las intervenciones de los panelistas y las del público.

Me referiré en este escrito a la esencia de la breve intervención improvisada que hice como parte del auditorio, con más menos estas palabras.

Luego de felicitar la reapertura del espacio, expresé que si Mayra, Víctor y Tato fueran diputados a la Asamblea Nacional, estas problemáticas y tentativas de soluciones aquí planteadas, seguramente serían debatidas en ese ámbito y desde allí se avanzarían soluciones.

Si los escritos de Mayra, Víctor y Tato fueran publicadas en la prensa nacional, estos temas serian ampliamente conocidos y debatidos por la población.

Si las intervenciones de Mayra, Víctor y Tato en este recinto fueran citadas en el NTV o puestas en un programa televisivo, la actualidad y relevancia del tema no dejaría lugar a dudas y todo el mundo las comentaría y empujaría por soluciones.

Creo que mientras no resolvamos el problema del empoderamiento político y económico de los ciudadanos, no resolveremos esos problemas de discriminación racial que tenemos.

Pero para que eso pueda suceder tendría que haber primero muchos cambios en toda la concepción actual de gobierno, estado y país.

Para empezar tendría que haber libertad de expresión, de asociación y de elección y por tanto tendrían que cambiarse el sistema político, la Constitución y la ley electoral actual. Especialmente tendría que cambiarse en la Constitución el Articulo 5to que establece la dirección del PCC sobre la sociedad, lo cual ha servido para justificar el control del Partido sobre las elecciones, las organizaciones de masa, el poder popular, la prensa escrita, radial y televisada, las empresas, las industrias, el turismo, la agricultura, en fin toda la economía.

Igualmente tendría que cambiar esa concepción económica que sigue viendo al estado como principal dueño de los medios de producción, con todos sus esquemas de centralización y monopolios estatales sobre los mercados, lo cual es parte del modelo que discrimina e impide el empoderamiento económico de todos los ciudadanos, incluidos los negros desde luego.

Estos cambios básicos en los actuales niveles de centralización de la política y de la economía, son los que podrían crear las condiciones para que puedan resolverse los graves problemas de discriminación racial que padecemos aún.

Creo, dije, que mientras no resolvamos el problema del empoderamiento político y económico de los ciudadanos, no resolveremos esos problemas de discriminación racial que tenemos; pero tampoco los de los blancos pobres, los de las mujeres y los orientales, los de los viejitos jubilados obligados a vender cigarros en las esquinas.

Y el asunto del empoderamiento ciudadano no se va a resolver si no hay una democratización de la vida política del país y una socialización de la economía, de manera que todos puedan participar y decidir sobre asuntos políticos y económicos a los distintos niveles y especialmente mientras todos los que trabajan sigan ajenos y no participen de la propiedad, la dirección, la gestión y las ganancias de los negocios, sean pequeños grandes o medianos.

No es que el problema racial no tenga sus particularidades y deba ser tratado especial y delicadamente por todo su significado humano y amerite políticas diferenciadas: todo lo contrario.

Deseo recordar a los “leninistas” del gobierno, que el líder bolchevique dijo sabiamente que “para resolver los problemas particulares, primera debían ser resueltos los generales” y están aún por resolver los problemas generales básicos que afectan la sociedad cubana.

Es que para llegar realmente a eso y presentar una solución integral, tendría que cambiar toda la filosofía estatalista y centralizada actual que hasta ahora, en más de medio siglo, ha visto la solución principal en la eliminación del fenómeno por decreto, en nombrar a un grupo de negros y mulatos en altos cargos y, últimamente, en nombrar una comisión para que estudie el asunto y haga propuestas que luego van a aplicar los mismos que nunca han entendido el problema.

Empezará a resolverse cuando lo más importante, el centro de todo, sean los seres humanos y no el estado, como nos ha impuesto esta desviada forma de entender el socialismo como un capitalismo monopolista de estado.

Si ese grupo de personas en vez de nombradas por el color de la piel, para representar los intereses de los negros, fueran elegidas por entender estos problemas, por sentirse parte del mismo, representar a los dolientes y a los que han analizado y valorado sus variadas causas y han pensado realmente en cómo resolverlos, pues todo sería distinto.

Creo, por todo ellos que todos los interesados en estos asuntos deberían pensar en la solución de este problema general de índole política que afecta todos los otros problemas particulares de la sociedad sean de índole social, económica, cultural y otros.

Y ya esta parte no la dije allí, pero deseo recordar a los “leninistas” del gobierno, que el líder bolchevique dijo sabiamente que “para resolver los problemas particulares, primera debían ser resueltos los generales”.

Están aún por resolver los problemas generales básicos que afectan la sociedad cubana: la democratización de la política y la socialización de la economía, que permitirían que cada uno de sus hijos, sin distinción por razón alguna, pueda auto realizarse a plenitud y desarrollar libremente sus capacidades individuales.
—–
Nota. Hoy 20 de marzo, cuando puedo enviar a publicación este artículo, la Mesa Redonda, “casualmente¨”, trató el tema con la participación de directivos de la Comisión Aponte, un periodista de Juventud Rebelde y el académico Rodrigo Espina. Los panelistas hablaron de las actividades y propuestas al gobierno de la Comisión Aponte, que “no tiene ni un correo electrónico” y en el transcurso del debate dejaron claro que la discriminación racial sigue existiendo en nuestro país, aunque el abordaje profundo de sus causas económicas sociales y políticas no fue el tema del debate. No es casual que ni Mayra, ni Tato ni Fowler fueran invitados a esa Mesa Redonda.


15 thoughts on “Pedro Campos: De nuevo sobre la problemática racial en Cuba

  • el 26 marzo, 2015 a las 5:17 pm
    Permalink

    El racismo no tiene nada que ver con la raza. La raza es la excusa visible. Han habido situaciones históricas que tienen todos los componentes del racismo y han sido dentro de la misma raza. El racismo es un fenómeno que tiene que ver principalmente con la economía y quien la sustenta.

  • el 26 marzo, 2015 a las 3:58 pm
    Permalink

    Mr.Pedro Campos ud.que tanto sabe de los problemas raciales y habla de una cantidad de cosas y hace proposiciones , segun ud bien fundamentada en fulano,sutano y esperanzejo,compadre porque no se llega aqui a USA y le da un poquito de ‘consejos’ a Obama (negro ,por cierto) para que se resuelva el racismo inmenso que hay en este Pais. Vea las noticias conozca a los ‘red neck’ ,conozca le discriminacion no solo al afroamericano sino al latino,al asiatico,al musulman,en fin ,a todas las minorias. Aqui en la Florida los unicos que escapan son los Seminoles y los Mikosukki y eso por los beneficios que el estado le a dado. Que ud propondria hacer reservaciones con los afroamericanos,otra con los latinos,y asi con todos ? Escriba algo sobre eso para que ayude a nuestro presidente. Esos problemas que ud senala en Cuba,y que parece,segun ud.,que solo afectan al afrodescendiente, a mi me parece que no existen en el Pais de la mayor democracia del mundo. PERO HAY TREMENDO RACISMO!!! . El racismo ,visto como la disciminacion de una etnia y no solo del negro,es un probema universal que no esta resuelto ni en la misma Africa,donde todos son negros,como tampoco en Rusia donde todos son blancos. Lo que senala de los cambios en Cuba,con los que comparto criterios,no son solo necesarios a un de grupo de cubanos sino a todos en general,incluyendo a los que hasta este momento han apoyado al regimen por las razones que sean. Mis respetos y sigan profundizando en el problema,pero globalicenlo porque lamentablemente el racismo esta globalizado.

  • el 26 marzo, 2015 a las 3:24 pm
    Permalink

    La segunda propuesta sería genial e impactaría favorablemente en el nivel de vida de este sector.

  • el 25 marzo, 2015 a las 2:10 pm
    Permalink

    Atanasio, si bien es cierto que después de 1959 la cosa se emparejó algo entre negros y blancos en los terrenos educativos, salud etc, no sucedió lo mismo con el tema vivienda, tema infraestructura, tema oportunidades y con la mentalidad del cubano en general (mentalidad que no se cambia masivamente por mandato castrista). Imagina que a una casa derruida la pintan por afuera, dejando la infraestructura sin arreglar….., bueno con esta problemática sucedió lo mismo. Son demasiados siglos de desventaja económica y social, que no se resuelven con 50 años de Castro, por más medidas “sociales” que haya “implementado” a favor de la raza negra y para su supuesto avance. Los negros cubanos primero lidiaron con siglos de esclavitud, y luego con muuuuchos años de posicionamiento desfavorable a nivel político y económico, subyugados por la misma clase – oligarquía pseudo esclavista que siempre los tuvo sometidos . El resultado de todo esto es, lógicamente, no sólo el empobrecimiento paulatino y escalonado de esta porción de la población cubana que no salieron en masa hacia Miami porque sencillamente no pudieron – basta con caminar por Colón o por Los Sitios – sino la falta real de posibilidades que trae consigo el racismo social e institucional que impera en nuestro país. No hubo ni hay una política gubernamental seria y profunda para cambiar el status de la raza negra en Cuba, sólo se ha aplicado maquillaje al edificio.

  • el 24 marzo, 2015 a las 5:01 am
    Permalink

    Fowler, Patterson, Kessel, eran intelectuales afrocubanos que desde temprano ofrecieron propuestas a la Revolución para incluir de un modo integral, serio, y verdadero a la población negra en el protagonismo de las decisiones, de la vida política y cultural cubana. El Black Power cubano. Y la Revolución, haciendo gala de esa necedad extrema que tuvo en los tiempos en que podía haber aprovechado todo la mística a su alrededor, no sólo los miró como bichos raros, sino que a partir de ahí los puso en el blanco del sospechoso. Es parte de la historia alternativa de Cuba que debemos escribir, en cienos, novelas, o trabajos de no ficción, pero hay que hacerlo.
    Patterson sigue teniendo como intelectual brillante que es, ideas participativas muy de avanzada peor ya en EEUU y resto del mundo. Kessel se fue dedicando cada vez más a la cultura en Cuba, aunque siempre desde un ángulo irredento pero ya no a la cultura alternativa, los años pasan y el hombre peleó bastante ya.
    Hoy encontré esto de Fowler y me alegró mucho que no haya quedado en el vacío todo lo que ellos pensaron, lucharon, propusieron, y que de alguna manera los caminos son largos, a veces parecen inexpugnables, invitan a abandonar; peor al final siempre terminan en un arroyo, en un lago, en una poza de agua fresca, para disfrute de quien persiste en andarlos hasta el final.
    Felicitaciones a los tres, en tu nombre Fowler.

  • el 23 marzo, 2015 a las 5:10 pm
    Permalink

    Hay racismo con los negros hasta para ser opositor, siempre los estan chantajeando con el cuento de que la revolucion fue para ellos y de que en EUA le hechan los perros si protestan. En fin, no puedo quejar si soy negro.

  • el 23 marzo, 2015 a las 10:14 am
    Permalink

    Desde el Estado se pueden diseñar políticas para atenuar el racismo y la discriminacion en general como:
    – leyes que sancionen a personas e instituciones que discriminen por el color de la piel, sexo, orientación sexual, opinion politica, edad, etc.
    – leyes que obliguen a realizar convocatorias publicas para ocupar puestos de trabajo en el sector publico, Ong y el privado.
    – el derecho a la representación parlamentaria de las minorías.

    Hay mucho por hacer en Cuba en esos temas. Que el gobierno haya reconocido públicamente que es un problema ya es un primer paso muy importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *