Con semejantes amigos, el socialismo no necesita enemigos

Pedro Campos (fotos: Caridad)

HAVANA TIMES, 16 mar — Algunos “creen,” que para transitar a una economía socialista, en las que predominen las formas socialistas de producción de tipo cooperativo-autogestionarias, primero hay que alcanzar un alto desarrollo del capitalismo y para eso necesitamos dar prioridad a la extensión del capitalismo privado nacional y extranjero.

De esa manera, estaríamos “avanzando” al socialismo, solo que en la misma forma en que  lo hacen todos los otros países capitalistas menos desarrollados, pero aquí ese avance, estaría, como en China, “garantizado por el control del Partido Comunista.”

Para sostener sus posiciones, se escudan en que “el socialismo es la etapa de transito,” en la que subsisten rezagos capitalistas. Los que citan la referencia de Marx al período de transito, en su Crítica al Programa de Gotha, para justificar mas desarrollo del capitalismo en esa etapa, no se percatan de que su intención era precisamente todo lo contrario.

Ese período tendría que servir para liquidar las bases del viejo régimen y sentar las bases del nuevo modo de producción, el que siempre él entendió como socialismo: abolición del trabajo asalariado y desarrollo del trabajo libre asociado, que él observó en las cooperativas independientes organizadas por los trabajadores mismos.

Y si Marx mencionó el estado transitorio de la “dictadura del proletariado,” lo hizo en el sentido lato de que todo estado es la dictadura de una clase, no en el sentido político preciso del término dictadura, como forma de gobierno, pues muy claro que fue Marx al describir el gobierno de los trabajadores como  “República democrática.”

Con semejantes defensores, el socialismo en Cuba, ni en ningún lado, necesita enemigos.

Aceptemos que aspiran a una suerte de NEP (Nueva Política Económica), como la pretendida en Rusia por Lenin: ¡comunistas haciendo capitalismo!

¿Y dónde quedan las experiencias de todo aquello, lo que pasó después, el desarrollo del capitalismo sin haber desarrollado el cooperativismo y la autogestión, el estatalismo total que le siguió, la represión y todas las barbaridades posteriores del estalinismo?

¿La negación que se hizo de la obra póstuma de Lenin en relación con el socialismo, “Sobre el Cooperativismo,” dada a conocer bajo el nombre “Sobre la Cooperación,” que debía publicarse en Granma, ponerse como obra de cabecera de todos los “dirigentes”  y estudiarse en los núcleos del Partido que se hace llamar leninista?

Sin saberlo, -digo-, los partidarios de fortalecer el capitalismo para llegar luego al socialismo, coinciden con el liberal cubano Carlos Alberto Montaner: “El socialismo es la etapa de tránsito entre el capitalismo y…el capitalismo.” Claro, el “socialismo de estado,” ése que nunca fue.

Más claro: Detrás de esos “marxistas” los hay confundidos y hasta bien intencionados, pero también se esconden unos cuantos partidarios del capitalismo y el autoritarismo. No hay que acusarlos de traidores, ni llevarlos a la “guillotina,” bien lejos estamos de toda violencia y jacobinismo absurdo; pero no queda más remedio que analizar sus concepciones, como parte del dialogo que pretendemos.

Quienes desde el poder desean fomentar el capitalismo, para “hacer después el socialismo,” estarían tirando por la borda 50 años de luchas y expectativas  por el socialismo, de enfrentamiento anticapitalista, de confrontación con el imperialismo, de sacrificios de los trabajadores y el pueblo.

Y para “hacer bien las cosas,” seguro ya estarán pensando en traer de regreso a los capitalistas “siquitrillados” y a los monopolios imperialistas. Es difícil que “comunistas” incapaces de “hacer socialismo,” puedan “hacer capitalismo.”

Alguien incluso me manifestó que había primero que hacer rica a Cuba y que para eso era necesario el capitalismo. Como si explotar el trabajo ajeno fuera algo normal, sin mayor significado social, una frase sin sentido.

Como si el capitalismo creara más riquezas materiales, espirituales y humanas que el trabajo libre asociado.  Como si el capitalismo creara solo ricos y riquezas, sin sus respectivas contrapartes. Como si el capitalismo no estuviera en crisis.

Me limito a reproducir a Marx: “lo mismo que el trabajo esclavo, lo mismo que el trabajo siervo, el trabajo asalariado no es sino una forma transitoria inferior, destinada a desaparecer ante el trabajo asociado que cumple su tarea con gusto, entusiasmo y alegría.”

Muchos trabajadores y comunistas de las bases no están de acuerdo con eso de hacer ahora capitalismo primero. No lucharon medio siglo para eso y para ellos sigue vigente la consigna: “Atrás, ni para coger impulso,” que Raúl hizo popular en los primeros años.

Que se rectifiquen graves errores que se cometieron, como la estatización casi absoluta, la eliminación del trabajo autónomo, individual y colectivo, el monopolio del estado sobre la economía y la política, es una cosa y otra muy distinta, restaurar el sistema capitalista privado clásico, el poder del dinero y del capital. No se equivoquen: la reacción no perdona.

Los que entregaron todo su esfuerzo, toda su vida a “la revolución” y que han vivido medio siglo de un bajo salario, complementado con subsidios para salud, educación, alimentos, vestido, calzado y techo; no pueden entender ni aceptar seguir con el bajo salario, pero sin tales complementos, y con los precios dictados por el mercado capitalista internacional y la burocracia que controla el mercado de divisas en Cuba. Es vox populi: si se quitan los subsidios, súbanse los salarios y pensiones.

¿Que el estado no puede? Sea entonces consecuente: abandone tanto control sobre la economía y la vida de los ciudadanos. Deje a éstos un margen para organizarse económica y políticamente, como ellos lo entiendan: abra completamente el trabajo autónomo y cooperativo y de plenas libertades de expresión y asociación; pero absténgase de priorizar y extender “la explotación asalariada por privados.”

Se ha llegado a eximir de impuestos a los capitalistas que explotan a 5 o más trabajadores.  ¿A dónde va eso, amparado en que el estado necesita que aparezcan puestos de trabajo “asalariados”? ¿Por qué no fomentar aceleradamente la creación de puestos de trabajo en cooperativas y empresas autogestionadas?

Los partidarios del capitalismo están en Cuba, en todas las posiciones, solapados o a cara descubierta, por diversas razones, una de las más importantes es que el fracaso del “socialismo de estado,” unido al desconocimiento sobre el socialismo revolucionario, marxista, no les deja más opciones.

Por eso, los que se oponen al desarrollo de las formas socialistas de producción de tipo cooperativo-autogestionarias y a  la divulgación de las ideas del socialismo marxista, están haciendo el juego a la restauración del viejo régimen capitalista.

Los ricos existen aquí, directa e indirectamente. Permitirles legalmente explotar a otros, no solo va contra la Constitución, es fomentar el modo de producción que supuestamente se trata de superar; pero lo peor es que se hace sin desarrollar paralelamente el cooperativismo y la autogestión, de manera que, al menos, tuvieran la posibilidad de competir en el terreno práctico.

El dinero compra medios de producción, fuerza de trabajo y corazones, compra todo lo que se le ponga delante: los ricos, los capitalistas, que van creciendo, explotando cada vez mas asalariados por la sencilla razón de que su sistema es más productivo y paga mejor que el capitalismo estatal, pueden terminar comprando el país, con todo y burócratas corruptos (los que lo sean), mas fácil, si no hay otra forma superior de organización del trabajo, capaz de producir más y mejor y generar más satisfacciones de todo tipo entre los productores.

Un amigo, Coronel de las FAR, me dijo: si abren completo al capital y levantan el bloqueo, vamos a ver a unos cuantos vendiéndose, como carne fresca de puerco en los mercados.

Desde la oposición, ya han pedido que les dejen a ellos, a los tradicionales partidarios de la restauración capitalista, llevar adelante tal proyecto, que es el que siempre defendieron.

Quienes creerían necesario primero el desarrollismo capitalista, para luego avanzar al socialismo, están cayendo en el viejo prejuicio estalinista de ver la historia como una sucesión mecánica y compartimentada -con tabiques infranqueables- de formaciones económico-sociales-políticas que, una empieza, donde la otra termina.

Según esa visión dogmatica de la historia, cuando la Comunidad Primitiva agotó sus posibilidades, surgió el sistema esclavista; cuando el esclavismo ya no daba más, surgió el feudalismo; cuando éste se agotó, surgió el capitalismo y el socialismo “será construido,” cuando el capitalismo esté desplomado.

Tal idea desconoce el verdadero desarrollo histórico en paralelo de los modos de producción, los que han ido predominando de acuerdo con el desarrollo de las fuerzas productivas y la capacidad y disposición de las clases en el poder y de las nuevas clases revolucionarias.

Los esquemáticos no saben, o no les conviene saber, que en el seno de la comunidad primitiva se iniciaron y desarrollaron las primera formas esclavistas, que en el seno del esclavismo surgieron las primera formas feudales que luego se fueron perfeccionando hasta las mas clásicas, que las formas asalariadas –capitalistas- de producción se habían manifestado incluso en la etapa esclavista, de lo cual hay constancia en Grecia.

En Cuba, en el siglo XIX había esclavismo, con feudalismo y capitalismo mezclados, cuando entre los trabajadores aparecían las primeras señales cooperativas como la sociedad mutualista phroudoniana en 1856 y las asociaciones de cajistas, mientras que el periódico Aurora en 1865, dirigido al gremio tabacalero, defendía el cooperativismo como solución a la explotación asalariada.

Los dogmaticos quizás no sepan que las formas de producción cooperadas, se vienen manifestando desde que el hombre empezó a cazar mamuts, pero solo lograron su más amplio desarrollo en el capitalismo, donde han ido perfeccionando hasta que algún día se irán imponiendo en este o aquel país, hasta generalizarse.

Hoy por hoy, el cooperativismo en el mundo moderno capitalista, se ha ido extendiendo hasta el punto en que se reconocen más de 900 millones de cooperativistas, este año 2012 ha sido reconocido por la ONU como el año Internacional del Cooperativismo, se han dado premios nobel de Economía a estudiosos del cooperativismo y la lista de hechos y fenómenos que demostrarían la importancia del cooperativismo moderno sería interminable.

Simple: el nuevo modo de producción socialista viene desarrollándose dentro y a costa del viejo modo de producción  capitalista.

El socialismo no se va a construir mañana de un solo golpe por “una revolución violenta,” por la decisión de un grupo de iluminados: se ha venido desarrollando dentro del capitalismo y llegara, en su desarrollo, a predominar como modo de producción.

En Cuba, antes de 1959-60 existían multitud de formas cooperadas, cooperativas propiamente dichas de producción y servicios, clínicas mutuales, cajas de retiros y ayuda mutua, grandes empresas de ómnibus asociados, hoteles cuyas ganancias iban parar a los sindicatos y otras, que el gobierno revolucionario estatizó, cuando sus “nacionalizaciones.”

Que sean necesarios procesos revolucionarios mas menos violentos para el triunfo del socialismo como sistema mundial, dependerá de la capacidad y la inteligencia de las modernas burguesías para hacer, como han estado haciendo, adaptaciones al sistema capitalista, dando más participación a los trabajadores en las acciones, la gestión y las utilidades, permitiendo el desarrollo de empresas cooperativas, haciendo una distribución más equitativa de las utilidades por medio de la recaudación de impuestos y las prestaciones sociales en los presupuestos (socialdemocracia, capitalismo popular, etc.) y, también, de la inteligencia y capacidad de la nueva clase revolucionaria de los trabajadores libres asociados para ir extendiendo  el nuevo modo de producción.

Un asunto que va más allá de las luchas de grupos organizados por el poder.

Las nuevas tecnologías informáticas y de punta, están jugando un papel primordial en la liberación del trabajo esclavo asalariado.

Son lógicas, por tanto, la oposición a las mismas, de los intereses más retrógrados en todas las sociedades y sus propuestas para censurar y limitar las redes internacionales. La libertad que se respira en Internet  es muy peligrosa para los autoritarios y detentores del poder capitalista.

El capitalismo como sistema mundial predominante está en crisis, cada vez más aguda. O hace reformas, como aumentar los impuestos a los ricos, aumentar los créditos a los pobres dispuestos a iniciar negocios propios, ampliar las prestaciones sociales a los desposeídos, limitar  las apetencias del gran capital, controlar la generación de desechos provocados por su sistema de ganancias que estimulan desastres ecológicos, asumir formas mas democráticas de gobierno, como claman los indignados del mundo, o aumentaran  las revueltas sociales hasta convertirse en revoluciones violentas.

Es lo que está pasando con las protestas populares en Europa, EE.UU. y el Medio Oriente. Dónde más brutal es el poder y más violencia ejerce, mas violencia engendra. Y, en cada región, el imperialismo internacional actúa con el “poder inteligente” para tratar de controlar la situación y garantizar sus intereses. En sus países reprime, tratando de evitar sangre y muertes, hace reformas; en otros, trata de capitalizar las protestas con intervenciones directas o indirectas, más menos violentas.

Lo hemos escrito otras veces, sin pretender estigmatizar ni descalificar a nadie, solo para tratar de ganar en claridad en la discusión: la vieja mentalidad burocrática, estatalista y verticalista es fruto de las desviaciones del marxismo crítico-revolucionario-dialéctico en las que cayó el proceso revolucionario ruso-soviético y que se acuñaron con el nombre de “leninismo” por el estalinismo,  sin el beneplácito del propio Lenin, las cuales trataron de generalizarse a todo el movimiento revolucionario y socialista del siglo XX.

Fueron esas desviaciones  -señaladas oportunamente por Rosa Luxemburgo y que Lenin empezaba a reconocer en los últimos años de su vida, incapacitado ya para ejercer el liderazgo-, las causantes del desastre posterior.

Para los partidarios de un socialismo más participativo y democrático, si la “actualización” no enciende, lo más rápido posible, los motores principales de la socialización, que son el amplio cooperativismo y la participación directa de los trabajadores en la dirección, gestión y repartición de utilidades de las empresas estatales, Cuba no estaría caminando, hacia mas socialismo, sino hacia el predominio del capitalismo privado.

 

6 thoughts on “Con semejantes amigos, el socialismo no necesita enemigos

  • Pedro,

    En ingles tienen una expresión
    que dice

    “If it walks like a duck, quacks like a duck, looks like a duck, it must be a duck”

    que es algo como

    si camina como un pato, y grazna como un pato y luce como un pato es un pato.

    esto lo debemos aplicar a esto

    “el que siempre él entendió como socialismo: abolición del trabajo asalariado y desarrollo del trabajo libre asociado,”

    Abolición del trabajo asalariado significa que las personas deben trabajar sin pagarles.
    Ese sistema que Uds sueñan ya existió.

    Se llama esclavismo.

    Tanto trabajo para reinventar la esclavitud!

  • Para Kurt:
    Puedes descalificar alguno de los elementos que está dando el señor Campos? No creo que el tenga una bola mágica para ver el futuro, pero los que si lo saben son los señores del CCPCC y eso me huele a restauración capitalista, que es lo que más ganancias les va a dar.
    Son más parecidos a los capitalistas de lo que te imaginas. Por favor Kurt, quiero que te preguntes:
    Existe socialismo en un país solo por poseer el estado todas las empresas? (Nasa es del gobierno)
    Solo por tener salud y educación gratuitas? (Canada, Inglaterra, Australia, etc)
    Acaso por tener buenos planes de jubilación? (Japón)
    Creo que si lees a Marx, puedes encontrar las respuestas a estas interrogantes, la clave está en las relaciones de producción, es decir en la forma que se explota el trabajo, no en en lo que se hace con el fruto de este.
    Recuerda que “socialismo de mercado” como defienden los chinos es lo mismo que decir vegetariano carnívoro.
    Sabes porqué cayó la URSS, muy fácil … porque los estudiantes de informática y de la universidad espaeraban la orden de salvarla, que nunca llegó desde el politburó. El día que haya que salvar a lo queda de la Revolución Cubana te van a mandar a callarte o a hacer la contra a los verdaderos socialistas en los blogs. DE cualquier modo creo que algún dia comprenderás quienes son los verdaderos enemigos de la Revolución que murió. Saludos desde el infierno.

  • Traduccion de google.translate:

    Josue desde usa: Estoy de acuerdo con casi todo lo que dices (a juzgar por el equipo de traducción de Google en bruto). Lo único que quiero añadir es que, siempre y cuando el Estado socialista es el propietario principal de todos, o la mayoría de los instrumentos de producción, la cooperativa no sería cooperativas reales, en absoluto.

    Voy a tratar de explicar a través de una analogía. Digamos que estamos viviendo bajo el poder del Estado capitalista, y que son los trabajadores de una empresa grande. Digamos que los propietarios capitalistas ausentes nos dicen: “Bueno, estamos haciendo de esta una cooperativa autogestionada de la empresa. Ustedes los trabajadores, de la alta dirección de la planta, que ahora debe ejecutar este a sí mismos de la empresa, y obtener un beneficio constante para nosotros propietarios ausentes. Si tienen éxito, vamos a compartir un poco de los beneficios con que cada trimestre. ”

    Ahora, Josué, esto sería una verdadera cooperativa? La gestión está totalmente en manos de los trabajadores. De acuerdo con su punto de vista (creo), y de acuerdo a la vista de Pedro Campos, que sería. Pero en mi opinión, y en el punto de vista de la pequeña moderna visión socialista cooperativo, no lo haría.

    En nuestra opinión, la pregunta principal es: “¿Quién es dueño de la empresa, los trabajadores o alguna otra entidad?” Si la propiedad se mantiene, ya sea con los capitalistas o en ausencia de un estado socialista, la autogestión no es más que una maniobra de aceleración para exprimir más el exceso de valor de la producción de los trabajadores.

    Esta es la razón por derechos de propiedad privada productiva ha de existir en poder del Estado socialista. Sin ellos, la cooperación es un truco de la burocracia estatal para incitar a los trabajadores a ser más productivos. Si el socialismo es trabajar, privados de derechos de producción debe estar en su lugar, y los que hacen el trabajo deben ser los principales propietarios de los lugares de trabajo.

  • Traduccion de google.translate:

    Es difícil responder al compañero Pedro. Comienza con la doctrina marxista-que para él y otros, se eleva casi al nivel de la Sagrada Escritura-y construye una secuencia lógica de ella. Si bien su lógica puede ser técnicamente válida, el hecho de que él procede de una premisa basada en la fe significa que uno casi tiene que ser una fe basada en la co-creyente a lidiar con lo que dice.

    Esto es lamentable, porque el cubano y la transformación del mundo está en la cuerda floja. Los temas que se abordan no sólo afectan a un mayor desarrollo de la Revolución Cubana, pero la transformación socialista en los EE.UU. y otros países del mundo.

    Debido a que tenemos poco espacio para una respuesta significativa, que debe ser breve y centrarse intensamente en lo que es más esencial. Pero déjenme implorar al lector de antemano-marxista o no-que se quedara conmigo, y para realmente pensar en lo que se dice. Es de vital importancia.

    Pedro abraza el concepto de que los derechos privados de propiedad productiva, como una institución jurídica, son (1) la esencia del capitalismo, y (2) que la existencia o el restablecimiento de estos derechos es igual a la existencia o el restablecimiento del capitalismo. Él consigue esto, al parecer de Marx / Engels, y no es correcto en ambos puntos.

    Su razonamiento puede ser lógico. El problema es que (1) derechos de propiedad privada de producción no son la esencia del capitalismo, y (2) el restablecimiento de estos derechos en Cuba no significa necesariamente que el restablecimiento del capitalismo.

    La transformación hacia el socialismo históricamente ha sido torpedeado por este malentendido fundamental. La burguesía intentó en un primer momento para subvertir el movimiento obrero socialista de la cooperativa mediante la inyección en él, a través de la clase privilegiada ideólogos utópicos, un odio de los derechos privados de propiedad legales productivos.

    No funcionó. Los trabajadores lo rechazaron y continuó insistiendo en la participación directa de cooperación de los instrumentos de producción. Este frustrado contra el socialismo desde hace décadas. Por último, este odio venenoso fue llevado de contrabando por otros ideólogos de la clase privilegiada-desfilando en traje de falsa. Introduzca Mark y Engels.

    De repente se convirtió en el socialismo la abolición inmediata de los derechos privados de propiedad productivas a través de la propiedad estatal de todo lo productivo. Este fue el principio utópico de edad, en el pseudo-científico disfraz.

    En resumen, debido al espacio limitado: Para que los obreros y campesinos a entrar en la propiedad directa de los instrumentos de producción, los derechos privados de propiedad legales productivos deben ser apreciados por su transformationary potencial, y que se debe poner en su lugar en socialista el poder del Estado. Los trabajadores deben contar con la asistencia en la posesión de los medios dominantes de producción cooperativa, y la burguesía rural y urbana se debe permitir que son dueños de sus pequeñas empresas de forma independiente. Este sería el socialismo real y viable.

    Hasta el momento, el compañero Pedro es incapaz de ver que el estado socialista puede co-propietarios industria más cooperativa y el comercio parcialmente y en silencio, con trabajadores de las cooperativas. Él todavía cree que el estado debe poseer los instrumentos de producción, a fin de tener la propiedad socialista, y que la autogestión puede ser injertada en esta forma de propiedad estatal por sí. Él es un estatista, y ni siquiera lo saben. Hasta el momento, que equipara los derechos de propiedad privada con el capitalismo, y esto bloquea su desarrollo teórico creativo.

  • Campos creo muy valida su observacion y la comparto. En Cuba ya dejaron el inmovilismo y comenzaron a cambiar. No me refiero a prohibiciones que en su momento de guerra fria fuerte estuvieron justificadas y ahora son un lastre en la lucha ideologica . Creo que nuestro pueblo con toda la informacion necesaria, sinceridad, verdad y conocer el camino trazado no tiene por que temer a una oposicion capitalista, anarquista o mercenaria.
    Mis respetos para los opositores al socialismo pero ustedes en un debate franco y con informacion veraz no aglutinarian el apoyo mayoritario del pueblo cubano.
    Sobre la economia cooperativa creo que es un modelo socialista de produccion. Desde que estudie en el preuniversitario hace 30 anos siempre me hacia esta pregunta.
    ¿Por que no entregamos las empresas no extrategicas a sus trabajadores creando coopertivas en las cuales ellos administren su produccion, ganancias y aporte social.?
    Para mi extrategicas son el Petroleo, Minerales, marina mercante, ferrocarriles, aviacion,produccuion de energia electrica, produccion de medicamentos y investigacion, recursos hidraulicos, empresas militares, y lgunos sectores del turismo en las cuales vincularia mas a los trabajadores en su direccion y ganancias para mejorar sus salarios pero sin dejar de ser controladas por el estado como el mayor aporte y soporte de conquistas sociales. Deporte, educacion en general y salud encargados de estos servicios gratuitos a todos y que no generan ingresos tendrian el aporte economico de todas los tipos de produccion existente administrado por el estado.
    En otros sectores de produccion y servicio las cooperativas creadas mejoraria el sentido de pertenencia, el nivel de ingreso de sus trabajadores de forma escalonada y progresiva segun sus ingresos. Se exigirian mutuamente sus miembros producctividad, disciplina, profesionalidad y competitividad.
    Tendrian que tener un contrato a cumplir como requisito para ser miembro de la cooperativa producctiva o de servicios.
    Se erradicaria el desvio de recursos y la corrupcion pues todos velarian por sus intereses y todos los trabajadores participarian de la informacion contable y estadistica de la empresa.
    Eligirian el director y consejo de direccion democraticamente y efectivamente pues siempre velarian en esa desicion por sus intereses economicos.
    A ese sector de la sociedad de sobrepasar un valor x de ingresos se le eliminarian ciertos subsidios o un % de ellos segun una tabla de ingresos y ademas los que excedan ciertos valores en ingresos tambien deberian pagar impuestos justos y razonables. Recuerden que estos trabajadores cooperativos reciviran servicios generales subsidiados al igual que otros sectores de la poblacion de menos ingresos y seria justo que aportaran mas. Simpre manteniendo su insentivo en su trabajo por sus altos salarios pero ademas creando y manteniendo su conciencia social.
    En esos nucleos las organizaciones obreras y nucleos del PCC jugarian un importnate papel en el apoyo de su control y funcionamiento a favor de todos sus miembros.
    El salario de sus miembros y el aporte a la sociedad seria progresivo segun los ingresos de la cooperativa.
    Tendrian autonomia para hacer contratos en fontera o fuera de esta siempre cumpliendo las legislacion nacional.
    Las empresas estarian entregadas a estas cooperativas pero sin dejar de ser propiedad de todo el pueblo. Solo estarian administradas y desarrolladas por sus trabajadores para su beneficio y el de la sociedad.
    En fin esa es mi idea y creo que es factible en muchas empresas de produccion y servicion que en Cuba hoy son improducctivas y corruptas siendo una carga para toda la sociedad que se desangra manteniendolas..

  • Papi..como siempre..descalificando a los q piensan distinto a ti……yo si tengo la razon..mi via es la correcta..los que piensen distinto..o son unos tontos o son capitalistas…..acaso no eres tan o mas autoritario y autosuficiente q a los que criticas?…..en ambos lados hay ideas validas….pero como tu te la sabes todas….ya sabes hasta cuales van a ser las reformas y las leyes q se estan pensando…se me habia olvidado q tienes una bola magica y sabes q va a pasar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *