Coincidencias entre los gobiernos de Cuba y Rusia

Raúl Castro confunde a Rusia con la Unión Soviética

Por Pedro Campos

Vladimir Putin y Raúl Castro. La Habana 11 de julio de 2014.
Vladimir Putin y Raúl Castro. La Habana 11 de julio de 2014.  Foto: Ismael Francisco / cubadebate.cu

HAVANA TIMES — “En la arena internacional coincidimos con la actual política de firmeza y política inteligente que está llevando a cabo la Unión Soviética, digo, Rusia”, expresó el General Raúl Castro en ocasión de la reciente visita de Vladimir Putin a La Habana, según distintas órganos internacionales de prensa.

El “mentís” no tan “lapsus” del presidente no es tan casual, como pudiera parecer. Es habitual en la prensa oficial cubana y en las expresiones de muchos altos funcionarios del gobierno cubano, un enfoque amistoso hacia la Rusia actual, como si estuvieran hablando de la antigua Unión Soviética.

En referencia a la desaparición de la URSS y al “campo socialista”, en ese mismo discurso Raúl dijo, “evidentemente desequilibraron el poder mundial, la fuerza que mantenía ese equilibrio”, y agregó: “esa fuerza se empieza a recuperar y ya es notable, en primer lugar a nivel internacional, y en segundo lugar, en las nuevas relaciones bilaterales”.

De manera que para el General, al parecer, no hay diferencia entre el carácter de aquella fuerza “socialista” y de esta nueva fuerza “rusa”: son una y la misma cosa, con una función de equilibrio.

Y es que la mentalidad colonial-dependiente de muchos miembros del alto funcionariado sigue marcada por el papel que jugó la antigua Unión Soviética de sostenedor histórico del gobierno cubano y por la procedencia de Putin del viejo aparato burocrático “soviético”. Listos los chicos uniformados: ¡hay “continuidad”!

Pero sobre todo la necesidad objetiva de la burocracia de ayuda económica y política externa para mantener su sistema estado-céntrico le impide o le hacen obviar el “carácter” actual de la nueva fuerza mundial que Rusia representa o de cualquiera que esté dispuesto a cooperar con la “Revolución cubana”, como se identifican ellos mismos, el “agua regia” de lo bueno y lo malo.

Y esto está relacionado, también, con el enfoque tradicional del imperialismo que predomina en el gobierno cubano, generalmente referido al “norteamericano” , que se olvida del imperialismo español, del inglés, del alemán o del creciente chino, para no mencionar el ruso de marras.

Otro factor que obstaculiza una clara visualización en El Palacio de la Revolución del carácter de la Rusia actual es que a muchos elementos de la alta y media burocracia, los cambios ocurridos en el país de los zares les puede parecer algo consustancial a la transformación del “socialismo de estado” en capitalismo autoritario de estado, según puede desprenderse de su relación con las políticas de la llamada “actualización” del modelo económico cubano que impulsan Raúl y sus militares.

Poco a poco, en los distintos decretos y leyes de la “actualización”, sin pausa pero sin prisa se ha ido poniendo de manifiesto que las “transformaciones” de la etapa raulista están encaminadas en primer lugar a fortalecer el control de la alta burocracia sobre las grandes empresas estatales que explotan trabajo asalariado, a través de la autonomía sin control obrero. Una variante criolla de la apropiación de las empresas estatales importantes por los miembros de la nomenklatura, en una economía de mercado capitalista.

En este “modelo actualizado”, otra forma de no-socialismo, las llamadas formas “no estatales” de producción (cuentapropismo, pequeño y mediano capital y cooperativas) no tienen vida propia en la producción y el mercado, sino que están en función, dependencia y para apoyar la economía estatal.

Por cierto, identificar las formas de producción no por la manera en que se explotan los medios y la fuerza de trabajo (esclavista, feudal, asalariada, libre individual o asociada) sino por su pertenencia o no al estado, constituye un “aporte genial” de la fraseología de la “actualización” al llamado marxismo leninismo.

Por ello no es nada casual que a menudo se confunda Rusia, con la ex URSS, se vea a los gobiernos post-perestroika como continuidad natural de la etapa “soviética”, que el gobierno-partido-estado cubano jamás haya hecho una crítica profunda de la caída del “socialismo” en la URSS y Europa Oriental, y que las deudas cubanas con Rusia ex URSS sean borrón y cuenta nueva. Pa’lante que aquí, ni allá, ha pasado nada.

Para más “integración” de toda esa concepción que sustenta el “lapsus”, el “enemigo principal” de ambos gobiernos sigue siendo el mismo y como la pragmática “el enemigo de tu enemigo es amigo tuyo” se corresponde con la filosofía que prima en ambos gobiernos, no hay mucho que hablar para ponerse de acuerdo y cooperar en materia económica, política y de seguridad.

El reacercamiento paulatino entre Rusia y Cuba, en ausencia de una flexibilización o levantamiento del bloqueo-embargo de EEUU, pudiera ser parte del salvavidas que necesita el gobierno de Raúl Castro para seguir “vendiendo futuro” al pueblo cubano y mantener en alto la bandera “antiimperialista”, -como que Rusia no tiene nada de imperialismo- ni tener que estar “cediendo” al “chantaje” del imperialismo yanqui en materia de derechos humanos, civiles y políticos del pueblo cubano. Negocio redondo.

Solo que la potencia militar que es Rusia, difícilmente pueda ofrecer los subsidios económicos de la antigua URSS, lo cual puede llevar al gobierno cubano a cuidarse de no ampliar demasiado la cooperación con Rusia en materia de “seguridad” para seguir buscando un reacomodo con EEUU y Occidente.

En tanto, el reajuste necesario del gobierno cubano con su pueblo, -necesitado más de frijoles y libertad, que de cañones y cañonas-, es el que no aparece por ningún lado, como evidencian las ultimas regulaciones de la Aduana de Cuba encaminadas a restringir las cantidades de productos que ingresan los cubanos por el aeropuerto, los cuales ayudan al sustento de muchas familias y a la solución de múltiples necesidades cotidianas que enfrentamos los cubanos, que el estado es incapaz de satisfacer.

Pero lo que más preocupa al estado-militar es que tales productos alimentan un mercado independiente del estado, que le hace competencia al monopolio de la cadena de tiendas TRD de las FAR, algo que no pueden aceptar los militares en el poder.

Por todo eso se hace evidente que las coincidencias entre el gobierno autoritario de Putin y los militares cubanos en el poder, más que casuales, parecen causales.
—–
[email protected]



30 thoughts on “Coincidencias entre los gobiernos de Cuba y Rusia

  • Muy buen articulo, me gusta que toca un tema que casi nunca se toca con respecto a Cuba, que es presisamente la mentalidad colonial-dependiente… le agrego no es solo de los jerarcas cubanos, esa mentalidad con todo el respeto y sin que nadie se sienta ofendido, ya es parte de la idiosincrasia de un gran porcieto de los cubanos en general

  • rene:

    Muy cierto:L El estado ha fomentado la dependencia de muchas maneras, y una de ellas como forma de control y dominio de la población.

  • Pedro:

    ¿Imperialismo chino? Uhmmm, creo que se adelantó Ud. al menos en un siglo:

  • El gobierno cubano siempre ha mirado para otro lugar para que le resuelvan su liquides. Antes los rusos, después los venezolanos, junto con capitales oportunistas extranjeros de poca monta y la comunidad cubana en el exterior (remesas, viajes, etc) y ahora tin marín de dos pingues, los rusos o los yanquis, ?quién dá más?

  • Pedro, si su “agrupacion(Socialismo Participativo y Democratico)” tuviese la oportunidad de dictar politica en Cuba, en una Cuba post-Castros como se lee en muchos analisis, a que imperialismo de los mencionados por Ud. se arrimaria??, leerlo a Ud. me hace recordar a MI VERDAD, de Vitali Borovnikov, en donde el autor hacia su sui-generis diario de la perestroika, desde la optica de su berrinche porque habia sido separado del poder del sacrosanto Soviet Supremo.
    Pedro, Ud. fue de los que disfruto del socialismo calcado al modo sovietico cubano, hasta fue diplomatico, y mientras lo hizo no tuvo criticas hacia el; me parece que su berrinche es de los del mismo tipo de Borovnikov: BERRINCHE DE SEPARADO DEL PODER.

  • Isidro, China se esta poniendo agresiva en el pacifico. Actualmente esta en conflictos por territorios con Japon y Viet Nam y el tono de sus exigencia no parece el mas diplomatico. Ya estan controlando las finanzas mundiales, su influencia en la economia internacional ya es casi vital, tienen el ejercito mas grande del mundo. Van a construir un estrategio canal interoceanico en Nicaragua y administrarlo por 99 años (¿que te recuerda el negocio?)No falta nada para que comiencen las contraducciones y los conflictos con otras potencias.

  • Rusia tiene a Cuba cogida por las pelotas y van a utilizarla en lo que les venga en ganas. De verdad que alguien se cree que Putin le borro la deuda de 35 mil millones de un plumazo a cambio de nada. Fijate que de Cuba salio para Nicaragua en un “viaje sorpresa” no planificado. Esa gente esta tramando algo detras de bambalinas y no tiene nada que ver con negocios economicos.

  • Cubanito tu provocación no es digna de aparecer en estas páginas, pero sirve para evidenciar tu calana y la de tus patrocinadores.

  • ¿No sabias que eras del equipo de Havana Times¡?=

  • Bobo:

    Entiendo que lo primero que se necesita para ser “imperio” es tener con qué sustentar dicha condición, y ello va desde una ideología centrada en un Estado en pleno expansionismo, hasta los recursos materiales y militares que permitan materializar dicha encomienda. ¿Los tiene China? La búsqueda de una respuesta requeriría de muchas preguntas con muy serias explicaciones. Pero dudo que haya un consenso mundial al respecto. No ahora.

    China ostentó condición de imperio desde 221 ANE a 1911. Pero lo más que logró en tanto tiempo fue unificar su propio territorio y quedar a merced de otros imperialismos más pujantes, en particular los europeos y japonés, que se dividieron el país a su antojo en distintas etapas.

    Luego intentó, sin éxito, echar sedimentos en la etapa republicano-parlamentaria, para finalmente caer en la órbita soviética, cuando en 1949 los comunistas locales gananron la guerra civil contra los Nacionalistas de Chiang Kaishek y proclamaron la República Popular China. A partir de entonces se produjo un braceo constante con Moscú, en busca de una voz propia, hasta que en 1972 el abrazo de Mao Zedong con Washington definió el rumbo de la Guerra Fría. La historia demostraría que la coyunda chino-estadounidense era todo lo que se necesitaba para poner de rodillas al oso ruso.

    Lo que ocurre en la China actual es ante todo un experimento inédito en la historia de la Humanidad. Se siguen estilando las arengas de corte socialista entre la élite política, pero en la práctica se construye, consolida y se apoya el capitalismo. Esa misma élite promete el acceso a una democracia plena como lógico devenir del desarrollo de las fuerzas productivas, de la conciencia social y la evolución misma de la clase política. Cabe reconocerle que al menos han logrado desprenderse del culto a la personalidad, que no es poco avance si se le compara con la situación actual en su vecino coreano del Norte, y han ido reemplazando gradualmente las imposiciones ideológicas de apenas unos años atrás por cierto apego a un todavía embrionario Estado de derecho. El reciente diferendo con los grupos pro-democracia en Hong Kong da fe de ello. “Vamos en la misma dirección, pero hay que atemperar el paso”, parece proponer el liderazgo pequinés a los que desesperan por una democracia más a tono con los tiempos que corren, ya sea en Hong Kong o en Taiwán.

    Las broncas que mencionas con Japón y Viet Nam tienen muchas aristas, que sería imposible reseñar acá en pocas palabras. Sólo ten en cuenta que con Tokio el diferendo estriba ante todo en la tradicional tozudez nipona, que le incapacita para hacer un sincero mea culpa de posguerra aun a estas alturas (y no sólo con China), tal como sí hizo Alemania con los judíos y el resto del mundo, a los cuales agredió sin misericordia. Japón está a la caza de la oportunidad de ser de nuevo potencia militar. Y eso a Pekín no le hace mucha gracia.

    Con Viet Nam, Filipinas, Indonesia y otros vecinos se está dando un diferendo de hondas raíces estratégicas, ya que más allá de discutir por unas cuantas islitas, lo que avizora Pekín detrás de los reclamos de estas naciones es la sombra arrolladora de EEUU. Desde que Washington declaró que volvería por sus fueros en el Pacífico Oriental, China ha estado engrasando su maquinaria bélica, de modo que no la coja de sorpresa cualquier movimiento del Tío Sam en la zona. Es decir, China acepta “dividirse” o compartir las esferas de influencia en la zona con EEUU (“Hay espacio para todos”, dicen sus editoriales). Pero lo acepta sobre bases de una declarada igualdad, sin permitir que le metan el pie. Por eso se cuida de los acuerdos de defensa – de jure o de facto- entre estos pequeños vecinos y Washington.

    Hace poco hablaba en Pekín con seis empresarios alemanes que hacen negocios acá. Todos coincidían en un punto: “China, me decían, ha aprendido a hacer negocios con el mundo mejor que nosotros, los alemanes, y en general, que todos los occidentales. En lugar de llegar con imposiciones en el estilo tradicional de las transnacionales al uso, los chinos saben cómo ponerte la mano en el hombro cuando estás necesitado y hacerse necesarios. Luego, con mayor o menor disimulo, te mostrarán que tienen la billetera repleta, y que puedes disponer de ella en tanto seas capaz de propiciarles ciertos beneficios a mediano y largo plazos. Están incluso dispuestos a arrostrar una pérdida inicial si al final aprecian la ganancia.”

    Este es apenas un detalle que explica el éxito que está acumulando alrededor del orbe la ya segunda economía mundial. Pero hay más. Mucho más.

  • La verdad es que Cuba no se esta aliando al sistema Ruso, se esta aliando al pais. Porque ya los sistemas no tienen nada que ver. Por las calles de Rusia se pueden ver desde Ferraris hasta Bentleys, motores de alta velocidad hacen olas en por la calles por su forma y su sonido. Entonces, de que estamos hablando, la hipocresia que se ve en este paisito mio es mucha. Rusia, es mas imperialista que los mismos americanos, y si de derechos se hablan, saben como estan autorizadas las protestas en Rusia ? Las protestas no pueden ser de mas de una persona, o sea para que cuatro personas puedan protestas, tienen que estar separadas por mas de una cuadra, no pueden hablar, o sea, solo pueden portar carteles pero sin intercambiar palabras con las personas que caminan.. hehehehe Estos si es control… ya Cuba impondra algo parecido o peor para decir que hay democracia. ;) … si es que lo llegan a hacer.

  • Una nueva del cable:
    Rusia reabrirá su base de espionaje electrónico en Cuba, según diario ruso

    EFE | Fecha: 07/16/2014

    Sin comentarios.
    Moscú, 16 jul (EFE).- Rusia reabrirá en Cuba el centro de espionaje electrónico de Lourdes, clausurado en 2001, tras un acuerdo sellado durante la visita que realizó la semana pasada a la isla caribeña el presidente ruso, Vladímir Putin, según publica hoy el diario ruso “Kommersant”.

    El diario, que cita a fuentes cercanas al Kremlin, recuerda que el centro fue cerrado hace 13 años por la mala situación económica de Rusia en aquel entonces y por las reiteradas peticiones de Estados Unidos.

    “Nuestras relaciones (con EE.UU.) se deterioraron mucho antes de (la crisis de) Ucrania. En realidad nunca han mejorado, salvo algunos periodos puntuales que han sido la excepción a la regla”, señaló un alto funcionario ruso para explicar el resurgido interés de Moscú por las comunicaciones de Washington.

  • Estimado Isidro, la esencia del imperialismo radica en que se trata de la fase del desarrollo capitalista donde se funden el capital financiero con el industrial, una mayor papel del estado nacional en función de los intereses del gran capital, el desarrollo de los monoplios, la internacionalización del capital y la expansión del control economico hacia otros paises y áreas. Lo cual va generalmente unido al desarrollo de grandes capacidades militares para acompanar esa expasión. En China, de una manera u otra, estas caractersticas generales están presentes.

  • Cuando dices la verdad , tienes “patrocinadores”, pero AY, hasta aquí me dolió esa pisada de callo QUE DISTE, ja ja ja…bravo por ti cubanito…las cosas como son…al final, no mientes, y…volverán esa raza de hombres viles, a sentarse a la mesa del tirano , …incluso los apartados, defenestrados, caidos en desgracia, venidos a menos…porque ahora, entre China y Rusia, habrá para todos, …nada más que unos estarán en la mesa, y otros ,como siempre, …alimentandose de las migajas…y como dice el poeta cubano Rafael Alcides:“Las ladillas del proceso revolucionario” seguirán, incrustadas en el pubis patrio, chupando, de carambola, la sangre del pueblo sojuzgado.” (AHORA CON LA COMPLICIDAD Y EL DINERO DE RUSOS Y CHINOS…)

  • Como soy algo viejo me acuerdo perfectamente de la época en la que la izquierda mundial defendía a capa y espada el estado de Israel. Me refiero a toda la izquierda, naturalmente incluyendo a la Unión Soviética y Cuba. Porque Israel en sus comienzos estaba controlada por un grupo de judíos idealistas que soñaban con instalar una sociedad socialista igualitaria a través de los kibutz, esas comunas de trabajadores completamente igualitarios, donde en cada comuna se repartía todo y tenían su propia moneda.

    En esa época la izquierda se lanzaban contra cualquiera que pusiese objeciones a la actuación de Israel, acusándole de nazi. Así, para que no te llamasen nazi, tenias que callarte cuando veías el modo en que trataban a los palestinos.

    A la izquierda le costó unos treinta años recapacitar del error.

    Por eso me resulta rarísimo ver ahora a la izquierda mundial defendiendo a Putin, un individuo autoritario que ha convertido a Rusia en un país profundamente conservador, donde Putin exhibe continuamente símbolos de la Iglesia Ortodoxa, donde se prohíbe cualquier manifestación pública de homosexualidad, incluyendo a las marchas de orgullo gay, donde se encarcelan a artistas por cantar en una iglesia “Virgen María líbranos de Putín”, donde al mejor estilo hitleriano se inician guerras para proteger a los “rusos étnicos”.

    ¡Es que no se dan cuenta de que Putin practica una política que está en las antípodas de cualquier principio progresista!

    Espero que la izquierda recapacite y deje pronto de defender al Putinismo.

  • Isidro, como bien dices a los chinos no les gusta que les “metan el pie” asi que no falta mucho para ver su reaccion cuando les quieran afectar uno de sus millonarios negocios e intereses en alguna parte del planeta. Ya veremos si ponen la mano en el hombro o dislocan el hombro con tecnicas de Konfu.

    En general disfruto mucho tus apreciaciones sobre China con una mirada cubana. Deberias escribir mas sobre le tema en este sitio o mejor en tu propio blog. Recuerda que hay gran preocupacion entre los cubanos por la posibilidad de que el gobierno quiera transitar por el socialismo de mercado chino (o capitalismo sin democracia como yo lo veo)

  • Asi es Campos, la jugada estaba cantada. Otra vez Cuba utilizada como carne de cañon en el diferendo Rusia – USA. La OTAN-USA se acercan a la frontera rusa y Rusia abre bases militares cerca de USA en Cuba y Nicaragua. Baratico le salio el negocio a Putin: 35 mil millones que daban por perdidos por una base militar a 90 millas de USA. Preparense para ver “La Crisis de los Misiles II”

  • Ahora Putin negó que se vaya a reabrir Lourdes y dice que Rusia no necesita ese tipo de Bases. Pudiera ser una respuesta a todo lo que se ha armado con esa eventualidad. Seria una muestra de como los articulos y el debate publico influyen en decisiones importantes. Creo que Raúl, que está en Brasil con Putin, le puede haber dicho que ese tipo de informaciones diciendo que iban a reabriri Lorudes podria traerle problemas a Cuba. Ojala sea un indicio de sensates.

  • Bobo:

    Hasta ahora, los chinos sólo se lanzan al seguro, y si por casualidad les sorprenden imponderables, como las guerras de Irak o de Libia, donde Pekín tenía importantes inversiones al momento de estallar los conflictos, esperarán con calma a que amaine la tempestad para entonces, con la mayor tranquilidad del mundo, comenzar a negociar reparaciones con los nuevos gobernantes. Hasta ahora ha sido así, y si nos guiamos por las promesas de sus gobernantes, de protagonizar un “despegue pacífico” (quizás el primero de la historia de las potencias que en el mundo han sido), no habrá mucho que temer. Por el momento, todo se reduce a soltar billetes como locos y tratar luego de recoger los frutos, pero sin propiciar golpes de Estado, invadir países o armar ejércitos mercenarios, como hacían Mamita Yunai, la ITT y otras en tiempos no muy lejanos.

    Gracias por la apreciación sobre mis textos. Llevo 20 años pensando en algo semejante a un blog…pero ¡soy tan diperso!

  • ¡¡¡¡¡OJO: ME EQUIVOQUE DE LUGAR: AHORA RECTIFICO!!!!!!!!

    Estimado Pedro:

    No refuto su planteamiento, en tanto que apoyatura teórica para explicar lo sucedido durante períodos claves de la Historia. Pero China es un poco más compleja.

    No olvide Ud. que cuando China lanzó su invasión a Viet Nam, en 1979, el país atacante aún estaba apegado a la ortodoxia socialista, sus fuerzas armadas eran relativamente débiles, la paupérrima economía apenas salía de diez años de caos, heredados de la traumática Revolución Cultural, y la ciudadanía en general no conocía más puntos de vista sobre el mundo que los dictados por el Partido. China apenas ejercía influencia en el exterior ¿Podía decirse que fuera imperialista entonces?

    Y, sin embargo, Pekín insistió en embarcarse en aquella acción punitiva contra un vecino que supuestamente compartía su ideología, y con el cual había estado, al menos de dientes hacia afuera, en la misma la “trinchera antimperialista”. ¿Por qué?

    En apariencia, China estaba castigando a Viet Nam por que éste había expulsado a los jemeres rojos de Kampuchea, un fuerte aliado de Pekín en esos años. Eso fue lo primero que notó el mundo, incluida Cuba, donde se condenó sin ambages y en los más enérgicos términos a Deng Xiaoping y sus adláteres.

    Ahora, el paso del tiempo nos fue descubriendo que Pekín apuntaba a más largo plazo a cortarle el paso a Moscú en el Sudeste Asiático, tomando en cuenta que apenas un año antes la URSS y Viet Nam suscribían un acuerdo de defensa mutua, que a los ojos chinos implicaba un peligro latente de “encirculamiento” a China. Y China dio en el blanco. Lo importante no fue el resultado de su incursión en territorio vietnamita, sino que al atacarlo, Moscú apenas reaccionó, no al menos como se esperaba de un aliado en armas de Hanoi. La posterior debacle soviética en Afganistán le debe mucho al golpe estratégico que China le propinó entonces. La suerte del oso soviético estaba echada.

    Peor antes, haciendo uso de su perspicacia de zorro viejo, Deng Xiaoping se aseguró de contar con el visto bueno, o al menos con la ceguera voluntaria de EEUU, ante la planeada invasión. Por eso viajó a principios de 1978 a EEUU para reunirse con Carter. Este no dijo que aprobaba, pero tampoco lo contrario. Deng fue más enérgico. Tras explicarle por qué se necesitaba castigar a VietNam, dijo su famosa frase de “Ocúpese Ud. de Cuba, que de Viet Nam nos ocupamos nosotros”.

    Era la época en que China denominaba a Viet Nam la “Cuba del Sudeste Asiático”, por sus indeclinables lazos con Moscú.

    Pedro, a los ojos de China la situación estratégica actual tiene algo de aquella época. Japón (que ya una vez se apoderó de China y dejó cientos de miles de muertos en el país) amenaza con reamarse, cambiando incluso la llamada Constitución Pacifista. Además, ahora EEUU (que estuvo en guerra con China por Corea en los 50, y que le mantuvo embargada hasta los años 80) anuncia su vuelta al Pacífico, de lo cual procuran aprovecharse todos los países vecinos que tienen algún pleito fronterizo pendiente con el gigante asiático, escudándose tras el poderío de Washington.

    Así las cosas, no es de extrañar el rearme de Pekín. ¿Atestiguamos ansias imperialistas en despunte, o simple sentido de supervivencia?

    Y conste, Pedro, no estoy defendiendo a China. Solo poniendo un poco de perspectiva en el asunto, con toda la cabeza fría que puedo.

  • Señores y señoras BIENVENIDOS AL NUEVO MUNDO COMUNISTA!!!

  • Estimado Isidro muchas gracias por tus valiosas apreciaciones, las que comparto en general. Pero precisamente por eso, si China no es un caso clásico de imperialismo expansionista en lo militar, sí lo es en lo económico, como mismo senalas con toda precisión. Sus deseos de frenar a los rusos en su región, los llevó a invadir a Viet Nam. Mirese como quiera, fue una acción expansionista imperialista.

  • O a la etapa superior del socialismo real: capitalismo despotico sin democracia. Yo creo que ni Marx imagino que pudiera llegarse a un sistema como este. Creo que Marti lo olfateo cuando dijo que el socialismo era la moderna esclavitud.

  • Martí fue el primer critico temprano del “socialismo de estado” en ese artículo que Ud. nombró. Marx no pretendió que el mundo viviera esa barbaridad que han llamado socialismo. Sus ideas más acabadas sobre la nueva sociedad hablaba de la República Democrática de los trabajadores, de la extinción del estado, de la desaparición paulatina de las diferencias de clases por el desarrollo de la Ciencia, la técnica y los seres humanos, siempre habló de avanzar a la eliminación de la explotación, a la desaparición del trabajo asalariado, de la lucha por la libertad plena de los seres humanos, del desarrollo de nuevas formas de producción libremente asociadas. Los que después se apropiaron del marxismo, en nombre del leninismo, el estalinismo y todos esos ismos que nada tenían que ver con Marx, se negaron a establecer una verdadera República Democrática, jamás en Rusia ni en Cuba desarrollaron las formas de producción libremente asociadas y no solo mantuvieron sino que extendieron la explotación asalariada y la generalizaron de las empresas capitalistas a todo el estado, estableciendo en verdad un capitalismo monopolista de estado. Esos comunistas, que en verdad nunca fueron marxistas en lugar de avanzar hacia la extinción paulatina del estado lo convirtieron en todo poseedor y todo decisor, eliminado las libertades individuales. Por favor no sigan llamando socialismo a lo que nunca fue, ni marxismo a lo que en definitiva ha resultado su opuesto.

  • Tanta coincidencia que ya Fidel Castro, sin comprobarse quien derribo el avion de Malysia esta apoyando a los rusos y culpando a los ucranianos

  • Pedro:

    En todo caso, sería un imperialismo con “guante de seda”, o al menos muy sui géneris. Basta mirar como Pekín acaba de conquistar a toda Nuestra América en Brasil, (exceptuando el grupito que aún reconoce a Taiwan), ofreciéndoles el mecanismo CELAC-China y 35 mil millones de dólares en fondos de cooperación. De hecho, Cuba es uno de los que menos se está beneficiando hoy -comparativamente- de la mano tendida por China.

  • Pedro, no veo la provocacion por ningun lugar, si decir lo que uno piensa, sin usar termino ofensivo alguno, pero si verdades innegables es ser PATROCINADO por alguien, pues tiene toda la razon.

  • Plenamente y por primera vez coincido con las ideas de Pedro Campos, este articulo de Campos me recuerda a Bernabé ( Enrique Arrredondo) el personaje más significativo de la TV cubana del castrismo, decia fuera de libreto ” lo que fué y no es es, igual que si no hubiese fuececido ”
    en lenguaje recto ” lo que fue y no es, es igual que si no hubiera sido ” Putin no es ningun anormal, Es un legítimo representante del zarismo de Nuevo tipo, instaurado sobre las cenizas de lo que fue el imperio comunista fundado por el asesino Lenin. Castro II un viejo comunista, que todavía no se ha dado cuenta, y al parecer nunca se dará cuenta, que Rusia de hoy no es ni nunca será la Ex-URSS de ayer.
    Castro II se caracteriza por predecir pendejadas, sus dotes de politico son herencia del Castro I, tan burdas que no parecen sino que ajenas a la realidad, la producción industrial de Rusia no es competitiva en ningún mercado internacional, Rusia depende del petróleo como siempre dependió y la satrapía castrista quiere creer que a Putin le han crecido alas tomando Red Bull, al lgual que Castro I cree ver en Nicaragua un baluarte del Socialismo en America.
    Las loas de los Castros a Putin son pendejadas, es decir simples gestos de agradecimiento al país que los mantuvo al Poder, Putín en un acto de oortunismo poltico condonó la deuda De los Castro no por bondad, sino , porque sabía que era incobrable, y porque además sabía que los enfurecidos Castro I y II nunca le iban a pagar ni un Kopec, de dicha deuda, en general se puede decir sin termor a equivocarse que Putín, como viejo hombre de la inteligencia Sovietica y de la inteligencia post Sovietica sabe perfectamente que los Castros lo mastican pero no lo tragan, nunca se les olvida que su participación en el entierro de la URSS fue decisiva. pero ante su poder no pueden tomar venganza, todos los que sabeb saben perfectamente que en busca de oportunidades anda un mendigo con poder y se llama Vladimir Putín.

  • No tienes nada de bobo !!! EEUU son los vasajos de la China.Hechura del aparato neo conservative que rije y ha dejado a EEUU por el suelo, por un país que se llama israel.

  • Anónimo…..eres un fenómeno de genio !! ME ACABASTE !! GENIAL !!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.